Paranoicas

16 dic

Hoy he recibido un mensaje por Whatsapp de un número que no tenía fichado. Era un hombre que conozco muy poco, de haber coincidido varias veces cuando trabajaba en otro lugar; tan poco que me ha costado varios minutos ubicarle. Me empieza a hablar como si fuéramos viejos amigos, que a qué me dedico, qué es de mi vida… Y salpicando el diálogo de bromas varias. Finalmente, me dice que cuando quiera me invita a un café y hablamos más largo y tendido. “¿Pero por algo de trabajo?”, le pregunto. Y me contesta algo así (no recuerdo la expresión exacta) como: “No te precipites, morena, ya se verá”. No le he contestado.

Si esta persona lee esto, va sin acritud, es que es esto a lo que me dedico.

El tema es que me he sentido incómoda, y es algo recurrente que personas que apenas conozco se tomen estas confianzas conmigo. Más situaciones:

– Conocer en ambiente de poteo al conocido de un amigo, que me esté todo el rato haciendo bromas absurdas, buscando una reacción por mi parte en plan: “¿Y tú que piensas, morena?”, y mosquearse porque yo sólo asiento educadamente. Este conocido de un amigo se despidió diciéndome: “Y tú tranquila, que eso de ser tan arisca se te pasará con los años”. “No creas, va a más”, le contesté.

– Últimamente me pasa menos, igual porque he lanzado alguna advertencia por aquí o porque tengo más restringidos los chats de las redes sociales en los que estoy, pero otra cosa que me molestaba es esto de recibir de vez en cuando un mensajito privado (especialmente después de hablar de sexo en el blog) de chicos que alababan lo bien que escribo, lo liberal que soy, y que me decían que les gustaría conocerme más. O los que, siendo completos desconocidos, utilizaban el chat para iniciar una conversación en plan “Hola, guapa. ¿Qué haces?”.

Total, que tras el incidente del Whatsapp he ido corriendo al ordenador y he escrito en Facebook y Twitter: “Lección número 1 de tipos de micromachismo: tomarse demasiada confianza con las mujeres”. Y he explicado algunos de estos ejemplos. Habéis respondido con un maravilloso bombardeo de mensajes. Reproduzco algunos de los micromachismos que habéis citado las mujeres:

1- Que me llamen “niña” o “nena” / Otra dice: “que me llamen princesa”

2- Aquellos se permiten aconsejarte sobre cualquier cosa, hasta de lo que eres experta

3-  La condescendencia en el ámbito profesional

4-  Que minimicen la importancia de la igualdad por “ser cosas de mujeres”

5-  Que el hecho de llevar falda (por la rodilla) se convierta en la comidilla de la empresa

6- El baboseo, en general

7- El acoso sexual verbal en la calle (los llamados piropos)

8- El paternalismo de los históricos de izquierdas

9- Que me digan que no parezco mujer al escribir

No, no son situaciones puntuales que les ha pasado a mujeres concretas. A mí, menos lo de que no parezco mujer al escribir, me ha ocurrido todo eso, y la mayor parte de los micromachismos citados los sufro sistemáticamente.

Entre los chicos que han hecho comentarios, sobresalen las siguientes actitudes:

– Amigos que hacen bromas del tipo: “¿Te molesta si pongo ‘me gusta’?” o “Muak, ¿puedo?”. Vaya, no es algo a lo que dé especial importancia, pero me recuerda a una reflexión muy interesante de Miguel Lorente hablaba en Pikara de la “actitud paranoica paradójica” de los posmachistas: “Cuando se habla de maltratadores sienten que la referencia es común a cualquier hombre, pero cuando se habla de igualdad piensan que sólo se refiere a las mujeres”. Sustituid “maltratadores” por “machistas”, y es lo que ha ocurrido aquí: que hombres cuya conducta no se corresponde con la que estoy describiendo, se dan por aludidos. Si sois mis amigos (y yo estoy hablando de desconocidos) y en nuestra amistad no hay baboseo, ¿por qué os sentís interpelados?

– Un amigo ha hablado también de cómo los hombres sufren el micromachismo. Recriminó a unos currelas por decir burradas a una chica por la calle, y ellos le respondieron con un insulto homófobo.

– Y ahora viene el comentario que me ha llevado a escribir este post: dice que “hilar tan fino nos va a acabar poniendo paranoicos”.  Quiero pensar que no se ha leído todos los comentarios que han dejado mis amigas feisbukeras, porque vaya, ¿le parece hilar fino que contemos situaciones sexistas que vivimos sistemáticamente en la calle, en el trabajo y entre las amistades? ¿Eso es hilar fino, en una sociedad en la que las mujeres sufrimos todavía unos índices de violencia altísimos (no sólo física y no sólo en la pareja) por el hecho de ser mujeres?

Hablar de paranoia me parece muy pero que muy peligroso. Es algo que se viene utilizando con mucho éxito para que las mujeres dudemos de nosotras mismas.  Y eso es lo que nos hace no enfrentar agresiones, negarlas incluso. Cuando un tío restriega su polla contra nuestro culo en el metro, decimos: “Ay, igual es que el vagón está lleno, no me voy a poner paranoica”. O cuando el jefe nos mira el escote fijamente. La formadora en autodefensa Maitena Monroy siempre dice que cuando tenemos sospechas de que nos están intentando robar la cartera, reaccionamos, sin miedo a estar siendo paranoicas.

Pero, afortunadamente, justo después he recibido otro comentario que me da ganas de enmarcar. Es de un Jose que creo que no conozco en persona, y dice así: “Los tíos nos sentimos con la suficiencia para dirigirnos a mujeres en el tono que nos apetezca, algunos lo hacemos y otros no, pero está ahí. No creo que haya que justificarlo de ninguna manera, es así, no es para crucificarnos, pero es para reflexionar. Esperemos que con el tiempo vayamos observándolo y poco a poco vaya desapareciendo, pero está muy dentro osea que paciencia que esto va para largo”.

Qué alegría me ha dado. Es que esa es la cuestión: que los hombres se sienten de serie con mayor confianza, autoridad, suficiencia, que las mujeres. ¿Por qué? Por algo que Pierre Bordieu explica en ‘La dominación masculina’: “Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”. ¿Es también Bordieu un paranoico que hila demasiado fino?

A las mujeres nos toca hacernos caso, fiarnos de nuestro instinto, saber que cuando nos parece que igual nos están agrediendo, discriminando o ofendiendo, no es paranoia. Aprender a ser asertivas, a no dejarnos condicionar por el miedo a que nos etiqueten de bordes, a exigir que nos traten con respeto. A los hombres, como bien dice el compañero Jose, sólo les pido que se observen un poco en esas actitudes. Que apliquen la regla de la inversión y se pregunten si me hablarían en ese tono y me percibirían de la misma manera si yo fuera un periodista varón. No os pido que os flageléis, sólo que escuchéis lo que las mujeres estamos expresando, lo aceptéis y tratéis de entenderlo, y después lo tengáis en cuenta en el día a día. Y no os pido nada que yo no me aplique. También las mujeres incurrimos constantemente en micromachismos. Y también conviene que desterremos las actitudes que nos incomodan en otros. Como a mí me molesta que un tío que no conozco ponga “Qué guapa” en una foto mía, me grabo a fuego evitar alusiones sobre el físico de hombres que no son mis amigos. Claro, hilar fino, ver agresiones donde no hay puñetazos o insultos, cuestionar nuestras propias actitudes a diario, es cansado. Conviene quitar hierro a todo esto y llamarnos exageradas. Allá cada cuál.

Be Sociable, Share!

463 Respuestas para “Paranoicas”

  1. Aitziber 16 diciembre, 2011 en 0:53 #

    Mila esker laburpenagatik polittori, el debate me ha pillado conectada y me la he gozado con la “interactividad”.
    Me plantéo imprimirlo para dárselo en mano a un “hombre por la igualdad” boikoteador de debates feministas en los que ACAPARA y culpa al conjunto de las mujeres por no movilizarnos más (entre otras cosas). Y no me atrevo, arghhh…
    En lo que a “paranoicas” se refiere, nunca se me olvidará la respuesta de Maitena al expresar dudas en caso de “paranoia” ante la cercanía sospechosa de un hombre en una situación insegura (calle oscura, ascensor): ANTE LA DUDA, TÚ LA VIUDA!

    • June 16 diciembre, 2011 en 9:43 #

      Acaparar, otro micromachismo super habitual.

      • Ana 20 diciembre, 2011 en 22:43 #

        Primero de todo!!ME ENCANTA TU BLOG!!! lo descubrí hoy de casualidad y me encanta!no he podido parar de leer!! estoy totalmente de acuerdo contigo, los micromachismos están tan ,tan asumidos que parece que en ocasiones hay hasta que dar gracias por ellos (por ejemplo los piropos) hoy mismo de camino a mi casa un grupillo de adolescentes (que les doblo la edad), han comenzado a decir unas cuantas cosas y al no seguirles el rollo, la sonrisita, la mirada etc etc me han empezado a insultar, lo más bonito que me llamaron fue guarra! y esto ¿por qué?
        En un máster que hice, tuve la suerte de tener como profesora de género a Clara Murguialday (no sé si la conocerás) y expuso las clases de una forma increible!! Nos hizo sacar un montón de sentimientos,situaciones de dentro y te das cuenta de tantas y tantas aptitudes a las que ,desde pequeñas,estamos expuestas y que tenemos que asumir como algo que nos ha sido dado en gracia……Luego están esas típicas frases: ” a qué esperas a tener novio que se te pasa el arroz” …(a mí me han llegado a preguntar si tengo algún problema por estar soltera con 29 años,que como es que “nadie” me quiere (como si mi familia y mis amig@s no contaran)… (muy fuerte!) ..y eso nos lo marcan a fuego desde pequeños, desde los juguetes “de niños” y “de niñas” hasta cómo vestirte para gustar….

        EStoy encantada con tu blog!!de verdad GRACIAS!!! lo que si quisiera saber, he visto que habías escrito algo sobre clases de defensa feminista, si me pudieras informar te lo agradecería!!
        un saludo
        Ana

        • June Fernández 23 diciembre, 2011 en 9:31 #

          Hola, Ana:

          Siento no haberte contestado antes, pero ya ves que esto se ha ido de madre. Para información sobre autodefensa feminista, te recomiendo el blog de la formadora que yo conozco, Maitena Monroy (buenísima): ella da talleres por todos lados y si no seguro que puede darte referencias. http://www.autodefensafeminista.blogspot.com/

      • Volgo 21 diciembre, 2011 en 18:39 #

        bravissima, me encantó tu escrito de hoy. He aprendido algo, y eso no se hace todos los dias. 1saludo

      • Haizea 22 diciembre, 2011 en 9:14 #

        Kaixo June,
        precisamente quería sacar a colación lo de acaparar. Doy clases en la uni, en una enseñanza en la que las chicas son mayoría; las clases son pequeñas y todo el mundo se conoce. A pesar de eso, llevo tiempo observando, y en varios grupos, cómo a la hora de hablar, dar opiniones, debatir, comentar… siempre hablan mucho más los chicos. Por lo general son chicos majos, respetuosos, que no interrumpen y no pisan, pero las chicas se callan mucho más, como que les diera vergüenza equivocarse (incluso con una opinión) o peor, como si lo que tuvieran que decir no importara. Ellos, en cambio, no tienen reparos en decir su opinión, aunque no aporte nada al tema. Te lo comento porque me cuesta un poco definir qué es lo que pasa y, precisamente, cuando lo he comentado, bastante gente me ha dicho que “eso serán impresiones mías”. Otra paranoia, vaya…

        • Pepe 18 enero, 2012 en 8:41 #

          Hola Haizea, según mi experiencia, no, no son paranoias tuyas. La misma inconsciencia que nos hace, como siempre generalizando, ser más “bruscos, rápidos e invasivos” en la conducción y lo pagamos muriendo más y provocando accidentes más graves(consulta a tu seguro)en la conversación seguimos los mismos patrones androcéntricos; no importa si aporta algo a la conversación, me hago notar, existo al grupo, lo suelto, puede no ser el momento oportuno, es mi momento, lo suelto, si con ello marco mi matiz, mi particularidad, mi individualidad, lo suelto. Seguimos pavoneándonos mucho más allá de la edad pertinente por que siempre es oportuno hacerse notar, mostrarse, reafirmarse. A veces siento como si no tuviéramos sentimiento de ridículo, no medir el interés, oportunidad y duración de nuestras intervenciones es nuestra marca de estilo.

      • Sebas 22 diciembre, 2011 en 12:43 #

        Concuerdo en todo, pero los piropos no tienen nada de malo. Son un cortejo. Depende de quien venga, me imagino, el piropo pasará “de verde a maduro” y por todos los niveles…
        Pero sino como haría la gente para flirtear…¿Sólo por whatsapp?
        Mantengamonos dentro de los limites de cierto romanticismo y seremos todos felices, algunos mofetas como Pepe Le Piú no tienen la culpa de la existencia de viejos babosos

        salud

        • Beatriz 23 diciembre, 2011 en 22:23 #

          Ya Sebas…que quieras hablar con una chica y que le digas que te has fijado en ella por que es muy guapa, puede o no molestar. Pero cuando vas por la calle y uno te hace un ruidito “mmmm”, al pasar la esquina otro te entorpece el paso y al llegar al parque te dicen que “MENUDO CULO GUAPA!” pues tu me dirás donde está el romanticismo, eso no son piropos, eso es acoso machista.

        • Lorena 15 enero, 2012 en 23:26 #

          A mi entender no hay criterio válido para considerar que los piropos son inocuos, románticos, aceptables. Los piropos no dejan de objetivar a la mujer, disminuirla públicametne a categoría de objeto del deseo masculino. Prácticas socialmente aceptadas, manifestadas públicamente en contra de todo decoro, que no hacen más que acentuar una condición disminuida de la mujer en la sociedad. Que puede tener de bueno, el cortejo entendido como conquista que anula la libertad y el derecho de las mujeres a no ser molestadas por la calle? Cuándo rayan lo obseno ya son agresiones verbales, cargados de una fuerte violencia. Es tan difícil de imaginar que una mujer se puede sentirse indefensa, agredida, ante una insinuación, considerando la posibilidad de un ataque sexual? Potencialidad que no puede negarse. Si un hombre te increpa por la calle, y la posibilidad de que te violase está latente, cómo te sentirías? Es como pensar que otra persona tiene derecho a increparte públicamente, ya no porque le gustes, sino al contrario, porque le disgustes. Entonces puede insultarte y dejar correr sus pasiones bajas, total no te va a golpear, aunque esa posibilidad no esté descartada. Entonces en que quedamos? Muchas mujeres sienten inseguridad, miedo, verguenza, aún así se acepta que sean avasalladas diariamente en su integridad. Curioso. Además, cómo se explica que hayan tantas normativas que encorsetan la moral de la sociedad y constriñen el cuerpo y lo sexual como pecaminoso, y aún así se acepten alusiones sexuales públicas que contraríen esos mismos principios. No deja de ser una incoherencia que no hace más que acentuar su violencia.

      • David 22 diciembre, 2011 en 16:47 #

        Ya que tú te has cebado a gusto con los hombres, déjame ahora desahogarme a mí un poquito, y hablarte yo de las microvíboras, sin ser misógino, o sin acritud como dices tú. Si ese chaval que te mando el mensaje hubiese sido un tío guapísimo, le habrías contestado enseguida sonriendo, diciendo que mañana quedabais, y acto seguido habrías llamado a todas tus amigas para contárselo. Queréis igualdad, si (pero de derechos, no de obligaciones) porque cuando hay que cargar algún peso en el trabajo, o hacer algo sucio. Eso que lo haga el tonto de David. Cuando hay que salir unos días a trabajar fuera de la ciudad, que lo haga David, que yo voy a ir corriendo a lloriquearle al jefe que tengo al niño malo, que se me ha muerto el canario, o que he comprado dos entradas para el circo, y no las puedo descambiar. A las que les molestan los piropos, digo yo una cosa. Si no os gusta que os llamen por la calle, por que coño vais vestidas con una minifalda ultra corta, y un escote que se os ve hasta el ombligo (eso en diciembre) Es como si voy yo a 200 por hora con el coche, y luego cuando me la pego voy a denunciar a la junta por hacer las carreteras con muchas curvas. Además, puede que los tíos seamos mujeriegos, borrachos y dejaos. Pero somos mucho más nobles que las mujeres. Las tías sois envidiosas, egoístas, manipuladoras, más vagas que la chaqueta de un guardia, no pensáis más que en fumar, ir a la peluquería, criticar a unos y otros, ir al mango y al zara etc, sois más falsas que un duro de madera, y lo más importante: No tenéis corazón. Cuando no os conceden lo que deseáis, sois capaces de ir al juzgado a poner denuncias falsas, quitarnos a nuestro hijo, nuestro dinero, echarnos a la calle y en definitiva dejarnos totalmente hundidos, y aun así no se os ve saciadas. Eso, “guapísima “June, es la maldad en estado puro. Sois manipuladoras y retorcidas, incluso entre vosotras mismas. Por cierto, eso de la dominación masculina, lo ha escrito un señor que ha nacido en el año 1930. Es como si yo entro ahora en un foro de coches hablando de la carretabueyes de mi tatarabuelo. Por aquel entonces tenía su razón de ser, pero si el señor Bordieu anduviera ahora mismo viviendo su juventud, escribiría: La sinvergonzonería y caradura feminista. Salu2, que a gusto me he quedao, jajaj.

        • Ineritze 22 diciembre, 2011 en 21:17 #

          “Las tías sois envidiosas, egoístas, manipuladoras, más vagas que la chaqueta de un guardia, no pensáis más que en fumar, ir a la peluquería, criticar a unos y otros, ir al mango y al zara etc, sois más falsas que un duro de madera, y lo más importante: No tenéis corazón. (…)es la maldad en estado puro. Sois manipuladoras y retorcidas, incluso entre vosotras mismas.”
          David, si eso es lo que encuentras a tu alrededor, creo que te conviene cambiar de “amigas” urgentemente, macho…

          • Luci 23 diciembre, 2011 en 22:31 #

            Ineritze, ¿tu conoces a la family de mi novio?, por que mira por donde opinan como tu sobre mi : “manipuladora, mala, de no fiar, de que me quiero aprovechar…” Y mira por donde no he coincidido con su familia mucho más que contigo. Que extraña coincidencia que todos penseis lo mismo de mi sin conocerme. Gracias por aclararme el por que, que soy una mujer. Por cierto, se te han olvidado otros calificativos machistas. La próxima sé más extenso. Qué así nos aclaras a todos lo que es el machismo.

          • we 21 abril, 2015 en 20:57 #

            menudo micromachismo amargaod veo…. XDDD

        • Cris 23 diciembre, 2011 en 12:10 #

          ¿Y este gilipollas de dónde ha salido?
          No sé qué clase de mujeres tendrás a tu alrededor pero, si no te gusta ese tipo de gente, no te juntes con ellas y no englobes bajo ese perfil a TODAS las mujeres, porque hay tantos tipos de chicas como flores hay en el mundo.
          Habrá víboras, no te lo discuto, hay mujeres que gozan criticando a otras personas, como hombres crueles hay. En el mundo hay gente cruel, no te lo niego, pero esa no es una característica aplicable solo a las mujeres.

          Así que,por favor, abre un poquito más la mente y deja de criticarnos a TODAS por tu propia amargura.

          • David 23 diciembre, 2011 en 14:13 #

            ¿Y esta gilipollas de dónde ha salido?
            No sé qué clase de hombres tendrás a tu alrededor pero, si no te gusta ese tipo de gente, no te juntes con ellos y no englobes bajo ese perfil a TODOS los hombres, porque hay tantos tipos de chicos como flores hay en el mundo.
            Habrá machistas, no te lo discuto, hay hombres que gozan sodomizando a otras personas, como mujeres crueles hay. En el mundo hay gente cruel, no te lo niego, pero esa no es una característica aplicable solo a los hombres.
            Así que, por favor, abre un poquito más la mente y deja de criticarnos a TODOS por tu propia amargura.

        • gregoria 23 diciembre, 2011 en 22:46 #

          De verdad, tanto veneno sólo puede venir de un sitio. ¿Quién fué la mujer que te dejó tan mal herido? Siento pena por tí.Lo que no quiere decir que me des pena…Eso es otra cosa.Es una verdadera lástima que pienses así, con tanto resentimiento.Que sepas que en este mundo hay de todo.

        • Angélica 26 diciembre, 2011 en 17:00 #

          Me alegro de que te hayas quedado agusto David, puesto que tu mensaje sólo tenía ese fin: sacar a pasear tu odio.

          Pregúntate por qué odias tanto y preguntate de paso por qué odias a las mujeres en general (puesto que tú has hablado de las mujeres en general).

          Preguntate también por qué te has sentido tan aludido por este texto.

          Preguntate después si tu contestación ha sido proporcionada.

          Salud.

          • we 21 abril, 2015 en 21:11 #

            +10000

        • Pedro 13 enero, 2012 en 19:05 #

          David, soy un hombre y me acabo de quedar frío al leer tu comentario. June se fija en cosas que le molestan al igual que tú lo puedes. La diferencia fundamental es que June las expone después de hacer un ejercicio de observación y reflexión para después transmitirlo con respeto. Y tú, lo has obviado todo.

          Con respecto al post, he de decir que estoy de acuerdo en muchas cosas (confianza de algunos, traducido a una creencia de superioridad/paternalismo) al igual que creo que otras son cuestionables (piropos).

          La conclusión que saco, es la que practico. Que no es otra, que tratar a todo el mundo por igual y no consentir que nadie cree la desigualdad. Ni por inferioridad (yo no puedo por…) o por superioridad (“tal faena” es cosa de “hombres”…). Y solo siendo así, tendremos una igualdad efectiva, natural y real.

          Un saludo,

        • Lorena 15 enero, 2012 en 23:44 #

          Jajajaja. Este comentario es enserio? parece hecho adrede. Un personaje estereotípico para probar el punto en cuestión con la misión de poner en evidencia el mecanismo, de destapar un muestrario de la resistencia misógina, un repertorio de creencias organizadas al rededor de las asociaciones negativas más enquistadas con las que se castiga a las mujeres. Prejuicios falocentristas si los hay.

          • Lorena 16 enero, 2012 en 21:30 #

            me refiero al del tal David, aclaro.

        • María 13 junio, 2012 en 7:15 #

          Te han hecho pupita, eh? Seguro que si te hubieras armado emocionalmente el pedazo de torta emocional que te ha dejado así de “estupendo” y “simpático” hubiera sido menor, y no tendrías la “necesidad” de insultar sin tener ni pajolera idea. Tengo un primo que también dice “todas putas menos mi madre” desde que le dejaron plantado como a una lechuga. Claro está, que la pobre muchacha le estuvo mandando señales durante años, pero no hubo manera humana de que el cegato de mi primo se percatara de que no cuidaba la relación. Hale, háztelo mirar, bonico

        • Camila 22 abril, 2014 en 11:43 #

          Más machista, ¿no podes ser no? la verdad que tenes un estereotipo bastante errado de la mujer, no generalices las mujeres somos todas distintas. y te respondo a algo que me llamo la atención en tu comentario que dijiste.. ” A las que les molestan los piropos, digo yo una cosa. Si no os gusta que os llamen por la calle, por que coño vais vestidas con una minifalda ultra corta, y un escote que se os ve hasta el ombligo (eso en diciembre)”

          te informo david que vestirse como una mujer se le de la gana, no quiere decir que busque algún tipo de violencia porque LA VESTIMENTA NO JUSTIFICA NADA Y MUCHOS MENOS ALGÚN NINGÚN TIPO DE VIOLENCIA.

          Saludos

      • David 22 diciembre, 2011 en 18:42 #

        ¡Ayyy no lo estropees con “super”!

      • todos locos 29 diciembre, 2011 en 18:39 #

        “micromachismos” jajaja las hembristas victimistas anti-hombre ya no sabeis por donde tirar, luego se preguntan porque el feminismo ha muerto…

        Pero en fin, estoy deacuerdo en una cosa, y es que a las mujeres se “os enseña” a haceros las víctimas por cualquier situación y liarla como ahora, patético.

        Tu articulo no es “micro” es hembrismo puro y duro, disfruta de tu popularidad a costa del tristemente decrepito feminismo, que poco os esta durando.

        • Espedesther 18 abril, 2015 en 17:16 #

          Me da mucha vergüenza tu comentario además de ver lo ciega que puede estar una persona ante situaciones que ocurren diariamente. Esos micromachismos de los que ha hablado la autora no se los ha inventado para divertir a los lectores sino para hacer una denuncia/crítica social contra aquellas personas que (consciente o inconscientemente) crean esas situaciones que todas o casi todas las mujeres vivimos cada día y que producen que estemos saqueadas, coartadas incluso asustadas ante el día a día desde que nacemos. Por eso el feminismo busca la igualdad, una libertad inconsciente que solo tienen los más afortunados, es decir, vestir sin ser criticada, caminar sin tener que sospechar a nuestro alrededor, no tener que automoderarse inconscientemente,etc.

      • Leila Youssef 15 enero, 2012 en 16:39 #

        hola June, me parece genial que saques el tema del micromachismo a la superficie sabiendo las multiples reacciones que esto pueda aportar. De hecho es lo que ocurrió viendo los comentarios de tu blog.

        Qué podemos hacer para que esto no nos afecta? Si te das cuenta no he dicho qué podemos hacer para que esto no ocurra, porque ocurre, ocurrió y seguirá ocurriendo. Soy coach de enpoderamiento feminino en España y desde mi experiencia profesional y personal hablo.

        Conozco bastante bien el micro y macro machismo por ser egipcia y te aseguro que lo que ocurre allí en cuanto a este tipo de comentarios allí lo tienes que multiplicar por al menos 100 en su intensidad y frecuencia.

        Para que esto no me afecta me dí cuenta de algunas cosas sumamente importantes que hacían que cierto tipo de hombres se permitiera decirme cosas de ese tipo:
        1. Que llevaba dentro de mi mucha ravia contra los hombres
        2. Que culpaba a los hombres de mi ravia contra ellos
        3. Que me había encantado durante mi epoca de rebeldía sentirme igual que ellos y tratarlos como si yo fuera uno más. Quiero decir con esto que me permitía soltar tacos, compartir chistes verdes, hablar de la sexualidad utilizando palabras vulgares tal como ellos lo hacían
        4. Que a pesar de mi ravia contra ellos me sentía necesitada de su aprobación. Es algo muy muy profundo y super sutíl que apenas se nota y se percibe y me fue dificíl reconocermelo. Una contradicción muy potente que llevamos las mujeres dentro, muy adentro nuestro.
        5. Que debido a todo esto llevaba una negación a lo feminino muy escondida y había adoptado muchas actitudes masculinas. Estas actitudes masculinas se reflejaba en el vestir y no gustarme que los chicos me abran la puerta del coche, etc…
        6. Que mi negación de lo feminino era muy profundo y se manifestó en un sangrado uterino continuo durante años y que a nivel consciente mi cuerpo y mi vida reflejaban exactamente lo contrario: sensualidad, exuberancia por la vida, un cuerpo bien cuidado, una capacidad de relacionarme con los hombres super facíl y amistosa, etc…

        El trabajo de SANACIÓN INTERNA de todo esto llevó a una nueva forma de relación con los hombres y con lo masculino. Algunas de las conclusiones fueron:

        1. Cuanto más atención doy al machismo más poder le doy al hombre machista. Por lo tanto más hombres machistas atraigo a mi vida.
        2. Cuanto más lucho contra algo más atención le presto y por lo tanto le doy más poder todavía. Me hace sentir fuerte, segura, grande luchar contra “ellos” y lo que representan que a su vez confirma, nutre y mantiene viva mi ravia contra ellos.
        3. La aceptación del machismo me llevó a empezar a entender a los hombres. El entenderlos relajó algo dentro de mí que sanó mi profundo rechazo a su “poder” machista. Empezé a ver sus debilidades, vulnerabilidades, inseguridades y como todo esto lo esconden y se defienden de ello atacando a las mujeres.
        4. Se Confunde aceptación con conformismo. Es muy distinto. Cuando aceptas algo puedes empezar a encontrar maneras creativas y constructivas de tratarlo pero cuando te conformas te conviertes en victima del hecho con el que te has conformado y por lo tanto empiezas a generar mucha ravia y resentimiento contra ello.
        5. Lo más guapo de todo esto es que terminé teniendo relación con un hombre que venera a las mujeres y las trata como diosas y las respeta como el elemento de belleza y creatividad en la tierra.

        Quiero decir con todo esto que mientras seguimos luchando contra el machismo, contra el hombre, contra el…., estamos CONFIRMANDO inconscientemente que somos menos, que somos inferiores, que somos victimas de sus maltratos porque confirmamos que ellos tienen el poder. ESTO NO ES VERDAD.

        Como tu más bien terminas concluyendo tenemos que confiar en nostras mismas, tenemos que sentirnos orgullosas de ser mujeres, tenemos que recuperar este espacio interno donde somos DIOSAS, MADRES, REINAS, NUTRIDORAS, AMANTES, SANADORAS y ….

        si nos relacionamos con los hombres desde allí les damos la oportunidad de sacar y de lucir también todos sus atributos de GUERREROS, PROVEEDORES, REYES, AMANTES, Y…..

        Si queremos terminar con algo negativo pongamos la atención el lo más positivo, hacerlo crecer tanto que lo negativo termina siendo imperceptible.

        Esto es lo que me gustaría aportar a este debate.
        SANACION PARA TODAS Y TODOS! RECUPERACIÓN DE NUESTRO PODER FEMININO QUE IMPLICA SER MÁS CONSCIENTES Y RESPONSABLES DE TODAS NUESTRAS COMUNICACIONES CON LOS HOMBRES.

      • Lorena 16 enero, 2012 en 3:16 #

        Antes que nada quiero transmitir mis felicitaciones virtuales a la autora del blog por abrir el debate. El avispero que destapó el post es una prueba fehaciente del camino que todavía nos falta por recorrer en materia de igualdad de género. Las reacciones histéricas de algunos comentantes me sorprende desagradablemente y me averguenza. No como mujer, cómo ser humano.
        Sorprende que todavía haya gente que considere que el feminismo equivalga a machismo invertido, que signifique una doctrina de dominación para cambiar el género de los opresores. ¿Por que es tan difícil de entender que el feminismo propugna la igualdad entre varones y mujeres y el machismo propicia la sumisión de las mismas y el relegamiento de la mujer en el ordenamiento social? Si cualquier accion que intente subvertir el orden de las cosas para fomentar un orden más justo es entendido como un comportamiento misándrico es un mal síntoma. O al menos un síntoma de que hay quienes no quieren perder sus privilegios. Que consideran que el papel dominante les cabe.
        Por otro lado, debo decir que me sigo sorprendiendo tristemente de la cantidad de veces que escucho la aclaración “No soy feminista” cómo si ser feminista fuera mala palabra. ¿No es para preguntarse el porque de tantos temores infundados y suposiciones fantasiosas de supuesta adversión a los varones en todo intento de rescatar a un oprimido? Pedir un trato igualitario que favorezca a varones y mujeres no es androfobia.
        Como mujer que gusta y disfruta de los varones vislumbro un atisbo de esperanza y creo que podemos encontrar el camino hacia un ordenamiento más justo que nos permita alejarnos del modelo dominante, ya que el mismo supone infligir violencia mutua e inaugurar una radical incompatibilidad de humor con el otro en materia de relación sexuada.

    • Oscar 21 diciembre, 2011 en 15:20 #

      Hola.

      Ayer escribí esto pero como hay tantos comentarios habrá pasado desapercibido y nadie me ha podido contestar, así que hoy lo pregunto otra vez:

      los hombres que sienten celos y tratan de manipular a su pareja se les califica de machistas, ¿y a las mujeres que sintieran celos y tratasen de manipular cómo se les denominaría?
      Ellas no serían machistas porque no es una actitud del hombre hacia la mujer sino al revés. ¿Sería hembrismo?

      Hable desde el desconocimiento ya que estoy ahora introduciéndome en el mundo del feminismo y sus diferentes vertientes y hay muchas partes que desconozco.

      Gracias, un saludo.

      • Jose 21 diciembre, 2011 en 15:59 #

        Hola Oscar,

        Creo que, como tantas veces, no se pueden equiparar ambas cosas. Los celos y el carácter posesivo de los hombres están acabando, en muchos casos, en asesinato en nuestro país.

        • Oscar 21 diciembre, 2011 en 19:55 #

          Gracias, Jose.

          Entiendo que no se puedan equiparar, es más, mi intención no es hacerlo sólo quiero saber cómo se le denomina a las mujeres que actúan de esa manera. Los celos no es un tema de machismo, es un tema cultural, la posesión en este caso no viene dado desde un prisma patriarcal viene dado por unos sentimientos de posesión que son culturales. Por eso me gustaría saber cuál es el nombre que se utiliza para definir a la mujer que manipula al hombre en beneficio suyo para cuando yo hable, lo haga con propiedad.

          • Lorena 16 enero, 2012 en 0:07 #

            Oscar, yo creo que el machismo alude a un ordenamiento social organizado en torno a la supremacía de la virilidad, donde los valores masculinos están en primer orden y el poder es detentado por los varones relegando a la mujer. Se relacionan los celos al machismo solamente por la razón de que en este esquema las mujeres pasan a ser propiedad del varón, quedando subordinadas a sus mandatos, cómo vos bien lo dices, desde un prisma patriarcal. Sucede que a un nivel simbólico el lenguaje también está sujeto a esa cosmovisión. Cuándo el universal “los hombres” refiere a todo el género humano, y las mujeres son definidas por la otredad, lo otro, lo incomprensible (quién las entiende). Entonces, si no existe un orden social equivalente al patriarcado pero donde sea la mujer la somete a los hombres, porque habría de haber una palabra para definirlo. Así como no hay una palabra equivalente a misógino pero para definir el odio o adversión al género masculino. El nombre que se utiliza para definir a la mujer que manipula al hombre en beneficio suyo es simplemente “mujer”, porque del prejuicio machista se deriva que los poderes femeninos son la manipulación, la seducción, la persuación (a falta de fuerza la maña y el engaño) La mujer no ejerce el poder sino por procuración, engañando al hombre. Tal es el prejuicio dominante y la sospecha que recae sobre todo el género. Un saludo virtual.

        • Francisco 22 diciembre, 2011 en 2:52 #

          Lo siento, pero me parece facil tu respuesta. Los casos de mujeres que matan a sus hijos es escandalósamente superior a los de un padre, o casos de hijas que cometen parricidio. Las denuncias falsas de malos tratos para conseguir “puntos” en un futuro juicio de divorcio, la presunción de culpabilidad del hombre en cualquier relación… Estamos en un punto crítico en el que creamos injusticias para luchar contra injusticias, pero estas no se anulan, solo se suman.

          Soy el primero que se asquea con ciertas actitudes machistas, de igual manera que los las actitudes hembristas. Veo interesante el artículo, pero veo ciertos prejuicios y una pequeña manipulación, donde se hace el facil comentario el plan “el que se pica ajos come”… Sí, en el artículo me veo atacado como hombre y de mis labios jamás ha salido una mala palabra contra ninguna mujer, jamás he mirado a una mujer de manera inadecuada, no he tocado a ninguna mujer sin su permiso (es decir, solo a parejas, aunque fueran “parejas de una noche”), soy capaz de criticar la actitud inadecuada de cualquier amigo mio que no trate con respeto a una mujer…

          Perdón por el tostón, pero sigo un poco más. He sido testigo de injusticias terribles perpetradas por hembristas (si utilizamos la palabra machismo, me veo en la libertad de acuñar esta expresión), amparadas en la opinión pública, donde el 70% de los casos de niños muertos a manos de sus progenitores, han sido concretamente a manos de sus madres. En el año 2009, en noviembre concretamente, 52 mujeres habían muerto a manos de sus maridos/parejas frente a 30 hombres a manos de sus mujeres/parejas (un 36%), estadísticas que ya no se realizan porque la violencia de pareja ha pasado a llamarse violencia machista… ya no se contempla otra posibilidad más que el hombre sea culpable. Este año se han suicidado más de 500 hombres que han sido denunciados y ha sufrido carcel preventiva, empujados por una justicia que no nos defiende, y que posteriormente se ha demostrado que la denuncia fué falsa.

          Creo que es necesario entender absolutamente todo. Debemos partir desde una educación adecuada, no solo basada en las prácticas sexuales, o en el juego de roles, sino en el respeto como ser humano independiente de sexo, raza o religión. Leyes que promuevan la igualdad y no la discriminación positiva. Una justicia agil, que condene tanto al que se demuestre culpable de los cargos, como al que se demuestre que ha denunciado falsamente.

          Creo que nos queda mucho aún por aprender y me temo que también por evolucionar, no quiero un mundo donde mi hija tenga un miedo continuo a ser violada, que tenga que aguantar jamás a un imbecil con la malo o la lengua demasiado larga, que jamás sienta vergüenza por un cretino que critique su forma de ser o vestir, pero tampoco quiero un mundo donde mi hijo sea culpable solo por ser hombre, donde mi hijo, si es denunciado falsamente, tenga que demostrar su inociencia, mientras que la mujer que le ha denunciado, no tenga de aportar prueba alguna, y baste su palabra para mandar a mi hijo a prisión preventiva, no quiero que mi hijo tenga que pedir perdón por ser hombre o sentirse avergonzado por su sexo.

          • Adriana 22 diciembre, 2011 en 18:01 #

            Acabo de leer por primera vez el blog, y la verdad que creo que es para sentirse atacado seas ese tipo de hombre o no.

            A parte de lo mencionado por Francisco en cuanto a estadísticas, yo no la llamaría violencia machista, si no familiar y englobaría a todos los maltratos que se producen dentro de la unidad familiar. No creo que sea solo un problema del hombre hacia la mujer.

            Hoy en día se está abusando exageradamente del termino machista y no nos damos cuenta que de el que es violento/a lo es por naturaleza y suele serlo con todo el mundo, me gustaría que sacaran estadisticas en las que se mostrase cuantos de los maltratadores/as tienen alguna denuncia con anterioridad por peleas fuera del entorno familiar.

            Si no existiese el miedo a o presión social a sentirse humillado o menos masculino, de ciertos hombres al denunciar un maltrato físico o psicológico veríamos si la cifra no se igualaba. Y tampoco veo campañas en la tele dirigidas a los hombres para que se atrevan a denunciar y hacerles entender que no es nada denigrante para su ser…Es una desigualdad y si de verdad buscamos esto, no se porque no miramos en ambas direcciones.

            Creo que a la autora del blog también se olvida de mencionar a las mujeres que sueltan piropos por la calle,a las que se creen con el derecho de meter mano a cualquier camarero o gogo, o incluso a cualquier hombre en una discoteca…vamos lo que quiero decir es que piropear y salirse del tiesto con algunas frases o acciones no es solo masculino.

            Yo ni soy machista ni soy feminista pero busco una igualdad de derechos y oportunidades, sin olvidarme de que tenemos diferencias físicas y psicológicas y estas diferencias no nos hacen a ningún sexo ni mejores ni peores, solo diferentes.

          • David C 23 diciembre, 2011 en 3:42 #

            Muy buen comentario. Un solo apunte: La violencia de pareja se llama violencia de género, no violencia machista. Otra cosa es que en cuanto se pronuncia esa frase, se de por sentado que es maltrato de un hombre hacia una mujer. De hecho, hay muchas mujeres que maltratan a sus parejas, lo que pasa es que ellos no lo denuncian por vergüenza, o por que saben que no les van a hacer ni caso.

      • Arabdola 1 abril, 2013 en 4:32 #

        Buen día,

        Te escribo para recomendarte un vídeo que estuve visionando hace poco. Es largo, puedes saltar directamente al monólogo de Pamela y obviar la introducción. Aunque al inicio no te diga nada nuevo, te invito a continuar viéndolo, y te explico por qué: el relato audiovisual nos permite introducirnos desde la emoción y la identificación en un discurso con mayor efectividad que un texto escrito, básicamente porque nos interpela directamente; Pamela construye su historia a la vez que plantea nociones básicas dentro de la teorización feminista, aunque no utilice demasiada terminología ni profundice como lo harían autorxs específicxs o sociólogxs dedicadxs al tema. Seguro que al final de la charla-taller ciertos planteamientos se te mueven por entre los sesos.

        Te adelanto dos preguntas que a mí me parecieron adecuadas para seguir revisionándose a unx mismx: ¿de qué manera funcionan las estructuras de poder en cuestión de género? ¿Son los roles de mujer y hombre intransferibles o pueden, de alguna manera, intercambiarse? ¿Existe una dicotomía hombre/mujer o esa distinción no abarca la complejidad de relaciones sociales que experimentamos? Esta última pregunta puede relacionarse con los estudios sobre lo marginal (por ejemplo: sobre el papel que juega el varón homosexual en la sociedad patriarcal si, aún siendo varón y gozando de cierto privilegios, se sitúa en una posición marginal debido a su orientación sexual) o con la teoría queer.

        Acá tienes el enlace: http://www.youtube.com/watch?v=ZK4N0gCXMqk

        Un saludo y mucho ánimo para seguir investigando en este terreno, que es vastísimo, transformador, enriquecedor y necesario.
        La lucha está en deconstruirse cada día, a cada momento.

    • ee 22 diciembre, 2011 en 5:23 #

      Es muy cierto, algo sistemático. Soy un poco mas reservada en cuanto a mails y chat, como los niños, casi siempre solo hablo con quien conozco. Pero los otros días me encontre en un supermercado con un personaje que me miraba con familiaridad. Por mi trabajo veo mucha gente a diario que a veces no recuerdo con claridad. y si, era una cara familiar.
      Solo le dije buenas tardes y al instante estaba a mi lado….babeando. Como si fuera poco, yo habia comprado una bombachita que miraba alternativamente y despues a mi. TENGO DERECHO A COMPRAR UNA BOMBACHA EN EL SUPER!!!!Ante esta actitud, decidi entregar toda la mercaderia y anular el ticket, por lo tanto, él se quedó a mi lado. Diciendo pavadas y con una actitud deprimente. Por último (si, no me lo podía sacar de encima) me acompaña al estacionamiento y me dice que es de tu vida? A lo que le respondí bien, como siempre, muy feliz en pareja. Y fue solo en ese momento cuando se disculpó por la actitud y se fue. Aunque al retirarse me dice, igual cuando quieras podemos tomar un café.

    • Meg 23 diciembre, 2011 en 18:56 #

      Llego aquí tarde y por recomendación de un amigo. Gran artículo y grandes verdades las que dices.

      Sólo quiero puntualizar una cosa, soy abogada de oficio de violencia doméstica, defendiendo a la víctima y estoy harta de los que dicen que hay muchas denuncias falsas por maltrato para “ganar puntos” en un juicio de divorcio, como si eso “puntuara” o fuera a darte una posición de prevalencia sobre el marido y (posible) padre de los niños, al contrario, es mucho más complejo tener una orden de alejamiento y un régimen de visitas, puesto que hay que contar con una tercera persona para que entregue a los niños o que se hagan en un punto neutro (cuartel de la guardia civil o punto de encuentro familiar). Además, si al “presunto” agresor lo meten preso, no hay pensión de alimentos a cobrar. Así que menos lobas, caperucitos, porque no hay denuncias falsas para ganar en un divorcio.

      Y lo digo con 7 años de experiencia atendiendo a mujeres maltratadas, de una media de 15 casos por año (15*7= 105) sólo he tenido 1 denuncia falsa.

    • luigi 29 diciembre, 2011 en 5:33 #

      Todas esas energías mejor deberías usarlas para promover el encarcelamiento de las mujeres que abofeteen a hombres, o que maten a sus hijos fetales en bestiales abortos.

  2. mohandas 16 diciembre, 2011 en 4:56 #

    Kaixo.
    Antes de nada, felicidades por el blog. lo leo bastante asiduamente y creo que cumple (al menos en mí) la función de plantearme, tirarme a la cara interrogantes. Porque me siento interpelado. muchas amigas me dicen, y yo digo, y todo el mundo sabe que me sienta bien, que “no soy nada hombre”. Y de hecho creo que me voy alejando, y entonces me siento el puto amo. demasiado.
    A mi, el tweet que mas me ha impactado, creo que lo he leído a la tarde, se refería a que los hombres intentemos condicionar cada decisión,tomar parte en cada movimiento (Ahí tb me interpeló la cancion que salio hace un par de semanas por internet y pusieron el 8marzo pasado en bilbo, no me acuerdo del titulo pero creo que la conoceras).
    Alguna vez, he querido agregarte al facebook, pero como tampoco se seguro si le das un uso “público” no me he animado. Y más de una vez, he pensado que estaría bien tener relacion contigo, porque me resultas una persona interesante, y ahora me pregunto un poco, si eso, o agregar sistematicamente en twitter o FB a grupos feministas, por interes, para saber¿para controlar? lo que hacen, será un micro, o incluso un macromachismo.
    Por lo ndemas, eso, que siga este blog siendo así, y que yo tenga un poco de huevos (eso último lo digo a drede, pa saltar alarmas xD)o de conciencia para seguir leyendolo sin creerme “el puto amo”.
    Un metaforico abrazo.
    Ondo segi ta animo-

    • June 16 diciembre, 2011 en 9:47 #

      Eskerrik asko. Te aclaro que mi Facebook es profesional y que yo luego tengo listas de amistades reales con las que hablo de otro tipo de cosas.En mi Facebook cuelgo mis posts y artículos y planteo debates sobre género, básicamente. Por lo tanto, agrego a casi todo el mundo. Sobre lo de tener relación, hay veces que fluye, que agregas a alguien que no conoces, hay afinidad y conexión en los debates, y de ahí surge una amistad virtual. Pero tiene que fluir. Lo que me pone a la defensiva es cuando un hombre me trata como si no estuviéramos en un Facebook de uso claramente profesional, sino en el Edarling.

      Otro abrazo virtual para ti.

  3. Ineritze 16 diciembre, 2011 en 8:28 #

    Zorionak!! Paranoicas, exageradas, que den por supuesto que tenemos que ser “salvadas”, que quieran solucionar nuestros problemas (cuando si no sé hacer algo, no quiero que me lo arreglen, quiero que me enseñen cómo hacerlo para poder solucionarlo personalmente en el futuro), lo de “sentar cátedra” y corregirte sobre algo aunque no lo sepan, bromas continuas acerca de las mujeres haciendo compras, que se dirijan sistemáticamente al hombre si hay dos personas mixtas, utilizar que estamos en “uno de esos días” como causa a un problema/ discusión/ cabreo (como si la regla nos inhabilitase para decidir!! ¿¿y con tu testosterona continua, qué pasa majo??)… Y lo de los piropos está más que claro. Para mí la diferencia es lo que buscan con ello (se percibe inmediatamente en el tonillo, claro). Cuando es un piropo machista no busca hacer un cumplido, ni siquiera interactuar con la mujer, sólo reafirmarse, bromear con sus colegas (los que les ríen las gracias) o en el peor de los casos, abusar o humillar a la otra persona.

    Lo que me da personalmente rabia de los micromachismos (en general), es que me resulta muy difícil detectarlos en el momento. Igual percibo que hay “algo” que me ha sentado mal que hagan o digan, pero como la mayoría están normalizados, para muchos me cuesta mucho reaccionar a tiempo. Al menos la primera vez que ocurren. Como positivo, las personas que perciben la situación y tratan de cambiarla. No riendo las gracias, reflexionando de sus reacciones, explicando la situación si puede haber sonado a algo que no era… Por ejemplo, en una compañía en la que trabajo (principalmente masculina tanto en porcentaje de trabajadores como en funcionamiento) en una reunión el director hizo algunos comentarios de que las mujeres hacíamos presentaciones más bonitas, o que se iba a cortar en decir algo porque había mujeres delante. La única mujer de la reunión era yo (y la presentación a la que se refería también la había preparado yo, no sólo los colorines y títulos, sino también el contenido, vaya) y sus comentarios me hicieron sentir bastante incómoda. Por suerte, hubo un compañero que le contestó algo y por si acaso, a la salida de la reunión, me explicó que lo de la presentación se lo había hecho a todas y cada una de las nuevas personas que habían entrado en la organización, que no me sintiera incómoda por ello. Sé que es una excepción y que la mayoría de las veces cuando nos tratan con diferencia hay motivos de fondo, pero le agradecí en esta ocasión que me lo aclarara.

    • June 16 diciembre, 2011 en 9:50 #

      Ineritze, gracias por ampliar la lista y por esa aclaración tan acertada sobre los piropos. Ya, a mí también me pasa lo de que no los detecto en el momento, o que yo por ejemplo no soy especialista en reacciones ingeniosas, así que me quedo con ese mal cuerpo de no haber respondido.

  4. Nacho 16 diciembre, 2011 en 9:24 #

    Sin negar la veracidad de esos “micromachismos” de esas pequeñas actitudes de condescendencia que a veces tenemos con vosotras, sobre todo cuando se quiere intentar un acercamiento más “intimo” a otra persona. Pero es que, sinceramente, a veces mantener una actitud fría, calculadora, dominante en el cortejo es lo que lleva a la atracción. Puede que a ti no, que a muchas no. Pero a muchas mujeres( y esto ya no se si es cultural o que es)quieren que en el cortejo un hombre se sienta seguro, un poco “sobrao” un poco por encima de todo, arrogante incluso. Y eso puede confundirse con los micromachismos de los que habláis. Te aseguro que no es fácil acercarse a una mujer con intención de cortejar dado que venimos con un estereotipo marcado y pensamos que va a funcionar siempre, y está claro que no. Afortunadamente sois muy diversas y no siempre funcionan las mimas fórmulas. Pero a los varones se nos obliga a ser un poco así para intentar un acercamiento. No me estoy refiriendo a los sucios piropos o baboseos (inútiles por otra parte) sino a esos “niña” “nena” “princesa”.

    Por otra parte, y con ánimo de debatir lo digo, me parece muy acertadas muchas veces tus apreciaciones, hacen que me haga preguntas y que reflexione, pero permiteme decir, que a veces me da la sensación de que nunca sois responsables de nada, en serio, que el machismo es de una sola dirección y que las mujeres son siempre y en todo caso las víctimas. Y sinceramente creo que a veces no es así. Sois muchas veces las mujeres quienes perpetuais los estereotipos, tanto femeninos como masculinos, las que en muchas ocasiones también os sentís cómodas en ellos. Y si, os sentís cómodas y alagadas con esos “princesa” y esos “niña”, con esos galanteos y con los sms de desconocidos a las 3 de la mañana. Puede que tu no, puede que muchas no, pero interpretar esos signos SIEMPRE como “agresivos” en general hacia las mujeres, es cuando menos, exagerado. Que no os gusta la condescendencia?? a mi tampoco, en serio.

    • June 16 diciembre, 2011 en 10:05 #

      Nacho, la cuestión es que habrá que distinguir espacios en los que cabe el cortejo y en los que no, ¿no crees? Y empatizar un poco. Yo me expongo mucho en mi blog, tengo puesta la foto (por dar la cara) pero me costó, y más de una vez me entran ganas de quitarla… Y en el Facebook creo que soy bastante cuidadosa, con no poner fotos, con no hablar de mi vida privada más que cuando me sirve para explicar algo sobre género… En ese contexto no cabe una relación de seducción. Quien quiera intentarlo, pues que me busque en otro, pero en este, me incomoda. Y sí que es cierto que esto no es algo que nos pasa sólo a las mujeres. Tengo amigos periodistas a los que les han mandando mensajes directos por twitter muy incómodos. El tema es que, como explica el compañero Jose, los hombres por lo general tienen más incorporado ese sentirse con la suficiencia para decidir el tono. Ojalá llegue el día en el que estemos en igualdad y el ligoteo pueda fluir de manera más sana.

      Ah,y por supuesto que existe un modelo de hombre exitoso con las mujeres que es micromachista, y que las mujeres somos responsables (las que lo somos) de seguir validando ese modelo. Pero es lo que tiene que falten otros referentes. Hemos crecido enamoradas de John Travolta en Grease, de tantos y tantos malotes con corazoncito que nos dan caña, pero en el fondo nos aman y esas chorradas. Eso es algo que hay que cambiar, pero es difícil. Coral Herrera Gómez aborda este asunto con mucho acierto.

      Y temo decepcionarte pero no veo nada que debatir. Claro que las mujeres también tenemos que cambiar conductas machistas y no reproducir esas dinámicas de poder, ya lo digo en el post. Tenemos que combatir la misoginia (la llamada rivalidad femenina), tenemos que evitar usar las llamadas “armas de mujer”, los privilegios femeninos… Créeme que las feministas lo sabemos, y lo hacemos. Y tampoco he dicho que las mujeres seamos las únicas víctimas. He citado el caso de un chico que salió escaldado al enfrentarse a unos machistas.

      Pero tu discurso me chirría porque supone implícitamente cuestionar que existe un sistema de dominación. Así que vayamos a otro ejemplo: la cuestión racial en Estados Unidos. Puedes decir: ¿qué pasa, que los negros no son responsables de nada? ¿Que ellos no son racistas hacia los blancos? ¿O que no reproducen esas dinámicas de poder cuando reaccionan de forma racista contra inmigrantes de diversas nacionalidades? Sí, y está bien trabajarlo, ser conscientes de que todo el mundo somos racistas y alimentamos esas dinámicas, pero eso no puede suponer negar que existe una situación de opresión y una desigualdad estructural que sirve para perpetuar a un colectivo en el poder.

      Y yo no digo que esos gestos sean agresivos siempre. Lo que digo es que conviene tener en cuenta que nos pueden incomodar, no por el gesto en sí, sino por acumulación, o por el contexto. El ejemplo claro es el piropo. Un hombre me llamará exagerada si me cabreo porque me llame guapa por la calle. Lo que no sabe es que es el sexto que me lo ha llamado en diez minutos (sí, en mi barrio es así).

  5. Nacho 16 diciembre, 2011 en 9:41 #

    Es que son solo hombres los que “te aconsejan sobre cualquier cosa aunque seas experta en ella”?? Es “el paternalismo de los históricos de izquierdas” solo dirigido a las mujeres jóvenes o a los jóvenes de los partidos en general????

    • June 16 diciembre, 2011 en 10:12 #

      Nacho, desgasta andar todo el rato contestando a ese: “¿Y vosotras qué?”. ¿Por qué nos sigues cuestionando? ¿Por qué no te fías de una percepción compartida por tantas mujeres? ¿Por qué vas de que te interesa la igualdad pero luego estás constantemente relativizando y sugiriendo que no existen dichos patrones machistas? Vamos, hombre, lo de los dinosaurios de izquierdas es super evidente. Dentro de las organizaciones de izquierda se mantienen roles sexistas en los que los hombres tienen más presencia mediática y las mujeres se encargan de cuestiones administrativas. Hombres de sindicatos hablando de sus compañeras como “las mozas de CCOO”, por ejemplo. Hombres que van de amor libre y de liberales y con ese cuento te tocan el culo cuando beben dos cervezas. Hombres que utilizan tener la voz más fuerte para anularte en un debate. Hombres que se empeñan en llevarse el protagonismo de trabajos hechos en colectivo.

      Yo milito en una organización que considero bastante ejemplar respecto al trabajo interno que ha hecho para desterrar el machismo, y aún así ocurre todo lo que estoy contando y mucho más.

      ¿Que hay otras formas de desigualdad? ¿Que dentro de organizaciones feministas entre mujeres también hay paternalismo y condescendencia? Por supuesto, pero ya te digo que tu actitud me recuerda a cuando una habla de terrorismo y se le dice: “¿Y los presos qué?”, y viceversa.

      • Fran 22 diciembre, 2011 en 3:38 #

        Si hay condescendencia y paternalismo en ambos lados, creo que deberias a intentar cambiar el de tu lado primero. Es como si ayudas al vecino a apagar un fuego, cuando tu casa tambien esta en llamas.

  6. Beatriz 16 diciembre, 2011 en 10:50 #

    Bueno el tema es que hay que cortar estas cosas…Vamos a ver June yo vivo en un barrio de cubanos, latino-americanos, españoles mayores… (grupos sociales más propensos a este tipo de interacción con las mujeres).
    Todos los días al bajar al perro me cruzo con la cuadrilla de chiquiteros españoles que hace obsevaciones en grupo sobre mi, con el moreno cubano que me invita a quedar en voz baja e insinuante por detrás de su mujer, con el latino gracioso que comenta lo linda que me veo, con el español de mediana edad que me quiere invitar a un trago, con el borracho (estos de todos los paises) que me comentan a ver si me pueden hablar sin que mi guardian les muerda… Y yo paso de largo, o miro con mala cara o les ignoro.
    Al final, llevo 6 meses aquí y salgo con cara de perro al parque. En chandal, con capucha y pensando, joder este chandal debe de marcar por que ese tio ya me está siguiendo con la mirada lasciva. Miro mal a todo tio que me cruzo de pura rabia que llevo dentro…Sin embargo por mucho camuflaje y cara de amargada, los ruiditos, los comentarios, las risitas, las invitaciones…No cesan. Le he dicho a mi pareja que voy a llevar una botella de agua para echarsela por encima a cada uno de los que hace eso, pero evidentemente no se puede.
    Qué hago para que esto acabe? Qué hay que hacer? Discutir con todo el mundo? Vivo en Madrid, no me parece una buena idea… Os juro que pensé en denunciarlo, como acoso, que es todos los días!. Por que la mayoría de esta gente sale del bar de la esquina. Pensé que si me metía con el bar… Pero no creo que sirva de nada.
    Sería como para grabarlo os lo juro, es incesante.´Repito, qué hago?

    • June 20 diciembre, 2011 en 10:41 #

      Bea, yo tampoco sé qué hacer y me veo en esa situación todos los días. Yo creo que en primer lugar, cuidarnos a nosotras mismas. No ser rígidas, no callarnos, pero tampoco exigirnos tener siempre respuesta y estar en conflicto constante. Yo a veces les mando a la mierda, a veces les contesto yo también en tono jocoso, a veces me pongo pedagógica y le digo “¿Pero no te das cuenta de que es una falta de respeto?”. La mayor parte de las veces, me pongo los auriculares, me concentro en la música y desconecto del entorno, de los besitos y las miradas lascivas.

      Conviene que en algún momento hagas un curso de autodefensa feminista, porque son la caña. No para aprender a noquear a violadores, sino para saber cómo reaccionar también en ese tipo de situaciones.

      Y luego se han hecho experiencias colectivas de reapropiamiento de las calles por parte de las chicas, se ha propuesto que llevemos silbato y lo toquemos cada vez que somos agredidas, para que no quede impune socialmente… No sé, no te puedo decir mucho más. Besos

      • Beatriz 23 diciembre, 2011 en 22:47 #

        Pues si creo que me haré el cursito. La autodefensa no me interesa en absoluto por que la violencia, aunque sea en defensa, genera más violencia,Aaunque sea de otro tipo. Precisamente por eso no contesto a estas agresiones, por que se ponen más agresivos en la mayor parte de las veces. Sabes lo que me gustaría hacer es grabarlo. Mi pareja no se puede creer las cosas que le cuento en el día a día. Sus respuestas a mis “anecdotas” son : “en serio?, pero qué dices!, dios mio que horror, como puede ser eso… Como no es una persona muy sociable no ha compartido ni vivido estos hábitos y para el es todo nuevo. Quiero grabarlo y me presto voluntaria para formar parte de un experimento que saque a la luz mi día a día, nuestro día a día, el de cualquier mujer.

  7. Nacho 16 diciembre, 2011 en 11:23 #

    June, la verdad es que hablar contigo me gusta puesto que da la sensación que eres bastante empática y con la sabiduria suficiente para decir las cosas sin resultar agresiva o atacante, lo que te agradezco.

    No se trata de un “vosotras que?”. No maquiavelices el debate. Se trata de que si queremos un debate sosegado, donde todos aprendamos algo, debemos abandonar un poco el lanzamiento de cargas de culpa de un lado y otro. Y a veces siento que a los hombres (a los hombres españoles, a nosotros, vamos)nos juzgáis a todos bajo un mismo patrón, bajo un mismo estereotipo. Si no eres machista recalcitrante, eres un machista oculto, o eres un neomachista o tienes ramalazos machistas o intentas no ser machista pero te sale, o que se yo. Da la sensación de que hagamos lo que hagamos está mal, o si está bien es gracias a vosotras que nos lo habéis enseñado así. No voy a discutir jamás que el machismo y el sexismo afecta más a las mujeres que a los hombres. No voy a discutir que en muchissimos lugares del mundo los hombres tienen el poder absoluto sobre las mujeres, no voy a NEGAR LO EVIDENTE. Pero es que soy muy poco amigo de absolutismos, y me gustan los matices y bajar a la realidad diaria. El sexismo, la creación de valores específicos distintos para hombres y mujeres TAMBIÉN afecta a los varones. Se qeu tu lo sabes. Y nos afecta MUCHO. Lo que pasa es que en nuestra propia socialización sexista se nos inculca a que TENEMOS QUE AGUANTARNOS y CALLAR. Yo era un desastre en los deportes en el Colegio, y eso me produjo marginación y lo que tiempo después descubrí que se llamaba mobbing. Y te digo una cosa, fui acosado en mis 12-13 años por hombres, pero también por mujeres, si no directamente, riéndose y haciendo chanzas sobre los abusos que recibí de compañeros, y realmente recibí poca solidaridad de mis compañeras, pero tampoco de profesores, ni de hombres ni de mujeres, que decían “que se defienda por si mismo”. Por una parte sufrí, pero por otra parte aprendí también mucho de aquella experiencia, hasta el punto que a día de hoy no me siento para nada traumatizado ni nada de eso. No me malinterpretes, no quiero culpar a las mujeres de nada, solo digo, que la reflexión intra-mujeres es escasa a veces. Que afortunadamente como digo, las mujeres son muy diversas, y esas interpretaciones de lo que tu llamas “micromachismos” a otras mujeres les parece estupendo. Y que no solo somos los hombres los que los hacemos, que también muchas chicas lo hacen, y juegan a eso, y lo utilizan. Si June, si. Conozco un caso de una chica que cuando va al taller a arreglar el coche se pone las mejores galas sexis para ver si le hacen descuento, y lo peor de todo es que lo consigue. Algunos de nosotros seremos así de básicos, pero lo de ella es de traca. Y no te atrevas a decirle nada, porque lo primero que te cuenta es que “si sois así de tontos para picar, pues lo sigo haciendo, la culpa es vuestra”. Siempre, siempre la culpa es nuestra. A veces, de verdad June, Cansa.

    En otra ocasión una compañera de trabajo lesbiana histórica cuando le dije que había ido a Chueca a darme una vuelta me soltó “si, a los heteros os da mucho morbo ir a chueca” ¿¿en que quedamos?? si decimos que no pisamos chueca seremos considerados homofobos y asquerosos (con razón, claro) pero si decimos que vamos por ahi es que “nos da morbo”. ¿¿Nunca hacemos nada bien?? ¿entiendes lo que te digo?. Si matizamos presupuestos feministas, si entramos al debate, rápidamente somos calificados con esa condescendencia de la que hablas, como “que sabréis vosotros”, es algo bidireccional. Si tu dices en un post “puteras” y te declaras pro-derechos, serás considerada por un feminismo como moderna, y aceptable (por las abolicionistas no, ya lo se) pero si lo dice un hombre, si un hombre se declara “pro-derechos” es considerado directamente de putero machista misógino y poco menos que un Pol Pot de barrio. Eso también es condescendencia.

    • Beatriz 16 diciembre, 2011 en 11:48 #

      Nacho estoy de acuerdo con lo que dices, que de machistas pecamos todos en un momento dado. Seamos heteros, gays,lesbis, hombre o mujer. Por que el machismo hace daño a cualquier individuo y lo usa cualquier otro individuo. A ti por que eras un poco diferente al prototipo de chico, te discriminaban. Ese es el problema de la sociedad que no somos personas, si no, “hombres y mujeres” (sale natural ponerlo en ese orden, verdad?). Y que cada cual de cumplir con su genero para no ser discriminado. También el tipo machito del colegio sufre el machismo, por que no puede dejar de serlo, debe ir al gimnasio, piropear a las hembras y pelear con otros machitos, el también cae en la trampa puesto que si no lo hace también sería discriminado como tu. Las chicas que se rieron de ti, también son victimas del machismo, por que si a alguna le caias la criticarían…
      Pero hoy hablabamos de unos micromachismos hacia las mujeres, humillantes e incesantes. A ti te ha pasado eso en el colegio. No sé si te sigue pasando. Pero a mi, como mujer me acosaban en colegio (y a mis amigas claro está), nos arriconaban, nos tocaban, en el instituto nos hacían corralitos, en la discotecan me tocaban el culo y nos rodeaban, en la universidad igual que en el insti, en el trabajo comentarios sobre la ropa, en la calle en el día a día…
      Yo no recuerdo un sólo día de mi vida en el que olvide que soy una mujer bajo el yugo de una sociedad machista. Creo que los hombres tampoco olvidan que son hombres bajo este mismo yugo, pero es que son hombres y aunque tienen muchas presiones injustas, también tienen una mejor posición.

    • June 20 diciembre, 2011 en 10:44 #

      Claro, pero si es el feminismo el primero que dice que la igualdad también favorece a los hombres y que el machismo es una mierda para todo el mundo. Y por supuesto que las opresiones son más complejas, que no sólo hay hombres opresores y mujeres oprimidas dentro de las dinámicas machistas. Pero conviene unir fuerzas en vez de desgastarnos en reproches. Que haya tías (tal vez yo misma) que sean más duras con los tíos y que os metamos caña por todos lados, pues vale, igual sí. Pero insisto, unamos fuerzas y dejemos de cuestionarnos.

  8. GranadianWeirdo 16 diciembre, 2011 en 12:00 #

    Lo paternalismo dinosáurico en las organizaciones políticas como dicen por ahí arriba los sufrimos todos, probablemente vosotras más claro, pero vamos, que es un hecho, hoy por hoy milito en una organización juvenil y la verdad es que mi desconfianza hacia las organizaciones adultas (especialmente partidos) es bastante grande por este tema, incluso tengo que asumir su lenguaje paternalista para referirme a ellas. Además se suma que muchas veces nuestra formación teórica es apabullantemente mayor que la suya y te porfían hasta en temas que no tienen ni pajolera idea. Con todo esto no quiero quitarte la razón ni peso al asunto, es más bien todo lo contrario, quiero sumarte otro punto de razón añadido, de como ese comportamiento micromachista llega más lejos aún. Veo que ya te han dado más ejemplos en otro sentido.

    Tengo una anécdota que mezcla paternalismo y apelativos cariñosos, o supuestamente cariñosos, con alguien que no tienes confianza. Tras una manifestación de nuestro sindicato de referencia (el SAT), estaba con una compañera que acababa de leer el manifiesto que se suele leer tras estas cosas y se acercó uno de estos “militantes históricos” para decirle algo así como “Lo has hecho muy bien, reina”, mi compañera se le quedó mirando ojiplática y le vuelve a decir “Bueno, bueno, si lo prefieres presidenta de la república”. En este momento nos miramos mi compañera y yo y no sabíamos si pegarnos un tiro o tirarnos a la carretera para que nos atropellase un autobús.

    • June 20 diciembre, 2011 en 10:48 #

      Granadian, lo de la palmadita en la espalda es un clásico. Yo me he sentido así cuando me han contratado para temas sobre igualdad tíos que por lo visto no conocen mi trayectoria feminista, me tratan un poco como chica de los recados y me felicitan sorprendidos por mi buen hacer. Pues claro que he hecho buen trabajo, es que soy una profesional, joe.

      Y sí, claro que se suman otros tipos de discriminación, como el edadismo.

  9. mari 16 diciembre, 2011 en 15:04 #

    Supongo que ya conocido el discurso de Isabel Allende, ella nombra algún otro tic. http://www.youtube.com/watch?v=lzjZh3zaiYY

    • Maria 16 diciembre, 2011 en 16:50 #

      Hola June, hace ya un tiempo que te leo y te sigo por internet, me parecen muy interesante tus reflexiones y poder ver que lo que nos planteamos las que estamos vinculadas a cuestiones de género es parecido, independientemente de dónde estes, si en Euskadi,en Catalunya (dónde vivo yo) o en Palestina dónde colabora frecuentemente.
      Me gustaría que algún día escribieras o comentaras sobre algo que me ha hecho reflexionar tu articulo, pero que ya hace tiempo que me ronda por la cabeza. Como detectar los límites de la violencia de género,¿es el machismo violencia de género? ¿hasta que grado se debe aceptar o tolerar? ¿es suficiente un comentario desafortunado de un amigo, para considerarlo machista? ¿si uno no es, cuantos lo son? son algunas de las muchas preguntas que me hago desde hace tiempo y que me has recordado y refrescado y que me gustaría que alguna vez pudieras cometar. Un saludo desde Barcelona

      • June 20 diciembre, 2011 en 11:01 #

        ´María, qué pregunta más difícil. No soy experta en violencia de género como tal, soy periodista. Igual puedes consultar con otra gente como Ianire Estébanez, la autora de Mi novio me controla lo normal.

        Para mí es un error llamar a todo violencia. Creo que un piropo obsceno por la calle es una agresión de baja intensidad. Que el hecho de ganar menos dinero por el mismo trabajo por ser mujer, es una discriminación, no una violencia. Pero que la suma de todas las discriminaciones y agresiones de baja intensidad que sufrimos las mujeres configura una situación de violencia machista estructural. Entonces, lo que ocurre es que un comentario inofensivo de un amigo no puede considerarse en sí mismo una agresión machista, pero existe un contexto de bombardeo sexista que los hombres tendrían que tener en cuenta. Porque claro, una broma desafortunada no va a ninguna parte, pero lo que ese chico no entiende es que igual es la quinta del día, y que cinco bromas machistas al día sí que minan nuestra autoestima y nos hacen sentir (a muchas inconscientemente) ciudadanas de segunda.

        En el contexto de la pareja, creo que también hay que distinguir entre los micromachismos que tiene casi todo hombre por estar socializado en el machismo (y por tanto sería injusto tacharlos de agresores machistas) con lo que cuenta Bonino: los hombres que utilizan los micromachismos para minar la autoestima y limitar la libertad de las mujeres. Un ejemplo es el de los celos: una cosa es que un hombre sienta celos y los exprese; otra, que utilice todo tipo de manipulaciones, chantajes e inculpaciones injustas basadas en percepciones distorsionadas de la realidad, hasta el punto en el que las mujeres llegamos a dudar sobre nosotras mismas, pensar que tiene motivos para sentirse así y cambiar nuestra vida para que él no se sienta amenazado. Es algo que me ha pasado a mí y sí que lo considero una forma de violencia de baja intensidad.

        Espero haberte contestado.

        Un abrazo

        • Oscar 20 diciembre, 2011 en 18:23 #

          Hola.

          Doy las gracias a toda la gente que ha participado con sus comentarios enriquecedores.

          Tengo una duda, espero que me la podáis solucionar: los hombres que sienten celos y tratan de manipular a su pareja se les califica de machistas, ¿y a las mujeres que sintieran celos y tratasen de manipular cómo se les denominaría?
          Ellas no serían machistas porque no es una actitud del hombre hacia la mujer sino al revés. ¿Sería hembrismo?

          Hable desde el desconocimiento ya que estoy ahora introduciéndome en el mundo del feminismo y sus diferentes vertientes y hay muchas partes que desconozco.

          Un saludete.

        • Susana 21 diciembre, 2011 en 8:56 #

          A mí también me ha pasado y por supuesto lo considero una forma de violencia, de maltrato psicológico, de privación de libertad e induce al deterioro de la autoestima.

  10. mari 16 diciembre, 2011 en 20:07 #

    La energia YIN y YANG viene de tiempos inmemoriables. Está arraigada en múltiples culturas. Yin representa el principio femenino de liberación, perfección de la sabiduría, madre de los budas, protectora del Tibet, Tara es la mayor dama-yidam del panteón tibetano.
    TARA, viene de TRI, que significa “hacer atravesar”, “hacer alcanzar la otra orilla”. Vamos, “salvar, socorrer, liberar”.

    Os propongo escuchar la canción mientras seguís leyendo y así reconocer la fuerza del yin y su grado de generosidad: http://www.youtube.com/watch?v=hpj3j6KydZ0

    Según la leyenda, Tara la bodhisatva habría nacido bajo los rasgos de la princesa “Luna de sabiduría”, que decidió hacerse monja. Los monjes le aconsejaron orar para obtener un renacimiento más propicio en un cuerpo masculino. Ella les respondió que en la realidad última, no existen ya ni hombre ni mujer así como no existen el “yo” y el “mio”, e hizo voto de continuar manifestándose en un cuerpo de mujer para ayudar a todos los seres, hasta que el océano de la existencia samsárica se seque.

  11. jabokatu 17 diciembre, 2011 en 20:46 #

    En primer lugar, felicidades por las reflexiones que nos lanzas June. Si leer sobre estos temas nos hacen pensar, dudar, algo hemos avanzado. Aunque en algun matiz no estemos de acuerdo, o veamos tantos ejemplos de formas de sentirse hombre o mujer que caben diversas interpretaciones. De matiz, pero personales y personalmente relevantes.
    En algunos aspectos Nacho te ha planteado más dudas que no son ataques ni dudas a tus comentarios. Son otro enfoque que amplia tu post.
    Pero discrepo con lso dos puesto que no veo claro que los “tíos nos sentimos con la suficiencia para dirigirnos a mujeres en el tono que nos apetezca, algunos lo hacemos y otros no”. Eso dependerá la confianza y la situación. Unos necesitan alcohol, otros el grupo para dirigirse a una mujer. Unos necesitan que les den tono, pues no darían el primer paso (en contra de la visión del baile en el que el chico es el que invita y saca a la pista) Otros, no darían ni el primer paso (timidez, o falta de capacidad para relacionarse sin colegueo) ni el segundo, pero no serán ariscos ni saben como causar buena impresión, y aunque apetezca, cuesta equivocarse. Muchos en estos tiempos no sabemos ubicarnos, romper moldes, romper educación y empezar de cero. Por eso mismo, creo que, pese a las apariencias, los hombres dudamos del rol que se nos pide, y sobre todo, no somos suficientes (o auto- suficientes), de tal forma que la apariencia no nos vale ni nos interesa.
    Por otra parte, que alguno utilice un tono que le apetezca, se puede dar en una relación clara, segura y por parte de alguno que sepa relacionarse.
    Creo, sinceramente, que es difícil generalizar, y muy raro reconocer que nos relacionamos con dependencias, ataduras hacia una persona o muchas para no estar con nosotros mismos. Y tanto hombres como mujeres, mostramos muchas inestabilidades pese a la apariencia, las relaciones preestablecidas de pareja/familia o autosuficiencias de postal (de puertas afuera).

  12. Srtalicia 20 diciembre, 2011 en 12:39 #

    G R A C I A S

    No se puede expresar mejor. Lo he venido hablando con mi entorno femenino y la conclusión es que estos pequeños micromachismos o como se quieran llamar no sólo son habituales, es que encima son situaciones de las que es muy complicado salir indemne. Es muy reconfortante ver que no soy yo la paranoica y que sucede, realmente.

  13. Doctor Mapache 20 diciembre, 2011 en 12:55 #

    Yo hace tiempo que decidí que no es una cuestión de sexos, es una cuestión de personas, y así trato a mis conciudadanos, con esto y decir perdón cuando me paso, que vamos a reconocer, perfecto como no soy, voy capeando el temporal.

    Y así es la cosa, tratar al resto como personas que son independientemente de lo que tengan entre las piernas, y eso va en ambas direcciones; y eso de la bordería y esas cosas, pues se aplica el mismo principio.

    ¿Fácil? No, pero es el único camino para ambos, hombres y mujeres.

  14. Flipao 20 diciembre, 2011 en 13:29 #

    Pues cuando véis un Mercedes os falta tiempo para saltar a la polla de su propietario.

    Zorras, que sois unas zorras.

    • Anémona 20 diciembre, 2011 en 14:30 #

      No sé como he acabado en esta web, pero tengo claro que no volveré a visitarla nuevamente así que no nadie se moleste en responderme pensando que leeré lo que escriban. Como acabo de comer y no tengo nada mejor que hacer sólo decir que se les llama “micromachismos” porque sus supuestos responsables son feos, pobres o no resultan sexualmente atractivos.

      Es la equivalencia ideológica a los misóginos del “T_d_s P_t_s” que creen que cuando una mujer se les acerca a menos de 3 metros es porque les quiere zorrear para sacarle algún tipo de provecho.

      Por la foto del perfil de la autora parece que además de bizquear de un ojo sospecho que tampoco ganaría precisamente ningún concurso de belleza. Esto sólo redunda en la risibilidad de ese supuesto acoso al que dice estar sometida.

      ¡Díos mío Sr. Policia! ¡Soy bíctima de una conspiración falocentricopatriarcalcatolicopostmachista! ¡Los omvres me llaman buapa por la kalle! ¡Hallúdeme!

      Sería para partirse la caja de no ser porque realmente hay mujeres que en su concepción misándrica del mundo realmente se creen estas sandeces y que actualmente se derivan dineros públicos a estas tonterías (u otras similares) mientras se cierran quirófanos y se despiden profesores.

      • K 20 diciembre, 2011 en 16:42 #

        Imaginad que en la zona de los genitales hago dos agujeros a mi pantalón, para que cuando me lo ponga sea vean, un “escote de genitales”. Imaginad que aunque tengo la posibilidad de no mostrarlos, pues realmente nada me obliga a ello salvo un profundo deseo de llamar la atención si acaso -algo totalmente cultural y que en este caso se centraría en sentirme atractivo de cara a las mujeres-, los muestro, abduciendo que lo hago para sentirme agusto conmigo mismo, aunque haya miles de forma de sentirme agusto conmigo mismo sin mostrar más de lo necesario de mi cuerpo. Imaginad que las mujeres se sintiesen atraidas, institivamente, por una serie de procesos químicos que ocurren en su cerebro y que la atan a mirar, a desear y a intentar conseguir, sea como sea, esos genitales. Imaginad que además de ese pantalón que es una invitación a la locura, vieran en la tele otro tipo de prendas que incitan a desear los genitales y al que los tiene, claro. Imaginad que fueran presas de esa sensación, natural pero también impostada por una publicidad voraz, hasta el punto de frustrarse por no poder conseguirlos y de tener que conformarse, finalmente, con verlos desde la lejania, maldiciendo, como si estuvieran en un escaparate y hubiera un cristal que impidiese hacerse con ellos, y además con el añadido de no tener dinero, o no poder gastarlo en ello, para conseguirlos.

        Como bien he señalado yo, libremente, decidiría mostrarlos. Obviamente sino mostrase explicita ni implicitamente mis genitales nadie me miraria, pues no habría excitación del deseo, pero si los mostrase directamente o insinuase, mediante un prominente escote que deja ver parte de ellos, me mirarían y, entendería, pues así lo he decidido, que las miradas fueran lascivas, incluso que se piropeasen a mis genitales o que las chicas dejasen un reguero de babas a mi paso. Y recalco que yo, libremente decidiría enseñarlos. Si estuviera en contra no mostraría nada, me rebelaría contra lo que creo que es una imposición, vivir dependiendo de la aprobación ajena, en este caso de la femenina.

        Podría llegar a creer que estoy en mi derecho de enseñar mis genitales y que nadie me mire, pero aunque podría llegar a creerlo la realidad es que no tendría derecho a exigir nada. Muchos hombres como yo confundirían libertad con libertinaje.

        Si se me diera un trabajo por mis genitales seguramente sería al mostrarlos, no por nos mostrarlos. Yo podría decidir en ese caso si quiero ganarme el trabajo por meritos propios o simplemente ayudarme de mis genitales para conseguirlo. Ninguna mujer me obligarían a presentarme a la entrevista de trabajo con un prominente escote de genitales, y, seguramente, antes que mis genitales, le interesaría mi curriculum, pues una empresa se mantienen gracias a buenos empleados y no a bonitos genitales.

        También, lo que podría ocurrir, es que desde el gobierno, mediante asociaciones subvecionadas que se dedican a dirigir el pensamiento social, todo muy estalinista, se me insinuase que la chica que me mire lo hace con condescendencia o tratándome como un objeto, incluso que tras esa mirada se esconde un odio hacia mi sexo grabado a fuego en su codigo genético, a pesar de haber decidido yo enseñar mis genitales y amoldarme a un criterio estético, y además de excitar los deseos de mujeres que no me han pedido NUNCA que me ponga el escote de genitales.

        A pesar de que sería un ser “libre” -limitado, pero tendría un campo de acción por el que poder moverme- lloraría por lo malas que son las mujeres, que miran mis genitales cuando yo decido mostrarlos. Así podría alimentar una idea, en este caso un termino, vamos a llamarlo hembrismo,, aunque desconozca que es lo que significa y aunque nunca haya sufrido en la vida menosprecio por tener genitales, todo lo contrario, siempre se me habrían abierto puertas y hubiera podido obtener la misma educación y vivir de la misma forma que cualquier mujer.

        • Beatriz 23 diciembre, 2011 en 22:13 #

          Hola, interesante respuesta. Una cosa yo me paso el día con ropa de monte y de montaña. La capucha, las botas de monte o el chandal son mis complementos. Sin embargo, como comentaba, cada vez que salgo de mi casa me invaden comentarios del tipo “eso es una mujer”, “te ves hermosa”… por no comentar que he dejado de pedir fuego a tios por que el ultimo se dedicó a contarme mientras me daba fuego y señalaba que el mechero era grande, se comparó diciendo que lo tenía todo gordo y que a ver si no quería fuego de otro sitio… ¿Crees que el problema sea que se me vea la cara o las manos? ¿eso dispara el instinto ? ¿Me recomiendas un burka?. De todas formas si sois tan instintivos en vez de vitorearnos ¿por que no os pegais ornamentadas entre vosotros?

          • Beatriz 23 diciembre, 2011 en 22:17 #

            Perdón, repito la pregunta que se me ha ido la pelota, digo que por que no os corneais, o cualquier otro ritual que no nos incluya por mi podeis competir bailando, pero que me dejen en paz!

      • Jota 23 diciembre, 2011 en 23:08 #

        ¿Pero a estos hombres quien los educa? ¿ No hay mujeres en su entorno?. Me gustaría saber de que tiene miedo, ¿de donde salen estos miedos de los hombres? A mi mujer la violaron y no creo que trabajar en estos temas y utilizar fondos para evitar las agresiones de cualquier tipo, en este caso hacia las mujeres no es tirar el dinero.

    • Beatriz 23 diciembre, 2011 en 22:55 #

      Jajajajaa, Flipao gracias por dar peso al post y a los micromachismo. Por si alguien no lo había entendido. ¿Y tu que haces si tu zorra mira otra poya? Mejor no contestes puede que te metas en un lio.

    • Aritz 24 enero, 2012 en 20:27 #

      Chico lo siento pero eres tonto. Estoy bastante de acuerdo con el post y a pesar de que discrepo en algunos puntos, comentarios como el tuyo hacen la razón de ser del post.

      Por cierto el comentario de Francisco me ha parecido que está al nivel del post.

      Saludos!

    • Laura 12 septiembre, 2012 en 9:09 #

      Respeto, por favor, si no sabes dirigirte a los demás con educación, mejor no le des al teclado.

  15. Daniel 20 diciembre, 2011 en 13:45 #

    Bueno, también están la de cientos (por no decir miles) de chicas que si propones una “cena para volver a vernos”, automáticamente piensan que te la quieres follar (están las que aceptan la invitación pensando en eso (lamentable) y las que declinan la invitación pensando también en eso (aún más lamentable)

  16. Melon.Bleu 20 diciembre, 2011 en 13:55 #

    “Don’t feed the Troll”

    Tras la publicidad comentar que me ha gustado la entrada pero al igual que el Doctor Mapache creo que se debe hablar de personas. El siguiente paso es pensar como te sentaría que te dijesen/hiciesen lo que estás a punto de decir/hacer y si no te gusta evidentemente obviarlo.

    • Txuko 20 diciembre, 2011 en 14:37 #

      No creo que el punto de vista de una mujer sea el mismo que el de un hombre como para que resulte tan sencillo analizar por parte de uno de los sexos cómo le iba a sentar a otro. El procedimiento de empatización es más complicado.

      La naturaleza nos ha hecho diferentes y una situación no es tomada del mismo modo por un hombre o una mujer debido a la inferioridad física de la mujer. Eso hace que a mi no me violente si una mujer me toca el culo o me llama guapo por la calle. Pensaré que es una guarra miope 😛 pero no me sentiré amenazado.

      En resumen, que sí, que todos somos personas, pero la igualdad no significa que seamos iguales o que debamos serlo porque ni lo somos ni tenemos por qué serlo. Igualdad significa que debemos tener los mismos derechos.

      • Melon.Bleu 20 diciembre, 2011 en 15:09 #

        Creo que por querer acortar la respuesta he dado por supuesto que se entendería cuando sólo me he entendido yo mismo :)

        No he pretendido decir que igualdad signifique que seamos iguales, sino que debemos ser tratados por igual tanto en derechos como en deberes. Si todos fuésemos iguales esto sería un aburrimiento.

        En mi opinión, deberíamos pensar lo que decimos antes de decirlo e intentar ponernos en el lugar de quién está enfrente independientemente de que sea un hombre o una mujer. Si me llaman guapo por la noche a las cuatro de la mañana en una callejuela con poca luz yo no me sentiría amenazado, pero puedo entender que una mujer si se sintiese así. Por lo tanto creo que debemos analizar más las posibles consecuencias de nuestros actos, por difícil que sea, para intentar evitar reproducir comportamientos denigrantes, ofensivos o amenazantes para quién tengamos delante, sea por el motivo que sea (raza, sexo, religión, orientación sexual, orientación política, tendencia, etc).

  17. sdfvsdsd 20 diciembre, 2011 en 14:01 #

    Tú lo que eres es una puta resentida que necesita que le den un pollazo bien dado.

  18. carlos 20 diciembre, 2011 en 14:05 #

    soy un Hombre y reconozco que tenemos muchas actitudes machistas sin darnos cuenta.Pero lo de los piropos, comentarios sobre la ropa etc.. Es algo que nunca he soportado que hicieran delante mio, siempre acabo insultando a esos tios. No soporto ese tipo de actitud, hace unos años estaba con mis hijos en un parque en BCN, estaba jugando con el niño y mi hija en el tobogan, a lo poco se acerca un viejo y habla a mi hija, y se pone a acariciale pelo y la cara, pues ese viejo hijo de puta, se llevo la ostia que merecia! y no lo patee porque habia testigos! lo siento tengo tolerancia cero con este tipo de actidudes, con buenas o malas intenciones si le tocas a una femina de mi familia sin permiso te CRUJO!

  19. Qvar 20 diciembre, 2011 en 14:11 #

    Hola, acabo de descubrir tu blog y me ha sorprendido gratamente.

    Sobre el tema de los últimos párrafos: Desgraciadamente no es una cuestión que pueda solucionarse, creo, por la vía de la comprensión. Los hombres podemos entender que una mujer se sienta discriminada por tal o cual cosa que definitivamente existe o ha existido en la sociedad en los últimos años porque generalmente requieren un nivel bajo de empatía; pero el último ejemplo que usas es el de que un extraño comente simplemente “que guapa”. Eso es algo que me temo que la mayoría de los hombres simplemente no conseguiriamos jamás concebir como una agresión porque no tenemos el trasfondo que da pie a ello en las mujeres. En este caso es necesario ir por la vía de la concienciación profunda y, por feo que pueda sonar, irracional, hasta que sea algo intrínseco a una conversación hombre-mujer. Y no será nada fácil. Es una situación demasiado compleja para pedir “ponte en mi lugar”.

    Sobre histerias varias: Aparte de la dificultad de comprender lo que no se ha vivido que ya he mencionado, las pequeñas, además tenemos el otro extremo, de la mano de autoras como Mª Jesús Izquierdo (catedrática de sociología de la UB), de la que citaré una frase:
    “La aceptación del discurso feminista por parte de los hombres no es signo de los cambios, sino más bien resistencia al cambio”.
    Obviamente a la frase le falta al contexto, pero con o sin el viene a decir lo que parece: Que la culpa es de los hombres si son machistas, y si no, también. Y así durante un libro entero.

    Actitudes como esa, en mi opinión, hacen más mal que bien a la causa de la igualdad. ¿Quien va a querer apoyar a las mujeres si estas mismas le están diciendo que por el hecho de estar de su parte está siendo machista?

    Para acabar, sobre el tema de las bromas amistosas, sólo decir que a mi personalmente no me extraña. La mujer es ella misma toda su vida, un hombre conoce muchas mujeres a lo largo de la vida (Una mujer también, por supuesto, pero no habrá peligro de esas situaciones violentas). Por tanto, el hombre se ve enfrentado a muchos baremos distintos respecto a “lo que es aceptable” y lo que no lo es. A veces lo mejor es curarse en salud.

    Eso es todo, un saludo.

  20. Carlos Prieto 20 diciembre, 2011 en 14:16 #

    Complicado tema, difícil. Cada caso supongo que habría que analizarlo de forma independiente generalizar me parece injusto. Del mismo modo que hay motoristas peligrosos, también hay automovilistas peligrosos. Y no por el hecho de que una persona sea automovilista o motorista ya tiene que actuar de forma peligrosa cuando pone el motor en marcha.
    Por tanto, hay chicas bordes que se escudan en su ‘autodefensa’ hacia los hombres para ser bordes, maleducadas y cerradas de forma gratuita. Justo es decir que tambien Hay chicos bordes y maleducados que se creen los reyes del mambo y hay que dejarlos…si se creen los gallos del gallinero…pues allá ellos.
    Generalizar es injusto y cada cual debería hacer un tanto de autocrítica, aunque si bien es cierto que hay personas que no saben lo que es eso.

  21. cesar 20 diciembre, 2011 en 14:17 #

    Estoy muy o bastante de acuerdo con lo que describes. Me parece muy triste, más allá del “sexo” de cada uno, que terceros, apliquen su sistema de acoso y derribo en busca de su masturbación mental rapida y facil, contra uno. Es cuestión de educación y de idiotez básicamente. Obviamente tambien de respeto.

    Otra cosa diferente es la situación de la ley actual contra el MALTRATO ( machista ) no es igual para todos que para todas. Y a hechos muy cercanos, demasiado por desgracia, me remito.

    Cuando un hombre acosa, haya o no violencia, tiene muchas papeletas de ganarse una citacion judicial y una orden de alojamiento. Sin embargo cuando ocurre al revés (porque ocurre) sigue siendo el varón quien se lleva el premio…

    Pero en fin. Sigamos con una actitud conciliadora y respetuosa. Quizás algún día lograremos la igualdad deseada..

    un saludo.

  22. rakhely 20 diciembre, 2011 en 14:31 #

    A mi lo que verdadera me jode, además de todo lo anteriormente dicho, es que despues de llamarte avinagra, tu intentas ser más simpatica y amable con el siguiente maromo que te cruzas en la parada del autobus, o diferentes sitios, y no se en que momento se piensan que por ser amables te interesan de una forma sexual y te empiezan a preguntar si tienes novio a insinuarse de diferentes maneras con lo que te hace sentir bastante incomoda, por lo tanto para no sentime yo incomoda prefiero que se incomede el o ellos con mi caracter avinagrao.

  23. ASB 20 diciembre, 2011 en 14:33 #

    Acabo de llegar a este post gracias al blog de Ander Izagirre, que me ha hecho pensar y bastante con las anécdotas que cuenta en una de sus entradas. Me da la impresión de que la presión generalizada del ambiente hace que se mezclen cosas. Que no es lo mismo el viejo que te intenta violar cuando eres niña, o el compañero de trabajo que te saluda diciéndote que te va a llevar al baño a demostrarte que es hombre que el amigo de tu amigo que intenta ligar contigo con frases desafortunadas. Quiero aclarar que lo del compañero del trabajo que te invita a gritos a ir al baño delante de todos lo he visto, y después pregunto que por qué no le cruza la cara a ese subnormal y la chica se encoge de hombros exculpándolo.
    Sobre todo porque estoy pensando que si el amigo del amigo es cualquier otro famoso y rico guaperas que le guste a la mujer en cuestión la respuesta seguro que es mucho más amigable. En muchos casos creo que es una cuestión, como se indica, de si hay percepción de de agresion. Así que se pueden dar tres casos: hay percepción de agresión porque hay agresión; hay percepción de agresión pero no hay agresión; no hay percepción de agresión pero sí hay agresión.

    • SmareldaV 21 diciembre, 2011 en 10:54 #

      lo del compañero de trabajo que dice que te va llevar al baño a gritos lo he solucionado yo muchas veces con “no porque te iba a destrozar, Manolo” y todos tan contentos. Si le hubiera dicho “pues vamos” quizá se hubiera acojonado. Él en verdad no quería ir al baño, y yo entendía que él no quería ir al baño conmigo, simplemente estábamos en un contexto distendido y no veo por qué siendo mujer me tienen que ofender las bromas de tipo sexual. No tengo problemas en aceptar ese tipo de bromas con gente a la que yo he otorgado mi confianza (ojo, diferente del que se la AUTO-OTORGA). De hecho lo que me ofende es que por ser mujer YO NO PUEDA HACER BROMAS DE TIPO SEXUAL, o no pueda decir tacos porque es “poco femenino”… y ésta actitud discriminatoria me la he encontrado TANTO EN HOMBRES COMO EN MUJERES. Y por cierto, no es que ande hablando como un descargador de muelles todo el santo día, damas y caballeros.

      • ASB 21 diciembre, 2011 en 17:12 #

        Creo que has dado en el clavo en una cosa, que es la de auto-otorgarse confianzas. En el fondo no es qué se dice, sino quién lo dice. Hablando de los temas verbales, por supuesto. Y medir cuánta confianza nos da alguien y cuál es el contexto es muy difícil en algunos casos.

        Por otra parte, creo que presentar la perspectiva de género con un pensamiento dialéctico hombres contra mujeres es ir por el camino equivocado. Y la muestra está en que esa actitud discriminatoria, dices, viene de hombres y de mujeres.

        Ahora, me gustaría preguntar si es que algunas mujeres no tienen responsabilidad de fomentar estas actitudes riendo las gracias. Como en el caso que comento, por ejemplo.

        • SmareldaV 22 diciembre, 2011 en 10:02 #

          Tenemos un país entero que sirve de ejemplo, donde las mujeres no tienen más horizonte en la vida que el de reírle las gracias a ciertos carcamales podridos de dinero: ITALIA! tengo amigas italianas y estçan hasta el gorro de que se las identifique con las “veline”

  24. Alb. 20 diciembre, 2011 en 14:33 #

    Buen articulo… solo tiene algunos defectillos que te puedo enseñar a corregir, pero no esta mal para ser escrito por una mujer.
    Por cierto, sales muy guapa en la foto, princesa.

    • sdfvsdsd 20 diciembre, 2011 en 14:54 #

      JAJAJAJAJAJ. MASTER AND COMANDER.

    • puedo ser una borde 20 diciembre, 2011 en 23:29 #

      mira tu que graciosillo, vas de cachondeo o de que te partan la cara

  25. Una señora 20 diciembre, 2011 en 14:43 #

    Este es un vídeo que se acerca muchísimo a la realidad que vivimos las mujeres. Excepto en una cosa: Generalmente no nos acosasn hombres guapos como en el vídeo. Y aunque lo hiciesen el resultado en nuestra psíque sería el mismo.

    http://www.youtube.com/watch?v=Xua-XZfEttQ&context=C35d4d95ADOEgsToPDskJ4bE7QROnzOmIiGqGtMEiu

    Gracias por tu post.

  26. natrix 20 diciembre, 2011 en 15:23 #

    He visto este texto a través de otro enviado a menéame http://www.meneame.net/story/son-unas-histericas
    No soy mucho de dejar mensajes, pero este me ha hecho pensar mucho; gracias.

  27. niña impertinente de veintitantos 20 diciembre, 2011 en 15:53 #

    Lo primero agradecerte tus palabras que por mucho que oigamos o nos digamos, hacen falta millones de veces más para liberarnos de las autoinculpaciones y los abatimientos y transformarlos en autonomía, en poder y en actitudes sanas entre y para nosotras.

    En los estudios de Luis Bonino sobre los micromachismos se habla de algunas de las consecuencias de estos en las mujeres, es muy interesante.

    Sobre todo me toca la rabia y la incredulidad de tus palabras para con algunas conductas, porque continuamente los sentimos muchas y muchos y son el primer paso para transformarnos en personas activas y no sometidas: cada vez que me pica alguna actitud sexista ese reconcome me llevará a un acto creativo, antes o después.

    Una joyita de subversión: http://www.youtube.com/watch?v=DO0xH9jI48U

    Salud, compañera.

  28. xabi hernández 20 diciembre, 2011 en 15:58 #

    Hola June:

    Un amigo me acaba de mandar un enlace con tu blog y, sinceramente, me identifico plenamente con todo lo que dices.
    Creo que muchos hombres aún no han hecho el sano ejercicio de ponerse en vuestro lugar durante unos minutos para imaginar lo que supone sentirse crónicamente presionadas por las actitudes patriarcales del entorno.
    Espero que cada vez más hombres se hagan conscientes de esta realidad.
    Aupa June, muchos estamos tranquilamente con vosotras.

  29. Galder 20 diciembre, 2011 en 16:01 #

    Es la segunda vez que lee el post. No se quien ha sido el que ha dicho que es una cuestion de personas, estoy totalmente de acuerdo, cuando crees que tienes razón lo defiendes y cuando no la das y pides perdón, se hombre o mujer. El tema de machismo y feminismo es algo que nos acaba dividiendo (al igual que el racismo). Si es cierto que el machismo esta mucho mas arraigado en esta sociedad y mejor visto (por no decir menos mal visto, que no me termina de sonar bien).

    No he sido capaz de entender el punto 2 como micromachismo, que creo que tiene un poco que ver con un comentario que ha habido de que no tenes que solucionar vuestros problemas. Esto es algo que me repatea, no se si alguna vez os habeís fijado en una conversación con dos amigos, porque si os fijaís y da la casualidad que uno le cuenta al otro un problema, este le dará la solución que el creé correcta. Creo que es nuestra naturalez que en lugar de pensar en le problema miramos la solución.

    El punto 9, tampoco lo veo como micromachismo. Que no escribes como una mujer, pues mira mejor, eso sera que tienes mejor bagaje y escribirás seguro una best-seller.

    El resto de cosas entiendo que tienen que ser insoportables, pero como dice mí aita: “Yo solo soy racista de los tontos”

  30. Mike Blaster 20 diciembre, 2011 en 16:03 #

    Super interesante tu post, sin desperdicio.

    Como granito de arena… aporto algo que escuché decir a Fran Lebowitz en un documental de HBO

    No es textual… pero le preguntaban sobre si podría terminar alguna vez el racismo y la discriminación de género y decía: el racismo “podría” terminar, porque es una fantasía la superioridad del hombre blanco, eso no existe.

    Sin embargo, afirmaba que la discriminación de género nunca terminaría porque es real. Está basada en características biológicas, en testosterona. Los hombres tienen el poder y no hay razón alguna para que lo cedan, son mas fuertes y agresivos. Por primitivo que suene, esas fueron sus razones y da mucho que pensar.

    Es como si planteara una “Guerra de los Sexos” literal y vaticinara el resultado.

  31. Lu 20 diciembre, 2011 en 16:06 #

    Al respecto de “hilando fino” te recomiendo un libro de una compañera Boliviana, Julieta Paredes: Hilando Fino, desde el feminismo comunitario.

  32. Antonio 20 diciembre, 2011 en 16:11 #

    Yo jamás diría que tu artículo no parece de una mujer, diría que no parece ni de una periodista. Sinceramente, es muy triste y desafortunado por tu parte la forma en la que tocas este tema. No estoy justificando determinas acciones por parte de muchos cerdos (que me consta que los hay y a manadas), pero pones el listón del abuso tanto físico como verbal muy pero que muy bajo.

    Si te gusta una chica que te han presentado y quieres dejarle claro que estas interesada ¿Qué habría que hacer? Según tu, tomar confianza, decirle algo bonito o insinuarte ya es algo grave (mucho más, decirselo directamente). Quizas tu pretendas que los tios rellenen algún tipo de formulario estandar de inicio de relación (o amistad), pero me pareceria bastate ridículo.

    Por último, tengo que decirte, que los chicos, a diferencia de las chicas, y sobretodo si somos extrovertidos y sociables, tendemos a coger confianza rápidamente. Entre chicos es normal (no necesitamos conocer a alquien para pedirle que juege un partido de futbol o baloncesto, ni para recriminarle en mitad del mismo alguna acción) ya que el componente sexual no esta implicito en la mayoría de los casos. Cuando desarrollamos esa actitud habitual con chicas, algunas, como tu, pueden llegar a sentirse cohibidas e incluso incomodas, ya que automáticamente pensais mal e insertais el componente sexual en cualquier comnotación, aunque no procesa. Así que sin quitarle gravedad a alguna de los abuso que has comentado, deberías de considerar la opción de que en este caso estas poniendo la voz en el cielo.

    • pakele 20 diciembre, 2011 en 16:21 #

      Totalmente de acuerdo!!

  33. Trash 20 diciembre, 2011 en 16:29 #

    Ver a un cuarentón con sus hijos y que te susurre cuando pasa por tu lado “guapa”.
    Que el dueño de un bar de pueblo aleatorio te toque los genitales cuando tienes 5 años con la excusa de “enseñarte dónde comen los animales”.
    Que un niño de tu edad te diga “dame un beso porque has tocado a mi perro”.
    Que tus compañeros de clase intenten cogerte el culo continuamente.
    Que un tío tuyo te abrace de forma extraña y te susurre al oído “eres mi sobrina más guapa”, estando un poco borracho.
    Que en una tutoría tu profesor te mire descaradamente los pechos (sin llevar escote siquiera).
    Que te griten “guapa”, “dónde vas con esa cara de zorrita”, “tú lo que quieres es rabo” la mitad de las veces que sales.
    Que hombres (enfermos supongo) te miren por la calle, te sigan o te digan cosas mientras se masturban, directamente.
    Que hagas lo que hagas, y aunque tus compañeros valoren tu faceta profesional, no dejen de verte como un objeto sexual.
    Esto me ha pasado a mí, entre algunas otras cosas, y soy una chica normal, sin ningún trauma, de sólo 21 años. En ningún momento crees que sea suficiente para denunciarlo a nadie, pero va creando en ti una actitud. No generalizo, sé que suelen ser hombres más bien incultos, algunos enfermos o yo que sé, pero qué quereis que os diga, no conozco a ningún amigo que tenga que apartar su mirada de las mujeres porque “a saber que están pensando”, que en cuanto sientan que alguien les sigue lo primero que piensen es “quieren abusar de mí”.
    No generalizamos, pero el miedo lo tenemos en el cuerpo. Y encima la sociedad nos dicta que para triunfar tenemos que ser objetos hermosos, sexuales y sensuales. Ojalá mi género tuviera toda su sexualidad concentrada en un solo miembro, como los varones. Sé que las mujeres se aprovechan de su poder de atracción, pero es un arma de doble filo porque te subordina a los ojos que te miran, te convierte en un objeto, y lo sabes. Y es un arma muy efímera.
    Cuando hablamos de micromachismo no hablamos de todos los hombres, sino de la actitud que muchos hombres tienen con nosotras que van creando un estigma, un miedo, un sentimiento de inferioridad que tenemos que denunciar.
    Me parece fantástico que hayas hablado de esto.
    Un saludo!

    • sdfvsdsd 20 diciembre, 2011 en 18:52 #

      Es que vas provocando.

    • puedo ser una borde 20 diciembre, 2011 en 23:37 #

      muy bien dicho

    • Sol 12 enero, 2012 en 14:30 #

      Tu respuesta es muy similar a mis experiencias. Es frustrante y cansador a veces, y hay dias en los que no quiero salir a la calle. Hace rato me dejé de manejar en colectivo y caminando. Voy en auto o en bici… Que se yo, son tantas las cosas feas que me pasaron y dia a dia me siguen pasando q hay dias q no me quiero levantar de la cama, y sin embargo hay muchos hombres q les parece q lo q planteamos de sus “piropos” es una exgeración y una mentira porque “a nosotras nos gusta”.
      Soy de Argentina, pero por lo que pude leer, en España están bastante parecido.
      Saludos.

  34. alvarobueno 20 diciembre, 2011 en 16:50 #

    Interesante artículo, sin duda da que pensar. Y hace ver que incluso los que creemos ser honestos y honrados y bondadosos, jamas pretendemos nada ni decimos nada a nadie por la calle, tenemos nuestros fallos.

    No deja de ser interesante el artículo, pues me plantea una curiosidad. ¿No serán todas estas actitudes micromachistas y microfeministas, parte del lado animal del ser humano?, ¿no serán todas estas consideraciones y aspectos, (tan viejos como la humanidad misma), parte de la sexualidad humana?, ¿no serán todas estas situaciónes normales por naturaleza, pero enrarecidas hoy dia por la superpoblación y la masificación de gente en ciudades y urbes?

    No digo que el ser humano no deba avanzar y superar todos estos desajustes y agobios sociales, al fin y al cabo somos seres pensantes.

    Solo eran unas curiosidades, por si a la autora del blog le interesa leerlas.

    ¡Os invito a todos y todas a echar un vistazo a mi página web!

    Un saludo.

    • SmareldaV 21 diciembre, 2011 en 10:40 #

      pues sí que llevas razón sí… el cerebro reptiliano, que se sale de madre!

  35. K 20 diciembre, 2011 en 16:51 #

    Imaginad que en la zona de los genitales hago dos agujeros a mi pantalón, para que cuando me lo ponga sea vean, un “escote de genitales”. Imaginad que aunque tengo la posibilidad de no mostrarlos, pues realmente nada me obliga a ello salvo un profundo deseo de llamar la atención si acaso -algo totalmente cultural y que en este caso se centraría en sentirme atractivo de cara a las mujeres-, los muestro, abduciendo que lo hago para sentirme agusto conmigo mismo, aunque haya miles de forma de sentirme agusto conmigo mismo sin mostrar más de lo necesario de mi cuerpo. Imaginad que las mujeres se sintiesen atraidas, institivamente, por una serie de procesos químicos que ocurren en su cerebro y que la atan a mirar, a desear y a intentar conseguir, sea como sea, esos genitales. Imaginad que además de ese pantalón que es una invitación a la locura, vieran en la tele otro tipo de prendas que incitan a desear los genitales y al que los tiene, claro. Imaginad que fueran presas de esa sensación, natural pero también impostada por una publicidad voraz, hasta el punto de frustrarse por no poder conseguirlos y de tener que conformarse, finalmente, con verlos desde la lejania, maldiciendo, como si estuvieran en un escaparate y hubiera un cristal que impidiese hacerse con ellos, y además con el añadido de no tener dinero, o no poder gastarlo en ello, para conseguirlos.

    Como bien he señalado yo, libremente, decidiría mostrarlos. Obviamente sino mostrase explicita ni implicitamente mis genitales nadie me miraria, pues no habría excitación del deseo, pero si los mostrase directamente o insinuase, mediante un prominente escote que deja ver parte de ellos, me mirarían y, entendería, pues así lo he decidido, que las miradas fueran lascivas, incluso que se piropeasen a mis genitales o que las chicas dejasen un reguero de babas a mi paso. Y recalco que yo, libremente decidiría enseñarlos. Si estuviera en contra no mostraría nada, me rebelaría contra lo que creo que es una imposición, vivir dependiendo de la aprobación ajena, en este caso de la femenina.

    Podría llegar a creer que estoy en mi derecho de enseñar mis genitales y que nadie me mire, pero aunque podría llegar a creerlo la realidad es que no tendría derecho a exigir nada. Muchos hombres como yo confundirían libertad con libertinaje.

    Si se me diera un trabajo por mis genitales seguramente sería al mostrarlos, no por nos mostrarlos. Yo podría decidir en ese caso si quiero ganarme el trabajo por meritos propios o simplemente ayudarme de mis genitales para conseguirlo. Ninguna mujer me obligarían a presentarme a la entrevista de trabajo con un prominente escote de genitales, y, seguramente, antes que mis genitales, le interesaría mi curriculum, pues una empresa se mantienen gracias a buenos empleados y no a bonitos genitales.

    También, lo que podría ocurrir, es que desde el gobierno, mediante asociaciones subvecionadas que se dedican a dirigir el pensamiento social, todo muy estalinista, se me insinuase que la chica que me mire lo hace con condescendencia o tratándome como un objeto, incluso que tras esa mirada se esconde un odio hacia mi sexo grabado a fuego en su codigo genético, a pesar de haber decidido yo enseñar mis genitales y amoldarme a un criterio estético, y además de excitar los deseos de mujeres que no me han pedido NUNCA que me ponga el escote de genitales.

    A pesar de que sería un ser “libre” -limitado, pero tendría un campo de acción por el que poder moverme- lloraría por lo malas que son las mujeres, que miran mis genitales cuando yo decido mostrarlos. Así podría alimentar una idea, en este caso un termino, vamos a llamarlo hembrismo,, aunque desconozca que es lo que significa y aunque nunca haya sufrido en la vida menosprecio por tener genitales, todo lo contrario, siempre se me habrían abierto puertas y hubiera podido obtener la misma educación y vivir de la misma forma que cualquier mujer.

    • Lorena 16 enero, 2012 en 20:12 #

      Señor K. Imagine que por la calle algún señor lo llene de insultos y escupitajos. Y le diga que es porque simplemente le disgusta su cara. Porque la anda mostrando y que porque no oculta su cara de imbécil en un pasamontañas. Por supuesto, que después de todos los insultos propinados, este hombre se cree con derecho social de insultarlo por la calle. Claro, que usted no sabe si este hombre realizaría una acción física hacia usted o es solo palabrerío cobarde. En cualquier caso, no tiene derecho a hacerlo, no? Hora imagine que este señor, por el contrario, gusta de usted. Usted le parece lindo y el dice que despiertan su atracción sus nalgas que se marcan con su pantalón (pantalones que se venden en las tiendas y culturalmetne están destinados para que los use usted) Entonces empieza a gritar exaltado comentarios sobre sus nalgas, y lo que les haría, y lo que se metería. Se dirige a objetos o a sus propios genitales que metería entre sus nalgas. Y pensaría que se lo merece usted por haber salido a la calle con un pantalón, que marca el contorno de sus nalgas. Se lo merece usted. Por andar provocando a los hombres cuya naturaleza dicta que sientan deseo a penetrar su ano, sus lindas nalgas. El pantalón que usted lleva claro, es el que cualquier varón sobre la tierra usaría, por que la convención de la moda y la practicidad los dicta. Ahora, que haría usted señor K si este hombre por la calle lo ofende de tal manera?

  36. Manuel Rivas 20 diciembre, 2011 en 16:52 #

    Supongo que ya lo habrá dicho algún tío (y, si no, lo digo yo). Si los tíos reaccionamos sintiéndonos interpelados es porque también estamos ligeramente paranoicos con este tema. Es posible (seguro, incluso), que no seamos conscientes, pero lo estamos.

    Aunque creo que no es mi caso.

    Y tienes toda la razón en todo lo dicho.

  37. ronald rodríguez 20 diciembre, 2011 en 17:31 #

    El artículo no es malo, pero previene ya de sí mismo: ¿y si fuera paranoia? Y, si no es paranoia, deberemos aceptar que 99 de cada cien tipos está dispuesto a llevar adelante sus sucios planes a toda hora y en todo momento. Y es en este lugar donde me permito introducir la falta: ¿y la verdad de los deseos? De los tipos y de las mujeres. Alguien que se manda semejante estupidez por ahí no desea en verdad concretar algo, sino sólo la sensación: realizar la primera agresión. Además, y es lo peor, a muchas mujeres -acaso la gran mayoría- les encanta el jueguito de los “piropos”. Después de todo, es algo cultural. Y solamente estalla la cosa cuando aparece la violencia, cuando antes el ahora agresor había sido “un caballero”, que abría puertas, recorría sillas y enviaba flores. Estos “caballeritos” son tan machistas como otros, y acaso más porque otorgan un lugar muy específico a las mujeres: el de “la dama”. Y ellas la pagarán si se salen del mismo. Entonces, yo no creo que la simple torpeza en el acercamiento sea un sinónimo de complot a escala mundial, sino una muestra de lo que un un nivel de la realidad funciona. Y no creo tampoco que todas las mujeres estén “a la pesca” de estos viles en los gestos nimios; sino que sólo saltan chispas cuando la violencia aparece; antes de eso, todo bien.
    Y otra cosa, me parece extraordinaria tu experiencia en el colegio y en las discotecas: ¿si tan directas eran las agresiones, por qué no denunciaste a los agresores? ¿Sabes lo que es la histeria para el psicoanálisis, no? Fíjate en qué lugar te ubica tu discurso: la mujer hermosa -hermosísima- no culpable de ser tan ella. “No sé qué tengo que los vuelvo locos, y siempre ha sido así.”
    El machismo es algo vil y burdo, sin duda, y los hombres lo padecemos igual, hasta que comprendemos que algunos nunca saldrán del molde, y empezamos a tomarlo con ironía, doble; pero algo ocurre también con las mujeres: no tienen el menor pleito con ocupar el sitio otorgado (para conseguir trabajo y luego “condescendencias” del jefe o de quien esté arriba) hasta que ocurre algo que rompe el equilibrio. Digamos, que el jefe se hartó de las “promesas” incumplidas.

  38. eula 20 diciembre, 2011 en 17:49 #

    Tu misma has practicado un “micromachismo”: el de hablar de las hombres como únicos responsables cuando hay mujeres que también practican el machismo (y hombres que no lo hacen). Pero hay mas:

    – Si no te gusta el futbol, eres maricón
    – Si no comes una y cuentas veinte, maricón y raro
    -Si no comes como un galo y bebes como un cosaco, debil

    No creo que estemos en la guerra de los sexos, si no en la de las personas. Es mas bien una guerra contra una cultura, instaurada en mujeres y hombres indistintamente. Y mientras sigamos jugando a su juego y atacandonos en lugar de asumir y comprender nuestras diferencias biológicas no creo que avancemos mucho.

  39. Victor 20 diciembre, 2011 en 17:50 #

    No entiendo porque le llamamos micromachismos a muchas de estas cosas. Sin ir mas lejos a mi me pasan muchas siendo un hombre y no lo considero una conducta machista, si me apuras lo considero una demostración de arrogancia pero machismo? Como pretendo dar mi opinión voy a listar las 10 a pesar de ser repetitivo:

    1- Que me llamen “niña” o “nena” / Otra dice: “que me llamen princesa”.
    A mi me llaman “xabal”, “fiera”, “niño” que también me resulta un poco molesto pero vamos esto sí lo puedo considerar machismo aunque en muchas ocasiones entiendo que no lleva asociada ninguna connotación machista.

    2- Aquellos se permiten aconsejarte sobre cualquier cosa, hasta de lo que eres experta.
    La propia definición de esto lo aleja de cualquier tipo de sexismo, o tenemos conceptos distintos de lo que es el sexismo.

    3- La condescendencia en el ámbito profesional.
    A mi también me sucede y no lo asocio a nada sexista.

    4- Que minimicen la importancia de la igualdad por “ser cosas de mujeres”.
    Esto me parece machismo, pero también debo admitir que hay partes del concepto de igualdad que tiene la gente que son MUY discutibles.

    5- Que el hecho de llevar falda (por la rodilla) se convierta en la comidilla de la empresa.
    Si, esto puede ser machismo, depende de muchos factores, ¿es machismo juzgar el vestuario de alguien cuando lo consideras inapropiado?

    6- El baboseo, en general.
    Esto es machismo. Aunque con muchas excepciones.

    7- El acoso sexual verbal en la calle (los llamados piropos). Si, siempre y cuando se considere microfeminismo cuando lo hace alguna mujer claro.

    8- El paternalismo de los históricos de izquierdas
    Esto no entiendo muy bien lo que es.

    9- Que me digan que no parezco mujer al escribir
    No entiendo la parte machista de esto, a un amigo mio le repito siempre que tiene letra de mujer y siempre se lo he dicho como un halago.

    Creo que hay una alarma social impresionante con asociar malas conductas con la palabra machismo cuando ya existe una palabra para la gran mayoría de ellas. Me gusta el planteamiento de terminar con ellas, me gusta cómo lo explicas y el modo en que expones tu opinión, pero francamente no creo que asociarlo al machismo ayude en nada y menos si luchamos por la igualdad (mi causa particular).

  40. Vicky 20 diciembre, 2011 en 18:41 #

    Muy buen artículo. Referencias en ingles:

    Sobre llamar “paranoicas” tiene un nombre “gaslighting”, que es una estrategia de manipulación para hacer creer a la persona que no puede confiar en su criterio: http://en.wikipedia.org/wiki/Gaslighting

    Un artículo escrito por un hombre en defensa de las mujeres que lo sufren:
    http://thecurrentconscience.com/blog/2011/09/12/a-message-to-women-from-a-man-you-are-not-%E2%80%9Ccrazy%E2%80%9D/

    La condescendencia o paternalismo y explicarte las cosas como si fueran más expertos que tú en inglés tiene nombre: mansplaining. http://scienceblogs.com/thusspakezuska/2010/01/you_may_be_a_mansplainer_if.php

    • Ianire 20 diciembre, 2011 en 19:02 #

      June, apúntate otras más en mi lista recientita:
      – Que alguien que no tiene por qué saber ni quién eres, ni tu edad, ni tu nivel profesional o conocimientos científicos, te llame señorita (pero no se te ocurra bufar, que señorita no es un insulto).

      Y una de la que no me acordé de tuitearte el otro día:
      – Que en las cuentas bancarias, los préstamos y las propiedades de una pareja, el varón sea el que vaya “casualmente” en primer lugar (pero no te enfades, que es casualidad).

    • Ineritze 22 diciembre, 2011 en 21:38 #

      Qué interesante! Gracias por compartirlo, Vicky.

  41. Teresa 20 diciembre, 2011 en 20:08 #

    Excelente artículo, gracias!!
    En mi caso, mi pareja y yo nos hemos mudado porque yo encontré un trabajo que me gustaba más. Él dejó su trabajo para venir conmigo, así que vivimos los dos de mi sueldo. Mis compañeros no dejan de preguntarme si ya ha encontrado trabajo. Al principio me parecía que estaban siendo amables, pero ya estoy harta de las gracietas sobre lo bien que estoy teniendo amo de casa o los comentarios sobre lo triste que es para un hombre estar en casa. Tengo un buen trabajo y un buen sueldo; muchos de mis compañeros con trabajos similares o peores tienen a sus mujeres trabajando en casa, ¿por qué mi caso es diferente?
    Y, siguiendo el hilo del machismo en el trabajo, me saca de quicio recibir comentarios sobre mi aspecto en reuniones de trabajo (cosas como “qué ingenieras más guapas hay en esta empresa”) o el hecho de que casi todas las mujeres que conozco están más preparadas que sus compañeros masculinos para el mismo puesto, esto es, que tienen que currárselo mucho más para conseguir lo mismo.
    He dicho!

    • puedo ser una borde 20 diciembre, 2011 en 23:45 #

      estoy contigo

  42. Ander Izagirre 20 diciembre, 2011 en 20:42 #

    Todos, hombres y mujeres, tenemos papeletas para que a lo largo de la vida nos toque sufrir acosos, violencia, marginación, abusos… Todos los casos en los que ocurren son absolutamente condenables.

    Ahora bien. Además de las papeletas que a todos nos tocan, las mujeres tenéis muchas más por el simple hecho de ser mujeres. Vivís un acoso muchísimo más generalizado que los hombres. La evidencia de ese acoso y esa coacción es abrumadora pero hay gente que salta, incluso con furia, para negarla como sea, recurriendo a cualquier pirueta argumental.

    Entre los mensajes que han criticado tu post o el mío, ni entre los más brutos ni entre los más moderados, había ninguno de ninguna mujer. A ninguna mujer le ha parecido que estos temas no son para tanto, que todo esto suena exagerado. Debéis de ser todas unas feministas radicales, victimistas, aprovechadas, preparando un complot.

    Gracias, June, por exponer estas historias y mostrarlas tan claras y tan evidentes.

    • SFKS 20 diciembre, 2011 en 21:50 #

      Comentarios de meneame :

      ” #6 Primero que todo que quede claro que soy mujer, ahora la reflexión, si crees que un tio te ningunea porque te mire las tetas estás equivocada, nosotras las lucimos (escote) y ellos las miran, que en el fondo para eso están. Si solo mira no pasa nada, si te dice una palabra mas alta que otra le cortas y si intenta ir a mas (tocar) una buena patada en “las joyas de la corona” y en paz.
      Ni tengo ni he tenido nunca miedo de un hombre, soy capaz de defenderme solita (y si no hay cursos de defensa personal) y no me siento menos que nadie, hay barrios en los que no me meteria, o por los que no iria de noche, pero no es por ser mujer ni por miedo a que me violen, sino mas bien a que me peguen un navajazo para quitarme el bolso y eso también le puede pasar a un tio.
      En realidad me jode bastante cuando se intenta dar esa imagén de la mujer amedrentada y temerosa de los hombres, porque las chicas se creen que “así es como debe ser” y luego así nos va.

      Ya me he desahogado ala!!!”

      http://www.meneame.net/story/son-unas-histericas/00056

      Alguna mujer, hayla. Y bastante sensata, diría yo.

  43. Lidia 20 diciembre, 2011 en 21:02 #

    Hola, me ha gustado mucho lo que has escrito y me he sentido identificada.
    Un día hablando con unos amigos de este tema, al decir yo que no me gusta que me digan piropos por la calle, me contestó uno que su madre le decía que mientras no sea algo ofensivo, a las mujeres nos gusta que nos digan piropos.
    Imagina la cara de sorpresa que puse, a mí no me gusta que un desconocido se crea que tiene derecho a opinar sobre mi aspecto y a piropearme.
    He sufrido como casi todas las mujeres, esos micromachismos, en el trabajo, también he pensado si no estaba exagerando, cuando estaba sentada delante del pc y mi jefe venía por detrás y me tocaba el cuello. Cuando me decía si había adelgazado porque tenía menos tetas… y podría poner mil ejemplos más.
    Lo triste es que cuando lo comentas, te dicen otras mujeres que no será para tanto, que si es que yo soy muy simpática, como dejando caer que algo habré hecho yo. Pues no, no hace falta enviar ninguna señal, incluso poniendo cara de perro te pasan esas situaciones, así que me incluyo en el grupo de las paranoicas, pero nadie me hará cambiar de opinión.

    Me alegra leer a otras mujeres, sabiendo que no soy una isla, que lo que yo pienso lo piensan otras muchas y también otros muchos, que a veces por miedo al grupo, callan y asienten ante barbaridades.

    Un saludo.

  44. Bouguereau 20 diciembre, 2011 en 21:19 #

    En serio, a la autora del articulo y todas las pobres mujeres que sois apredreadas al salir a la calle, me hace muchísima gracia la facilidad con la que manejáis un termino que desconocéis por completo. Y sí, habéis leído bien, lo desconocéis. Esto es así os pongáis como os pongáis. La mayoría seréis mujeres criadas en igualdad de oportunidades y de deberes, que habéis tenido la libertad de cursar una carrera universitaria o no cursarla, y de acceder al mercado laboral, cobrando -y quizás hace quince años existia descompensación, pero ahora no- LO MISMO. Sí, lo mismo. Algunas diréis que seguís cobrando menos las mujeres pero estoy harto de escuchar a gente -hombress y mujeres- hablar de que en su empresa cobran todos igual. Ahora que si hacemos una estadistica de la remuneración general, pues ganan los hombres, pero simplemente por desempeñar trabajos en los que cobran más. A pesar de que no tenéis traba alguna para desarrollaros como personas -personas, no sexo- habláis de machismo como quien habla del tiempo. Graciososimas, en serio, comediantes en potencia. Mi abuela, que ya lleva unos años bajo tierra, podía haber hablado de machismo, podía haberoos dado unas clase y de paso descojonarse en vuestra cara, que es lo que haría cualquier mujer con un poquito de sentido común y de muy avanzada edad, descojonarse viendo que sois unas jovencitas aburguesadas con demasiado tiempo libre para reflexionar sobre tonterias.

    A vosotras, que os erigis luchadoras de una guerra que nadie os ha pedido que emprendáis, pues ya la emprendieron otras -con mayor acierto y mucho más sentido común-, que lucháis contra el cruel hombre que os somete, os esclaviza y que os trata como a la peor de las cucarachas por piropearos o atreverse a criticar vuestras palabras -que cruel que una persona, PERSONA, te critique-, que os mira con lascivia y os viola cada vez que salis a la calle, os pido que si tanto gustáis de igualdad comencéis a exigir que haya paridad en las minas, en las obras, en todos los trabajos copados por hombres y que son los que provocan la mayoría de accidentes laborales -ahí están los datos, el 98% de los accidentes laborales los sufren hombres-. Hacedlo, criticad una ley injusta, La Ley de Violencia de Genero, que establece que la violencia sólo se puede ejercer unidireccionalmente -del hombre hacia la mujer- y no al contrario, de que esto ha generado que existan numerosísimas denuncias falsas, más de las que creeiamos, critidad a la gran cantidad de mujeres que se han aprovechado de ella, de las injustas separaciones de divorcio en la que el hombre es dejado, practicamente, en la ruina por una egoísta sin escrupulos y obligado a pagar y pagar -ahí esta otra estadística, del gobierno, que habla del aumento escándoloso de los suicidios en hombres de edad comprendida entre 35 y 50, por separaciones de divorcio injusta-. En serio, dejaos de gilipolleces y luchar por una igualdad EN TODOS LOS SENTIDOS, no bajéis el liston de lo que es violencia contra las mujeres, que todo lo que habéis dicho no lo es y ninguna mujer inteligente y leída, que por “desgracia” conozco a unas cuantas -sí, mujeres inteligentes, uouh- os va a tomar en serio y con razón. De hecho dos amigas, devoradoras de libros y muy capaces intelectualmente, ya han leído este articulo y han pensado que como es posible que una periodista escriba tantas sandeces, que muy poco debe quererse a si mismo para tener que estar buscando excusas y decir que todavia se la sigue menospreciando. Ellas no ven machismo en esta sociedad, y no son precisamente garrulas, pero la autora sí.

    En serio, siempre lo he dicho, muchas mujeres no habéis sabido asumir vuestra libertad y en el fondo parece que no la queráis, que no seais capaces de entender que por fin podéis hacer lo mismo que un hombre y que esto es un logro.

    • David 20 diciembre, 2011 en 22:53 #

      Y con cuantos hombres se cruzan cada dia y se relacionan y no hay problemas? Utilizáis para generalizar al garrulo de barrio, al viejo verde, al gracioso estúpido del trabajo? ese es el referente con el que generalizáis?

      Yo personalmente estoy harto tambien, de muchas situaciones machistas que mantienen y no se molestan en cambiar muchas mujeres y en temas mucho mas graves, almenos mas graves que el echo de que un pobre desgraciado que no sabe como meterse el miedo al rechazo solo le sale un, hola guapa, en un bar, para eso si hay tiempo para analizarlo del derecho y del revés, para crear términos agresivos como micromachismos…..algo que sinceramente me ofende….

      Mas de una leerá esto y ya me catalogara de machista y se imaginara lo horrible que debo ser y el terror que debo impartir entre las mujeres de mi entorno….pues bueno, aceptaremos barco como animal de compañia

    • puedo ser una borde 21 diciembre, 2011 en 0:14 #

      me da asco leerte algunas cosas, solo me gustaria que nacieras mujer, y pasaras por alguna situacion de las dichas, ya sabemos que tu abuela y la mia lo pasaron peor, pero solo faltaria que siguieramos igual toda la vida…

  45. José Miguel 20 diciembre, 2011 en 21:37 #

    Preciosa Cleia, tus mujeres enclaustradas
    en “permanente luz eléctrica”
    debieran rasgar las cortinas y enjuagar de mañana
    su artificial clausura.

    Y cuando,
    con los tobillos hinchados como pavos de Pascua,
    sacien la carne viva de sus lágrimas con “áspero vino”
    mientras el puchero se consume y Cristal persigue su destino
    en 625 líneas y 2.000 capítulos,
    debieran también
    libar néctar viejo y dulce que sane sus derrotas.

    Tú sabes bien, lindísima Cleia,
    que el “agujero en la fotografía” del retrato de bodas
    arrinconado en el living,
    seguirá acumulando polvo y desesperanza
    hasta que los gritos femeninos no reduzcan a escombros
    látigos y “remedios florales”

  46. Oscar 20 diciembre, 2011 en 21:59 #

    Creo que mucha gente identifica una tras otra las palabras que aquí escribes. Las identifica como su quehacer diario. Y es triste, pero real como que el PP está en el gobierno otra vez. Un país que hereda su cultura del ocio y el alcohol como diversión, de la iglesia más rancia, de una dictadura todavía palpitante, es extranho que pueda cambiar en tan poco tiempo. A muchos, no les ha dado tiempo de afeitarse el bigote de moda en aquellos anhos. Muchos no saben que las mujeres son como ellos, y no lo saben porque todavía miden la inteligencia y el poder por medio de la “ley del más bruto”.
    Saludos y muy buen post.

  47. Anuska 20 diciembre, 2011 en 22:01 #

    No creo que lo que tengan los hombres sea más confianza, yo creo que en realidad son más inseguros y probablemente que tengan menos vergüenza. Menos vergüenza en el sentido de que utilizan cualquier excusa para hablar con desconocidas, cosa que una persona con un mínimo de educación no lo hace, pero inseguridad en el sentido de que nunca saben cómo tratar a esa persona, y por eso al final acaban molestando a un montón de desconocidas, porque deben pensar que cuantas cuántas más persigan más posibilidades tienen de seguir ganadores.

    No hablo de todos los hombres en general, claro que no. Pero me pasa demasiado a menudo que me pasen un mvl por privado con un “llámame y quedamos”, o “Hola soy amigo de tal, ¿tienes que hacer algo hoy a tal hora?” o incluso me han llegado a agarrar por la calle.

    Así que reafirmo, más que confianza… tienen mucha cara, y no reconocen los límites. Por eso siempre se acaban ofendiendo cuando por un motivo o por otro, pones distancia, como si no estuvieras en tu total derecho de mantener tu privacidad social.

  48. jordi 20 diciembre, 2011 en 22:08 #

    Bienvenida a un mundo de prejuicios y mentiras, donde nos hacen creer que somos todos iguales, y siguen creando estereotipos que nos separan mas y mas de lo que realmente somos, seres humanos, no hombres y mujeres.

  49. Anónimo 20 diciembre, 2011 en 22:16 #

    <>

    Eso de machismo no tiene nada, pero de racionalidad mucho.

    • Anónimo 20 diciembre, 2011 en 22:17 #

      Me refería a esto:
      “2- Aquellos se permiten aconsejarte sobre cualquier cosa, hasta de lo que eres experta”

      • Ianire 21 diciembre, 2011 en 10:31 #

        La verdad es que lo de que el criterio masculino sea siempre más valioso, a mi no me parece racional porque sí. Un experto en fontanería, es experto en fontanería, y a mi no se me ocurriría decirle cómo tiene que hacer su trabajo. Sin embargo, tengo una amiga que realiza conexiones de telefonía en domicilios, y que casualidad, cuando hay un hombre en la casa a la que va, tiene que aguantar que el majo de él se dedique a “enseñarle” a la chica cómo se corta el cable, o le dice “déjame, déjame, que yo hago eso”. Ojo, la experta y técnica que trabaja en eso es ella. ¿Por qué el varón cree que él sabe más que la experta? A mi eso no me parece racional.

        • Oscar 21 diciembre, 2011 en 16:01 #

          Ianire, creo que te confundes porque él no se ha sabido explicar con claridad. Se refiere a los listillos y a los que van de “sabelotodos” por la vida, a esos que les dará lo mismo que seas hombre o mujer para que te estén dando el coñazo con “todo lo que saben”.

  50. Lesbo 20 diciembre, 2011 en 23:17 #

    A ti lo que te pasa es que se te ha muerto Adonis antes de que nacieras y te gusta jugar con las ninfas. A lo que tú llamas micromachismos algunos les llamamos paranoias y les pasa a todas las lesbianas. Desconozco la razón, pero así es. Una pena más.
    ¡Ah! Se me olvidaba. Es cierto que hay mucho cerdo, pero también hay mucha zorra.
    Para concluir, no soy de esos a quienes le despiertas interés. He llegado a este blog de casualidad y no volveré a visitarlo. El whatsapp ni lo uso.
    Suerte y ojalá te olvidaras de lo que te produce ese odio que tienes.

  51. June Fernández 20 diciembre, 2011 en 23:36 #

    Tardaría siglos en contestaros a todo el mundo, así que os quiero agradecer por la cantidad de muestras de cariño, reflexiones interesantes y referencias que me habéis dejado.

    Quiero dar las gracias también a quienes me llaman puta, zorra, lesbiana resentida, fea estrábica, que necesito un pollazo y demás, porque son comentarios muy ilustradores para demostrar el objetivo de este post: que cuando denunciamos el micromachismo de algunos hombres, otros tantos en vez de escucharnos y apoyarnos, nos llaman exageradas, paranoicas o, como en estos casos, directamente nos agreden.

    • Quique 21 diciembre, 2011 en 0:10 #

      ¡Uf!Cómo está el personal, veo que has dado en el clavo y a más de uno le duele. Ante eso, como ya haces, buen humor. Por cierto, ¿qué haces esta noche…? Es broma!!!
      Buen artículo, las cosas, claras. :)

    • puedo ser una borde 21 diciembre, 2011 en 0:38 #

      EXCELENTE. TE FELICITO. MIL APOYOS, MIL BESOS.

      Yo siempre he sido muy pasota, muy timida, sin ganas de follon y enfrentarme con alguien por estos temas, pero alguno se ha llevado algun pisoton en el autobus, y en la siguiente parada me baje.
      Que hay alguna zorra o alguna trepa, pues que se metan con ellas, pero no con la gente normalilla como yo que va de incognito.
      Recuerdo varias anecdotas, que no se me olvidaran en la vida, y al leer este blog me ha hecho recordar aun mas,
      pero lo peor que me paso fue en la ciudad donde vivia antes, andando desde la estacion de tren a mi casa, 15 minutos, y al llegar a mi portal va y se mete un chico que yo pense que era un vecino, llevaba gorra y gafas negras, me coge por detras y me toca el pecho, me tira al suelo…. pero bueno hasta ahi podiamos llegar…..
      solo me viene a la cabeza ahora impotencia, de tener menor fuerza, y estampar su cabeza contra la pared…o retorcerle los huevos literalmente…
      A todos estos chulitos que nos llaman paranoicas….que lastima no les pasase a ellos…

      Bueno es cuestion de cerebro y como el nuestro es mas grande y esta en una cavidad mas grande, y el suyo esta casi a la altura del suelo y no tiene sitio la unica neurona para moverse, pasear, pensar… hijos de su madre, que sus madres no tienen la culpa…

      LOS HOMBRES SON DE MARTE Y LAS MUJERES SON DE VENUS, si es la genetica y no se puede cambiar, somos diferentes. FISICAMENTE Y MENTALMENTE…

      No se expresarme bien y si no he puesto los acentos es porque no me da la gama…..

      Ahi queda… saludos a CASI TODAS LAS MUJERES Y A LOS HOMBRES QUE APOYAN ESTA CAUSA….

      Saludos…

    • Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 0:48 #

      A ver cuando hablas de la discriminación positiva, de las denuncias falsas, de que España es uno de los paises de Europa con menor indice de malos tratos, de que la mayoría de casos de violencias contra los niños los cometen las madres, de esos padres apartados de sus hijos y que deben pagar y pagar viendo como su mujer rehace su vida en la casa en la que antes vivía tan feliz, de los que se acaban suicidando habiendose quedando en la ruina, de los que han sido detenidos por una denuncia falsa y han pasado una noche en el calabozo, o incluso han ido a la cárcel, de los abogados que incitan a las mujeres a divorciarse a traves de una denuncia falsa, de los miles de millones gastados en observatorios, asociaciones y ministerios para que sigan sin protegerse a las mujeres maltratada -consiguiendo que algunas que realmente sufren maltrato no denuncien por temor a que su denuncia sea tomada como falsa-, del matrato hacia los hombres tanto física y psicologicamente por parte de sus parejas -con sutiles reproches, amenazas-, de las mujeres que matan a sus parejas y ex parejas, de la bidireccionalidad de la violencia, de lo aprovechadas y parasitas que son muchas mujeres, de la criminalización de todo símbolo masculino, del paternalismo estatal que os trata como paralíticas y que vosotros aplaudis como zombis sin cerebro. En fin, que a ver cuando empiezas a ser FEMINISTA. Hasta que no empieces a criticar todo esto para mí no eres más que una Hembrista que sesga la realidad.

      • puedo ser una borde 21 diciembre, 2011 en 0:51 #

        ah a que duele… yo entiendo o empatizo con todo lo que has dicho, de hecho conozco a brujas que le han quitado lo que han podido a sus ex…..

        • Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 1:04 #

          Todo lo que he dicho no sucedía hace unos años y es una vergüenza que en pleno 2011 como hombre que soy tenga que luchar por recuperar mis derechos más básicos, como la presunción de inocencia ante una denuncia falsa de malos tratos. Vergonzoso que una ley que actua de manera antidemocrática siga vigente y que encima haya gente que la defienda, como parece que la defiende la autora del post, que será periodista, pero me da a mí que no ha escuchado en su vida hablar a un tío cuya mujer lo ha dejado en la ruina, o a ese hombre que ha pasado una nocho en el calabozo sin haberle puesto la mano encima a su mujer. Pero claro, se ve que exigir que exista igualdad social, que una ley proteja a las PERSONAS y no a las MUJERES, es pedir demasiado. Hablemos de violencia domestica y no de violencia de genero.

          ¿Por qué hemos llegado a este punto? Fácil. Los lobbys feministas -feminazis- presionaron hasta que se implantase la Ley de Violencia de Genero. Lo intentaron con el PP y no pudieron. Cuando llego el PSOE fue lo primero que se hizo. Ya lo dijo un político que no recuerdo “Si votabas en contra de esa ley eras un cádaver político”.
          La gallina de los huevos de oro, es lo que ha sido la ley. Miles de millones que han ido a parar al bolsillo de feministas y feministos que han hecho negocio con el asunto.

          Siguen muriendo mujeres maltratadores, denuncias falsas, discriminación positiva, separaciones injustas. Con dos cojones. Yo soy feminista de VERDAD y por eso quiero IGUALDAD, al menos igualdad LEGAL.

      • we 6 mayo, 2015 en 22:45 #

        como escuece, eh borrego?

    • Juliette 7 enero, 2012 en 23:51 #

      Hola June
      ¡Qué paciencia tienes, de verdad, aguantando todos esos comentarios agresivos, que ilustran todo lo que has expuesto arriba! A mí, leyéndolos, me ponían más rabiosa. Cada día me asombra más y me pone más triste el trabajo que queda por hacer para que cambien las mentalidades. Yo, que soy de Francia, siempre, desde que vivo en España, he vivido muy mal los supuestos piropos que te dicen en la calle, por no haberlos experimentado casi nunca en mi juventud, y además que me dijera una amiga (española) que no era para tanto. Así que sí que pueden cambiar las actitudes machistas (sean masculinas y femeninas) en una sociedad. Y eso que sigo pensando que muchas cosas quedan por cambiar para las mujeres en Francia y en todos los países, por más feministas que sean. Véase la actitud de los “intelectuales” franceses (hombres) ante la acusación de violación por parte de Dominique Strauss-Kahn, ex-director del FMI, a una trabajadora de un hotel de Nueva York. http://www.elpais.com/articulo/opinion/Derecho/pernada/elpepiopi/20110717elpepiopi_11/Tes
      ¡Mucho ánimo!
      Ju

  52. Elena 20 diciembre, 2011 en 23:37 #

    Algunos tienen una caballerosidad mal entendida: un día discutí con uno en una cafetería porque sin venir a cuento me quería invitar en gesto de caballerosidad y como le dije que me había invadido mi espacio encima me criticó.

  53. Aida 20 diciembre, 2011 en 23:54 #

    Entiendo casi todas las opiniones que se vienen vertiendo hasta ahora, excepto los insultos hacia June,(que tambíen son entendibles dada la sociedad de cobardes en la que vivimos), no suelo escribir en blogs pero este tema me toca de cerca. Creo que lo mas importante es evitar que te afecten todos esos comentarios, miradas…etc. porque cambiar a los demás es muy difícil, pero cambiarse a uno mismo esta a nuestro alcance, aunque no sea de un dia para otro. Quien te enfada te controla, así que, tanto mujeres como hombres, procuremos ser mas condescendientes y que nos la resbalen mas estas cosas,sea de la indole que sea, yo a veces me imagino que son animalillos con ganas de sexo o de mostrar su superioridad y no le doy mas vueltas. June te felicito por tu blog.

    • Laura 21 diciembre, 2011 en 0:12 #

      Excelente tu artículo acerca de los micromachismos y las alarmas a las que estamos expuestas desde pequeñas. Realmente son violaciones que aún sin comprender nos marcan como fuego. Si reaccionáramos más ante los abusos cotidianos tenderían a desaparecer o al menos a disminuir los abusos cotidianos que se amparan en el silencio o la verguenza de denunciar.

  54. César 21 diciembre, 2011 en 0:31 #

    Hace un tiempo una amiga me dijo que difícilmente un varón entenderá el alcance de la agresión diaria a la que son sometidas las mujeres en palabras, actitudes y omisiones. Lo dijo en tono comprensivo, y yo le respondí que al menos debíamos intentarlo, a lo cual asintió.

    Seguimos intentándolo. Sacarse ese chip de la cabeza es tarea de todos los días, imagino que lo entiende.

    Saludos.

  55. el pan cada de cada día 21 diciembre, 2011 en 0:56 #

    Por mi trabajo tengo que aguantar a diarios comentarios y situaciones embarazosas; pitidos en plena autopista a,l verme conducir el camión, ver como la ferretería en pleno se queda en silencio a la espera de escuchar lo que voy a comprar, comentarios de que debo “pasarles la manita” a mis compañeros varones para que me traten mejor en el trabajo, hasta en una ocación me dijeron que se “las ponia dura” ver como cortaba un hierro con la radiar. Me gustaría ver a muchos que nos tachan de paranoicas en estas situaciones y no un ratito, sino toda tu vida, haber como terminan de paranoucos. Cada vez con más frecuencia me dan ganas de pararme en mitad de la calle y gritar “que nos dejen en paz!!!!!”

  56. Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 1:12 #

    http://mentirashembrismo.blogspot.com/

  57. MªJosé 21 diciembre, 2011 en 5:23 #

    Simplemente genial.

  58. Perspectiva 21 diciembre, 2011 en 8:05 #

    http://denunciasfalsas.blogspot.com/

  59. blueberry 21 diciembre, 2011 en 8:11 #

    Lo mejor es que estos comentarios no harán más que alimentar el ego y las ganas de atención de la “periodista” en cuestión…

    Y con respecto al blog de arriba, se en España se legisla a golpe de escándalo y como quede mejor en la opinión pública para arañar más votos.

    La sociedad está evolucionando, no veas micromachismos donde hay mala educación de algunos hombres. Lo que las feministas radicales (como prefiero denominarte antes que algo peyorativo) no os conviene ver es cómo una mujer socialmente domina a los hombres de su entorno a un poco viva que sea, juega con ellos y las tornas hace tiempo que dieron la vuelta.

    Agur, “periodista”, ¿te hace un café, guapa? (lo último no es un calificativo, es cortesía)

    • SmareldaV 21 diciembre, 2011 en 10:20 #

      Lo de que las tornas han cambiado lo dices por la entrevista de trabajo que tuve hace dos meses en la que el “empresario” me dijo sin ambages que si quería el puesto no me debía ofender si en alguna feria nos teníamos que quedar a dormir en la misma habitación de hotel o si era de las que saltaba cuando se me rozaba? por mi formación o mi experiencia laboral no me preguntó en ningún momento…
      Si quieres trolear por lo menos deberías aportar algun hecho o ser algo ingenioso, macho. Porque lo que yo sigo viendo en este país y en casi todos los autodenominados “civilizados” es que el éxito en la vida de una mujer es estar guapa y criar hijos, y no el éxito profesional. Si no, mira un rato el canal Divinity ése. Y no te enfades, tonto! XDDDD

      • blueberry 21 diciembre, 2011 en 11:10 #

        Categórica. E innecesariamente incisiva, veo que dí en el clavo. Lo que te pasó con el “empresario” no esperarás que lo defienda, ¿verdad? Actitudes así son evidentemente denunciables, de nada sirve decir obviedades para que te den la razón en todo lo demás.

        Y hoy día, que parece que vives en Cuéntame o en alguna región apartada de lo que podríamos llamar una visión general, lo normal es ver muchas mujeres con estudios, iniciativa, peleando y demostrando. Y actualmente lo más común es ver mujeres que por la educación y forma de ver la vida, anteponen su carrera profesional, su bienestar y todo antes de seguir los clichés de “pillar un hombre y ser una digna esposa”. ¿No estarás cayendo tú en el “micromachismo”?

        No te voy a dar más ejemplos porque no quiero personificar con las mujeres de mi entorno y que conozco.

        Lo de que su único fin sea estar guapa y criar hijos… me sigo preguntando si no estarás cegada por tu forma de verlo. ¿A las trincheras, hermana! 😉 (Es broma, no saltes)

        Tras haberte alimentado, pequeña troll, espero tu bilis. Veré si me merece perder el tiempo de nuevo en una conversación que no me llevará a nada.

        • SmareldaV 22 diciembre, 2011 en 10:36 #

          No puedo defraudar a alguien que me pide una ración de Bilis con tanta educación… se nota que eres un caballero de los de antes XDDDD.
          Bromas a parte, no vivo en cuéntame ni en una relidad paralela a lo Fringe, así que simplemente te voy a dar unos ejemplos de cosas que he leído y visto:
          Una escena de una peli con Whoopi Goldberg, no demasiado antigua. Ha quedado con su hija treintañera a cenar, y ésta aparece ataviada con traje sastre, pegada a su móvil y dando órdenes de vender y comprar acciones, con muy mal genio. Ella le explica a su madre que tiene su propia empresa y que está a punto de cotizar en bolsa, a lo que su madre le responde: NO TE HAS CASADO, VERDAD? la hija responde negativamente mientras se deshace en llanto.
          En La Vanguardia, esa joya de periódico, hacían hace poco un retrato de la mujer de Rajoy, alabando su decisión de haber renunciado a su, parece ser, brillantísima carrera para apoyar a su marido y dedicarse al cuidado de su familia.
          Y por último, que no quiero ser pesada:
          Estaba el otro día en una “cena de chicas”. Mis amigas tienen todas un cierto nivel cultural, son inteligentes y podríamos decir que bastante de izquierdas. Salió el tema del embarazo (tengo 33 años) y yo comenté que no quiero tener hijos, ni irme a vivir con mi novio con el que llevo casi 3 años. ¿Pero nunca? me respondieron sorprendidas. Y la cara que me puso una de ellas al decirle yo que mi objetivo en la vida era desarrollar mi carrera profesional y no parir hijos no la olvidaré en la vida. Se le arrugó la nariz hasta que le llegó a la frente.
          Como ves, tienes razón en eso que dices de que una mujer pueda caer en el machismo (aunque sinceramente creo que no es mi caso, y no diré micromachismo porque estos términos tan modernos me parecen un poco postizos), pues existe una cosa que se llama EL COMPLEJO DE CENICIENTA o lo que es lo mmismo, el miedo de las mujeres a la independencia. Existe un libro sobre el tema, de Colette Dowling, que te recomiendo ya que es bastante ameno.
          Por cierto, te pediría que me dieras un ejemplo de mujeres de ésas que socialmente dominan su entorno, que son un poco vivas… lo digo más que nada por ver si puedo copiarles algo!!! 😉

  60. DeÚtilLectura 21 diciembre, 2011 en 8:56 #

    Le aconsejo esta constructiva lectura, y luego reflexione, Srta. Kazetari

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/655/biberon-o-martillo/

  61. Luis 21 diciembre, 2011 en 9:04 #

    Muy de acuerdo.

    A mí me sirvió de mucho para entender el nivel de sutileza de estas cosas el libro “Hay algo que no es como me dicen”, de Juan José Millás. Si no lo conoces, te lo recomiendo.

  62. Jose 21 diciembre, 2011 en 9:26 #

    Hola June.
    Un artículo muy interesante. Sobre todo porque soy hombre, y hay aspectos y circunstancias de las mujeres que no “vemos”, porque lógicamente nunca llegamos a experimentar.
    Creo que, por supuesto, está bien que una mujer se defienda ante actitudes de acoso, baboseo, etc.
    A veces, el que algo sea baboseo o no depende del contexto. Por ejemplo, si vas a una discoteca, y eres chica, tienes que asumir que puede pasar que algún hombre se te acerque e intente ligar. Si se hace con respeto y si el hombre sigue el principio de no ser pesado y dejarlo si la chica le pone mala cara, creo que no hay problema. Sin embargo, hay quien confunde el trabajo con un sitio para ligar y se crean situaciones extrañas, por muy respetuoso que, en principio, quieras ser. Hay un dicho que resume muy bien esta situación.
    Por otro lado, separar el grano de la paja no es fácil. Tú dices que, si un hombre llama a una mujer “niña” o “nena” es un micromachismo. Cuando a mí, una mujer que no conozco de nada, me llama “cariño”, “mi niño” (muy típico en Canarias, de donde soy), “cielo” o “mi amor”, ¿cómo me lo debo tomar?

    • June 21 diciembre, 2011 en 10:44 #

      Creo que lo del contexto lo he aclarado varias veces. No estoy en contra del ligoteo. No estoy en contra de que un chico se acerque a una chica en un bar y le diga que le ha parecido muy guapa (aunque me gustaría que se normalizase más que no sea necesariamente el hombre el que da ese paso). Me refería a contextos profesionales o en los que no caben esas confianzas (como puede ser mi Facebook, del que hago uso profesional).

      Que una mujer llame “mi amor” a una persona a la que no conoce en un contexto profesional me parece inadecuado. Aunque ahí sí que hay un componente cultural, pero es que yo soy vasca. En mi contexto, “niña” por parte de un desconocido casi siempre es paternalista o condescendiente.

      • Jose 21 diciembre, 2011 en 12:23 #

        Sí, estoy de acuerdo en que, en un contexto profesional, este tipo de cosas que comentas sobran. O, al menos, ante la duda, mejor no meterse en ese jardín.
        Sin embargo, cuando te lo dice un desconocido, es probable que sea paternalista o condescendiente, pero no siempre tiene por qué ser machista. Creo que, en ese tipo de situaciones, el que un hombre, normalmente de más edad, le diga a una mujer “niña”, es más o menos equivalente a que una mujer mayor le diga a un hombre más joven “cariño” o “cielo”. En mi caso, cuando me ocurre, yo no me lo tomo a mal. Pero está claro que todo depende de los matices, y que hilar fino es complicado.

        Un saludo.

  63. Ibn 21 diciembre, 2011 en 9:45 #

    Hola,

    Enhorabuena por Pikara, es un puntazo de revista, gracias.

    Este artículo me toca. He sentido vergüenza (como chico hetero) por verme reflejado en algunos de los ejemplos de micromachismos…y a la vez he sentido algo así como “amplitud”, como si el campo de lo posible se ampliase en la medida que muestras claramente qué supone reproducir micromachismos como chico hoy día (muy útil para quienes no queremos seguir reproducioendo mierda). Para mí es un asunto muy serio el descolonizarse de nuestra propia cultura.

    Quería añadir 2 cosas. Una: micromachismos que recreamos los tíos entre nosotros:

    Ej 1. Un día iba en un coche con 3 tíos que acababa de conocer (conocí a uno hacía tiempo y de viaje). Era de noche, una chica caminaba sola por la acera. El conductor me baja la ventanilla y entre risotadas me impera: “¡dile algo a esa!”. No dije nada…se hizo el silencio…”¿este no será maricón, no?”, pensarían. ¿Cuántas veces se usa a las chicas para demostrar a los demás tíos que se es hetero-macho?

    Ej 2. El otro día en la carnicería. El carnicero con un amigo al lado, se intenta hacer el simpático conmigo: “algo bueno tenía que tener trabajar aquí” y li dice mirando detrás mía. Me giro y veo una silueta de “tía buena” de espaladas, tras de mí. No quiero jugar a ese juego y no le doy bola. Y el carnicero le dice al amigo: “esa está más buena que tú” y el amigo sentencia: “yo lo único que sé es que si un tío dice si otro tío es feo o guapo es que es maricón”…qué pena, qué rabia, cómo nos automutilamos.

    Ej 3.
    – “tío, he conocido a una chica, está pasando algo entre nosotros, es muy especi…”
    – “¡¡PERO TE LA HAS FOLLAO YA O QUE!!”

    …ETC…

    La 2ª cosa que quería añadir: miedos de los chicos hacia cambios profemistas:

    – La culpa: si afrontamos un proceso de cambio desde discursos culpabilizadores (por ejemplo, feminismo de los 70 muy centrado en el “machismo personal”; ideas populares desinformadas sobre los feminismos, el prevencionismo generalizado, etc.) la culpa estará presente (como quien aborde, ya sea mujer u hombre u otra cosa, su blanquitud, su posición de clase, su identidad alemana, etc. desde la culpa). Ante eso hay 2 opciones: me pongo a la defensiva y me victimzo (el victimismo en las mujeres no ayuda porque alimenta el patético victimismo de los hombres, pues ser reconocidx como víctima hoy día es deseable) o me autoflagelo y me convierto en carne de autoayuda, de lo políticamente correcto, de los disursos gubernamentales sobre nueva masculinidad…

    – crisis identidad: necesaria para cambiar, pero da miedo…

    Bueno aquí lo dejo, que me enrollo.

    Gracias y abrazos

    á

    • June 21 diciembre, 2011 en 10:37 #

      Sí, ya se ha comentado en algún otro momento la presión de grupo que sufrís los hombres, y lo mucho que cuesta y desgasta enfrentarla. Y, en concreto, la homofobia como elemento clave de control de la masculinidad. Qué bien que salgáis a la palestra tantos tíos que no reís esas gracias.

      Me parece super interesante (y nuevo para mí) lo que explicas de la culpa. Reflexionaré al respecto. Creo que he insistido en que no se trata de que os flageléis, pero igual sí que necesito darle una vuelta.

    • Qvar 21 diciembre, 2011 en 19:25 #

      Tu ejemplo 3 me ha recordado varias experiencias propias o de amigos que he presenciado tantas veces, y la verdad es que recientemente me ha surgido la sospecha de que no se trata de saber si se ha follado o no se ha follado, si no de (poniéndolo en relación con los dos primeros ejemplos) alejar el fantasma del sentimentalismo tan rápido como sea posible. Porque tiene que saberse que todos somos muy machos.

  64. SmareldaV 21 diciembre, 2011 en 10:06 #

    Estupendo artículo con el que estoy totalmente de acuerdo… por (deagradables) vivencias personales yo he estado muchos años reaccionando excesivamente a la defensiva al tipo de situaciones que se comentan en el artículo y descubrí dos cosas:
    Reaccionar automáticamente a la defensiva ante este tipo de reacciones sólo me provocaba más angustia y malestar…
    Si al “piropo” que te suelta alguno respondes con algo todavía más soez (y sin perder la sonrisa) se quedan descolocados y te llaman ORDINARIA!!!!… nunca hay que perder el buen humor porque si no ellos habrán “ganado” de alguna manera: si hacía evidente mi enfado a gente por la cual me había sentido agredida parecían disfrutar aún más y me soltaban el consabido: PERO NO TE ENFADES TON-TAAAAA… muchas veces basta con simplemente ignorarles. No están ahí.
    Por otra parte hay mucha gente, sobre todo mayor o con poca formación, que no tiene ninguna doble intención ni está siendo paternalista al decirte “guapa”, es sólo que no conocen otra manera de ser amables, es lo que les han enseñado y lo dicen automáticamente.
    Felicidades de nuevo por tu artículo!

    • June 21 diciembre, 2011 en 10:35 #

      Me identifico con lo que dices. Alguna vez he contestado a un piropo con un insulto (hay que decir que era el quinto en cinco minutos y estaba muy harta) y me he sentido mal, porque no hay que rebajarse, y porque supone que ellos ganan, que soy yo la que me he pasado. Y desde luego que muchos hombres hacen esas cosas porque lo han aprendido y no han aprendido otros modelos,por eso creo que dejo muy claro que no se trata de criminalizar.

  65. mone 21 diciembre, 2011 en 10:10 #

    Enhorabuena, diria que a tenor de las réplicas, has tocado en hierro!
    Pero al mismo tiempo que denuncias tu incomodidad como algo producido por otros, diria que sin tu quererlo transparentas tu participación en la misma. No hay verdugo sin victima.
    Por otro lado si los comportamientos son reprobables, no lo son todos aquellos que de uno u otro modo se parecen a quien los llevó a cabo. No te fijaste si eran rubios, o bajos o gordos, sino que eran hombres. Es decir solo es cuestión de hombres, como sexo, o más bien se trataria de una construcción de géneros a la que contribuimos todas y todos, incluida tu misma con tu post? Separemos que algo ganaremos.
    Hablas de micromachismos, como si esa fuera la verdad de su génesis pero yo me pregunto si no se tratara más bien de no calcular bien su recibo. Se trata de aprendizajes desde la experiencia de las consecuencias, quizás mal hechos, pero a lo mejor mal generalizados solamente. Si siempre obtuvieran reprobación tu crees que se continuarian haciendo?
    Es más diria que en este momento, incluso pareceria se han sido mimetizado por algunas mujeres, dotandolos de más credibilidad social. Como si al hacerlo la igualdad fuese conseguida. Pero hay algo que no entiendo se trata del comportamiento lo que es reprobable o de quien lo hace?

    • June 21 diciembre, 2011 en 10:33 #

      Lo reprobable es el comportamiento. Varias veces he dicho que las mujeres también incurrimos en micromachismos (y macromachismos) y que no se trata de machacar a los hombres sino de trabajar la consciencia en todas las personas. Respecto a tener en cuenta sólo que son hombres, creo que es una realidad que el género es el elemento de socialización más potente hoy en día. La prueba es que es lo primero que se pregunta cuando alguien va a tener un bebé: “¿Será niño o niña?” Y en función de la respuesta cambia todo. Pero me parece bien el apunte de no recrearnos en esa categoría para no perpetuar el sexismo.

  66. HOMBRE BUCLE 21 diciembre, 2011 en 10:23 #

    JO , QUE PROFESIONAL Y GUAY ERES…Y QUE TODOS ANDEN DETRAS TUYO EH ? JAJAJAJAJA PRINGADA MICROMACHISMO DICE…TU LO QUE TIENES ES UN EGOCENTRISMO QUE TE CAGAS

  67. DeÚtilLectura 21 diciembre, 2011 en 10:59 #

    Le aconsejo esta constructiva lectura, y luego reflexione, Srta. Kazetari

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/655/biberon-o-martillo/

    A ver si le hace pensar un poco más. Y mejor.

    • Txuko 21 diciembre, 2011 en 12:20 #

      Lo que me faltaba por ver: Reverte utilizado como referencia positiva en un tema sobre machismo. La mitad de sus artículos se pueden utilizar como paradigma de los micromachismos (y no tan micro).

      De hecho, pensándolo bien, es un buen aporte para utilizarlo como resumen de la queja que representa este post. Como este artículo del mismo autor, por ejemplo:
      http://xlsemanal.finanzas.com/web/firma.php?id_edicion=2247&id_firma=4370

  68. Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 11:08 #

    Yo sigo esperando que la autora, que se declara feminista, hable de la autentica realidad en este país, de la ley antidemocrática de Violencia de Genero -en que el hombre debe demostrar su no culpabilidad, eliminándose la presunción de inocencia, de la discriminación positiva, de las denuncias falsas, de la criminalización de toda actitud masculina, de la feminización de la sociedad, de la actitud estúpida, borde y engreida de muchas mujeres, que creen que el mundo gira a su alrededor, de las cara que ponen muchas cuando hablas de sexo -si está bueno entonoces no eres un salido, sino un golfo-. En serio, la autora habla de un supuesto machismo, que consiste en que abuelos y garrulo la miran -y a todas las que postean aquí, deben ser modelos- y le sueltan burradas, pero que no tienen que ver con quizá su escaso nivel cultural, sino con un odio hacia la mujer y todo lo que está representa.

    No conozco a nadie que me haya hablado de una situación de desigualdad y relación de poder real, ninguna mujer, y conozco a un par que muy inteligentes, sin embargo aquí todas parece que os ha hecho el vacio el horrible y temido hombre español.

  69. Paula Mayoral 21 diciembre, 2011 en 11:27 #

    Comparto lo que dices. Hace 5 años, de Erasmus en Holanda y gracias a algunas asignaturas, empecé a sensibilizarme con el feminismo, sobre todo en lo que afecta al periodismo y a los medios de comunicación. Me ha encantado encontrarme con este blog que refleja una realidad a la que no se le suele dar importancia. Gracias.

  70. Grillo79 21 diciembre, 2011 en 11:35 #

    En mi profesión (soy fisioterapeuta) si trabajas en un centro en donde hay compañeros (hombres) los pacientes se dirigen a la fisioterapeuta mujer como si fuesemos la auxiliar o la secretaria. Al hombre le prestan más atención y se dirigen a él con más solemnidad, llegando incluso a dirigirse a él como “doctor” simplemente por ir con bata.
    A parte de eso puedo relatar innumerables episodias de hombres que en aglomeraciones comienzan a restregar su paquete contra tu culo (me ha pasado 3 veces a lo largo de mi vida, y era una situación bastante complicada, ya que sabes que no es normal, pero por otra parte te preguntas si no lo estarás malinterpretando), se masturban en el coche que está parado a tu lado mientras te miran fijamente o, “simplemente” te chistan por la calle, como si fueses un perro. por no hablar de los viejos que te dicen cosas como “chochete” o “qué rica estás”. Un día dejaré de callarme y les soltaré un buen insulto, dejándoles en evidencia delante del resto del mundo.

  71. Zumo 21 diciembre, 2011 en 11:46 #

    Me ha gustado bastante esta entrada, y no soy de esas personas que suelen comentar en blogs a textos que leen, suelo limitarme a leer los comentarios y guardarme mis opiniones para mí, pero creo que la ocasión merece que no sea invisible mi opinión; y es que creo que, o no ha quedado claro, o no lo he entendido bien.

    Creo que una cosa es el machismo y el abuso de poder, otra el sexismo, y otra el feminismo radical.
    Y creo que estás confundiendo un poco el micromachismo con el sexismo. Está claro que mujeres y hombres merecemos el mismo trato laboral y sexual, pero creo que también hay algo bastante claro, y es aquí donde entra el sexismo, y es que mujeres y hombres somos diferentes, nos guste o no. No hablo de que nadie sea mejor que nadie, ni un sexo superior a otro, pero sí somos diferentes. Soy una chica bastante, si no muy liberal, pero hay cosas que creo que son como son; yo me pongo un escote porque me gusta, me gusta disfrutar de mi juventud y de mi cuerpo, y me dan bastante repelús los hombres que no me miran a la cara mientras hablo, porque están en otro mundo paralelo flotando entre mis pechos, pero creo que aunque no nos guste reconocerlo, que nos echen un vistazo involuntario al escote, o que nos hablen con adjetivos como “princesa”, no debe ser algo ofensivo. Forman parte del atractivo femenino. No hablo de que esto nos abra o cierre puertas, solo por el hecho de ser del sexo que somos, espero que no se me confunda. Pero creo que es un poco hipócrita – y no intento ofender a nadie- ponerse un escote, maquillarse, y no pretender que nos miren ni valoren nuestra belleza, o incluso que aun tapadas y recién levantadas y al natural, (cuando sacas a pasear al perro recién levantada, por ejemplo)haya alguno que nos suelte un piropo. No es ofensivo, está en la naturaleza. Igual que los pavos reales, (por poner un ejemplo), agitan sus preciosas colas para atraer a las hembras como algo natural, instintivo, nosotras somos bellas, nos gusta ser bonitas, porque está en nuestros genes. Es algo que no depende de cómo pensemos, sino de nuestro instinto de supervivencia y reproducción. Y negar esto es negar nuestra naturaleza, es tratar de esconder una evidencia que nos hace ser quien somos. Mientras todo esto no provoque un abuso de poder por parte del sexo masculino, claramente. Porque ahí ya entramos en machismo, y no sexismo. Y negar lo que somos nosotras mismas, es algo irracional. Somos seres vivos, y aunque el razocinio nos lleve a pensar que somos diferentes a los animales porque precisamente, razonamos, si hablamos desde el punto de vista natural, biológico, es un poco “cagada” (perdón por la expresión) hablar de igualdad sexual, pretender que nos vean igual que a un hombre. Porque no lo somos a nivel físico, y está en su naturaleza intentar seducirnos y mirarnos.

  72. fernando 21 diciembre, 2011 en 12:06 #

    Gracias por el post (me lo he encontrado en facebook compartido por un conocido). Me ha parecido muy interesante y aplicable. Personalmente, creo que hay que estar siempre alerta, e hilar fino, independientemente del lado en el que estés. Hay comentarios, costumbres, afirmaciones… tan asentadas, que no siempre precibimos su impacto y lo que contribuye a mantener el orden actual de las cosas (que es injusto). Así que no nos durmamos.

    Un saludo. Volveré a menudo por aquí, espero

  73. Jorge 21 diciembre, 2011 en 12:14 #

    Hola, muy interesante esta entrada. Estoy bastante de acuerdo con lo que comentas de las actitudes “micromachistas”. Sin embargo con los temas de género y con lo que se considera políticamente correcto siempre hay algo que me incomoda.

    Hablas de que es peligroso entrar en la dinámica de la paranoia por riesgo a no denunciar determinadas conductas machistas que lo son. Sin embargo en mi caso creo que se da la paranoia a la inversa, a raiz de preocuparme cada vez más por las cuestiones de género e igualdad y de sensibilizarme con el lenguaje en este y otros ámbitos como el de la discapacidad, se me está empezando a crear una paranoia con que determinadas cosas que digo o hago pueden ser interpretadas de una forma ofensiva por una tercera persona.

    Estoy de acuerdo en que hay que hacer esfuerzos para, entre todos, cambiar conductas o formas de expresarse que puedan resultar ofensivas, pero también me he encontrado con cierta hipersensibilidad que creo que puede resultar contraproducente.

    Termino con un ejemplo de esto último relacionado con el mundo de la discapacidad. Llevo más de 6 años haciendo un voluntariado de ocio con personas con discapacidad intelectual y hace poco en un curso en el que nos daban una sesión sobre ocio y discapacidad en una de mis intervenciones dije “discapacitados” en vez de “personas con discapacidad” y hubo varias personas que sin tener ningún tipo de relación con el colectivo me saltaron al cuello por ser esa forma de expresión ofensiva. De momento con el género no me ha pasado nada así, pero me empieza a preocupar mucho ofender sin querer.

  74. Augusto 21 diciembre, 2011 en 12:30 #

    Me parecio um sitio estupendo para pensar los problemas como dices “micromachismos” que en dia-a dia se nos pasan por normales. Soy sociólogo y profesor en Brasil y me parece demasiado necesario mantener los ojos abiertos a eso. Que sigas escribiendo com amor a lo que haces.

  75. Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 13:19 #

    No has contestado el comentario en el que te instaba a hablar de la discriminación positiva, de la anticonstitucionalidad de la Ley de Violencia de Genero, de las separaciones injustas de divorcio, de la mala fe de algunas mujeres y de algunos abogados, de la criminalización masculina etc…

    Ya sabía de que pie cojeabas, pero ahora lo he certificado. Es una vergüenza. No representas a las mujeres. Las que conozco y te han leído han sentido vergüenza ajena viendo como sesgas la realidad y hablas de estupideces. Llamas machismo a lo que tiene nada que ver con ello y que depende de otros factores.

    Bueno, creo que no voy a volver a postear más. Esta visto que aquí sólo vale reconocer que se es machista -no lo soy, lo tengo clarísimo, soy una persona que busca la EQUIDAD siempre- y lamerte la parte baja, anque suene vulgar.

    En fin, espero que no recibas nunca un euro de mis impuestos para tus gilipolleces de genero.

    • June 21 diciembre, 2011 en 13:37 #

      Te confirmo que no tengo intención alguna de contestar a tus preguntas, por tres motivos:

      1- Porque me has insultado
      2- Porque no he contestado aún a buena parte de los comentarios, ni creo que pueda contestar a todos (porque tengo vida y tal)
      3- Porque, como tú comprenderás, no me voy a poner ahora a escribir una parrafada sobre cada tema que propones, sobre los que he hablado mil veces tanto en el blog como en otros espacios y que no tienen nada que ver con este post. ¿Imaginas que cada uno de estos 100 comentarios me pidiera que hablase sobre cinco temas ligados a los debates de género y se enfadasen si no contesto?

      Pero en cambio, dado que parece que te molesta tanto que te ignoren, te voy a dedicar un artículo: http://www.pikaramagazine.com/?p=1184

      • Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 14:37 #

        A ver, lo primero es que en ningún momento te he insultado, y si algúna palabra, vease feminazi, la has interpretado como un insulto pues lo siento, pero a quien dice tonterias se le califica como tonto. La ironia no es un insulto, tampoco. Mi tono no es conciliador, pero es que crispa oir lloriqueos cuando no tenéis nada de lo que quejaros, podéis estudiar, desarollaros como personas, acceder al mismo puesto de trabajo, cobrar lo mismo, gozáis de las misma libertad, nadie os impone absolutamente nada, y sin embargo por cuatro abuelos verdes y obreros garrulos, canis reshulones, en resumen por hombres con un nivel cultural más bien bajo, extrapoláis que la sociedad es machista, que os veja y que os veis sometidas a un acoso casi perpetuo. En serio, que no cuela, que quizás hace uno años hubiera entendido las quejas, pero gracias a Dios en España hace unos años que se abandono ese pensamiento machista generalizado del que hablas y que tanto críticas. La posición de victima es muy comoda, todos lo sabemos, y es más cómoda cuando no eres víctima de nada, si acaso de tu percepción distorsionada de realidad, y te afianzas en ella llegando incluso a creerte que esa percepción equivocada es real. Pero es que esa realidad de que la que has hablado tú y han hablado tantas otras en los comentarios me parece qe no existe a nivel general, que hace mucho tiempo que se dejo de juzgar a las mujeres por ser mujeres y se las juzga por sus actos, y si se juzga a una mujer por sus actos no debe buscarse ningún tipo de machismo en el acto de criticar. Además creo que todo lo que citáis como ejemplos de machismo, por ejemplo lo de la condescencia, que no entiende de sexo, sino que ha existido desde siempre -el fuerte, el debil, personas-, lo de los piropos -que no sé quien eres tú para decidir por el resto de mujeres; hay muchas que gustan que las piropeen y piropear ellas, y no hay nada de malo; personas, vuelvo a repetir, personas- no son actitudes vejatorias, sino que sois vosotras las que las interpretáis como tal. A mí me pueden decir una cosa y yo significarla de una manera equivocada por ideas establecidas que tengo, influencias. Si mi abuela levantase la cabeza de la tumba y viera vuestra actitud burguesa y quejica, le dariais pena. ¿Y por qué? Ella realmente puede decir que se le impido desarollarse, vosotras no y la prueba está en que tú has estudiado una carrera de periodismo y dudo mucho que personas de tu edad -no personas de avanzada edad, criadas en otra época y con otro pensamiento- vayan a sorprenderse de que hayas estudiado una carrera.

        A mí una ley injusta me puede perjudicar, pues se me puede aplicar en mi contra, como pasa con La Ley de Violencia de Genero, bien sea mediante una denuncia falsa, que empiezan a convertirse en mayoría aunque los medios de comunicación siempre han silenciado su existencia, bien sea en una separación de divorcio en la que la mujer la utiliza para, literalmente, desplumarme. Yo tengo que luchar por recuperar el derecho a que no se me juzgue sin pruebas, pero sin embargo tu ese derecho no tienes que reconquistarlo, se te reconoce. Sólo esto ya da a entender el pensamiento social que reina, y que gracias a los sociolisto ha logrado calar en la mente de muchas mujeres que incluso se lo han creido -PSOE=Comunismo estalinista, lo mismito- pues aunque te parezca mentira la sociedad es una masa voluble que se amolda al pensamiento dirigido desde arriba.

        En fin, que aunque dije que no volvería a escribir he querido volver a hacerlo, pues creo que estás equivocada y que realmente esta no es la lucha, que la lucha real es contra la discriminación positiva, paridad, cuotas, que dan una imagen de la mujer bastante penosa. El feminismo debe dejar de lado a la mujer y hablar de las PERSONAS.

        • Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 15:03 #

          El artículo al que me refiere es un cúmulo de sandeces dignas del club de la comedia ¿pero qué hombre va a querer manipular datos para evitar que se consiga la igualdad? En serio…

          Mira, como diga lo que diga no me vas a hacer ni caso, mejor, y si realmente eres una feminista, lees este libro, que te lo va a explicar muchísimo mejor:

          http://libros.fnac.es/a361223/Diego-de-los-Santos-Las-mujeres-que-no-amaban-a-los-hombres

          “Un buen libro que debería de ser innecesario”

        • mone 21 diciembre, 2011 en 16:30 #

          A mi entender la ley 1/2004 ha hecho un flaco favor a la igualdad de derechos, al focalizarse en una característica genética que asimila a debilidad, y que permite a ciertos indeseables agresores, mayoritariamente hombres, justificar sus acciones detrás de esa persecución masculina injusta. Será facilidad de identificación al culpable lo que subyace? o una muestra de macromachismo? Será verdad que la mujer sigue siendo menor de edad?
          De todas maneras no entiendo la preocupación de alguno, sino es porque ha sido protagonista de ciertos hechos delictivos

          • Bouguereau 22 diciembre, 2011 en 12:06 #

            La Ley De Violencia de Genero no ha hecho flaco favor a nadie, pues ha habido mujeres que no han denunciado por temor a que su denuncia fuera tomada como falsa. Una ley antidemocrática que establece que el hombre siempre es agresor y la mujer víctima, y nunca al contrario, a pesar de que la violencia es bidireccional, que establece penas diferentes en función del sexo, y que permite, por sus vacios legales, que mujeres lleguen a aprovecharse de ella en tramites de separación, no hace ningún favor a nadie.

            “Según las conclusiones de un estudio sobre “Violencia contra la mujer en las relaciones de pareja” publicado por el Instituto Centro Reina Sofía, “España es un país que ocupa uno de los lugares más bajos en el ranking internacional sobre violencia en general y sobre violencia contra la mujer en particular”. Por ejemplo, en Europa ocupamos los últimos lugares de la clasificación, con 5,15 feminicidios por millón de mujeres, muy lejos de los 51,2 de Estonia o los 13,02 de Finlandia. Sólo siete pequeños países europeos (Andorra, Liechtenstein, Malta, Mónaco, Dinamarca, Islandia y Eslovenia) tienen tasas de feminicidiosinferiores a las nuestras. A nivel mundial, “España, con 5,15 mujeres asesinadas por millón, ocupa el lugar 36 de los 44 países de los que tenemos datos”, dice el informe.”

            Con unas cifras tan bajas me parece un gasto de dinero estúpido y una gilipollez dedican tantos esfuerzo a paliar lo que dicen “que es una lacra”. Hay más niños que sufren maltrato al año y, casualmente, también mayoritariamente, las que cometen ese maltrato son mujeres, madres. Desde el gobierno no se lucha contra eso, pero si se nos avasalla a con campañas contra la violencia de genero, a pesar de aquí la violencia de genero tiene unas tasas bajísima. Las muertes que se producen en este pais, tanto de hombres como mujeres, a manos de sus parejas, me parecen normales. Entran dentro de lo previsible. Lo que no me parece lógico es que la tasa de suicidios masculinos tras una separación se haya triplicado casi por una separación injusta, que se le de prioridad a la mujer por encima de ancianos o niños, que son personas mucho más desprotegidas y que la ley no establezca las mismas penas y delitos y que tanto hombre como mujer pueden ser agresores, y hablar de violencia DOMESTICA, no de genero.

      • Ya ves 23 diciembre, 2011 en 11:33 #

        Necesitas un buen pollazo en esa carita que tienes de chupapollas. Las feminazis son luego las más salvajes en la cama…

  76. José Miguel 21 diciembre, 2011 en 14:11 #

    Hola, en primer lugar agradecer este debate. me parece muy interesante y me ha hecho reflexionar (en realidad volver a reflexionar).

    Sobre los versos que colgué, dicen que la poesía no sé explica, así que solo aclarar que están dedicados a Clelila Bercovich, excelente poeta (o poetisa – delicioso su último poemario “La traición de los paraísos”-os lo recomiendo) y psicóloga en los juzgados de Buenos Aires, especializada en violencia machista.

    Como este hilo está sustentado en experiencias personales, permitidme que os traslade algunas mías:

    – Tengo 2 sobrinos. salvita de 5 años y María que la semana pasada cumplió 3. Los visito mucho (es lo bueno d elas ciudades pequeñas) y lo pasamos en grande durante horas jugando, cantando, revolcándonos en el suelo, “peleándonos” o haciéndonos cosquillas. Siempre que los veo les digo los guapos que están, de salvita me encanta su pelo rubio con ricillos. Siempre s elodigo, ¡Qué guapo, Salvita! ¡Qué pelo más largo y más rubio! De maría me gusta como la lleva vestida su mamá. Y también s elo digo ¡Que guapa maría! ¡Qué leotardos más rojos y que lacito tan grande! ¿Es incorrecto mi comportamiento con los niños, sobre todo con María? ¿Quedará traumatizada mi sobrina y es posible que dentro de unos años escriba un post haciendo referencia a un tío sobón y baboso?

    – Cuando hicimos las primarias para las elecciones de Equo, Inma Perán (que al final salió como cabeza de lista) vino a la asamblea donde se presentaban los candidatos/as muy arreglada, con un foulard muy chulo. Así se lo dije ¡Qué guapa Inma! ¡Qué bien te queda ese pañuelo! Ellame sonrió y me contestó “Hay momentos en que hay que maquearse más de lo normal”. Hace una semana tuvimos reunión de nuestra mesa de coordinaición. Yo venía de una comida con Mayor Zaragoza, así que iba más maqueado de lo normal, con un traje gris perla de dulce. Las compañeras de la mesa me dijeron ¡Qué guapo y elegante! Yo les contesté, “me voy a sonrojar” y me dijeorn, “es que estás guapo de verdad”. Al final sí me sonrojé, pero por supuesto no me sentí ofendido. Supongo que Inma tampoco unos meses atrás. ¿Fueron mis comentarios y el de las compañeras “micromachistas”? ¿Inma y yo debimos sentirnos acosados? Durante esa comida con Mayor Zaragoza se acercó al corrillo donde estaba un catedrático de medicina que poco antes había hecho un discurso. Le felicité por su ponencia y el preguntó en voz alta ¿Quién es este chico tan guapo y con la voz tan bonita? Lo interpreté como un cumplido a mi felicitación y como una manera cariñosa de entablar conversación. Quizás, si en lugar del frac de académico él hubiera vestido una sotana o un alzacuellos lo hubiera interpretado de otra manera.

    – Recuerdo un verano en que un amigo dio una fiesta fastuosa en su casa de la huerta. Había más de 100 personas y yo, como suelo hacer, me pasé la noche y la madrugada revoloteando de grupo en grupo. En ese mariposeo intercambién unas breves palabras y un par de bailes con una chica. Unos días después yo no me podía quitar a esa encantadora chica d ela cabeza. No me acordaba de su nombre, solo que trabajaba en la academia general del aire y que era civil. Intenté localizarla a través de otros amigos y amigas que también estuvieron en la party, pero nadie me supo dar razón. Al final llamé directamente a la AGA y di la descripción de la chica que buscaba, y me comunicaron con ella. Apenas se acordaba de mí, pero aceptó acompañarme a otra fiesta que se celebraba dentro de un par de findes. 13 años después y 9 de convivencia seguimos juntos. ¿Fui un machista? ¿Y ella al aceptar mi invitación?

    Podría contar muchas más vivencias, pero lo que quiero decir es que cada uno/a descodifica e interpreta los mensajes que recibe según su bagaje y experiencia personal, incluso interpretamos los mensajes según si hemos dormido bien o mal la noche anterior.

    A veces el mensaje tiene una intención incorrecta u oscura y quien lo recibe no lo ve así, otras veces el mensaje es positivo pero se interpreta de manera negativa…

    En fin, no sé, creo que categorizar y generalizar no es la mejor manera de hacer un análisis correcto, y sí, en mi opinión, a veces se hila demasiado fino. No creo que mezclar abusos sexuales (de viejos o no viejos verdes o familiares babosos) con piropos a una conmpañera de trabajo o a una chica que nos gusta en un pub sea muy oportuno.

    A ver si me podeis sacar de mis dudas.

    Un abrazo Mari (y resto de participantes), JM

    • Aida 21 diciembre, 2011 en 20:32 #

      que pesadilla por dios

      • José Miguel 22 diciembre, 2011 en 10:38 #

        ¿pesadilla por qué?

        • SmareldaV 22 diciembre, 2011 en 12:12 #

          Hombre pues a mi me ha gustado mucho ti comentario Jose Miguel, y va en línea con lo que respondía a otro comentario más arriba… en un ambiente de cierta distensión y CONFIANZA MUTUA son perfectamente tolerables los elogios al aspecto físico y ciertos gestos de cariño…
          Debido a ciertas experiencias desagradables yo era de las que siempre reaccionaba muy a la defensiva ante cualquier comentario en ese sentido, lo que aumentaba aún más mi inseguridad. Pero empecé a moverme por ambientes homosexuales en mi postadolescencia(mi mejor amigo de enonces es gay) y descubrí un ambiente mucho más relajado en ese sentido, menos tenso… que un halago no tiene por qué tener connotaciones negativas o degradantes, que incluso es de agradecer que, si un día estás deprimido/a venga alguien y te diga “pero por dios qué remonísimo/a estás hoy”. Y entonces tú le respondes “pues mira, llevas razón”. Entiendo también que en ambientes laborales hay que ser especialmente cuidadoso en este aspecto para no ser malinterpretado, como bién dice GOLLUM.
          Si dejas que te afecten los comentarios soeces que pueda decirte una persona que no conoces eres tú la que le está dando cierto “poder” sobre ti. Procuro que mi seguridad no dependa de otros, sobre todo de desconocidos.
          Un saludo y gracias por tu comentario!

  77. natalia manzano 21 diciembre, 2011 en 14:18 #

    Creo que deberiamos tratarnos con mas respeto. Hay determinados comportamientos que minan la voluntad poco a poco. Por ejemplo, que las mujeres exijan a los hombres una paciencia infinita que a veces no tienen en la relacion de pareja porque tradicionalmente se da por sentado que ellos no tienen sensibilidad y pueden aguantar lo que les echen. Pero hay mas. Por ejemplo, que por el hecho de ser una mujer joven e inteligente con formacion, lo de atractiva o no ya lo dejamos aparte, aunque sea moneda de cambio de cada dia, se nos trate como si no pudieramos ser eficientes profesionalmente, no tuvieramos derecho elegir libremente a quien queremos como nuestra pareja sexua, ni a expresar abiertamente nuestras opinionesl. Son demasiadas cosas diminutas que al final del dia te hacen preguntarte si no seras tu la que estas equivocada pensando que eres un ser humano valioso y autosuficiente como cualquier otro, o una deficiente mental que tiene que abrir las piernas y hacer la pelota insaciablemente para que la escuchen y le den lo que por derecho deberia pertenecerle.

  78. beijabarSR 21 diciembre, 2011 en 15:01 #

    Me parece una excelente entrada, creo que tienes toda la razón, y para nada creo que las opiniones en plan “exageradas” o “paranoicas” hagan justicia a lo que precisamente diría que es una percepción muy fina, no entendiendo como lo de “hilar fino” sino todo lo contrario, encontrar aquello que socialmente está encubierto por un discurso tópico. Lo que si que creo que puedo decir con justicia es que esta es solo una de las relaciones de poder que sufrimos todas las personas. Creo que aunque hay que luchar contra esto, claramente, la forma de hacerlo puede depender de si entendemos que todos sufrimos y ejercemos relaciones de poder, elitismo, racismo, machismo … todos nosotros, parafraseando tu cita de Jose, nos sentimos con la suficiencia para dirigirnos a X en el tono que nos apetezca, y ese X puede ser la mujer, el pobre, el rico, el ilustrado, el ignorante, el niño, el anciano … y nadie nos salvamos, todos nos sentimos incómodos a veces y, aunque no nos hayamos fijado, hacemos sentir incómodos a los demás, en algunas ocasiones. Esta es la concepción de relaciones de poder que maneja Foucault, y que creo viene a decir que la batalla contra el machismo es solo un frente de una guerra mucho mas amplia en la que todos somos enemigos y aliados.

    Con tu permiso, June, me dispongo a seguirte en Twitter para estar al tanto de tu publicación.

    • mone 21 diciembre, 2011 en 16:24 #

      Tal como decia Foucault “sin resistencia el poder está ausente”… entendiendo resistencia como un proceso creador de excepciones. En este sentido Historia de la sexualidad de este autor es un buen texto, a mi parecer, para hacer algo de arqueologia sobre este tema. Pero también Alain Touraine en el 2006 hace un retrato más actual de aquello que conocemos estereotipadamente? como “el mundo de las mujeres”. Bonito titulo, que podria indicar que nos lo hemos repartido. Será verdad que las fronteras invisibles pueden más que las visibles? Para cuando las excepciones?
      Las reglas sociales son para todos, y como tales nos encorsetan en comportamientos que se construyen como significativos.

  79. DJ Johnnie 21 diciembre, 2011 en 15:07 #

    Si yo fuera tan permanente y obsesivamente consciente de mi género, seguro que también encontraba lo que vosotras llamaríais “micro feminismo” por doquier.

    El caso es que el obrero maleducado, el prepotente sabelotodo o el baboso no se van a convertir en ciudadanos ejemplares por estar delante de mí en lugar de delante de una mujer. Claro, a mí no me va a tocar el culo ni a decir un piropo; a mi me chulearán de lo mucho que ganan, me intentarán timar, me darán consejos de papaito por verme joven, me vacilarán con lo mucho que follan… Pero como yo carezco de ese instinto gregario, no me lo tomaré como una afrenta a toda la masculinidad, sino que pensaré que me ha tocado relacionarme con un gilipollas de tantos que hay sueltos.

    Me parece muy luchar contra la desigualdad allí donde se produce, por ejemplo, en pagar menos a las mujeres por el mismo trabajo. Por eso te pediría que me dieses tu opinión sobre un tema en el que la desigualdad es manifiesta: la tutela de los hijos tras una separación.

    Tengo dos amigos que por desgracia afrontan ya la situación y me comentan que solo un 6% de las veces el juez le concede la custodia al padre. ¡Un 6%! ¿No es una cantidad ridícula? ¿No es una desigualdad manifiesta esa?

    Saludos

    • gollum 21 diciembre, 2011 en 16:56 #

      Trabajo en un medio de comunicación. Mi ámbito laboral es una redacción de 400 m2 donde el 80% de las personas que corren por allí son mujeres. El perfil: periodistas(redactoras) de entre 25-35 años. Los despachos aledaños a la redacción (redactor jefe, administración, gerencia, dirección…) tienen la tendencia de género invertida. En los despachos, el 80% es masculino.)

      Desconozco el motivo real de porqué los redactores de base masculinos son una minoría tan aplastante (y aplastada), pero intuyo ( y sólo es intuición) que guarda relación con el hecho de que los despachos (que es donde se deciden las contrataciones)estén ocupados por ese 80% de hombres. O quizás sea que en el mundo del periodismo, las mujeres estén más preparadas y sean efectivamente más capaces que sus homólogos masculinos al salir de la facultad. Debe ser un axioma que se me escapa. O quizás sea “discriminación positiva”.

      Me consta que el sueldo de redactor de base es el mismo para un hombre que para una mujer.

      Mi puesto en la empresa es de una responsabilidad media, pero digamos que estoy consolidado y dirijo equipos. Una jefatura intermedia, por calificarlo de alguna manera.

      Mi fama en la empresa es nefasta. Sin entrar en valoraciones profesionales (yo estoy a gusto con el trabajo que desempeño y convencido de que lo hago muy bien), son las valoraciones personales que me han sido comentadas lo que me llama la atención. Al parecer soy alguien desafecto, tosco, seco, notablemente antipático, asocial y despiadado con los errores ajenos.

      Y es cierto.

      Al entrar en la empresa siempre saludo con un escueto “buenos días” y me despido con un “buenas noches”. No suelo interesarme por las vacaciones de la gente, no hago valoraciones sobre su aspecto físico, no pregunto ni me intereso por cuestiones personales, familiares o hobbies. Jamás le he tocado el culo a una compañera de la redacción (ni a ninguna mujer salvo que fuera mi pareja del momento y con su consentimiento, complicidad y a veces su insistencia). Jamás las he llamado ni “princesa”, “niña” “guapa” “bonita” ni ningún apelativo semejante que está totalmente fuera de un ámbito laboral. Las llamo por su nombre, y siempre les hago las indicaciones necesarias para su trabajo del mismo modo y con las mismas formas que se las hago a los compañeros masculinos. Del mismo modo ocurre cuando tengo que trasladar una felicitación, o reportar una queja.

      Jamás en la vida he insinuado a una compañera de trabajo ir a tomar una copa al terminar la jornada. Mi sociabilización más extrema ha sido poner en una lista los nombres de las personas que quieren un café cuando yo salgo a comprar el mio, y traérselo con la simple condición de que me digan su gusto y preferencia, y abonen el importe al recibirlo. En esa lista hay hombres y mujeres, sin distinción ninguna más que la voluntad de ellos de tomarse o no un café de la cafetería y no de la máquina, para lo que me ofrezco a hacer de porteador.

      En las fiestas de empresa de estas fechas, felicito la navidad con la mejor de mis sonrisas a quienes se me ponen por delante, pero del mismo modo que a Alfonso Pelaez lo le hago el más mínimo comentario sobre su corbata de seda tailandesa, a Rita martínez tampoco le ofrezco ningún elogio (ni comentario alguno) sobre su vestido Custo Line.

      Observo desde la distancia cuando algunas mujeres de la redacción forman un corrillo y algaradas de diversa índole cuando llega a la redacción el calendario del strip-tease de los bomberos de este año. Los comentarios son atroces, si tenemos en cuenta que provienen de las mismas bocas que siempre están tan dispuestas a denunciar un “micromachismo”, especialmente cuando el minoritario sector masculino de la empresa comenta a viva voz la contraportada de un conocido diario deportivo y su ya famoso foto de jamona en taparrabos.

      En ocasiones algunas compañeras de igual rango, y sobre todo algunas subordinadas, me han hecho algún elogio a lo “atractivo” que estoy hoy, o lo bien que me sienta este pantalón vaquero. Normalmente les contesto que no hagan ese tipo de comentarios, lo que me reporta y engrandece mi fama de persona tosca y desagradable. Y puede ser que su intención al hacerme esos comentarios no sea sexual, y ni siquiera sea una sutil insinuación interesada con el objetivo de lograr un ascenso o una consideración especial hacia su puesto de trabajo.
      Quizás sea la tradicional linea melosa de los habitantes de esta tierra lo que les lleva a hacer ese tipo de interpelaciones cariñosas en el puesto de trabajo. Pero lo dudo, así que procuro atajarlo aún a costa de seguir siendo el personaje más detestado de toda la redacción.

      En dos ocasiones una superiora me llamó “mi amor” y “cariño” durante una reunión de planificación. Elevé una queja por escrito al departamento de recursos humanos y esas interpelaciones no volvieron a producirse. Tuve suerte de que me hicieran caso.

      Soy hombre, heterosexual, y tengo mis hormonas en perfecto equilibrio, pero parece haberse corrido el rumor por la empresa, especialmente entre el sector femenino de que soy homosexual y misógino.. Y siendo esto una falsedad absoluta, empiezo a sospechar que ese rumor parte precisamente de las mujeres a quienes trato con la misma cortesía (o falta de ella) con la que trato a los hombres. Soy una especie de bestia parda que tampoco participa de las tertulias futboleras masculinas de lunes por la mañana, puesto que de futbol no entiendo ni me gusta, como tampoco me gusta (y así lo manifiesto), cuando mis compañeros hacen comentarios acerca del físico o los atributos de alguna compañera y tiendo a alejarme o acallar los comentarios de forma tajante. No obstante,las más furibundas críticas hacia mi persona vienen siempre desde el mismo lado de la progesterona. Y sigo sin explicarme el porqué, aunque lo intuyo.
      Y es que ciertas experiencias vitales me han llevado a la conclusión de que si hay algo que realmente ofende a cierto tipo de mujeres, no es que sean tratadas con condescendencia, o machismo, o micromachismo. Si hay algo que de verdad es capaz de convertirlas en enemigas antagónicas de un hombre , es que éste no agasaje su vanidad. Eso las desorienta y desestabiliza mucho más que cualquier ataque frontal. Y cuando el halago proviene del hombre “equivocado”, utilizan el mismo hecho para desacreditar, ridiculizar y acusar al pobre diablo que tuvo la estúpida ocurrencia de entonar un “princesa” de la forma más cándida que su interpretación del mundo le indicaba.

      Yo empiezo a cansarme un poco de este hembrismo, que también es lacerante fuera de la empresa.

      En los ambientes extra laborales en los que me muevo, tengo también serias dificultades para relacionarme con ciertas mujeres. En un ambiente de “bar de moda”, donde existe una predisposición ( muy lícita) para conocer gente con intenciones amistosas, románticas, e incluso sexuales, uno no sabe muy bien como acercarse.

      Un “buenas noches señorita, ¿puedo invitarla a una copa?”, puede ser interpretado como una agresión sexista. Primero por llamar “señorita” a alguien a quien el apelativo le ofende por “condescendiente”…y luego el hecho de invitar a una copa puede ser interpretado como otra condescendencia, como si ella no fuera capaz de pedirse una copa por si misma sin necesidad de que un machito la invite.
      Acercarse de forma más soez no va con mi educación, de modo que nunca lo he intentado.
      Elogiar las galas de una desconocida en una noche de fiesta no es un buen negocio. Siempre puede considerar tu halago una declaración de guerra de testosterona.
      De modo que a día de hoy resulta mucho más gratificante para un hombre español normal, acudir a ambientes latinos o de otras culturas más “atrasadas”, donde galantear a una mujer no necesariamente trae como consecuencia ser insultado, despreciado, atacado y vilipendiado por ejercer una desproporcionada violencia machista.

      Yo opto por quedarme en casa sociabilizando por el ordenador, y cuando la testosterona me aprieta, el canal + tiene una fantástica oferta de pornografía.
      La homosexualidad, aún no la contemplo.
      Pero tiempo al tiempo.

      • mone 21 diciembre, 2011 en 17:22 #

        Te has planteado una relación desde la igualdad? Pareceria que necesitas ejercer de dominante para no anticipar un fracaso. No será una profecia autocumplida?. Has probado a cambiar la fórmula?, suena un poco antigua. Falta de rodaje? Como casi todo la práctica es un grado. Y si falla una fórmula quizás es la fórmula la que falla, se trata de probar otras. Tengo un amigo que les entra a las chicas preguntandoles si planchan. Le suele funcionar, o se lo toman desde el humor o desde la tragedia, pero no las deja indiferentes.
        Y aunque la pornografia no está mal suele ser repetitiva, pero las mujeres de carne y hueso son todas diferentes. Te animo a explorar ese mundo perverso… si te atrae. Diria que lo de la homosexualidad es opcional, no un refugio…

        • gollum 21 diciembre, 2011 en 17:35 #

          En el terreno laboral no me la planteo, desde el momento en que jerárquicamente tengo mayor graduación. No obstante en las relaciones personales no ejerzo dominancia alguna, ni con ellas ni con ellos. Simplemente mantengo las distancias a partes iguales.

          Extralaboralmente tampoco creo partir de una base de hegemonía. Simplemente es un hecho socialmente aceptado que los acercamientos deben partir del interesado (sea este hombre o mujer). De modo que si una mujer me interesa en un bar, debo ser yo el que propicie dicho acercamiento. Si es ella, que sea ella quien lo haga (aunque la mayoría de “ellas” espera pacientemente lanzando señales para que sea su elegido el que se acerque). Yo parto de la igualdad. Si alguien me interesa, allá voy. Si a alguien le intereso, que venga ella.
          En cuanto a la fórmula, he elegido para ilustrar este ejemplo una inocua forma de cortesía. Para tí quizás esté pasada de moda. Para mi es correcta. En cualquier caso, no me parece adecuado preguntarle a alguien si sabe planchar. Puede que a algunas les resulte gracioso. A mi me parecería una afrenta, igual que si alguna se me acercase preguntándome si se arreglar enchufes. Además de que yo planchar, plancho muy bien.

          Es cierto que las mujeres de carne y hueso son todas diferentes, pero no es menos cierto que no hay vagina más estrecha que la propia mano.

          Y en cuanto a la homosexualidad, de momento prefiero no explorarla. Dicen los entendidos, que quien lo prueba, no vuelve.

          • mone 21 diciembre, 2011 en 20:18 #

            Creo entender por tu respuesta que te has sentido juzgado, lo siento.

  80. Oscar 21 diciembre, 2011 en 15:22 #

    Llevo ya tres comentarios porque no encontraba la respuesta normal y siempre le respondía a alguien que había dejado un comentario :-(

    Bueno, mi duda es esta:
    los hombres que sienten celos y tratan de manipular a su pareja se les califica de machistas, ¿y a las mujeres que sintieran celos y tratasen de manipular cómo se les denominaría?
    Ellas no serían machistas porque no es una actitud del hombre hacia la mujer sino al revés. ¿Sería hembrismo?

    Hable desde el desconocimiento ya que estoy ahora introduciéndome en el mundo del feminismo y sus diferentes vertientes y hay muchas partes que desconozco.

    Un saludo.

    • Lipovetsky 21 diciembre, 2011 en 15:32 #

      ¿Que sintieran? La violencia es bidireccional, ambos conyujes -o novios sin son pareja- pueden ejercerla en la misma proporción, lo único que cambia es que el hombre la ejerce de forma mucho más física y la mujer de forma mucho más psicológica.

      Más información aquí

      http://www.psicodinamicajlc.com/articulos/jlc/muj_malt.html

  81. Ade 21 diciembre, 2011 en 16:22 #

    Este artículo me ha recordado lo que John Berger decía en “Modos de ver” sobre la escisión de la psicología de la mujer en dos: la examinante y la examinada.

    “Nacer mujer ha sido nacer para ser mantenida por los hombres dentro de un espacio limitado y previamente asignado. La presencia social de la mujer se ha desarrollado como resultado de su ingenio para vivir sometida a esa tutela y dentro de tan limitado espacio. Pero ello ha sido posible a costa de partir en dos el ser de la mujer. Una mujer debe contemplarse continuamente. Ha de ir acompañada casi constantemente por la imagen que tiene de sí misma. […]

    Y así llega a considerar que la examinante y la examinada que hay en ella son dos elementos constituyentes, pero siempre distintos, de su identidad como mujer. […]

    Su propio sentido de ser ella misma es suplantado por el sentido de ser apreciada como tal por otro. [ … ]
    Todo lo anterior puede resumirse diciendo: los hombres actúan y las mujeres aparecen. Los hombres miran a las mujeres. Las mujeres se contemplan a sí mismas mientras son miradas.

    Esto determina no sólo la mayoría de las relaciones entre hombres y mujeres sino también la relación de las mujeres consigo mismas. El supervisor que lleva la mujer dentro de sí es masculino; la supervisada es femenina. De este modo se convierte a sí misma en un objeto, y particularmente en un objeto visual, en una visión”.

    Enhorabuena por tu post, June (y precioso nombre).

    • mone 21 diciembre, 2011 en 16:59 #

      Aunque es peligroso criticar un texto sin la totalidad del mismo, y empieza diciendo “ha sido” me parece muy curioso que la supervisión sea masculina, aún en el interior de la mujer… Me suena un pelo a aquello del nombre del padre asimilable a la Ley de un tal Freud. Menuda pedazo de justificación para colocar a la mujer en posición subordinada, naturalizando esa posición.
      Y si solo nos separa un cromosoma, o más bien la mitad de los genes que lo forman, donde estaria situado el femenino de los hombres?; los hombres que se hacen mirar, que disfrutan con conseguir atención del Otro o de la Otra serian proyectos de mujer mal acabados?; y las mujeres que no lo desean, estan incompletas? o pudieran ser selectivas en sus gustos de quien y como las mira?
      Digamos no a la agresividad sexual venga de quien venga!

  82. Bouguereau 21 diciembre, 2011 en 16:25 #

    Os dejo un enlace que habla de LA realidad, esa que no percibimos pero que existe.

    http://www.larazon.es/noticia/7908-las-mujeres-que-no-amaban-a-los-hombres

  83. Pedro 21 diciembre, 2011 en 17:40 #

    Lo que nos explicas es una demostración más de lo limitados culturalmente que estamos los humanos y, en especial, la sección masculina. Repetimos comportamientos porque somos simios, aprendemos de la imitación. El hecho a reflexionar es, que si somos o fuéramos conscientes de esa limitación, avanzaríamos más rápido. El sexo prima en el machoman, te lo diga bonito o te llame morena. Todos somos culpables, incluidas algunas mujeres que también aceptan con naturalidad el derecho al piropo o los micromachismos, aunque, seguro que con el tiempo aprenden a que eso es solo el alarido del pavo real, condenado biológicamente a seduciros. Con lo que cansa, pero es nuestro programario. Debemos aprender a ser culturalmente iguales y, eso, las chicas lo lleváis mejor.

    Salud.

  84. natalia 21 diciembre, 2011 en 17:46 #

    Hola,

    Soy mujer pero no feminista. Lo siento. Yo sí pienso que es hilar fino pasar del piropo callejero a la violencia de género. Tampoco me parece que mirar un escote sea como para hacer una denuncia pública o subirse por las paredes. Somos humanos y miramos. He visto corrillos de mujeres hacer lo mismo con hombres en la oficina con total impunidad, incluso se considera divertido.
    Lo que sí me parece peligroso son las generalizaciones. ¿Qué es el micromachismo? ¿Un machismo pequeñito? Creo que tú relatas, y sólo en algunos casos, falta de respeto y eso se da tanto en hombres como en mujeres.
    Pasaron de largo los tiempos en los que las mujeres teníamos que quemar sujetadores como para que nos tengamos que encorsetar la paranoia del machismo.

  85. Gabriela 21 diciembre, 2011 en 20:33 #

    Sabes, es raro… yo sí me he sentido un poco paranoica. No lo digo para darte la contra. Es que me abruma. Desde que comencé a salir con chicos cuando tenía 13 sentí esas presiones estúpidas cuando sacaba la billetera y me decía “no, no, yo pago” y con el billete en la mano lo quedaba mirando y pensaba: qué te pasa?
    Luego de eso, nunca más quería verlo, sabía que me subestimaba, que tenía todos esos pasos secuenciales con los que sentía que me “tenía”. Con los años, seguía encontrándome con todos los hombres que tú ya describiste. Y comencé a pensar, es que soy yo? será que darle un discurso sobre machismo e igualdad de género a cada tarado con el que me topo no es la mejor idea? Aún no sé qué hacer.
    Mil veces me han acusado de paranoica, de exagerada y me han volteado los ojos para no escucharme. Aún creo q las pequeñas acciones son las que constituyen, al juntarlos, mis días completos y lucho por los pequeños detalles… pero a veces tengo la duda: será que yo soy la loca? pero por qué demonios les parece tan cuerdos a ellos meterme la mano cuando estoy caminando?

  86. Marta 21 diciembre, 2011 en 21:08 #

    He leido algunos comentarios de otras chicas y siento disentir, pero si sois un poquito paranoicas. Estáis tan obsesionada con que diariamente se os trata como inferiores que os habéis creido que realmente lo sois. Yo soy mujer también y no me siento inferior a ningún hombre, los siento como iguales. Si un hombre quisiera hacerme sentir inferior se lo diria y arreglado, educadamente, sin necesidad de llamarlo siquiera machista, haciéndole ver simplemente que no me siento cómodo ante su actuación. Ya está. Todo lo que comentáis, como ha dicho Natalia, tiene que ver mucho más con la educación y la cultura, que con el sexo de la persona.

    En serio, os noto muy tensas y no deberiáis. Estáis muy obsesionada con la existencia de un paterlanismo que realmente es inexistente. Entended que sois mujeres libres y que debéis asumir vuestra capacidad de movimiento. Con esta actitud lo que dáis a entender es que tenéis miedo de caminar sin la mano del hombre y así fomentáis todo lo que criticáis.

    Un saludo a todas.

    • Diego N. 22 diciembre, 2011 en 17:14 #

      Amén Marta!

      Voy a hacer una comparación poco acertada, pero que no me la tenga en cuenta ninguno. Si delante de un animal demuestras tener miedo y bajas la cabeza, automáticamente pasas a ser un subordinado suyo, eso pasa hasta con el más diminuto de los caniches.

      Mantened la cabeza alta, la postura firme y moveréis el mundo, y además muchos tíos estaremos encantados de colaborar con vosotras en ello. Siempre en pos de una igualdad real y sin ismos, sean del sexo que sean.

      Un halago y unas palabras bien elegidas en el momento preciso las entiendo como positivas, en cualquiera de los dos sentidos. Soy el primero al que le echa hacia atrás la típica actitud “me voy cepillando todo lo que se mueve” tanto en hombres como en mujeres, pero no hagáis este mundo más aburrido de lo que ya es queriendo eliminar lo que nuestros abuelos llamaban “cortejo”. Es una etapa muy emocionante de lo que puede ser una futura relación.

      La atracción que sentimos por otra persona no se puede reprimir, dejemos que sea algo natural, sin ningún tapujo pero con todo el respeto por el que tenemos enfrente.

      Un saludo!

  87. pacman 21 diciembre, 2011 en 21:52 #

    Que asco dais las tias en plan feminista. Creidas!!! Os creeis el centro del mundo?? creeis que todas las miradas van a vuestros celuliticos culos y NO, no sois tan guapas ni tan importantes.

    Compraros un cinturon polla y daos cera las unas a las otras que sois todas una zorras.

  88. Jose Fernández Díaz 21 diciembre, 2011 en 23:53 #

    Hola June, no nos conocemos, espero que eso no sea un handicap,no quiero nada, no espero nada,solo he sentido curiosidad. La curiosidad es cosa de personas, y yo lo soy. He “pinchado” en este enlace de mi amigo-ese si lo es, o yo lo creo así- Andreu Vidal,y lo he hecho por lo de la paranoia. Bueno…creo que he leido unas cuantas páginas, está interesante pero muy denso para mi, tal vez sea por la hora 00:37. En fin, quizás le eche otra ojeada. Me alegro mucho de no verme retratado en todos esos personajes que has hecho desfilar por la mente de tus bloggeros, entre los que momentaneamente me he encontrado. En condiciones normales, me despediría diciendo: besosss June, pero despues de leer esto,tal vez sea mejor decir-adios blanca flor. Eso si, siempre en tono alegría, y buen rollo y evitando la más mínima sensualidad.

  89. Fran 22 diciembre, 2011 en 3:02 #

    Con todos mis respetos, June, a veces es aconsejable saber cuando algo es real y cuando es creado por nuestros miedos o creencias. Es algo asi como los hipocondriacos, al menor sintoma, ya piensan que están enfermos y es falso la mayoria de las veces, pero hay otras que si hay una enfermedad real. Y con esto pasa lo mismo. Si hay machismo, pero no es machismo todo lo que nos rodea. lo unico que conseguireis asi son tios marioneta que sigan vuestras ordenes, y eso rompe con la igualdad que buscais.

    Claro que se debe luchar contra el hombre que sistematicamente maltrata y degrada a la mujer, pero tambien se debe luchar contra la mujer que maltrata y degrada al hombre, ya que en eso consiste la igualdad, en tener los mismos derechos los hombres y las mujeres. De ese modo el hombre que pega a una mujer, se le envia a la carcel y la mujer que pega a un hombre, a la carcel tambien. Esto ultimo me sabe injusto, porque es cierto que es mas tolerable que una mujer le de un guantazo a un hombre que al reves.

    En cuanto a derechos laborales, no veo discriminacion negativa hacia vosotras, salvo en el echo de que cuando quedais embarazadas se busca cualquier excusa para despediros, pero esta no es una razon machista ni sexista, mas una razon biologica, si los hombres nos quedasemos embarazados, seria a nosotros a los que despidiesen, miralo asi. Aun asi, si no os despiden por ello, contais con una baja por maternidad mucho mayor que la baja por paternidad.

    Otra punto del ambito laboral que puede causar controversia es el de reservar X puestos de trabajo para mujeres u hombres. Si tengo 10 puestos de empleo, se presentan 10 hombres y 10 mujeres y tengo que dejar 5 plazas para cada genero, puede darse el caso de tener 7 mujeres mas cualificas que los 7 primeros hombres de la lista, pero tengo que meter a 5 de los menos cualificados, dejando a 2 mujeres mas aptas y capacitadas sin trabajo.

    Es injusto para las mujeres, es injusto para la empresa y es injusto, aunque positivamente, para los menos cualificados ya que se lo merecen menos que algunos de los que quedaron fuera.

  90. gollum 22 diciembre, 2011 en 12:45 #

    OTRO EJEMPLO DE MICROMACHISMO:

    …Mucho más seguro para nuestra autoestima quedarnos en el mercado hetero y esperar a que un tío que nos guste se lance a conquistarnos… (JUNE DIXIT)

    …Efectivamente June. Sois sujeto pasivo. Si os gusta un tio, os esperais a que se os acerque a conquistaros.
    Sois la tierra a expoliar y ellos los conquistadores. Y quien conquista, manda. Se ve que lo tienes super asumido, porque te salió del alma expresarlo así.

  91. smm 22 diciembre, 2011 en 15:01 #

    gran post, ayuda a pensar… (agradezco especialmente que se piense desde la experiencia personal)

    un recuerdo: madrid, mayo, 15M, de camino a Sol con mi compañera, felices y contentos. Uno de esos tipos acabados que huelen a vino, dan mala onda y piden pasta en una esquina. Al pasar, le hizo un comentario a mi compa, “lo que yo te haría” o algo así. Ella le dirigió una de sus miradas gélidas y siguió caminando. Yo también, a su lado, con una sensación de violencia interna terrible. Estábamos felices y ese detalle nos cambió el ánimo. Yo sentí violencia por la agresión. Ganas de enfrentarme al tipo. Miedo porque no me gusta nada pelear y soy un poco cobarde. Culpa por no haberlo enfrentado, conflicto por pensar “por qué carajo tendría yo que andar defendiéndola”… Tantas cosas a la vez que me bloqueé y ni siquiera fui capaz de pensarlo con ella.

    ___

    Para algunos hombres que sienten como ataques personales el tema: yo entiendo el feminismo como una lucha de hombres y mujeres contra una idea perversa (el machismo) que establece relaciones de poder desiguales, crea injusticias y justifica violencias en nuestra sociedad. Si sentís el feminismo como un ataque hacia vosotros, ¿puede ser porque os identificáis tanto con los valores del machismo que sentís derrumbarse el suelo bajo vuestros pies? Cuesta darse cuenta de lo que uno hace, pero se puede intentar cambiar y aprender, hay otras maneras de ser y son maravillosas, ánimo!

    Respecto al título y a la reflexión sobre la paranoia, creo que es interesante pensar en el miedo. ¿Es razonable que a muchas mujeres les salten las alarmas en determinadas situaciones? Sí, siglos y siglos de violencia y dominación por parte de hombres hacia mujeres es una aprendizaje que no se puede obviar.

    ¿Puede ser que el miedo a veces se nos instale tan dentro que haga saltar alarmas en situaciones que no implican riesgo? Creo que sí, a mi me pasa con mis miedos.

    Así que creo que cada uno debe pensar en sus entrañas: ¿yo tengo actitudes machistas? ¿yo me dejo llevar por el miedo? Es una respuesta personal que cada uno debe encontrar.

    En esta sociedad enferma creo que todos somos un poco paranoicos… Yo me considero un poco paranoico cuando me quedo bloqueado mirando a una mujer que me atrae y no sé cómo acercarme a ella: por miedo al rechazo, a ofenderla o a que sienta mi deseo como una agresión. (creo que sentir deseo no es agresivo, sí lo es no tener en cuenta los deseos del otro, ¿no?)

    ¿Sería la intención del que dice o hace el criterio para saber si hay agresividad o no? Creo que las personas tenemos una capacidad intuitiva suficiente para leer las intenciones de los demás, pero sólo cuando estamos más o menos equilibrados.

    Cuando no lo estamos, nuestra intuición se pervierte con nuestros miedos, con nuestro bagaje, y podemos atribuir a las intenciones de los demás cosas que no son reales.

    Siempre he pensado que frente a actitudes machistas verbales puede ser más útil responder con ternura e ironía que con más agresividad. La ternura desarma, la agresividad provoca más de lo mismo. Fácil no es, quizá tampoco conveniente…

    • Paco 22 diciembre, 2011 en 17:14 #

      Hasta los huevos de feminazis como tú que buscan cualquier pretexto para proclamarse acosadas y vilipendiadas. Das pena.

  92. Bouguereau 22 diciembre, 2011 en 18:31 #

    Que le pregunten a alguno de los padres que salen el vídeo si la sociedad es machista, que se van a descojonar en vuestra puta cara y con razón.

    http://www.youtube.com/watch?v=GbHhLXQNX2M

    En serio, dejad de manipular y de lloriquear, y empezar a criticar una ley injusta que permite que muchos padres queden desamparados tras una separación por denuncia falsa de malos tratos y que establece que la violencia sólo se puede ejercer de forma unidireccional, y que ha permitod que volvamos a un DERECHO PENAL DE AUTOR. Sí, habéis oido bien, a los hombres se nos aplica un DERECHO PENAL DE AUTOR ante una denuncia por malos tratos. Esto sólo ocurrio el siglo pasado en dos regimenes, el nazi y el estalinista.

    Ya se ve de que palon cogean todas estas “paranoicas”. En serio, me dais mucho asco, y la autora del articulo también. No te ofendo y no quiero que te sientas ofendido, simplemente si te tuviera delante te escupiria y no por ser mujer, que eso importa una mierda, sino por la cantidad de hombres que habéis jodido con vuestra ley de mierda, que tampoco protege a las mujeres maltratadas.

    Y aquí os dejo interesante información sobre Ana Maria del Campo, una de las lideres espirituales de esta panda de vividoras.

    http://www.projusticia.es/denuncias%20contra%20Perez%20del%20Campo/Ana%20Maria%20Perez%20del%20Campo.html

    Increible.

  93. ramón 22 diciembre, 2011 en 20:01 #

    Miedo y preocupación que exista gente como tu. Con un totalitarismo moral execrable, solo destilas odio y rencor.
    Afortunadamente el gobierno de las Aido, Pajín y todas las feminazis que encabezaba el inepto de ZP se han ido por el desague de la historia. A Patxi Lopez le queda poco.
    Se recortarán y/o eliminarán las subvenciones de las que vivis y tendreis que cerrar muchos de vuestros chiringitos nido de sectarios, jetas y vividores. Tu proselitismo te lo tendras que pagar tu y tus acolitos. Nada se perdera, por que solo aportabais crispación y buenismos estupidos politicamente correctos.
    Ademas perteneces a la ONG SOS RACISMO que defiende a delincuentes y ampara a imputados en caso de violación, robos y estragos.

    Lo tienes todo, que pena de mujer.

  94. gleb 22 diciembre, 2011 en 22:13 #

    Como hombre siento verguenza de lo que supuestos hombres manifiestan aqui… Retratais un tipo de hombre que me da pena…

  95. Ander Izagirre 22 diciembre, 2011 en 23:22 #

    ¡Qué valientes, todos estos anónimos!

  96. alberto zapata 23 diciembre, 2011 en 6:49 #

    Hola
    Me gustó tu artículo porque me cuestiona. En primer lugar debo decirte que soy de otro país, entonces de pronto las cosas son diferentes a lo que sucede en España. En segundo lugar, que si mis comentarios te parecen machistas, por favor me argumentes por qué, y así de pronto pueda cambiar mi forma de pensar. Y tercero, que así como yo leí tu nota hasta el final, tú hagas lo mismo con la mía.
    Hace tiempo terminé con mi novia y he estado saliendo con diferentes mujeres y es bastante complicado porque uno tiene que estar jugando entre dos dichos populares de mi país: “el que no llora no mama” y; “el que muestra el hambre pierde”. Es decir, lo que considero es que tu estas generalizando desde tu perspectiva como quieres que los hombres traten a todas las mujeres, el problema es que hay muchas mujeres que no piensan como tú (te lo dijo porque conozco muchos hombres que hacen esos comentarios que criticas y de hecho les sirven). O sea, tanto para algunos hombres y mujeres, el expresarse así está bien y les da resultado.
    Tienes que entender que tal vez el otro (en este caso ciertos hombres), tienen unas necesidades y las expresan de cierta forma. Yo no considero que el tipo del chat haya hecho mal, pues te dijo lo que él quería contigo; pero tu tampoco hiciste mal, pues decidiste, decidiste no aceptarlo. Y yo considero que hay esta lo valioso, que tú puedas decidir con quién estar y con quien no; seguramente tendrás que aguantar muchos más de este tipo de comentarios; así como los hombres que describes tendrán que aceptar muchas negativas hasta encontrar alguien que les diga que sí.
    Yo creo que lo que pensaron estos hombres es que lo peor que les puede pasar es que la mujer le diga que no quiere nada con él; no en que se pueda sentir incómoda.
    Y ten en cuenta que así como tú quieres que esta clase de hombres cambien su forma de pensar y de expresarse, seguramente estos hombres que fueron rechazados querrán que tu y las mujeres que piensan como tú, cambien su forma de ser. Es decir, es un juego de poder; de imponer la voluntad mía sobre el otro
    Considero que cada vez que alguien haga algo que te moleste (independientemente si tiene que ver con tu sexo o no), se lo hagas saber, pues así personas como José y yo aprenderemos, no a tratar a las MUJERES, sino a tratar una persona en particular (tu), que en este caso es, entre otras muchas cosas, una mujer.
    En la medida que te hagas respetar, que exijas que te respeten, seguramente disminuirás la confianza del otro (la seguridad que tiene en que te puede pisotear sin que haya consecuencias) y ganarás más tú.
    Y para finalizar, considero muy importante el hecho que denuncies tu malestar, pero no sé hasta qué punto se pueda comparar el maltrato físico y verbal contra la mujer, con que un tipo te diga en el chat, “de forma adecuada”, que quiere tener sexo contigo
    Ptt: Aquí no hay metro pero hay bus, y en las horas pico me ha tocado que rastrillar a mujeres y a hombres; y a veces también que me rastrillen (lo cual no es agradable, pero es un transporte masivo)
    La razón por la cual uno se siente machista a veces, es que hay algunas (supuestas) feministas que lo hacen sentir a uno mal, por el solo hecho de ser hombre y piensan que por no ser del mismo sexo, nunca podremos comprender nada de lo que ustedes dicen.
    chao, que estes bien y espero tus comentarios

    • montse 23 diciembre, 2011 en 12:03 #

      Hola Alberto, me ha gustado mucho tu enfoque.
      Y personalmente creo que hasta que no empecemos hablar de personas (independientemente del los roles de género). No avanzaremos nada. Somos personas, cada persona es un universo, cada persona tiene unos recursos y habilidades humanas y podemos hacersos respetar de cualquier cosa que nos molesta.
      Ya he comentado que personalmente me he sentido más ofendida por mujeres que por hombres, precisamente porque no me he callado, en cambio de “ataques” proveniente de mujeres como no estaba preparada, pues me he sentido mucho peor.
      Y he sido testigo, muchas veces, en discotecas y pubs de como las mujeres se visten con unas minis minis (que luegon tiran para abajo) meneando bien el culo y las caderas delante de los hombres, ¿qué pretenden con esta actitud si no llamar la atención?
      Y no nos olvidemos de las fiestas de despedidas de soltera, que hay mujeres, algunas con más de cuarenta años, peleándose con otra por conseguir los favores del boy de turno.
      Estoy contigo que es importante en diferenciar muy bien lo que es la violencia propiamente dicha, que es la dominación total y absoluta de la persona y anula totalmente la personalidad sin posibilidad de defensa
      Son muy importantes los matices y no generalizar tanto.
      Muchas gracias

      • alberto zapata 23 diciembre, 2011 en 19:41 #

        gracias a tí por tus comentarios.
        Sí, considero que uno de los grandes errores en los que solemos caer muchas personas, es el de generalizar: “es que las mujeres son..”, “es que los hombres somos…”; “es que ellas deberían de ser”, como si en un grupo tan grande y hetereogeneo todos fueran iguales o debieran serlo. Creo que al final todo se reduce a que nos cuesta mucho aceptar la diferencia (pues solemos ser muy conservadores), independientemente que esta se deba al sexo, género, raza, etnia, clase, etc. y especialmente cuando el otro hace algo inesperado, algo que lo saca de la categoria en que yo solía tenerlo y lo pone en otra. por ejemplo, si considero que los “sudacas” sólo sirven para limpiar pisos, pues encontrar a uno con un doctorado y porfesor de universidad, choca con mi realidad e intento justificar desde mi punto de vista, ese hecho: “seguramente fue por discrimianción positiva; o le regalaron el titulo”, etc.
        por otro lado, al leer alguno de los comentarios, el de Beatriz me llamó mucho la atención pues ella decía que esos piropos morbosos y el manoseo le pasaba todos los días y acada rato. Acaso no hay una ley en España que castigue esto (el manoseo)?, así sea con una sanción economica. ya que supongo que debe ser algo traumante que a una persona le pase esto a cada rato, ahí si es para volverse paranoico

      • alberto zapata 23 diciembre, 2011 en 20:08 #

        Hola Montse
        Gracias a ti por tus comentarios
        Sí, considero que uno de los grandes problemas que tenemos muchas personas es el de generalizar: “es que los hombres son”; “es que todas las mujeres son iguales”; “es que ellas deberían de ser…”, como si todas esas personas a las cuales se les agrupa dentro de la categoría de hombre o dentro de la categoría mujer tuvieran las mismas características, o deberían de tenerlas. Al final, creo que el problema esta en que nos cuesta mucho en salirnos de nosotros mismos y de tratar de imponer nuestra forma de pensar a todos. Es decir, nos cuesta mucho aceptar la diferencia, independientemente que se deba al sexo, el género, la razo, la etnia, la clase, las formas de pensar, y reconocer al otro como un ser vivo que tiene sentimientos y necesidades, las cuales pueden ser diferentes a las mías; que tiene un derecho (restringido) de ser, hacer, tener y estar.
        Sin embargo, al leer el comentario que hizo Beatriz, me pareció preocupante, pues ella decía que todos los días, a cada rato, le decían piropos morbosos y la manoseaban. Es que no hay una ley en España contra esto (al menos contra el manoseo indebido)? Porque me imagino que el que pase esto todos los días debe ser traumático para cualquiera; ahí si es para volverse paranoico.

  97. Biel 23 diciembre, 2011 en 8:54 #

    Estoy totalmente de acuerdo.Cuando veo a alguien diciendo piropos, baboseando, diciendo “guapa” o “mona”, diciendo groserías en una conversación de hombres solos, etc., siento vergüenza de ser hombre.Y las mujeres que he conocido piensan todas igual.Por desgracia hay “Hombres y mujeres”, como los del concurso , que son más primates que personas.Tanto ellos como ellas.

  98. montse 23 diciembre, 2011 en 11:29 #

    “También las mujeres incurrimos constantemente en micromachismos”
    Esto es super importante, porque las propias mujeres entre nosotras también lo hacemos cuando consideramos que una mujer no cumple con los canones asignados a los roles tradicionales.
    Personalmente he sido insultada por llevar escote, por pintarme, por arreglarme, por ser promiscua, por otras mujeres. Y curiosamente es cuando me he sentido más dolida..no sé a los hombres les suelto el moco y me quedo tan ancha no les consiento que me humillen, pero me cuesta (ahora no tanto) defenderme de este tipo de mujeres…

  99. Mente en blanco 23 diciembre, 2011 en 14:15 #

    Hola

    He llegado aqui de casualidad, vía twitter y me han encantado tanto la entrada de Feminazis como esta.

    Reconozco que no me he leídos los trescientos y pico comentarios (que lo haré), así que disculpa que a lo mejor repita algo ya dicho.

    Creo que partiendo de la base de que existe el machismo en la sociedad (al igual que el clasismo y otros “ismos”), muchas de las cosas que cuentas se reducen a una sola cuestión. Falta de educación.

    A mi no se me ocurre creerme superior a otra persona ni por ser hombre, ni por ser blanco, ni por ser español, ni por tener un sueldo o un puesto más alto que otro. Y el problema, tanto de hombres como de mujeres, es que eso sí sucede. Nos falta la humildad necesaria para no considerarnos más importante que nuestro prójimo y tratarles como nos gustaria que nos tratasen a nosotros.

    Si eso lo aplicas a un ámbito tradicionalmente masculino como era la supremacia del hombre sobre la mujer, la falta de educación conduce hacia las actitudes que describes.

    Y sí, a mi no me gustaría ni que me dijesen “niño”, sin cierta confianza o aprecio previo, ni que me tratasen diferente por tener gafas, etc, etc. Y como no me gusta no lo hago. Lamentablemente, me temo que como yo pensamos pocos

    Gracias por la entrada y por leer hasta aqui.

  100. C 23 diciembre, 2011 en 14:55 #

    Cuando he leído lo de “arisca” he comprendido muchas cosas. Cuántas veces me lo han llamado, o borde, etc. Y yo no lo era tanto, yo era normal y ellos esperaban una sonrisa gratis me apeteciera o no. Las mujeres siempre deben sonreír como gilipollas.

    Gracias por el post.

  101. Juan Luis 23 diciembre, 2011 en 19:51 #

    Estoy casi totalmente de acuerdo contigo. En cuanto a la paranoia que sirve para incapacitaros para reaccionar; sólo decir que es un arma utilizada tanto por hombres como por mujeres y que si bien los piropos “guarros” son muy feos y de mal gusto, existen otros más sutiles, finos y elegantes que no se hacen con afán de molestar ni tan si quiera con vistas a, si no simplemente de una manera galante ante una dama. Te recomiendo, si no lo has leído ya, el libro de una psiquiatra francesa llamada Marie France Hirigoyen _El acoso Moral_. Yo soy un hombre y he sufrido y he visto este tipo de acoso tanto por parte de hombres como de mujeres. ültimamente no dejo de observar que a las chicas les gusta siempre el más malo de la clase….Te invito a reflexionar sobre esto último y sobre el nuevo ascenso del machismo en la nueva juventud.

  102. jorge 23 diciembre, 2011 en 20:13 #

    Realmente todo lo que comentas es debido a que en general nos encantan las chicas y si es mona, mas. El origen de todo ello. A saber. Cultural, genetico,… No se.

    Sin embargo las diferencias estan en como lo manejamos.
    A veces es como si al nacer nos golperan en el culo para decirnos “a follar!”. Como si fuera una obligacion intentarlo siempre. Otras veces se dan casos como lo que dices. Piropos, condescendencia, sonrisas falsas, tratos no naturales…

    La mayoria de las veces se le suma lo descolocados que nos ha encontrado el avance de la mujer en la sociedad, sobre todo para los que debemos pasar de entender a las mujeres como personajes sumisos en segundo plano a normalizarlas en nuestra cabeza.

    Tristemente otras veces llevado al extremo surge la violencia fisica o mental. Pero el origen es el mismo a mi modo de ver.

    La solucion pasa sobre todo por nuestra parte que asumamos (los hombres) esa encrucijada y seamos conscientes de ella. Pero vamos, como toca hacer en otras mil cosas en la vida.

  103. gerom 23 diciembre, 2011 en 20:59 #

    gracias por el blog y por el artículo! creo que sirve para generar redes virtuales y discursivas de apoyo mútuo y nos da pistas para encontrar lugares comunes de crítica y respuesta contra las violencias machistas cotidianas que recibimos por habitar cuerpos de mujeres… desde mi feminismo, apuesto por visibilizarlo, encontrar estrategias comunes, estar atentas para que no suceda a nuestro alrededor, en el trabajo, en la familia, en el metro, en las plazas, en las organizaciones, en los blogs …
    en este sentido creo que el blog funciona, pero por otro lado habría que encontrar maneras de paralizar o dar respuesta a toda la sarta de machismos, en sus múltiples formatos y estilos que se han generado a raíz del artículo, ya que creo que no es necesario darles un espacio más del que ya deben tener en sus trabajos, familias, trabajos y vidas en general y mucho menos que ACAPAREN el blog … me gustaría que los comentarios sirvieran para la reflexión colectiva de personas que apuestan por construir relaciones libres de machismos … y en estos comentarios hay mucha misoginia… aunque también son un buen barómetro para evaluar los macro y micromachismos con los que vivimos … tan diversos, ridículos pero también cultivados …
    no es fácil renunciar al privilegio masculino hay muchos que ya hemos empezado y a otros no les quedará más remedio porque cada vez más es una exigencia de las mujeres con las que quieren compartir su vida …
    ánimo chicas y pa alante como las de alicante!

  104. Vicho 23 diciembre, 2011 en 21:10 #

    El Mundo no es un lugar perfecto donde todo sucede según las Actitudes que deseamos en el resto de la gente. Tampoco impera la igualdad; eso solo es un ideal. Lo más cerca que estaríamos sería en un “estado” de Equidad. Hombres y Mujeres tienen Naturalezas y Comportamientos diferentes; cambiarlos seria Feminizar al Hombre y Masculinizar a la Mujer. También es cierto que hay personas más susceptibles que otras; a las que le molestan muchas cosas del resto de la gente pero tenemos que aprender a convivir y respetar las diversas Personalidades; mientras no incumplan la ley ni transgredan las normas sociales. JUNE como bien has escrito al final del post “Conviene quitar hierro a todo esto… Allá cada cuál.” porque Tanto los hombres como las mujeres son imperfectos y siempre harán cosas indebidas o que molesten al otro sexo.

  105. Jumax9 23 diciembre, 2011 en 21:30 #

    He de decir que mientras leía el artículo pensaba que era un poco exagerado… hasta que he leído los comentarios.

    Esto va dirigido más al resto de hombres que han comentado (¡no a todos, ojo, creo que está bastante claro a cuáles!)

    A mí siempre me ha dado -asco- el tipo de chico que le entraba a toda que veía, pero más que nada por utilitarismo: nos pone en muy mal lugar al resto de hombres, hace que muchas mujeres tengan una actitud hostil (arisca, he leído varias veces) hacia otros que nunca se han comportado así.

    ¡Es normal! Acostumbradas a ese tipo de comportamiento, que generalicen (mejor curarse en salud) y es por eso que siempre eché la culpa a los hombres y no a las mujeres. Sin embargo, no pensaba que estos hombres fuesen “machistas” realmente, hasta que os he leído a algunos. No me preocupa tanto vuestro comportamiento como que DE VERDAD PENSÉIS ASÍ. En algunos casos he leído cosas que tenían sentido seguidas de verdaderas BURRADAS.

    ¿Una mujer no puede vestir como le de la gana? ¿Si le gusta llevar escote tiene que ser llamada puta por terceros? ¿Le ponemos velos a todas, no? Que he oído que en algunos países al sur de aquí les va muy bien.

    Últimamente creía que habíamos avanzado bastante en cuestión de igualdad, que estábamos muy cerca de conseguirlo, pero veo que -aunque se oculte más- mucha gente todavía piensa como hace cuarenta años. Me decepciona, pero me ha abierto los ojos, todavía queda bastante (más del que yo esperaba) camino por recorrer.

    100% de acuerdo con el artículo, muy ilustrativos los comentarios.

  106. Jumax9 23 diciembre, 2011 en 21:36 #

    He de decir que mientras leía el artículo pensaba que era un poco exagerado… hasta que he leído los comentarios.

    Esto va dirigido más al resto de hombres que han comentado (¡no a todos, ojo, creo que está bastante claro a cuáles!) que a la autora.

    A mí siempre me ha dado /asco/ el tipo de chico que le entraba a toda que veía, pero más que nada por utilitarismo: nos pone en muy mal lugar al resto de hombres, hace que muchas mujeres tengan una actitud hostil (arisca, he leído varias veces) hacia otros que nunca se han comportado así.

    ¡Es normal! Acostumbradas a ese tipo de comportamiento, que generalicen (mejor curarse en salud) y es por eso que siempre eché la culpa a los hombres y no a las mujeres. Sin embargo, no pensaba que estos hombres fuesen “machistas” realmente, hasta que os he leído a algunos. No me preocupa tanto vuestro comportamiento como que DE VERDAD PENSÉIS ASÍ. En algunos casos he leído cosas que tenían sentido seguidas de verdaderas BURRADAS.

    ¿Una mujer no puede vestir como le dé la gana? ¿Si le gusta llevar escote tiene que ser llamada puta por terceros? ¿Le ponemos velos a todas, no? Que he oído que en algunos países al sur de aquí les va muy bien.

    Últimamente creía que habíamos avanzado bastante en cuestión de igualdad, que estábamos muy cerca de conseguirlo, pero veo que -aunque se oculte más- mucha gente todavía piensa como hace cuarenta años. Me decepciona, pero me ha abierto los ojos, todavía queda bastante (más del que yo esperaba) camino por recorrer.

    100% de acuerdo con el artículo, muy ilustrativos los comentarios.

  107. Schduwplek 23 diciembre, 2011 en 23:16 #

    Llego algo tarde al tema y no he podido leer todos los comentarios que hay, así que seguramente me limitaré a repetir opiniones que ya se han expresado aquí, pero de todas formas siento la necesidad de expresarme como hombre políticamente incorrecto aunque más feminista que la mayoría de mujeres que conozco.
    Para empezar, llamar nena o niña, aunque yo no lo haga, me parece tan inofensivo como cuando las secretarias me llaman guapo, cariño o nene. Es un tema delicado pues depende mucho del tono e intención, sea tanto por parte de hombres como mujeres.
    Sin intención de alargarme, y para acabar, quiero decir que coincido en que uno de los machismos más aceptados es el sobreproteccionismo. Libertad sexual y de elección son conceptos muy difíciles de comprender por mucha gente.
    Ahora sí voy acabando, para mí lo más importante es el humor. Saber reírse de uno mismo, de la situación actual y hacer de los dramas situaciones graciosas. Eso no es machismo, zorras.

  108. Juan 24 diciembre, 2011 en 0:04 #

    Excelente articulo, creo que lo comparto 100%.

    June, que piensas de las mujeres machistas? es decir mujeres que asumen que deben ser dirigidas por hombres, nunca aceptarian a una mujer como jefa, que dan mas peso a la opinion de un hombre frente a la de una mujer, etc creo que entiendes por donde voy…
    Acaso el micromachismo no es un mal de gran parte de la sociedad (mujeres+hombres) ?

  109. milkybar 24 diciembre, 2011 en 2:23 #

    Si alguien con micropene te dice que te quiere dar un pollazo, ¿también es un micromachista?

    “Déja un comentario” va sin tilde. Microanalfabeta.

    Creo que la realidad es más simple. “Hola, guapa. ¿Qué haces?” y todas estas situaciones gratuitas significan “¿follamos?”. Pienso que es legítimo que los hombres quieran follarse a mujeres aparentemente sanas, como también es legítimo que las mujeres los rechacen.

    • El Replicante Protestante 25 enero, 2012 en 8:41 #

      Hola Milkibar, salgo por patas de esta covacha hembrista antes de que me pongan una denuncia por tener pene, pero no queria marcharme sin decirte que me ha alegrado mucho leer tu comentario porque me hace pensar que la tia esta es tan perezosa que no lee ni lo que contestamos a sus delirantes soflamas y eso convierte este blog en terreno fertil para la muchedumbre de tios hartos de aguantar petardas y avidos de decirlo por escrito a los que pienso invitar a que vengan y comenten, a ver si entre todos conseguimos que la tipa esta preste atencion a los comentarios y tenga que pasar tanto rato eliminandolos que no le quede tiempo para seguir contandonos sus pajas mentales. Venga, un saludo

  110. Judit Mercedes 24 diciembre, 2011 en 12:26 #

    Hola June,
    decirte que me ha encantado tu artículo y pedirte disculpas porque escribo este comentario sin leerme los 321 comentarios. Tan solo quería compartir contigo dos micromachismos, utilizando tu terminología tan acertada:
    1. Que los chicos no entiendan que estoy harta de que siempre me abran la puerta para darme el paso, que crea que exagero cuando comento que soy autosuficiente para abrirme la puerta yo misma, o que ponga el grito en el cielo cuando le ofrezco, de tanto en tanto, el paso (no entiendo porqué no empatizan con mi “queja” cuando muchos de ellos se “quejan” al darles yo paso). Pero lo peor es cuando me saltan con un “son cortesías inofensivas”.
    2. Que los chicos no entiendan que estoy harta de la expresión “¡hombre!” y que se molesten cuando les digo “que no soy un hombre”. Lo más irritante es cuando su respuesta es del palo “es una expresión inofensiva, una costumbre lingüística”. Por desgracia, tienen razón en cierto modo, ya que esta expresión está recogida y aceptada por la RAE como 1. interj. U. para indicar sorpresa o asombro, o con un matiz conciliador. ¡Hombre, tú por aquí! ¡Hombre, no te enfades! (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=hombre) Terrible…
    Finalmente agradecerte tu labor evangelizadora en cuanto a las cuestiones de “microgénero” 😉 Creo que queda mucha labor por delante para realmente liberar a mujeres y hombres. Y el trabajo más difícil reside precisamente en que unas y otros tomen conciencia de las “microacciones”, por su sutileza y su aparente inofensión… Gracias.
    Judit

  111. Pablo Fuertes 27 diciembre, 2011 en 13:04 #

    Alguien que no conoces bien y no te interesa se está interesado en ti, hace un avance (más o menos afortunado) y te hace sentir incómoda, casi agredida. Si esa persona te atrayese, probablemente hubieras recibido ese avance con mucho más agrado. Si nadie se interesara en ti ni hiciera ningún esfuerzo de acercamiento ¿cómo te sentirías?
    Hace poco conocí a una persona (del sexo femenino por más señas) que inmediatamente sintió una gran simpatía hacia mi persona y se empeño en demostrármela con besos y abrazos (castos). ¿Me siento alagado por su demostración de afecto y simpatía o agredido porque verdaderamente no me gusta el contacto físico con gente a la no conozco muy bien? ¿y si en lugar de haber despertado un sentimiento de empatía en esa persona le hubiera resultado totalmente indiferente?
    ¡Hay que ver cómo se complica hasta las cosas más simples!

  112. louiza 27 diciembre, 2011 en 16:06 #

    Me encanta el blog y todas las aportaciones, felicidades. Es magnífico que exista este espacio de debate y de que se cuestione la realidad. Todos y todas sufrimos como bien se ha dicho, de obligarnos a adoptar unos roles definidos y por tanto somos tod@s los implicados en ello.

    Pienso que los hombres (varones) son por tanto también víctimas del machismo. De tener que aprender como se ha dicho, a ser John Travolta para crecer en esta sociedad. Desde las escuelas, medios de comunicación y las familias se reproduce el “machismo” y el “hembrismo”. Os animo a escuchar una eminencia que trabaja sobre la violencia de género, entrevistando a las “otras” víctimas (en este caso a los varones agresores) Es súper interesante:
    http://upnatv.unavarra.es/es/unes/elena-casado
    Un saludo y ánimo, entre todos podemos cambiar la sociedad!

  113. Pako Zimbrel 28 diciembre, 2011 en 8:10 #

    Si a mi me llaman guapo no me lo tomaré como un micromachismo (o microhembrismo) sino como una salida de tiesto o en su caso una falta de respeto. El machismo es negativo pero no todo lo negativo merece el calificativo de machismo.

    Dicho lo cual a mi no me importa que me llamen guapo, claro que ésto es algo totalmente personal y hay formas y formas de decirlo.

  114. Pablo Fuertes 28 diciembre, 2011 en 12:48 #

    “Reproduzco algunos de los micromachismos que habéis citado las mujeres:

    1- Que me llamen “niña” o “nena” / Otra dice: “que me llamen princesa””
    Hoy, una persona del sexo femenino a la que no conozco mas que de vista y con la que no he intercambiado nada más que el saludo en toda mi vida me ha sonreido, me ha felicitado las fiestas y me ha llamado “bonito” de una forma muy cariñosa. Yo, infeliz, le he agradecido la sonrisa y el cumplido pero, pensándolo mejor, a lo mejor no me he dado cuenta de que he sufrido una agresión micro?? y debería sentirme violado, ultrajado, ninguneado, agredido… Y si encima pienso que tal vez esa persona alberga sentimientos lujuriosos hacia mi o tiene fantasías eróticas conmigo…

  115. Cristina 28 diciembre, 2011 en 17:27 #

    Me ha gustado mucho la reflexión y me alegro de haberme perdido el debate internetero en su día porque seguro que hubiera acabado muy cabreada, así que paso de leerme muchos comentarios y me quedo con el buen sabor de tu escrito.

  116. Pedro 28 diciembre, 2011 en 21:52 #

    En respuesta a Judit, el hecho de ceder el paso a una mujer puede ser tenido en cuenta como un acto de machismo en mayor o menor medida, pero puedes pensar que muchos cedemos el paso a cualquiera independientemente de su sexo o edad, como un gesto de cortesía.

  117. Josema 29 diciembre, 2011 en 20:39 #

    Me ha gustado mucho el artículo, te doy las gracias por hacerme (tú y algunos comentarios, porque no los he leído todos) a descubrir en mí actitudes machistas… Tengo la suerte de tener amigas y amigos que luchan, trabajan y educan en esta labor tan necesaria de acabar con el machismo, con las desigualdades (desde el lenguaje hasta los hechos) y a mí me ayuda, por un lado a conocerme y por otro a cambiar, a ir sintiendome más “hombre” que no más “macho”. Soy más hombre en la medida en que respeto más a las mujeres. Creo que todos los hombres necesitaríamos formación, cursos, asignaturas en colegios e institutos para desterrar de nosotros todas esas cargas que nos impiden ser libres, desde las “micro” hasta por supuesto las “macro”… Creo que la educación es fundamental para acabar con esto. Para muestra un botón…
    http://laalegriadevivir2.blogspot.com/2009/11/el-club-de-los-hombres-que-saben-querer.html
    Lo dicho que me alegro de haber descubierto este blog, lo añado a favoritos. Un saludo.

  118. Gurutze Sutan 31 diciembre, 2011 en 2:52 #

    habráse visto, el jodido machista

    intentar ligar contigo…

    denunciale preventivamente por maltrato…

    estos machistazos…

  119. Un asturiano 10 enero, 2012 en 21:40 #

    Estoy totalmente en desacuerdo con la valoración positiva que hace montse 23 diciembre, 2011 en 12:03 # del comentario de alberto zapata 23 diciembre, 2011 en 6:49 #.

    Creo que obrando así Montse acaba justificando a los hombres que actúan con las mujeres de una manera -como mínimo- incómoda o molesta para ellas por tener una cultura machista o androcéntrica asimilada.
    Y este tipo de justificaciones de esos comportamientos “masculinos” cuando provienen de las propias mujeres (de algunas de ellas como Montse) pueden contribuir a que los hombres sigamos auto-justificándonos a nosotros mismos.
    En este asunto no todo es tan RELATIVO como suponen Montse o Alberto Zapata (Ambos parecen asumir una especie de relativismo cultural/moral); categorías como género o patriarcado sí debemos considerarlas al hacer juicios sobre esos comportamientos individuales de los varones y de las mujeres, las diferencias de personalidad, psicológicas o de “cultura” de procedencia no explican suficientemente bien este problema.

    Saludos.

  120. Un asturiano 10 enero, 2012 en 23:02 #

    “Hablar de paranoia me parece muy pero que muy peligroso. Es algo que se viene utilizando con mucho éxito para que las mujeres dudemos de nosotras mismas. Y eso es lo que nos hace no enfrentar agresiones, negarlas incluso. Cuando un tío restriega su polla contra nuestro culo en el metro, decimos: “Ay, igual es que el vagón está lleno, no me voy a poner paranoica”. O cuando el jefe nos mira el escote fijamente. La formadora en autodefensa Maitena Monroy siempre dice que cuando tenemos sospechas de que nos están intentando robar la cartera, reaccionamos, sin miedo a estar siendo paranoicas.”

    -En relación a esta expresión del machismo/sexismo referido a la manera de relacionarnos hombres y mujeres, me gustaría apuntar lo siguiente:

    En nuestra sociedad actual hay -cómo decirlo- un conjunto de condiciones de índole ‘estructural’, generadoras de determinadas dinámicas de relación entre los sexos, que posiblemente favorezcan esas micro-violencias sexuales (más o menos simbólicas o más o menos realizadas) de los hombres hacia las mujeres. Estoy pensando en lo siguiente, concretamente:

    -Toda la industria existente en nuestra sociedad, tan abundante y extendida, que tiene que ver con el embellecimiento físico de las mujeres: una gran oferta de moda en el vestir’sexy” para las mujeres (sobre todo orientada a las adolescentes y chicas muy jóvenes), unos adornos, maquillajes, ropas, vestidos y zapatos que particularmente se caracterizan por resaltar los carácteres sexuales secundarios de las mujeres (rostros, pechos, traseros, caderas, hombros, vientres…).
    Unas ropas, adornos, maquillajes, etc. que se ponen algunas de esas mujeres jóvenes en su vida diaria, y muchas de ellas cuando salen de fiesta los fines de semana.
    Estas chicas y mujeres jóvenes -la mayoría de ellas heterosexuales- de alguna manera, explotan así su ‘atractivo físico’ en presencia de unos chicos jóvenes (varones) con los que coinciden en los lugares de esparcimiento y a los que, mayormente, no hacen demasiado caso en lo que al cortejo se refiere…
    ¿no convergen aquí, por tanto, dos praxis algo contradictorias en las adolescentes y mujeres jóvenes de nuestra sociedad?

    Probablemente tales praxis se expliquen, en parte al menos, por algo que tú señalas que teoriza P. Bourdieu:

    “Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”. ¿Es también Bordieu un paranoico que hila demasiado fino?”

    -Y esto es algo de lo que la mayoría de los adolescentes y chicos jóvenes seguramente no son conscientes de manera suficiente.

    -Además, gran parte también de la publicidad que recibimos a través de los mass-media y de productos culturales como pueden ser las películas, concursos o programas de entretenimiento y de tendencias emitidos por televisión, transmiten el mensaje a las chicas de que las mujeres tienen el estatus de objetos simbólicos para ser mirados y percibidos por el otro…, y este mismo mensaje, de manera aún más acentuada, es transmitido igualmente en muchas de las publicaciones escritas destinadas al mercado de chicas adolescentes y jóvenes.

    Un saludo.

  121. Rocio 11 enero, 2012 en 11:54 #

    No estoy deacuerdo en muchas cosas. Una de ellas es que tu misma no estás apelando a esa igualdad a la que te refieres generalizando entre hombres y mujeres. Hay mujeres muy machistas y mucho más que los hombres. Y conozco un monton de hombres que no lo son y no tratan ni se sienten para nada superior a las mujeres.
    Tambien hay una serie de mujeres que se sienten inferiores a los hombres y buscan hombres a su lado que las traten con micromachismo.
    El tema es mucho más complejo de lo que tu expones.
    Yo creo que lo que tu has hecho es vomitar una serie de ideas sin ninguna exposición clara de argumentos.
    Saludos

  122. Cliente X 12 enero, 2012 en 14:12 #

    No sé, quizás sea yo que soy un PARANOICO pero me parece que ser amable y tratar bien a una mujer (igual que a cualquier otra persona) no es machismo… ¿o sí? Si te tratan mal es que es un dominador machista. Si va de colegueo y tal es que abusa de tu confianza y quiere lío, por lo cual tb es machista. Si pasa de tí es que trata de ningunear a las mujeres y no las valora…

    Guais, entonces estamos cogidos. No hay salida. Hagamos lo que hagamos somos unos machistas. Pues… bien, vale. Si consideras que el hombre, haga lo que haga, es de naturaleza consustancialmente machista y misógina no veo manera alguna de rebatirte. Entonces eres una buena feminista.

    A mí no me molesta que una mujer me halague por la calle, ni que me provoque sexualmente o me haga insunuaciones más o menos evidentes. Si me gusta la sigo el juego y si no quiero nada se lo hagon saber con tacto y educación. Para mí la auténtica mujer feminista (no el feminismo rancio y arcaico que hay en la actualidad) es la que se ha liberado y no tiene complejos para tratar al hombre de igual a igual.

  123. El Replicante Protestante 25 enero, 2012 en 8:23 #

    Hola, solo comentarle un par de cosas:

    La primera, si no quiere que su jefe le mire el escote la solucion es muy simple: no use escote, pongase un jersey de cuello alto. Entiendo que es mas facil quejarse por los problemas que actuar y solucionarlos, pero en la vida hay ocasiones en las que es necesario mover nuestro asexuado culo de la silla y hacer cosas para cambiar lo que no nos gusta.

    Y la segunda, cuando colaboraba como voluntario ayudando a mujeres jovenes con esquizofrenia paranoide tuve la oportunidad de conocer a un excelente profesional de la salud mental, totalmente asexuado, que estoy seguro podria ayudarle a mitigar los sintomas de su dolencia y tener una vida algo mas llevadera, quien sabe, puede que si se medica usted incluso consiga algun dia escribir algo con una minima calidad. Si esta interesada hagamelo saber mediante un anuncio en la seccion de anuncios de prostitucion del periodico de tirada nacional que prefiera (estoy suscrito a todos) y le enviare el numero de telefono del psiquiatra en un email.

    Me despido deseandole mucha suerte en la vida, porque obviamente la va a necesitar, y bastante, no sin antes manifestarle que es mi voluntad que borre usted este comentario, de manera que para evitar que en lugar de borrarlo lo conteste con alguna diatriba histerica en la que haga alusion a mi ortografia deficiente por falta de tildes, le comunico que estoy utilizando un ordenador en el que es imposible utilizar tildes o la letra enie.

  124. Samu 27 febrero, 2012 en 10:40 #

    Aunque el resto me parecen actitudes machistas en toda regla, no estoy de acuerdo con esto:

    1- Que me llamen “niña” o “nena” / Otra dice: “que me llamen princesa”

    Si mi pareja o una amiga o un amigo me llama ‘niño’, ‘nene’, ‘rey’, etc… ¿Es machismo? ¿Hembrismo? Yo hablo así a mi pareja, a amigas, amigos, etc (y es recíproco). Y en ningún momento hay más que cariño mutuo. No niego que se utilicen estas expresiones de un modo machista, pero vamos, establecerlo una norma, me parece surrealista.

    2- Aquellos se permiten aconsejarte sobre cualquier cosa, hasta de lo que eres experta.

    Eso es ser un bocachancla, y los hay hombres y mujeres y actúan igual con hombres y mujeres. No veo nada relacionado con el género aquí.

    3- La condescendencia en el ámbito profesional.

    La contestación anterior te sirve.

    ¡Un saludo!

  125. ainhoa 5 marzo, 2012 en 9:24 #

    Caixo Fernández.

    Las mujeres no estamos paranoicas, simplemente mandamos sobre nuestro destino y nos cabrean las chorradas. En Euskaleria llevamos siglos mandando en terminos de matriarcado. Los hombres los despachabamos a cocinar en sus “Sociedades” y riau.

    Somos plenamente conscientes de los impulsos sexuales -mal controlados por una falta de educación notablemente alimentada en los últimos 25 años- masculinos. Ellos, los machoides, presentan un voraz deseo sexual sobre un 30% de nosotras que por tetas o culo representamos su afán. Hasta aqui todos de acuerdo. Pero ese 30%, por redondear, no representa el todo. Hay otro porcentaje similar de “mansitos” o de “machifeministas” extremadamente peores. Y es que la seroconversión del maltratador a sutil serpiente que te dá la razón, lleva greñitas y lee a boudelarie en sus florecillas del mal, hay una perversidad si cabe peor. “Cariño, soy el majete del pueblo, te acompaño a cagarnos en los tios malos2. Que levante la mano alguna que prefiera ese el Garrulo de turno. Al Garrulo al menos se le entiende “todo”….. Pues ni una cosa ni la otra.

    Así que para empezar deberiamos acordarnos de que los tios se paran a cambiarnos las ruedas del coche, que a veces los hay buena gente y que en no pocas ocasiones son serviciales y sometibles…todo consiste en dosificar el erotismo con ellos y son corderitos…Lo siento, malas noticias, les puede la sexualidad y son perrillos. Reconozco que el estar, perdonad la inmodestia, razonablemente buena da cierta cuota de poder. Que me mire el escote el supuesto jefe – no tengo- no es culpa de él: es su genetica de XY en pos de vaginas donde expandir su material genético.

    Los micromachismos se resuelven con micropuyas sobre micropenes…y a otra cosa. Pero es más fácil, para algunas compañeras lloriquear buscando a papi en nuestro prescrito sindrome de electra. A veces creo que algunas han hecho del victimeo eterno una misión y por ello el neuroticismo hace furor mientras derivamos las responsabilidades a los demás: Solo lo apunto…

    En cambio, y con relación a los hominidos del piropito vulgar o del rebote facil por que no te apetece hacerles caso,del intento de violación encubierta o de la agresión verbal en medio del trabajo…esos requieren puteo masivo. Conseguir el número de su esposa suele ser rentable….solo doy ideas. Toda la vida hemos sido más debiles muscularmente pero más listas y vivarachas. No sirve de nada hacernos las victimas…eso alimenta a la bestia. Es lo mismo que no sirve llamarte June, Aitor o Ausune si tu apellido es fernández, gómez o Boix: Nunca serás euskaldún y encima se te reiran. Yo lo hago.

    Agur.

    Agur.

  126. Menstruator 5 marzo, 2012 en 11:40 #

    Los feminazis parecen clones. TODOS los feminazis soltando la misma murga siempre.

    Con gentuza como esta, no me extraña que las españolas se hayan vuelto todas hembristas radicales.

    Feminazis en la tienda de campaña
    http://www.youtube.com/watch?v=hdEgQnBzUIE

    • Electric Cowboy 3 abril, 2012 en 9:00 #

      Si el tipo del Whatsapp fuera guapo o tuviera mucha pasta le contestarías al momento, ¿a quién coño quieres engañar tú?

  127. Abuela 3 abril, 2012 en 9:06 #

    Tú tranquila, que eso pasa sólo en unos pocos años de la vida. Más adelante sólo con que alguno, aunque tenga 85 años, se de cuenta de que existes estarás agradecida a la vida

    • Smerdiakov 11 julio, 2012 en 3:10 #

      Leyendo este foro, uno se va con la sensación inconsciente de sentirse basura, de que perteneces a un grupo social, en este caso los hombres, asqueroso y repulsivo que no hace nada bueno y que desprecia a las mujeres constantemente. Ya sé que aunque linguísticamente parezca que la bolguera generalice, está evidentemente implícito que no lo hace, y aun no compartiendo actitudes machistas, uno acaba teniendo la sensación inconsciente de sentirse mal, sobre todo por todo eso del machismo sutil y del micromachismo. No sé si en ese sentido tienes razón, o exageras demasiado, pero aún así siendo hombre y leyendo tus artículos, uno se siente como formara parte del colectivo fuera nazi aun sin odiar a los judíos… sí, creo que es una metáfora que expresa bastante bien como me siento. No sé, si estoy de acuerdo en casi todo realmente, estudio sociología y sé los mecanismos de socialización en una sociedad, estereotipos, intereses de las diferentes clases sociales, etc y lo que tú escribes reflejan bastante bien la realidad social. Pero aún así, y puede que ahora meta la pata con lo que voy a decir puesto que no he leído muchos artículos de este blog, creo que la autocrítica en este blog dentro del movimiento feminista estaría bastante bien, así como no ser demasiado incisivos y exagerados, algo que los periodistas os gusta mucho, porque hay gente que se lo toma muy al pie de la letra y sale con una opinión “mal alimentada”, así como reconocer cuando “el enemigo”, en este caso los hombres, hacen bien las cosas en el tema de la igualdad de género. Espero haberme explicado bien.

  128. Juanjo Pina 19 julio, 2012 en 9:27 #

    No sé… me sigue quedando un raro sabor de boca. Tiene sentido lo que decís, pero hay tantos comportamientos, en ambos géneros, tan similares en cuestión de etnia, posición social, edad y demás… que esto me suena intrascendente. Ojo, no digo paranoide. Digo intrascendente, por decirlo suave.

    Podía haber dicho absurdo, pero no. No es absurdo, está bien explicado, tiene sentido, son cosas que os molestan a algunas. Sin embargo, no he tenido esa sensación en general, ni siquiera en lugares tan fanáticos como las acampadas, asambleas y comisiones del 15M.

  129. Chaz 7 agosto, 2012 en 19:23 #

    Pos a mi si me gusta que me pongan guapo en mis fotos la desconocidas, porque a ti habría de molestarte? creo que mucho de lo que hablas son exageraciones, nadie te agrede por decirte “que buena estas”

    • Schizo 6 septiembre, 2012 en 1:39 #

      Ningún mal en que a ti te gusten, las opiniones sobre tu aspecto.

      Si te dijera que soy un tío negro con 100KG de puro músculo y un pollón (disculpen por el término) del quince, y pasando por un tunel oscuro te digo “oye, guapo que no me entere de que ese culito pasa hambre”.

      ¿En ese caso pudieras entender la intimidación?

      Si después de presentar tu tesis doctoral, el comité te dijera “oye, guapo ¿cual era el título de tu tesina?”

      ¿En ese caso pudieras entender el astío?

  130. Alf 23 agosto, 2012 en 13:20 #

    Vamos hacia el imperio de los SinSexo japonés en lugar del sano bonobismo… Viva el mal! Viva el capital!

    http://www.youtube.com/watch?v=IIsyiYUoE8Y&feature=colike

  131. Metzger 17 octubre, 2012 en 14:27 #

    Si un chico te dice que escribes muy bien y que quiere conocerte no está siendo machista, sólo quiere ligar contigo.

    Vosotras también intentáis ligar con los chicos cuando os gustan. Conmigo, por ejemplo, lo intentan mogollón, lol.

    En nuestra sociedad hay mucho machismo. Pero el machismo está en la estructura laboral, en los medios de comunicación, en miles de cosas… no en el amor. Eso es puro y primigenio.

  132. Edu 17 octubre, 2012 en 20:15 #

    Gran entrada. Realmente la inmensa mayoría de los hombres necesitamos reconstruir y contrarrestar la manera en que hemos sido y somos socializados y la manera en que la mayoría de las mujeres son constamentente objetivadas, bien como objeto de contemplación (oficinas, autobuses, calles, tiendas, etcétera), bien como objeto de intervención (mensajes, redes sociales, flirteos unilaterales, condescendencia, etc.) Que no seamos capaces de verlo es desgraciadamente normal: está en todas partes y no está en ninguna, y como suele ocurrir, los hechos sociales sólo se hacen presentes cuando duelen, y éste le duele cotidianamente a demasiadas personas. Que no sea visible para muchas de esas personas personas dice mucho de cómo es nuestra estructura social y económica: tan capaz de producir desigualdad como de no temer que se sepa, porque para cuando se sabe y se persigue remediarlo, está tan integrado y socializado que parece imposible cambiarlo. Más que algo relacionado con los procesos de socialización parece algo sencillamente natural. Sinceramente, yo mismo soy parte del problema, pero si algo he aprendido en los últimos años es a ser feminista en la vida cotidiana. Ya no le veo sentido a defender la libertad, la igualdad o la fraternidad si no es feministamente. Sin blogs como este, y sin el trabajo de muchas personas, ni yo ni muchas otras personas habríamos llegado a vincular el feminismo con problemas aparentemente más generales como la igualdad o la libertad. Muchas gracias por eso, y por muchas cosas más.

  133. johny 4 diciembre, 2012 en 13:33 #

    La entrada es buena.

    Sin embargo yo no veo machismo claro y genuino del de antes en el contexto actual, aquel que era eminentemente despreciativo hacia a la figura de la mujer, sino más bien, maneras de ligar más o menos agresivas, típico de moscones…

    Por otro lado yo entiendo que muchos hombres inocentes se den por aludidos al llamarlos machistas… al fin y al cabo llevamos decadas oyendo frases del tipo “todos los hombres son iguales” “todos lo hombres son básicos” “…los hombres son simples…” “son hombres… no entienden…”, por poner un ejemplo, es normal pensar que cuando alguna mujer desprecia al género másculino, lo hará siempre incluyendo a todos los hombres cuando menta la palabra “hombres” en plural, dado que ya lleva muchos años cometiendo esas afrentas, utilizando para ellos su superior intelecto.

    Tampoco quito hierro a algunos hechos que tienen que soportar algunas mujeres, que son perfectamente denunciables…
    Y además considero la bordería propia de la mujer, dado que se atribuye por ser mujer una mejor calidad intelectual que la del hombre.

    Presupongo por mi discurso y por el hecho de ser hombre, que cualquier mujer que conteste a esto, (si es que ello ocurre), me tildará de neomachista y repetitivo por el mero hecho de que con ello anula cualquier razonamiento lógico que yo plantee, y valida automáticamente el suyo, por ser mi texto contrarrevolucionario para con las ideas feministas actuales.

    A ver qué ocurre.

  134. johny 4 diciembre, 2012 en 14:28 #

    Quería hacer otra aclaración: la que se refiere al comentario del tal Jose.
    Y ese comentario es muy acertado. Y me explico.

    Todo aquel que haya estudiado ciencias de la naturaleza cuando tenía ocho años en vez de haberse mirado el ombligo todo el tiempo o haberse pintado las uñas en clase sabrá que entre mamíferos la vida se expande a través de la reproducción de los 2 géneros dentro de la especie.
    (Sí, sí 2. los maricones, las lesbis y los trans nunca han existido en la naturaleza reproductiva).
    Esto es la reproducción biológica entre el género masculino, y el femenino.
    Pues bien, todo el mundo sabe que estos dos géneros de iguales no tienen nada, el género masculino suele tener como características ser más violento, más musculoso, más tendente a asumir riesgos, más peludo, y sobre todo, mucho más predispuesto a la reproducción con un instinto sexual mucho más desarrollado. Todo ello se debe a una concentración en sangre de una hormona, la testosterona, 20 veces superior a la de la mujer, por norma general.
    Dicha hormona, le impulsa biológicamente a reproducirse, para perpetuarse, a pelearse por mujeres, y a asumir los riesgos necesarios para realizar esta tarea, de media 20 veces más que la mujer.
    Dicho esto, el comportamiento lascivo de un macho dentro de los mamíferos, es normal.
    El problema es que dentro del género humano, dicha conducta lasciva es estigmatizada y socialmente inaceptable.
    Se han hecho miles de estudios a lo largo de varias décadas que dicha hormona tiende a hacer a los hombres, pues eso, hombres.
    Es decir, violentos, arriesgados, con conductas sexuales a veces muy impulsivas, y además, por si no fuera poco, estos estudios han demostrado que la testosterona, también provoca alteraciones psicológicas en individuos predispuestos geneticamente a ello, como la pederastia, la psicopatía, la demencia, u otras conductas violentas.
    No siendo suficiente, está demostrado que el hombre, al poseer dicha hormona en mayor volumen, también está predispuesto a mayor estres físico y psicológico debido al mantenimiento de su muscularidad, y conducta reproductiva, lo que se traduce en mayor incidencia en enfermedades coronarias, neuromusculares, y degeneración física multiorgánica prematura.
    Esto hace que el hombre siempre viva menos que la mujer.

    La mujer no tiene tanta testosterona, lo que la hace tendente a acumular grasa y generar poco músculo, y hace de su conducta una conducta fundamentalmente conservadora, poco inclinada a asumir riesgos, y 20 veces menos beligerante que la del hombre.
    La conducta conservadora de la mujer en el plano sexual de la mujer se debe fundamentalmente a que para la mujer, la reproducción es muy cara, pues supone 9 meses de embarazo y para el hombre sólo representa 15 minutos.
    Hace algunos miles de años, obviar dicha regla, suponía la diferencia entre la vida y la muerte y esta regla está grabada a fuego en el plano psicológico inconsciente femenino.

    Ahí es donde nace la diferencia biológica entre la conducta masculina y femenina actualmente, en lo referido al sexo.
    Donde un hombre sólo ve una acercamiento, la mujer percibe una invasión, debido en gran parte a la diferencia hormonal entre la mujer y el varón.
    Hay que tener en cuenta que la biología del hombre le impulsa a este acercamiento, precisamente para perpetuarse, y para ello asume el riesgo necesario, es decir, quedar como un moscón, o como un salido vicioso.
    Algo que yo personalmente desapruebo, porque se puede ser hombre, y ser muy macho, pero tambien hay que ser consciente de lo que uno dice y hace y de que puede estar faltando al respeto a la mujer en cuestión.
    Y los hombres sólo ven estrechas a las mujeres de corte conservador y las llaman zorras porque las consideran mujeres excesivamente selectivas, pues por mandato biologico, la mujer debe asegurarse recursos necesarios para la crianza del hijo, y para ello selecciona a los hombres con más recursos.
    Esta es otra regla que significaba la diferencia entre que el hijo de la mujer viviese o muriese, hace no muchos cientos de años.

    Dicho todo el tostón, y a riesgo de parecer Neomachista, y antes de que todas las femis, se lancen a acusarme de justificar todos los crímenes de lesa humanidad…
    ¿Alguien entiende algo de lo que escrito? si no me he explicado bien estaré encantado de aclarar lo que haiga falta, que para eso soy un tio campechano de pueblo…

  135. tpkshark 9 diciembre, 2012 en 22:36 #

    QUE ROLLOOOOOOOO,VA A LEER TODO EL TOCHO EL CHUCHO QUE TE LA ENDIÑA POR DETRÁS…

  136. tpkshark 9 diciembre, 2012 en 22:39 #

    FEMINAZIS A LA HOGUERA,PUTONES.

  137. S. 24 mayo, 2013 en 12:19 #

    Que te veas impelida a aclarar que la falda es por la rodilla. Otro micromachismo que muchas tenemos integrado.

  138. Jonko 17 agosto, 2013 en 22:55 #

    Solo hay una forma de conseguir la igualdad real entre hombres y mujeres. Que los hombres seamos menos capaces a posta.
    Porque aunque algunos son una mierda seca, muchos, muchos, somos tíos co-jo-nu-dos en todos los aspectos: valientes, arriesgados, agresivos, atrevidos, curiosos, exploradores, insensatos, competitivos, sociables, habilidosos, técnicamente capaces, musculosos (sí, sí, hay que disfrutar de nuestra capacidad de desarrollar una potencia física), atentos, seductores, defensores del débil, honorables, responsables, sacrificados, GENEROSOS, dadivosos, entregados. Hay que conducirse por la vida mediante la ética de la igual-dignidad. Con nuestras parejas, amistades, hijos, hermanos y familia. Pero sin avergonzarse de nuestro bagaje genético, biológico y cultural. Todos somos machistas para estas. Eso no lo podemos cambiar ni falta que nos hace.
    A todos los demás hombres que buscan deconstruirse y encontrar su nueva masculinidad. Suerte en la vida!

  139. Yomismita 27 abril, 2015 en 11:02 #

    Nome ha dado tiempo a leer todos los comentarios pero por lo que he podido ver no son más que reflejo de la realidad. Personas diferentes, mentalidades diferentes y contextos diferentes. El post es muy bueno. Y a todos en general nos falta más comprensión y más compromiso con nosotros y nuestros alrededor para conseguir ser todos más felices. Así de sencillo.

Trackbacks and Pingbacks

  1. June Fernández - 16 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  2. Rocío Blay - 16 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  3. Movimientos género - 16 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  4. ramadassa - 16 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  5. Rubén Cáceres Vallés - 16 diciembre, 2011

    Hombres, reflexionemos http://t.co/ijygML7T de @marikazetari. Creo que hace falta que nos lo digan

  6. gentedigital - 16 diciembre, 2011

    Paranoicas, con @marikazetari http://t.co/P9v640eQ

  7. Celia - 16 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  8. María José - 19 diciembre, 2011

    http://t.co/NSaF5Ck6 que otros micromachismos te ocurren?

  9. Son unas histéricas » Ander Izagirre · Blog y web personal - 20 diciembre, 2011

    […] June comentó: “Cuentas micromachismos y te acusan de hilar fino y de ser una paranoica”. Y después publicó esta entrada en su blog: ‘Paranoicas’. […]

  10. Jessica Romero - 20 diciembre, 2011

    Micromachismos: 'Paranoicas' de June Fernández http://t.co/2n0hFQiK y 'Son unas histéricas' por @anderiza http://t.co/6lwfPcpd

  11. EOG - 20 diciembre, 2011

    Micromachismos: 'Paranoicas' de June Fernández http://t.co/2n0hFQiK y 'Son unas histéricas' por @anderiza http://t.co/6lwfPcpd

  12. millares - 20 diciembre, 2011

    Micromachismos: 'Paranoicas' de June Fernández http://t.co/2n0hFQiK y 'Son unas histéricas' por @anderiza http://t.co/6lwfPcpd

  13. Ander Izagirre - 20 diciembre, 2011

    En el origen de mi post sobre los constantes acosos a las mujeres, está este otro de @marikazetari ("Paranoicas"): http://t.co/hbGP1FNo

  14. Carles A. Foguet - 20 diciembre, 2011

    Descobrint a @marikazetari seguint les pistes d'aquesta piulada de @patillades https://t.co/zAnRYQbo: "Paranoicas" http://t.co/zaDi1dU0

  15. Bitacoras.com - 20 diciembre, 2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy he recibido un mensaje por Whatsapp de un número que no tenía fichado. Era un hombre que conozco muy poco, de haber coincidido varias veces cuando trabajaba en otro lugar; tan poco que me ha costado varios minutos ubica……

  16. Laia Marqués - 20 diciembre, 2011

    micromasclisme / "Paranoicas" de @marikazetari http://t.co/nl4EOaIq via @hooligags

  17. Silvia Alba - 20 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/Af8Xf903

  18. Miquel - 20 diciembre, 2011

    micromasclisme / "Paranoicas" de @marikazetari http://t.co/nl4EOaIq via @hooligags

  19. Alicia Méndez - 20 diciembre, 2011

    Artículo de @marikazetari sobre esas situaciones sexuales incómodas que hemos sufrido muchas mujeres. Imprescindible http://t.co/RCbXKbOR

  20. Mapatxe77 - 20 diciembre, 2011

    Artículo de @marikazetari sobre esas situaciones sexuales incómodas que hemos sufrido muchas mujeres. Imprescindible http://t.co/RCbXKbOR

  21. Mapatxe77 - 20 diciembre, 2011

    Artículo de @marikazetari sobre esas situaciones sexuales incómodas que hemos sufrido muchas mujeres. Imprescindible http://t.co/RCbXKbOR

  22. doctormapache - 20 diciembre, 2011

    http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/12/16/paranoicas/

  23. leire - 20 diciembre, 2011

    En el origen de mi post sobre los constantes acosos a las mujeres, está este otro de @marikazetari ("Paranoicas"): http://t.co/hbGP1FNo

  24. walterastrada - 20 diciembre, 2011

    Una pena que solo este en espanol. http://t.co/RUPOYlOp

  25. Son unas histéricas « PaKmAnBlog - 20 diciembre, 2011

    […] June comentó: “Cuentas micromachismos y te acusan de hilar fino y de ser una paranoica”. Y después publicó esta entrada en su blog: ‘Paranoicas’. […]

  26. xabier cabezón - 20 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  27. revista21 - 20 diciembre, 2011

    Paranoicas, por @marikazetari
    http://t.co/2garUbdW

  28. Raquel Alonso - 21 diciembre, 2011

    “Cuentas micromachismos y te acusan de hilar fino y de ser una paranoica” RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/yir4Swej

  29. José Antonio Peñas - 21 diciembre, 2011

    Gracias por el enlace, @lamoscacojonera Paranoicas – http://t.co/QN9SlEsW

  30. SANDRA - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  31. Xavier López Prieto - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  32. ciudaddemujeres - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  33. Lluvia Beltran - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  34. Jelen Red - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  35. Vir Torres - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  36. Arely Torres-Miranda - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  37. SaraMts - 21 diciembre, 2011

    no es machismo, es que estamos "Paranoicas" – http://t.co/6cAczJ7f via @SandraYague #feministaentwitter #igualdad

  38. gennyclara - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  39. MNG - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  40. Pere Nadal - 21 diciembre, 2011

    En el origen de mi post sobre los constantes acosos a las mujeres, está este otro de @marikazetari ("Paranoicas"): http://t.co/hbGP1FNo

  41. Pere Nadal - 21 diciembre, 2011

    Mierda, con artículos así uno ve que también es/ha sido machista. http://t.co/3Ja5QY3T y http://t.co/WEzSFfG8 @marikazetari @anderiza Merci!

  42. Saray Soria - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  43. Juan Pablo Román - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  44. Artusual - 21 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/cSjwWNSm

  45. Inma Mora Sánchez - 21 diciembre, 2011

    @HoyporHoySER Sobre el #micromachismo… algunos ejemplos interesantes y muy comunes: "Paranoicas": http://t.co/ygiE0fNW

  46. Fanny Bjuk - 21 diciembre, 2011

    Siguiendo a @marikazetari después de leer su certera entrada en su blog
    http://t.co/mnf9Uiei
    Altamente recomendable. Urgente diría

  47. jmargen - 21 diciembre, 2011

    ¿No somos machistas? ¿Seguro? @marikazetari escribe un artículo de esos que nos hace pensar aunque no queramos hacerlo: http://t.co/B5QjifRK

  48. Fanny Bjuk - 21 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  49. Virginia Luna - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  50. Gorka Aintz - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  51. Alba Fatuarte - 21 diciembre, 2011

    “Lección número 1 de tipos de micromachismo: tomarse demasiada confianza con las mujeres” Paranoicas – http://t.co/fedsstxY

  52. AnitaRC - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  53. Ianire Estébanez - 21 diciembre, 2011

    Muy recomendables: "Paranoicas", de @marikazetari http://t.co/CnqgOXmT y "Son unas histéricas" de @anderiza http://t.co/nwwbSnwo

  54. Tito George - 21 diciembre, 2011

    Supongo que no somos todos, pero chic@s, lean esto y siéntanse identificados http://t.co/BNq8II5r

  55. Eloi - 21 diciembre, 2011

    @marikazetari "Paranoicas" http://t.co/vDVwm9xs

  56. Eloi - 21 diciembre, 2011

    @marikazetari "Paranoicas" http://t.co/vDVwm9xs no es #micromachismo es #machismo #patriarcado

  57. Isa Mastrodomenico - 21 diciembre, 2011

    “@SandraYague: Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Uihr9bL0”

  58. Jon Goikoetxea Goiri - 21 diciembre, 2011

    'Paranoicas' – http://t.co/zUsbR8ji

  59. Jesús Tajada - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  60. Alba Arnau - 21 diciembre, 2011

    Paranoicas (i bordes) http://t.co/L2MWIV4E us ho recomano amb delit a tots i totes

  61. Alba Arnau - 21 diciembre, 2011

    @zideva @irinatasias us encantarà http://t.co/L2MWIV4E

  62. Mamen ♺ - 21 diciembre, 2011

    Un artículo muy recomendable de June Fernández @marikazetari -> Paranoicas – http://t.co/MNO3iF7P #micromachismos

  63. Alberto Hedo Delgado - 21 diciembre, 2011

    Un artículo muy recomendable de June Fernández @marikazetari -> Paranoicas – http://t.co/MNO3iF7P #micromachismos

  64. Patricia - 21 diciembre, 2011

    Genial post sobre #micromachismos http://t.co/jxFKFat5 A todas nos ha pasado alguna vez.

  65. Mariló SánchezSastre - 21 diciembre, 2011

    Genial post sobre #micromachismos http://t.co/jxFKFat5 A todas nos ha pasado alguna vez.

  66. David Ilundain - 21 diciembre, 2011

    Genial post sobre #micromachismos http://t.co/jxFKFat5 A todas nos ha pasado alguna vez.

  67. Carmen - 21 diciembre, 2011

    Genial post sobre #micromachismos http://t.co/jxFKFat5 A todas nos ha pasado alguna vez.

  68. Caroline Wheeler - 21 diciembre, 2011

    Los #micromachismos siguen siendo machismos. Gracias @marikazetari por lo que siente los mujeres todos los días. http://t.co/qgiAT4fP

  69. Carmen Ibáñez - 21 diciembre, 2011

    @marikazetari "Paranoicas" http://t.co/vDVwm9xs no es #micromachismo es #machismo #patriarcado

  70. Virginia Apilanez - 21 diciembre, 2011

    http://t.co/E2whBk2x cuanta razón

  71. Lola García-Ajofrín - 21 diciembre, 2011

    Si te das por aludido, reflexiona sobre quién tiene el problema :) http://t.co/dXU8xMim

  72. malechi09 - 21 diciembre, 2011

    Micromachismos cotidianos: Paranoicas – http://t.co/20kCZBEn

  73. Olga - 21 diciembre, 2011

    RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/VDYCyBUg

  74. June Fernández - 21 diciembre, 2011

    @marikazetari "Paranoicas" http://t.co/vDVwm9xs no es #micromachismo es #machismo #patriarcado

  75. Caroline Wheeler - 21 diciembre, 2011

    Los #micromachismos siguen siendo machismos. http://t.co/qgiAT4fP

  76. Rosa Mustafa - 21 diciembre, 2011

    Articulo interesantísimo "No somos feminazis solo estamos hasta el coño de tantos cojones" http://t.co/Ibsb4p4J

  77. Javier F. Barrera - 21 diciembre, 2011

    Sobre mujeres, hombres y respeto. De entre los mejores posts del año http://t.co/CtObdQea #micromachismo Gracias a @marikazetari

  78. Ruth Martin - 21 diciembre, 2011

    Sobre mujeres, hombres y respeto. De entre los mejores posts del año http://t.co/CtObdQea #micromachismo Gracias a @marikazetari

  79. Pablo García Caño - 21 diciembre, 2011

    Para que reflexionemos todos. Buen post de @marikazetari: http://t.co/XInQaWDr #micromachismos

  80. Cristina Jaramillo - 21 diciembre, 2011

    June, "Paranoicas" http://t.co/8qbJJbJG . Quede recomendada ella y su Blog #micromachismos #coco

  81. Lucrecia Hevia - 21 diciembre, 2011

    Estupendo post xro coincido con @Camencity en que esto es #machismo entero RT @juanlarzabal:Mujeres, hombres y respeto http://t.co/ra1ZjhNy

  82. Jorge Torres - 21 diciembre, 2011

    Entrada muy interesante en el blog de @marikazetari http://t.co/57No1hlg recomendable para tod@s

  83. Sonia - 21 diciembre, 2011

    Buenísima entrada de Marikazetari sobre "micromachismo" Paranoicas – http://t.co/fIjUnrmQ

  84. carmen villar - 21 diciembre, 2011

    Entrada muy interesante en el blog de @marikazetari http://t.co/57No1hlg recomendable para tod@s

  85. Javier Camiña Muñiz - 21 diciembre, 2011

    'Son unas histéricas' [http://t.co/fFzGYe2c] + 'Paranoicas' [http://t.co/1fvzLGMN] Situaciones asquerosamente comunes.

  86. doixa - 21 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  87. Pikara Magazine - 21 diciembre, 2011

    Dos posts sobre #micromachismo y abusos invisibles que lo han petado… http://t.co/2bcuQ7PR

  88. Pikara Magazine - 21 diciembre, 2011

    .@marikazetari sobre #micromachismo http://t.co/bJE8dPB3 y @anderiza sobre abusos sexistas invisibles. Lo han petado http://t.co/nb21vrfq

  89. Bea Esteban Agustí - 21 diciembre, 2011

    .@marikazetari sobre #micromachismo http://t.co/bJE8dPB3 y @anderiza sobre abusos sexistas invisibles. Lo han petado http://t.co/nb21vrfq

  90. Iker Huarte - 21 diciembre, 2011

    Gran post de @anderiza (http://t.co/kg4ou758) a raíz de otro de @marikazetari (http://t.co/Up9XnYqf) sobre el acoso que sufren las mujeres.

  91. Josue Fumero Marrero - 21 diciembre, 2011

    Amigas,me gustaría saber qué piensan de lo este post http://t.co/NvdW6gYW @LeticiaSurezPre @erikacoello @TamaraCurquejo @maidagp #curiosidad

  92. Josue Fumero Marrero - 21 diciembre, 2011

    Amigas,me gustaría saber q piensan d lo este post http://t.co/NvdW6gYW @mariaarrue @PatriciaAlonso_ @ @yagongu @inmaculadaramos #curiosidad

  93. Eva Evita Evalicious - 21 diciembre, 2011

    Me ha gustado mucho este post: “Tipos de micromachismo: tomarse demasiada confianza con las mujeres” http://t.co/BASlCyHx (vía @SaiDelSur)

  94. NaSh - 21 diciembre, 2011

    Y luego ese anterior nos lleva a este otro buen articulazo =D Paranoicas – http://t.co/fNgA9UrE

  95. laura gonzalez - 21 diciembre, 2011

    muy buena tmbn este articulo de June Fernandez….recomiendo que lo leais
    http://t.co/LW7TsI7x

  96. Stániel Lobatón - 21 diciembre, 2011

    A ver si vamos acabando con el micromachismo http://t.co/TrWcBqLe y hacemos un mundo un poco mejor para todos…

  97. Maria Ibarra - 21 diciembre, 2011

    PARANOICAS – http://t.co/TlxefMDy

  98. Sai - 21 diciembre, 2011

    @Mia_Wallace1985 Mira esto http://t.co/T13gp9km

  99. Ptqk - 21 diciembre, 2011

    "Paranoicas" de @marikazetari http://t.co/dtWmmbNP

  100. Cesar Viteri - 21 diciembre, 2011

    Machismo http://t.co/QbAk069e con @ptraci http://t.co/hS7lVuHH y RT de @masaenfurecida http://t.co/uXG1VS05: @Braulio1975, hombre de bien.

  101. E Cazes - 21 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/35ZcKIo3 Más sobre micromachismos

  102. Vanessa - 21 diciembre, 2011

    Esta periodista explica mejor que yo por qué detesto los piropos: de las agresiones solapadas y otros cuentos –> http://t.co/tUAC2K9M

  103. Claudia Barreñada - 21 diciembre, 2011

    http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/12/16/paranoicas/

  104. Krme Freixa i Koska - 21 diciembre, 2011

    Micromachismos cotidianos: Paranoicas – http://t.co/20kCZBEn

  105. Mikromatxismoen inguruan « kalaportu, itsasontzi gorri bat… - 21 diciembre, 2011

    […] Anderrek aipatzen zuen beste testu bat da bigarrena: June Fernandezen Paranoicas. […]

  106. Angela - 21 diciembre, 2011

    .@marikazetari sobre #micromachismo http://t.co/bJE8dPB3 y @anderiza sobre abusos sexistas invisibles. Lo han petado http://t.co/nb21vrfq

  107. Angela - 21 diciembre, 2011

    Dos posts sobre #micromachismo y abusos invisibles que lo han petado… http://t.co/2bcuQ7PR

  108. Elena - 21 diciembre, 2011

    @isopixel http://t.co/496IxdD7 y http://t.co/JRwvBKFn

  109. Caro - 22 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/nz6BW98E

  110. marta - 22 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/xAEbdvgx

  111. Anna Morejon - 22 diciembre, 2011

    Micromachismos.Muy interesantes reflexiones de la periodista June Fernández http://t.co/izhXme5I

  112. Eri - 22 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/Zvx0tks4

  113. @TxeMac - 22 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  114. Gould - 22 diciembre, 2011

    @FranNido @JosepLapidario http://t.co/BYMphNo4

  115. samuel - 22 diciembre, 2011

    un par de links interesantes para pensar en micromachismos: http://t.co/VqOCXHv5 http://t.co/HKRKaWwN

  116. inwit - 22 diciembre, 2011

    un par de links interesantes para pensar en micromachismos: http://t.co/VqOCXHv5 http://t.co/HKRKaWwN

  117. Josep Camós - 22 diciembre, 2011

    @FranNido @JosepLapidario http://t.co/BYMphNo4

  118. noemi - 22 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/qPYCAC5u

  119. Pedro Jorge Romero - 23 diciembre, 2011

    Paranoicas | Mari Kazetari http://t.co/IHvd8CSB

  120. Feminazis | Mari Kazetari - 23 diciembre, 2011

    […] hace unos días escribí el post Paranoicas para hablar de las pequeñas actitudes machistas a las que las mujeres nos encontramos expuestas a […]

  121. Spastic in time - 23 diciembre, 2011

    Son unas histéricas http://t.co/tNESsAy0 y paranoicas http://t.co/cExxbQQi

  122. Aragón Social - 23 diciembre, 2011

    Recomendamos el artículo de @marikazetari "Paranoicas" sobre los micromachismos http://t.co/mBsRkAfB

  123. Son muchas histéricas » Ander Izagirre · Blog y web personal - 23 diciembre, 2011

    […] artículos ‘Paranoicas’ (de June Fernández) y ‘Son unas histéricas’ (mío, que vino después) han alcanzado una […]

  124. MARÍA BLA BLA - 23 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/FssDLtJr M ha recordado a cuand m llamaron gilipollas en discoteca cuand un desconocido m cogió la mano y le empujé

  125. José Manuel Dorado - 23 diciembre, 2011

    Recomendamos el artículo de @marikazetari "Paranoicas" sobre los micromachismos http://t.co/mBsRkAfB

  126. Micromachismos (machismo de baja intensidad) | Bloc del Punt d'Assessorament de Salut - 23 diciembre, 2011

    […] Llegir resta de Blog […]

  127. Zirta - 23 diciembre, 2011

    RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/Yvfh5x98

  128. Marian Guerrero - 24 diciembre, 2011

    Para iniciar el día.. Un artículo IM-PRES-CIN-DI-BLE que aborda de forma brillante el tema de los micromachismos. http://t.co/fH85bgRA

  129. Juan Mendez - 24 diciembre, 2011

    Contamos los micromachismos que sufrimos las mujeres y nos acusan de hilar fino y alimentar la paranoia. http://t.co/8E1MLEXm

  130. Zirta - 24 diciembre, 2011

    @amontanoart Mira http://t.co/BSSPAIp3

  131. Danna Solarte - 25 diciembre, 2011

    amigas lean ésto http://t.co/u00l8vbU

  132. Lena Sayers - 26 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/qC4KijNa

  133. Leire Ariz Sarasketa - 26 diciembre, 2011

    "Y tú tranquila, que eso de ser tan arisca se te pasará con los años". @marikazetari sobre machismo y paranoia http://t.co/IviGadVa Bravo!

  134. Woman's Agreement - 27 diciembre, 2011

    "Paranoicas" – http://t.co/V9rYXNNe

  135. Ana Pérez Cañamares - 27 diciembre, 2011

    Paranoicas – http://t.co/W6jgJ7aC

  136. “El verdadero infierno de los mineros se vive en sus hogares” | PIEDRA DE TOQUE - 29 diciembre, 2011

    […] que ha escrito Ander en su blog y el que originó la polémica de June Fernández, “Paranoicas”. Más de 30.000 personas ya lo han hecho dejando a su paso una polvareda de […]

  137. Álvaro Cruz Piélago - 30 diciembre, 2011

    #FF al mejor post de 2011 va para #Paranoicas de June Fernandez ( @marikazetari ) http://t.co/yvfQzHz2

  138. tedellimona - 31 diciembre, 2011

    @jaumeperello Mira, aquí tens l'entrada al bloc i en un comentari apareix el que deia: http://t.co/Mwa67gYP

  139. Lola Sanchez Tudela - 2 enero, 2012

    Paranoicas – http://t.co/1OK7IPCs

  140. esther reyero - 5 enero, 2012

    http://t.co/GCTRXX6g @fmujeres @feministas_sol @ForoFeminista @ciudaddemujeres @BibianaAido @cibiriain @pikaramagazine @HEROINASS

  141. teresa díaz guzmán - 9 enero, 2012

    actitudes a evitar con mujeres desconocidas. descubriendo a @marikazetari y su blog http://t.co/fKF8QvWq a través de @juanlarzabal

  142. Mikrotik makrora doanean (Iritzia: Oihana Etxebarrieta) | Boga - 13 enero, 2012

    […] sare handian, bolo-bolo dabil azken aldian June Fernanedezen artikulu bat (http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/12/16/paranoicas)(http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/12/23/feminazis. Fernandezen beste artikulu bat). […]

  143. lilxelo - 13 enero, 2012

    RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/bjWKtOIK

  144. menstruadora - 23 enero, 2012

    Chavas paranoicas: http://t.co/dFCPjATQ

  145. Agustin Bravo - 23 enero, 2012

    Sobre el micro-machismo (machismo al fin y al cabo). ¿Quién es el guapo que tira la primera piedra? http://t.co/zJ8wtYdX

  146. Clau Ramos - 23 enero, 2012

    Sobre el micro-machismo (machismo al fin y al cabo). ¿Quién es el guapo que tira la primera piedra? http://t.co/zJ8wtYdX

  147. Eder Guevara - 23 enero, 2012

    RT @menstruadora: Chavas paranoicas: http://t.co/WJe105lO // @morenajemx @epenagosv propongo difundir este artículo entre la banda

  148. Jen - 24 enero, 2012

    http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/12/16/paranoicas/

  149. Josune Barbara - 24 enero, 2012

    Paranoicas – http://t.co/n3umsWG2

  150. ►RCM - 13 febrero, 2012

    Paranoicas (vía @marikazetari) http://t.co/aqlWsnLP

  151. Rachel - 8 marzo, 2012

    Paranoicas o micromachismo #8demarzo http://t.co/JTp8d4oY

  152. Fran - 8 marzo, 2012

    @purret http://t.co/DbDH22C4 y http://t.co/55hXfEZw

  153. Jacks - 9 marzo, 2012

    Mañana de procrastinación: Lectura en cascada sobre el feminismo (1) http://t.co/P59oNbFR (2) http://t.co/5GMW7YKQ (3) http://t.co/IR73okGa

  154. Lidia Ucher - 12 marzo, 2012

    Paranoicas – http://t.co/lOfB7bZh vía @yolandapolot

  155. Uningenieromas - 16 marzo, 2012

    @arualesteban Rectifico. Es aún más recomendable este: http://t.co/LTNTi6CA Y si, algunos dan asco,pero quiero creer que no es lo normal…

  156. missdefectos* - 10 abril, 2012

    RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/1owDY8gL

  157. Sara R. Gallardo - 11 mayo, 2012

    “Lección número 1 de tipos de micromachismo: tomarse demasiada confianza con las mujeres”. http://t.co/rxhdC393

  158. Pablo Mtnez-Barahona - 17 mayo, 2012

    RT @marikazetari: Paranoicas http://t.co/MQsZmQdN

  159. EmiSaria - 1 junio, 2012

    Mari Kazetari blog http://t.co/nZK7CHmd

  160. ‘El cazador cazado’: un proyecto feminista de Alicia Murillo | Colectivo Feministas en Movimiento - 5 junio, 2012

    […] – Paranoicas – Mari Zazetari […]

  161. Jose Luis Trujillo - 8 junio, 2012

    @Uauacf @srakoon @maitepamies mira, aquí se'n parla dels micromachismos http://t.co/WMkAAMTU

  162. Víctor Atobas - 19 junio, 2012

    @hextre Te paso un artículo sobre micromachismo, me parece interesante http://t.co/N6yds8P2

  163. TRINI FLAB - 25 junio, 2012

    Paranoicas – http://t.co/DkF78rKc

  164. Matilda - 25 junio, 2012

    Paranoicas – http://t.co/ZalMMD9j

  165. anele666 - 24 julio, 2012

    Sienta mal leer payasadas como esta: http://t.co/reo7QFLR.

  166. Campo Algodonero - 7 agosto, 2012

    Mujeres y especialmente hombres (sobre todo de mi gpo de "amistades") pasen a leerlo con conciencia: Paranoicas de… http://t.co/SJAq30sW

  167. Paola Alín - 7 agosto, 2012

    ufff// Paranoicas – http://t.co/RvLej4Tn

  168. Albannia González - 7 agosto, 2012

    Paranoicas – http://t.co/lZwbEuiK @barbieroja @equidadgenero @rosamunda @marthatagle @blu

  169. Nathy Palacios - 7 agosto, 2012

    Mujeres y especialmente hombres (sobre todo de mi gpo de "amistades") pasen a leerlo con conciencia: Paranoicas de… http://t.co/SJAq30sW

  170. Georgina López - 7 agosto, 2012

    Periodismo con Gafas #Violetas :o) RT @Albannia Paranoicas – http://t.co/mSj1JikH @barbieroja @equidadgenero @rosamunda @marthatagle @blu

  171. Areli Rojas Rivera - 7 agosto, 2012

    Periodismo con Gafas #Violetas :o) RT @Albannia Paranoicas – http://t.co/mSj1JikH @barbieroja @equidadgenero @rosamunda @marthatagle @blu

  172. Laura Seara Sobrado - 7 agosto, 2012

    Periodismo con Gafas #Violetas :o) RT @Albannia Paranoicas – http://t.co/mSj1JikH @barbieroja @equidadgenero @rosamunda @marthatagle @blu

  173. James Fury - 8 agosto, 2012

    Paranoicas – http://t.co/BDDQi7cm Ojo muchachos, hay que saber encontrar los límites del respeto.

  174. Sonika de mi Alma - 10 agosto, 2012

    Paranoicas – http://t.co/yUo0h49X

  175. txarlie - 4 septiembre, 2012

    @Ketcchupfc tu has leido el post? Y el post de June que enlaza? http://t.co/LtUibjWb #todxsconAliciaMurillo

  176. txarlie - 4 septiembre, 2012

    @Ketcchupfc le repito que sea el post de June, concretamente donde dice micromachismos: http://t.co/LtUibjWb #todxsconAliciaMurillo

  177. Fenolol Flu - 4 septiembre, 2012

    Cielos, no sabía que teníamos MRAs en España (ref: http://t.co/pVgRpnW1)…¿Hurra? http://t.co/ur2udxyf

  178. xsaovaid - 4 septiembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/nfwr40EG

  179. Deinos - 5 septiembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/GAjCZQ5K

  180. Roser - 5 septiembre, 2012

    "Paranoicas", por June Fernández – http://t.co/JswiRCoL << ni més ni menys que en el clau!

  181. Marta Salmedina - 6 septiembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/RCxgNnER http://t.co/RCxgNnER

  182. Alasne - 7 septiembre, 2012

    "ez holan hartu, broma zan" ta holakoakin, noiz arte? http://t.co/HQrP0UIP

  183. Gringa Vieja - 8 septiembre, 2012

    Paranoicas, de @marikazetari no lo releo porque esa recopilación de micro/macroverdades casi me la sé de memoria: http://t.co/ivi75wcR :)

  184. OjosdeBuho - 9 septiembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/ALyBvmgF

  185. Diana Guerrero - 19 septiembre, 2012

    http://t.co/Hy28J96r Totalmente cierto, hombres hechenle un ojito de favor

  186. Filósofa Frívola - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  187. Gringa Vieja - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  188. gabricax - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  189. Eneko - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  190. Ainhoa Becerra - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  191. Your empire needs u - 17 octubre, 2012

    Como el creyente que acude a la Biblia para encontrar consuelo, yo acudo a este artículo cuando las fuerzas me fallan: http://t.co/iJLsei1N

  192. Laura Tomás - 17 octubre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/afopYpvF #mujer

  193. Marta - 20 octubre, 2012

    Leo esto y me acuerdo de cuando fui con @dcofo a la reunion del aula de cultura. Paranoicas – http://t.co/fTOM57E6

  194. Eduardo Maura - 29 octubre, 2012

    @luzhilda @Ab_Vital Aquí va un clásico del feminismo de calidad, y bien conciso… http://t.co/XQUuDGZU

  195. Lau - 21 noviembre, 2012

    A las mujeres nos toca fiarnos d nuestro instinto,saber q cuando nos parece q igual nos están ofendiendo,no es paranoia http://t.co/SBxylJTk

  196. Araceli Pérez - 23 noviembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/AoGBuJRc http://t.co/AoGBuJRc de @marikazetari #25N

  197. Araceli Pérez - 23 noviembre, 2012

    Paranoicas – http://t.co/AoGBuJRc http://t.co/AoGBuJRc de @marikazetari #25N

  198. ‘Yo quería sexo, pero no así’. Por qué me emociona ganar un premio con ese tema | Mari Kazetari - 4 abril, 2013

    […] eres de esas personas que piensan que soy una paranoica, una histérica o una feminazi por hacer esa afirmación, pregunta a la mujer que tengas más a […]