El gato Covid (tercera etapa: Bardenas-Boquiñeni)

En Villava, primera noche del viaje, nos acogió la hospitalidad beduina de Antonio, Esther, Juan, Fátima, Diego, Paloma y Estitxu.

En la segunda y tercera etapa cruzamos la Valdorba, Ujué, Carcastillo, las Bardenas, seguimos el Canal de Aragón –ya, esta es la pega del blog: salto mucho, porque las historias largas las dejaremos para el libro y porque da pereza ponerse a escribir al final de la jornada, dentro de la tienda de campaña, mientras tus compañeros de viaje roncan, cagan en el bosque o se bañan en el río, ah, qué vida de sacrificios-.

Terminamos la tercera etapa en Boquiñeni, donde el Ebro traza un amplio meandro que promete rincones para bañarse y plantar la tienda de campaña. Dudamos por las calles del pueblo y se nos acerca un hombre montado en una bicicletilla plegable GAC. Se  llama Luis. Nos explica cómo llegar al punto donde la orilla se despeja, en un pequeño tramo entre bosquetes de ribera, donde podremos bañarnos y acampar. En una caja de plástico, amarrada a una parrilla, lleva patatas, cebollas, una calabaza y dos tarrinas de comida para gatos.

-Cuando el confinamiento, solo dejaban salir de casa al huerto al que tuviera animales. Yo no tenía,  pero empecé a poner un hueso de pollo con algo de carne en la puerta de mi casa, para ver si se arrimaba un gato que andaba siempre por ahí. Fue viniendo, fue viniendo y ahora anda por mi casa cuando le da la gana. Lo agarraba, lo ponía en la cestica de la bici y me iba con él al huerto. Lo llamé Covid.

Ahora le compra tarrinas de paté para gatos.

-Esto es caviar para él.

Las patatas, las cebollas y la calabaza son para prepararles una tortilla de patatas a los nietos. Hace ochenta días que no los veía, hasta hoy.

-Viven aquí al lado, en Luceni, pero han sido muy estrictos con el confinamiento.

Como nos ve un poco achicharrados, tras los cien kilómetros de hoy por las Bardenas y el valle del Ebro bajo el sol, nos dice que esperemos un poco. Se va con la bici a casa, a cincuenta metros, y vuelve con dos botellas de agua helada. Y de paso, una bolsa con alberges de su huerto, sabrosísimos. Nos cuenta que en el pueblo hay un vasco “muy de la Reala”, que a veces va desde Boquiñeni hasta a Anoeta a ver partidos, nos desea buen viaje y se marcha a preparar la tortilla a los nietos y las tarrinas al gato Covid.

votar

9 Comentarios Dejar comentario

  1. Juan crespo #

    Que ganas de coger la bici, en septiembre pienso perderme por alguno de esos caminos de Dios. Segure tus publicaciones…

    • Ander #

      Y que disfrutes esos viajes, Juan.

  2. Pello Etxeberria #

    Aupa Bikote!
    Ze ona blog hau berrezkuratu izana!
    Zure idazlan guztien artean, gustokoena izan dudana ez da liburu bat izan, «Vespaña» baizik. Eta honek Vespaña 2.0 baten itxura hartzen ari da baina beste izen bat jarri diezaiokegu: «Gitalia» adibidez. Tolosako hitzaldia oso atsegina izan zen (haize freskoa zebilen arren).
    Besarkada bat eta ondo ibili: «Mens sana in corpore parmesano»

    • Ander Izagirre #

      Pello, eskerrik asko zure mezuarengatik, poza eman dit. Saiatuko naiz bloga mantentzen, bidaian zehar ez da erraza, gau asko kanpin-dendan pasatzen ditugu, konexiorik gabe… ta bakean 🙂 Baina tarteka gauzatxoak argitaratzen joango naiz.

  3. Carlos #

    Gracias por las palabras hacia mi padre, le ha llegado y a sido una alegría y sorpresa muy grande para el. A mi hijo también le marcó vuestra historia, ya que vino a casa y nos lo contó.
    Saludos y a seguir bien.
    Carlos

  4. Carlos López #

    Mi padre te da las gracias por el detalle de dejarle pagadas dos consumiciones en el bar.
    Saludos cordiales

    • Ander Izagirre #

      Tu padre debe de ser una de las cinco personas más majas del universo, Carlos. Dale un saludo de nuestra parte, dile que estamos ya en Alcañiz y con un recuerdo buenísimo de Boquiñeni, gracias a él.

  5. Juan #

    Qué simpática historia de un lugar que me dice mucho. Difundo tu historia y tu blog por facebook y twitter.

Escribir un comentario





Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)