Los cuentos de Lance Armstrong

“El ataque más memorable de Lance Armstrong fue el más absurdo: a falta de dos jornadas para terminar el Tour de Francia de 2004, con el maillot amarillo ya asegurado, se fugó del pelotón para perseguir a un ciclista que estaba clasificado en el puesto 117, con un retraso de 2 h y 42 min. Era Filippo Simeoni. Y Armstrong solo quería arruinarle la vida”.

He escrito en la revista Cinemanía sobre ‘The Program’, la película que habla de las trampas de Lance Armstrong.

Imagen de previsualización de YouTube

0

votar

La guía de Donostia-San Sebastián, en inglés y francés

Dear visitors, mesdames et messieurs les touristes, hemos publicado la versión inglesa y la versión francesa de la guía para conocer Donostia-San Sebastián caminando, pedaleando, leyendo, zampando… Las saca la editorial Sua.

Azala-DONOSTIA.indd

Los recorridos de la guía pretenden dos cosas. Al caminar por los paisajes y escenarios más clásicos, pretenden ir más allá de la mera contemplación, pretenden explicar cuál es su historia, cuáles fueron las apuestas de la ciudad y por qué son así esos paisajes de postal (no: el paseo de La Concha no ha existido siempre, en su lugar estuvieron a punto de convertir el perímetro de la bahía en un gran puerto mercante con muelles, almacenes y vías de tren). Y al recorrer los barrios, los parques, los montes y las riberas, también pretenden descubrir algunas pequeñas sorpresas, como algunas atalayas balleneras o restos de fuertes y batallas carlistas.

La guía incluye recorridos a pie y una vuelta en bici, caminatas por los montes y las costas, varias excursiones en coche por los alrededores, diez hayques, rutas de pintxos, fiestas, eventos culturales, planes deportivos  y una extensa guía de alojamientos, bares, restaurantes, tiendas y servicios turísticos.

Copio el final de la introducción: “De los diez recorridos a pie que propone esta guía, el más interesante será quizá un undécimo: un vagabundeo sin rumbo, guiado por la intuición y abierto al asombro. Caminar por la ciudad como por un bosque. Pero perderse en la ciudad es una destreza que requiere mucho aprendizaje. Empezamos: adelantamos un pie, luego el otro y paseamos por paisajes de postal, rincones con miga y relatos con sorpresa”.

1

votar

El ciclista que hablaba con las moscas

Primero se preocupó un poco: pedaleaba en solitario por el desierto de Túnez, no sabía muy bien hacia dónde tirar y siguió una pista. Luego se agobió: la pista se colaba entre unas montañas áridas y se fue desvaneciendo, hasta que desapareció. Luego se asustó: se le echó la noche encima, acampó bajo las estrellas, siguió perdido por las montañas un día más, se le terminó la bebida, se le terminó la comida, se le echó encima una segunda noche, siguió arrastrando la bici un día más, se le echó encima una tercera noche de sed pedregosa. Al tercer día se emocionó: consiguió situarse por fin en el mapa, salió a un oasis y encontró a un hombre que le ofreció un té. El hombre le indicó el camino para llegar hasta una aldea. Allí Sergio Fernández Tolosa se hartó de beber, comer y dormir. La experiencia había sido terrible, así que decidió repetirla.

Y se puso a cruzar los mayores desiertos del mundo en bicicleta, siempre solo.

Sigue aquí: ‘El ciclista que disputaba la sombra a los camellos‘, en la revista Yorokobu.

portada1-1

0

votar

Gurs

Hoy es el aniversario de la liberación del campo nazi de Mauthausen. Hay un eslabón de esa cadena de exterminio a 130 km de Donostia: el campo de Gurs. Entre 1939 y 1945, allí encerraron en barracones inmundos a más de 60.000 personas -republicanos, gudaris, judíos, comunistas, putas, extranjeros en general-. Más de mil personas murieron allí de hambre, frío y enfermedades; miles de judíos fueron enviados en trenes desde Gurs hasta los campos de exterminio (3.907 a Auschwitz; otros muchos, a campos en los que se perdió su pista). El bosque de Gurs no es natural: lo plantaron después de la guerra para tapar cuanto antes el campo de concentración. La barraca es una reconstrucción reciente.

Z1

Z2

3

votar

Sorprender a los pájaros

Km 2.817. Hemos conseguido definir las carreteritas por las que estamos atravesando Francia: son carreteras en las que sorprendemos a los pájaros.

(Mirlos, urracas o perdices, que pasean tan tranquilas por el asfalto porque nadie pasa nunca por allí, hasta que el zumbido de nuestras ruedas les da tremendo susto y salen correteando y volando: las hemos sorprendido tantas veces. También a un par de ardillas nerviosas, a gatos dormidos, a burros impertinentes).

IMG_2251

0

votar

Sorpasso

Kilómetro 1.880 del viaje y ya vamos cogiendo la forma: empezamos a adelantar a otros ciclistas.

IMG_1545

IMG_1546

2

votar

Empieza el retorno

Empezamos el retorno de Parma a San Sebastián. Hoy hemos cruzado ya los primeros territorios ignotos habitados por monstruos. A 25 kilómetros del pueblo de S. empieza la Bassa Parmense, una región de la que me habían explicado lo siguiente: 1) sus habitantes comen gatos; 2) en verano los mosquitos son tan grandes que llevan matrícula; 3) en invierno la niebla es tan densa que hasta puedes apoyar la bici en ella (“Na fumära acsì fissa ch’a t’ gh’é pól pozär incontra la biciclètta”).

Pero en primavera no hay mosquitos ni nieblas, y lo más parecido que hemos visto a un monstruo ha sido un señor de unos sesenta años –melena canosa atada en una coleta, tatuajes en los brazos- que tomaba café a nuestro lado en una terraza de Cortemaggiore y que le gritaba a un jovenzuelo que a ver si últimamente chingaba o qué. Luego, pedaleando de nuevo, hemos visto a un gato blanco cruzando la carretera y el conductor que venía de frente ha frenado y le ha dejado pasar. Muy decepcionante -como ocurre con todas las incursiones en tierras de monstruos-.

IMG_1529

0

votar

Un amigo

Hicimos juntos el primer viaje de nuestras vidas -aquella primera vez en que salimos de casa pedaleando sin saber dónde íbamos a dormir: teníamos 17-; y hace dos semanas salimos otra vez pedaleando desde casa sin saber dónde íbamos a dormir -tenemos 40 y casi 40-.

En medio, tantos viajes. Y siempre las mismas conversaciones. Me animo a decir que una de las gracias de la vida consiste en encontrar a alguien con quien pedalear y con quien hablar. Siempre el mismo pedaleo, siempre la misma charla: tanto, que a las conversaciones les hemos puesto números y así ya no tenemos que repetirlas enteras. Dice él: “La siete”, y nos reímos. Digo yo: “La cuatro”, y nos enfadamos.

En el quinto día de este viaje, reventé la cubierta trasera en Montréjeau.

20

Él cogió mi rueda y se fue pedaleando diez kilómetros hasta el siguiente pueblo en el que había un taller de bicis: Saint Gaudens. Yo cogí las mochilas y mi bici coja, me fui a la estación, esperé una hora y media y me subí al tren.

21

Cuando llegué a Saint Gaudens, él lo había arreglado ya todo y yo tenía rueda trasera otra vez.

Esta mañana, tras 1.070 kilómetros de pedaleo conjunto, nos hemos despedido con un abrazo en Ventimiglia. Ha cumplido otra vez su palabra: ha venido conmigo hasta el primer pueblo de Italia, ha cenado conmigo una pizza y esta mañana se ha vuelto. Ha girado hacia el oeste, yo he girado hacia el este. A los cincuenta metros, le he silbado, se ha girado, nos hemos saludado con los brazos en alto y hemos seguido pedaleando.

Me quedan cuatro o cinco días para llegar hasta el pueblo de S. También me gusta ir solo, voy a disfrutar estos días. Pero he escrito esta entrada, tumbado en la habitación de un hostal de Villanova di Albenga, porque he dicho “la nueve” y nadie me ha respondido.

23

PD: En esta foto -durante este viaje- yo llevo el mismo maillot que a los 17. No importa nada, pero me da risa.

1

votar

Como fuera de casa, no se está en ninguna parte

Mil kilómetros atravesando Francia a pedales con J. Ahora hemos pasado dos días de descanso -valga la redundancia- en Fréjus, rellenando el depósito con pains au chocolat y metiendo los muslos en el Mediterráneo frío. Mañana queremos ir hasta Ventimiglia: J. cumplirá su promesa de cenar una pizza conmigo en Italia. Y luego seguiré solo. Ciao!

10 Carreterita compri

11

12

13


14

15

16

17

0

votar

¡Mediterráneo!

Medit

Soy más de Paco Ibáñez que de Serrat, así que esta mañana he cantado: “Pedalear, pedalear / hasta encontrarte con el mar”.

Seguimos. Sigo con J., que me acompaña pedaleando desde casa hasta la frontera italiana. Eso es un amigo. (En los últimos dos días, el concepto “un amigo” se ha reducido a algo tan simple y tan valioso como “alguien -un bulto- a quien puedes seguir a rueda durante horas y horas de viento en contra”).

0

votar

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)