Historico por Tag: música

Cuerpos feministas: Krudas Cubensi

26 mar

Olivia Prendes y Odaymara Cuesta

Raperas que cantan a las negras, a las pobres, a las gordas

Imagen de previsualización de YouTube

Había mucha expectación por ver y escuchar a las Krudas en ese debate de la UNEAC, la primera vez que estas raperas emigradas a Austin (Texas) participaban en un espacio académico cubano. Las organizadoras sabían que iban a impactar, y no sólo por lo que dicen o lo que rapean, sino también por cómo son, por sus propios cuerpos, por su estética (tatuajes, rapados, ropas anchas…), y su lesbianismo militante.

El tema más popular de las Krudas habla precisamente del cuerpo: ‘La gorda’, compuesta como respuesta al tema de la Charanga Habanera, en la que un hombre habla de su novia glotona, y en un momento pregunta: “¿Quién ha visto una gorda con sentimiento?”. Krudas Cubensi arranca con esa misma pregunta para después rapear todo un alegato contra la tiranía de la delgadez y de la silicona. “Yo experimento un profundo placer en un mundo de muchas formas de mujer”, rapea Pasita con la camiseta subida: “Disfruta de la danza de esta gorda con su panza”. Y se define como “hermosa y cilíndricamente misteriosa”.

En un tema más reciente, sobre las migraciones, también se refieren a cómo son percibidos en Europa sus cuerpos de negras y mestizas: “No me dejaron entrar en España/  porque como soy negra/ pa’ esa gente soy extraña/ y con este pelo así dijeron ‘tiene la cabeza en las musaraña’/ y por mis tatuajes pensaron: ‘esa negra no se baña'”. (más…)

Perrea y rumbea

16 jun

 

Una pareja baila rumba afrocubana en el Callejón de Hamel, La Habana. La foto, de Bea o mía; no lo recuerdo

 

Si alguien piensa viajar a Cuba con el objetivo de bailar salsa, que se busque otro destino. Salir de fiesta en sitios de cubanos y bailar casino (como se le llama a la salsa en Cuba) es incompatible. Al menos en La Habana. En Trinidad está la Casa de la Música, unas escalinatas al aire libre donde sí que se baila salsa entre genios cubanos del baile y extranjeras experimentadas (algunas, casadas con los genios del baile). También hay alguna pareja entrañable de guiris torpes que hacen lo que pueden. Se disfruta mucho mirando, te sacará a bailar bastante gente, y alguno te ofrecerá una clase particular. Nosotras la aceptamos y nos gustó.

Por cierto, lo mejor es bailar con los viejitos. Bailan a la vieja usanza, con mucho gusto y poco afán de exhibirse. Ah, y no os pongáis a la defensiva si no queréis ligar, porque el baile es sagrado; es curioso que, creándose tanta intimidad, sea un espacio tan respetuoso. En fin, si os gusta la salsa, después de bailar con cubanos en Trinidad, os costará encontrar otra pareja de baile que os llene.

Pero decía que está complicado bailar casino (o merengue, o bachata) porque el reggaeton está hasta en la sopa. El Gobiero intenta limitarlo, pero es imparable. Está en las discotecas, en los taxis, en las cafeterías, en las casas (a la gente le flipan los videoclips)… Yo lo llevé bien porque… Tengo que confesarlo: soy feminista y me gusta el reggaeton. ¿Por qué? He encontrado la respuesta en esta canción de Calle 13: “Cambia esa cara de seria, de intelectual (…) Yo sé que a ti te gusta el pop-rock latiino, pero es que el reggaeton se te mete por los intestinos, por debajo de la falda como un submarino”. Pues sí. Es pegajoso, primario, burdo… Pero funciona. (más…)

A Rihanna le va el bondage

19 abr

Imagen de previsualización de YouTube
El otro día me quedé de piedra al ver el vídeo SM de Rihanna. Como su nombre indica, sale representando diversas prácticas de SMDB (sadomasoquismo, dominación y bondage), con lo que vemos escenas más propias de un festival de posporno que de la MTV. Mientras veía a Rihanna transitando entre la dómina y la pin-up atada, volví a dar vueltas a una pregunta recurrente: ¿que las divas del pop representen prácticas no normativas es algo a celebrar o es una forma de que el sistema las digiera y pierdan por tanto su carácter subversivo? ¿Que Lady Gaga se magree con una butch en su videoclip (minuto 1’50” en el vídeo de abajo) aporta a la visibilidad lésbica?

Como con Sexo en Nueva, yo soy optimista. No podemos pedir a nuestras jóvenes que se aficionen a las riot girls. Pues si hay que elegir entre lo comercial, prefiero que canten “no me vuelvas a llamar, que voy a estar bailando” a que babéen por Carlos Baute y su “quien te quiere y te cuida”. Y lo cierto es que Lady Gaga y Beyoncé envenenando a un maromo y después fugándose juntas parece sacado de un libro de Virginie Despentés. Vale, son puro marketing, provocación vacía y frívola… Pero menos da una piedra, ¿no? En fin, no tengo claro si es percibido como algo meramente estético: ¿unas adolescentes que se morrean emulando a su ídolo, serán menos lesbófobas? ¿Estarán vacunadas de discriminar a la marimacho de clase, por ejemplo?

Lady Gaga y Rihanna son recientes como para sacar conclusiones, pero ¿qué hay de Madonna? ¿Podemos concluir que ha hecho una aportación interesante a la defensa de la libertad y la diversidad sexual? Pregunto.

Actualización:

He tuiteado un ejemplo que me parece bueno: “Las Spice Girls eran cutres pero algo de empoderamiento había. Llegaron Backstreetboys y nos limitábamos a babear. Digo”.

Segunda actualización:

Me pasan un interesante post sobre el tema en el blog Puñaito de Alfileres. La autora hace preguntas muy pertinentes: “¿Por qué otras cantantes y grupos de lesbianas no tienen el mismo tiempo en antena, en la tele o en la radio? ¿por qué sólo se visibiliza a un tipo de mujer eternamente adolescente y juguetona cuyo lesbianismo es transitorio y, por tanto, permisible? ¿por qué sólo montan numeritos lésbicos cantantes que están casadas o ennoviadas como lo están todas las que he citado?”

Imagen de previsualización de YouTube