JAIZKIBEL

Estas serán las presentaciones y rutas de ‘Pirenaica’

 Este es el calendario de las presentaciones del libro ‘Pirenaica’.

2 de mayo (19:30): BARCELONA, en la librería Altaïr (Gran Vía, 616). Presenta Dante Hermo.

(6 de mayo: RUTA DE LOS ESCLAVOS. Haremos un recorrido en bici, o en el vehículo que queráis, por una parte del primer capítulo del libro. Los detalles, al final de esta entrada).  

9 de mayo (19:00): SAN SEBASTIÁN, en la sala de actos de la Biblioteca Municipal (entrada por la calle San Jerónimo, Parte Vieja). Presenta Ruth Pérez de Anucita.

10 de mayo (18:30): BILBAO, en la librería Elkar de la calle Poza (c/ Licenciado Poza, 14). Presenta Dante Hermo.

15 de mayo (19:00): PAMPLONA, en la librería Katakrak (calle Mayor, 54). Presenta Danielito Burgui.

17 de mayo (18:30): VITORIA, en la librería Elkar (c/ San Prudencio). Presenta Álex Ayala.

*

Domingo, 6 de mayo: RUTA DE LOS ESCLAVOS

Recorreremos una parte del primer capítulo del libro: las carreteras construidas por presos del franquismo entre 1939 y 1945. Pararemos en algunos puntos interesantes. 

El itinerario tiene 62 km y varias subidas exigentes (Arkale, Elurretxe-Castillo del Inglés y Jaizkibel), así que hace falta un poco de nivel ciclista para completarlo a pedales. Si alguien quiere acompañarnos en moto, coche o globo aerostático, será un placer -y si trae pan y jamón para las paradas, placer doble-.

(AVISO: en la parada de Arkale vendrían bien unas zapatillas para caminar, mejor que las de ciclista, aunque tampoco es un camino largo. Yo, por ejemplo, llevaré unas chancletas en mi bolsita del manillar y ya está).

HORARIO TRANQUILO Y APROXIMADO:

8.45. Donostia. Encuentro en el alto de Miracruz. Explicación de la ruta y las paradas.

9.00. Salida. Pasai Antxo, Errenteria, polígono industrial Lanbarren, subida a Arkale. 

9.45. Búnker de Arkale, que era el destino militar al que debía llegar esta carretera construida por los presos republicanos. Hay que caminar unos pocos metros por el bosque y meterse por una galería subterránea de hormigón. 

10.15. Seguimos. Barrio de Gurutze -vistazo a la casa Galdosenea- y cruce hacia el Castillo del Inglés-Elurretxe.

10.30. Campamento Babilonia. Un vistazo a los escasos restos del campamento de los presos. Panel informativo.

11.00. Fusilamientos de Pikoketa. Placa junto al caserío.

11.30. Collado de Elurretxe, monte Erlaitz: restos del fuerte. 

12.00. Irun

12.30. Fuerte de Guadalupe, otro destino militar que justificó la construcción de una carretera absurda -y tan bonita- con mano de obra forzada.

13.00. Alto de Jaizkibel. Venga, que ya es todo para abajo.

13.15. Erroteta. Barracones y otros edificios de los presos. Placa y panel informativo.

13.45. Donostia.

1

Aviso ministerial para renacuajos y corcones

Ayer lo celebramos con los renacuajos y los corcones en una de las desembocaduras más modestas y más bellas de la costa vasca: la del arroyo Mintegi, que se abre paso entre estratos de arenisca, en el litoral de Jaizkibel.

En la desembocadura se forman pozas. La marea alta cubre algunas, en las que nadan corcones, pero otras permanecen dulces, refugio de renacuajos. “No habrá zapaburus más cercanos al mar que estos”, sentenció Josema, ahí, agachado, a la izquierda en la foto.

La foto de la primera charca es mía. La de la segunda es de Pedro López y El Diario Vasco, de cuando la diputada Tapia, el consejero Arriola, el diputado general Olano, el ministro Blanco, el presidente del puerto Buen y el viceconsejero Gasco sellaron a principios de abril “un compromiso sin marcha atrás” para construir el superpuerto exterior de Jaizkibel, al que llaman “ecopuerto”.

Veinte días más tarde, el ministerio de Medio Ambiente declaró en un informe que el superpuerto causaría “daños irreversibles” en los ecosistemas protegidos y resultaría “económicamente insostenible”, y puso el proyecto de vuelta y media. Zaca, zaca y zaca. Y es precisamente este ministerio el que tiene la última palabra sobre la ejecución de la obra.

Por eso ayer fuimos a visitar a los corcones y a los renacuajos y les cantamos “Agua dulce, agua salá”.

Relacionadas: Jaizkibel en una tabla excel |La cumbre de mi carrera laboral | El camino de los milagritos | Vadeando el Brahmaputra guipuzcoano | Responso por las ranas aplastadas | Caminante, ya hay camino | A mí que coman los buitres, por favor

10

Recordadlo por si acaso: son tres botes, no dos

Ayer llegué al ambulatorio a las ocho de la mañana, aún medio dormido, y me puse en la cola para la extracción de sangre. Media docena de personas pasábamos en fila frente a la mesa de una enfermera, que recogía las muestras que algunos pacientes traían de casa y nos repartía tubitos con códigos de barras a quienes íbamos a que nos pincharan. A las ocho y en ayunas, nadie tenía muchas ganas de hablar. Todos guardábamos un silencio pastoso. Hasta que el chico que estaba justo detrás de mí entregó sus recipientes, pudorosa y precavidamente envueltos en tres bolsas, a la enfermera de la mesa. La señora desembaló el regalo, leyó el volante y pegó un grito:

Leer más

cerrados

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)