Historico | identidades RSS feed for this section

Prostitución lésbica de ida y vuelta en La Habana

16 ene

En mi primer sábado de mi tercer viaje a La Habana, mi amiga C. me propuso ir a una fiesta de gais y lesbianas. Ya había ido a alguna otra y me daba un poco de pereza la perspectiva de gente super jovencita y música comercial en plan David Guetta, pero la entrada sólo costaba un dólar y me prometieron que sonarían ritmos variados. Me puse un vestido corto, tacones y me maquillé, como ritual para esa primera noche en La Habana. Llegamos, conversamos con unas jovencitas mulatas que vestían trajes masculinos, bailamos, observamos a los muchachos gais (mayoría abrumadora, para variar) disfrutando sin miedo a toparse con miradas homófobas.

Cuando fuimos a repostar a la barra, una chica empezó a mirarme y ponerme morritos con descaro. Yo me quedé desconcertada y miré para otro lado sonrojada. La chica era muy linda, mulata menudita, con una larga cabellera lacia que llevaba rapada por un lado y un minivestido negro con lentejuelas con el que exhibía varios tatuajes a los brazos y en la espalda. Una femme cubana, vaya. Me pidió un cigarro, me dijo que se llamaba Gioggia porque había nacido en Italia, y me invitó a bailar. Salimos a la pista y la tía se puso a perrearme de una forma de lo más escandalosa. Yo me moría de la vergüenza porque de repente todas las chicas nos miraban, pero bueno, me pareció una nueva experiencia e intenté aguantar el tipo, un poco perdida por salirme del rol habitual de perreadora. (más…)

Cuerpos de feministas cubanas: Sandra Álvarez

23 dic

Sandra Álvarez. Bloguera

“La sociedad me ha recordado todo el tiempo que soy negra”

Fuente: Havana Times

‘Negra cubana tenía que ser’ es desde hace años un blog feminista y antirracista de referencia, dentro y fuera de Cuba. Pensaba contactar con su autora, Sandra Álvarez, para poder entrevistarla en Cuba, pero ella se me adelantó. Es la magia de las redes sociales. Sandra vio un comentario que dejé en el blog de Yasmín, me buscó por Facebook y me mandó un mensaje privado hablándome de su blog e interesándose por el mío. Le respondí eufórica, nos hicimos amigas virtuales y me propuso participar en una mesa redonda junto con las raperas Krudas Cubensi, una iniciativa en la que demostró su decisión y valentía, porque el discurso y el estilo arrollador de las Krudas, emigradas a Texas, resulta muy incómodo para el feminismo institucional cubano.

Una se siente a gusto con Sandra desde el minuto uno. Tal vez porque te recibe con una sonrisa blanco nuclear y unos ojos vivarachos que transmiten alegría y pasión. O porque su voz potente y su forma de hablar clara, sin rodeos ni titubeos, hacen confiar en que no se calla nada, ya esté hablando de su vida, del racismo en el imaginario social, del elitismo blanco del feminismo institucional o de lo que a ella, que se define como revolucionaria, le indigna del sistema político cubano. Defiende que las mujeres negras lideren su propia lucha, porque sabe que ni la Revolución, ni los hombres negros ni las feministas blancas van a atender sus demandas. (más…)

Subidón lesbianista

14 oct

Como parte de mi espíritu sigue en Nicaragua, vuelvo a usar un cartel de La Corriente, un movimiento feminista en el que el lesbianismo es un eje de trabajo fundamental

 

Este fin de semana he participado en las Topaketa lesbianistak, un encuentro organizado por los colectivos 7menos20 y Mdma con el apoyo y participación de otros muchos. Aprovecho el subidón que me traigo para escribir un post sobre lesbianismo que tenía en mente desde hace tiempo, con el objetivo de generar reflexiones y debates entre mujeres. Quien no me conozca y quiera situarme un poco, puede leer mi post Te digo yo que eres hetero. (más…)

Latin kings

24 ago

Imagen de previsualización de YouTube

Imaginad una cantina en el centro de Managua llena de testosterona. Son las cuatro de la tarde de un viernes. La mayor parte de la clientela son hombres grandotes y recios que se reúnen para tomar guaro (alcohol). De repente entra un grupo extraño de hombres (?) de otro tipo. La mayoría son muy bajitos, menudos, con cara de niños, y una se pregunta qué les ha unido si varios parecen del mundo rural, otros visten elegantes camisas y un tercer grupo luce aires bohemios. Su presencia intriga y desconcierta a los machos del lugar.  ¿Qué son exactamente? ¿De dónde han salido? ¿Seguro que son hombres? Pero llevan barba, a algunos hasta se les marca el paquete… Pero a alguno se le notan unos pechos demasiado grandes. ¿¿Qué son??

De izquierda a derecha, Anielkar, Martín, Camilo, Sebastián, Francisco, Armando y Dani

Eran drag kings. Facilité un taller con jóvenes activistas feministas. Después de debatir largo y tendido sobre cómo se construyen los géneros, cómo hemos vivido nuestra feminidad y nuestra masculinidad y esas cosas, nacieron los reyes, y tenían ganas de mambo. A mí, casi recién llegada al país y sin ser formadora de drag king, me daba mucho vértigo que el grupo quisiera salir a la calle a la luz del día. Pero les apetecía un montón. (más…)

Por qué me parece fundamental que los hombres se cuestionen su heterosexualidad

28 jun

 

Francis, cantante de Doctor Deseo

Ver al cantante de Doctor Deseo en el escenario con su liga en la pierna y los labios y las uñas pintadas de rojo me encendió la lucecita y me llevó a dar forma a una intuición que tenía desde hace tiempo: la homofobia es un elemento central que deberían combatir los hombres que quieran luchar contra el machismo.

Quienes me conocen saben que tengo cierto empeño en tratar que mis amigos hetero descubran su lado marica. No me suele ir mal. En más de algún caso, el hecho de animarles a plantear un deseo que nunca se habían permitido sentir, les ha llevado a tener (o reconocer) fantasías homoeróticas. Yo les decía que creo que no deberían de identificarse plenamente y sentirse cómodos con la identidad de hetero. Algún amigo me preguntaba por qué, y yo no conseguía explicarlo de forma convincente.

Cuando vi a Francis en el escenario caí en la cuenta de una forma muy gráfica de que los límites de la masculinidad son estrechísimos. Mientras que yo puedo llevar falda o pantalones, pintarme o no, calzar tacones o playeras, lucir escote o ponerme forro polar, llevar el pelo corto o largo, y sólo si opto por todo el pack de lo que se asocia con lo masculino se me va a cuestionar de forma contundente, el simple hecho de que un hombre se pinte los labios y las uñas de rojo (fuera del contexto carnavalesco, que eso daría para otro post) dinamita los mandatos de la masculinidad. Y más aún si no se trata de un gay visible, sino de un cantante de rock con rasgos viriles que viste traje y sombrero, y que por cuyas letras podemos presuponer heterosexual.

Me parece muy valioso lo que hace Francis, porque hay muy pocos hombres (de hecho no se me ocurre ninguno más) públicos que transgredan los límites de la masculinidad sin temer que le llamen marica por ello. Más aún, muy pocos hombres que jueguen con el homoerotismo como hace Francis cuando se pone a lamerle el saxo al compañero. También me encantó que en una canción romántica caminase entre el público y se dirigiera tanto a chicos como a chicas, y que incluso se sentase en el regazo de un hombre y le pidiese que le agarrase de la cintura.

Imagen de previsualización de YouTube

Y esto es muy importante, porque la homofobia es la herramienta de control de la masculinidad hegemónica (necesaria para mantener la dominación machista), por excelencia. No hay más que ver los insultos más frecuentes tanto en el patio del colegio como en las conversaciones entre adultos: los hombres son maricones, y las mujeres putas. De la misma forma que las feministas (al menos aquellas con las que me identifico) estamos luchando contra el estigma puta, no sólo por solidaridad hacia las trabajadoras del sexo, sino porque esa clasificación entre buenas y malas mujeres se ha utilizado toda la vida para mantenernos sumisas, los hombres pro-feministas han de volcarse en luchar contra la homofobia. Y eso no significa sólo respetar a los homosexuales. De la misma forma que a una no le llaman puta porque cobre por sexo (nos llaman putas si somos promiscuas, si llevamos poca ropa, si decimos ‘sí’, si decimos ‘no’, si somos madres solteras, si perdemos la virginidad demasiado pronto y un interminable etcétera), cuando se llama maricón a un hombre, no se le está acusando sólo de tener sexo con hombres. (más…)

Alex

7 jun

Nota: En este post cuento la historia de una persona especial que conocí en La Habana, de aspecto trans (sobre todo porque luce perilla sin hormonarse), pero que fue diagnosticada mujer al nacer y se define como mujer. Vive muy aislada. No es fácil ser diferente en Cuba (tampoco en casi cualquier otro lugar del mundo). Este post se enmarca en mi proyecto periodístico cubano, y no tengo intención por ahora de traducirlo al castellano. Escribir en euskera es una petición de mi minimecenas Xabier Mendiguren. Make Irigoien, por su parte, me pidió que hablase algo sobre jóvenes que se salen de la norma heterobinaria. Me gusta tener gente cerca que me anime a escribir en euskera, porque me cuesta (es una lengua que aprendí de pequeña y que dejé oxidar por un cúmulo de circunstancias), pero también lo disfruto y aprendo.

Alex-ek hogeitamar urte inguru izango ditu, rasta luzedun ilea dauka, mestizoa da (azal iluna baina ez beltza), urduria eta itxia dirudi, kokospeko luzea dauka (‘perilla’, hiztegian bilatu berri dut) eta bere begirada sakona eta onbera da. Bakero luzeak janzten ditu, galtzontziloak bistan, eta bere gorputz oso argal eta formarik gabea estaltzen duen kamiseta arrunta. Mutiko bat dirudi, edo gutxienez gizonezko transexual edo transgenero bat. Baina emakumezkoa da. Eta ez da emakumezkoa alua daukalako, baizik eta bere burua dudarik gabe ‘emakume’ etiketarekin identifikatzen duelako. Emakumea, lesbiana eta feminista. (más…)