Risas en el Cerro (y debates sobre cooperación)

Visto desde la ciudad, el Cerro Rico de Potosí es imponente, emblemático, icono de la historia y tal. Visto en sus propias laderas, es una escombrera, un basural, una pirámide de mierda.

En cuanto escarbas un poco entre las familias mineras del Cerro, emergen a borbotones historias de accidentes, enfermedades, contaminaciones, hambrunas, palizas, violaciones, la miseria más negra, siempre la misma injusticia, siempre repetida, tantas vidas descalabradas en el mismo vertedero.

En medio del infierno, los centros de Voces Libres y Cepromin son unos benditos oasis. Allí atienden las necesidades básicas de los niños y las niñas del Cerro, intentan protegerles de las peores violencias, intentan formarlos para que sigan estudiando y sean capaces de buscarse otras vidas fuera de aquí. También ofrecen becas y formación a las mujeres, para que opten a otros empleos, consigan independencia económica y se marchen a vivir con sus familias a lugares más sanos y seguros.

En esos centros hay decenas de críos que comen, se lavan, se dan cremas hidratantes en sus caritas ya cuarteadas, se vacunan, van a clase, reciben terapia, juegan en el patio, ¡se ríen! Pregunta a las educadoras y trabajadoras sociales por cualquiera de ellos y  en nueve de cada diez casos escucharás una historia espantosa. Pero allí les ves reír.

He pensado mucho en el intento de debate que tuvimos en este blog sobre la cooperación al desarrollo y los peligros del asistencialismo, sobre la duda de si nuestra y vuestra colaboración con la Escuela Robertito no está sustituyendo una tarea que deberían hacer las instituciones bolivianas, si este tipo de ayuda no contribuye a mantener la situación de injusticia y pobreza, en vez de cuestionar y atacar las bases del problema.

No me parecen empeños incompatibles. Copio de la declaración de principios de Cepromin: “Buscamos el desarrollo de la conciencia crítica, el fortalecimiento de organizaciones para promover cambios políticos, económicos, sociales y culturales que mejoren la calidad de vida y las condiciones de trabajo de la población”. Y en eso andan con diversas organizaciones en el mundo minero, además de dar desayunos a niños hambrientos.

El debate crítico sobre la cooperación me parece muy acertado y necesario, porque a menudo produce efectos perversos. Pero a mí, en el Cerro, ese debate se me cae a los pies.

Sé que esto no es racional, sé que es una reacción emotiva, sé que las cosas hay que decidirlas con la sangre fría, sé que la postura crítica tiene mucha razón.  Pero en el Cerro me pareció que el debate era como si hubiera un niño ahogándose en las corrientes de la Zurriola y nos juntáramos en la orilla a discutir si tiene que ir a salvarlo la Cruz Roja, la Ertzaintza o alguno de nosotros. Me parece que es posible extender el brazo hacia las aguas y a la vez trabajar, relatar, publicar, criticar y exigir que el Gobierno ponga socorristas.

Un ejemplo: a raíz de ciertos ecos de trabajos periodísticos, ahora las cooperativas mineras están siendo más estrictas en el control del acceso de niños trabajadores a las minas.

Por eso sigo convencido de que debemos continuar apoyando a la Escuela Robertito y os animo a seguir haciéndolo en www.mineritos.org . También me gustaría mucho extender la ayuda a Cepromin, esa organización boliviana de apoyo y crítica, que hace una labor fantástica.

 

Etiquetas: ,

votar

6 Comentarios Dejar comentario

  1. Ander Izagirre #

    Copio un párrafo que Arafrei dejó en aquel intento de debate, un párrafo de Galeano: “Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.’”

    La alegría de hacer (¿contra la amargura de solo rumiar?).

  2. Carla Lora #

    Son necesidades básicas que necesitan ser atendidas, y desde esa clasificación no me parece asistencialismo por parte de la cooperación. Estamos de acuerdo en que las autoridades bolivianas deben tratar el problema de fondo.

  3. Garbi #

    Tienes razón en que las dos tareas, la ayuda a quien lo requiere con urgencia y una buena política de cooperación al desarrollo no son incompatibles. El problema no es tanto de quien recibe la ayuda sino del que la ofrece, que puede caer en la tentación de quedarse en el mero hecho de dar sin cuestionarse que posiblemente él o ella forme parte del sistema que crea y mantiene un mundo así de injusto y doloroso. Oso onak Boliviako kronikak, mila esker!

    • Ander Izagirre #

      Ahí le has dau, Garbiñe, tendremos que mirar un poco cómo vivimos cada uno de nosotros y gracias a qué vivimos tan bien. Besarkada!

    • esnabide #

      Que importante es que sepamos llevar a nuestras conciencias tanta realidad y no sólo sacando de nuestros bolsillos unos pocos euros

  4. Amaia #

    Aupa Ander! Zer moduz zaude? Bide guztietatik kontaktatzeko saioan! Bolibian istorio bat lantzeko aukera… saiatu korreoa begiratzen. Besarkada bat, Amaia eta Raul

5 Trackbacks

  • Ander Izagirre - Risas en el Cerro (y debates sobre cooperación): Visto desde la ciudad, el Cerro Rico de Potosí es imponente, em...…
  • Pablo Rodriguez B. - RT: @anderiza Risas de los niños de las minas en el Cerro Rico de Potosí (y debate sobre #cooperación, asistencialismo)…
  • gentedigital - Risas en el Cerro (y debates sobre cooperación), entrada de @anderiza http://t.co/XCwfF6yH
  • Daniel Burgui - Necesario: 'Risas en el Cerro'. Sobre el debate de la #cooperación y #periodismo, desde Potosí (Bolivia), @anderiza http://t.co/z0ulzKIH
  • Pablo Rodriguez B. - Necesario: 'Risas en el Cerro'. Sobre el debate de la #cooperación y #periodismo, desde Potosí (Bolivia), @anderiza http://t.co/z0ulzKIH

Escribe tu correo:

Delivered by FeedBurner



Escribo con los veinte dedos.
Kazetari alderraia naiz
(Más sobre mí)