Visibilizadas y empoderadas

17 Feb

 

Lenguaje sexista

Ilustración sacada de aquí (pincha en la imagen)

 

Periódicamente, algún periodista me cuestiona palabras que, como feminista que soy, uso mucho. Especialmente, los verbos “empoderar” y “visibilizar”. Sus principales argumentos son que suenan mal y que no son del todo correctos: que “empoderar” es un calco del inglés, que el contexto en el que usamos “visibilizar” no se corresponde con la definición de la RAE… Que son palabros, vaya.

Ya sabéis eso de que lo que no se nombra no existe, frase que condensa por qué es necesario hacer un uso no sexista del lenguaje que visibilice (sí, visibilice) a las mujeres. Y no se trata de usar el tedioso “vascos y vascas”, o de dar rodeos para no usar el masculino genérico. Yo creo que basta con ser consciente de que cómo hablamos es un reflejo de cómo pensamos. Si hablamos en masculino, estamos imaginando el mundo en masculino.

Total, que las mujeres necesitamos construir palabras nuevas o dar un nuevo significado a las existentes, para poder nombrar conceptos nuevos que son el resultado de la lucha en defensa de nuestros derechos, como el que plantea la palabra “empoderamiento”. Así que lo haremos aunque la RAE (formada mayoritariamente por hombres poco interesados en investigar fórmulas para un uso no sexista del lenguaje) no lo reconozca. Por cierto, que a quienes nos acusan de destrozar el castellano, otro día les enlazaré también ejemplos en los que se dan patadas a la gramática por empeñarse en hablar en masculino: desde mujeres que se presentan como “presidente” o “redactor jefe”, a errores de concordancia en los que se empieza hablando de “personas” y se cambia al masculino.

La cuestión es que en uno de esos cuestionamientos, me dio por preguntar a la Fundación del Español Urgente vía Twitter (@Fundeo, vaya descubrimiento), y esto fue lo que me contestaron:

– «Visibilizar» es un verbo correcto y se puede aplicar en ese contexto (visibilizar a las mujeres o a las minorías)

– «Empoderar» es un verbo correcto http://bit.ly/gdwAq0

Pero aún nos queda el argumento de que suenan mal. “También suena mal ‘escroto'”, me dijo una compañera, “y no nos da por cuestionarlo”. Me parece bien que se tengan gustos sobre palabras más o menos bonitas.  Pero creo que éstas suenan raras porque son nuevas. Con el tiempo cada vez más gente (espero) las usará con naturalidad y con gusto. Pero en todo caso, no me parece que proceda cuestionar una palabra cuyo significado no condensa tan bien ninguna otra, porque no nos parezca bonita.

A las personas que defendemos el lenguaje inclusivo no nos gusta hablar raro ni crear artificios porque sí. Otra palabra criticada es el acrónimo LGTB, como forma de visibilizar también (¿no véis como necesito usar ese verbo todo el rato?) a las lesbianas, transexuales y bisexuales, y no hablar sólo de homosexuales. El lío es que hay gente que ha ido añadiendo siglas, como la I de intersexual. Bajo la misma lógica, se ha creado un palabro horroroso: homolesbotransfobia. Pues hace poco una activista bollera me dijo que han empezado a sustituirla por “sexofobia”, es decir, fobia a la diversidad y libertad sexual. Y me pareció muy bien. Poco a poco se van buscando fórmulas sencillas.

Si seguís sin ver la importancia del lenguaje inclusivo, al menos tened en cuenta que burlarse de él ha sido una de las principales estrategias de los posmachistas (incluidos algunos tan célebres como cierto escritor arrogante) para desacreditar al feminismo. Así que os propongo que seais constructivos en vuestras críticas y busquemos formas cada vez más razonables de nombrarnos.

Y, entre las diversas propuestas, me gustó la de Itziar Ziga, en el prólogo de su imprescindible Devenir perra:

“Abogo desde aquí por la discordancia de género como mecanismo de sabotaje sexual y lingüístico. Nunca me ha salido del coño generalizar en masculino, pero tampoco quiero entorpecer mi narración con tediosas as/os o arrobas o estrellitas. La segregación biológico-social de género es para mí cada vez más turbia. Ya no sé lo que es una mujer, ni me interesa.

A mi abuela Susana Goikoetxea, que tiene ahora noventa y ocho años, lo primero que le patinó cuando empezó a perder las conexiones con su entorno fue el concepto establecido de género. Nos hablaba a nosotras en masculino y lo mezclaba todo. Aupa, amona, por fin te has librado del lenguaje simbólico que te destinó a ti y a todas las mujeres a servir en la casta inferior. Lo dicho, seguiré la rebeldía senil de mi amona Susana y no suscribiré la lógica semántico-sexual que nos ha puteado a ella, a mí, a ellos, a todas”.

Pues hablar como a una le dé la gana, pasando alegremente del masculino al femenino y viceversa, me parece una propuesta estupenda. Es lo que hago últimamente.

Tres últimas notas:

– Si el problema es la pereza o que no conocéis alternativas razonables al masculino genérico, podéis usar recursos como el programa Nombra en red o la web T-Incluye.

– A los chicos que me han discutido últimamente: este post va sin acritud y hasta con agradecimiento, por ayudarme a seguir dando vueltas a temas como este y evolucionar (quiero pensar)

– Mientras escribía este post, he visto en Twitter (sí, estoy enganchadísima) la entrada en Mi mesa cojea, que plantea que la desvinculación de la izquierda abertzale de ETA ha provocado toda una revolución sexual. “El sexo oral en baños de bares ha aumentado casi un 12.000%, según estudios del Euskobarómetro”. He estado tentada en mandar este post al garete y hablar del tópico (bastante real, por otra parte) de que en Euskadi no se folla, ya seas vasco o vasca. Seguro que tendría más visitas y comentarios. Pero soy una chica seria.

Be Sociable, Share!

32 Respuestas para “Visibilizadas y empoderadas”

  1. Roberto 18 febrero, 2011 en 1:22 #

    Da gusto leerte.
    Fdo.: un periodisto desde Centroamérica.

  2. escéptico 18 febrero, 2011 en 6:42 #

    Por decirlo suavemente, cada párrafo ha sido una puñalada en el corazón.
    Empezaré aclarando que suelo estar de acuerdo con lo que escribe Arturo Pérez Reverte -creo que se te ha olvidado citarlo ;-)- aunque es cierto que con el primer texto que escribió sobre el tema quedó clara su postura, no hacía falta escribir 30 iguales.
    Mi idea es que el principal objetivo del lenguaje es entendernos, no corregir desigualdades sociales. Si lo primero viene acompañado de lo segundo perfecto, pero nunca se debería anteponer lo segundo a lo primero.
    En mi opinión, en dos ejemplos que citas se incumple esto:
    -LGTB: no lo entiendo y es impronunciable en su versión corta y larga.
    -Sexofobia: lo primero que le viene a la gente a la cabeza al oírlo no es el significado que se pretende comunicar. De forma sencilla no le veo nada.

    Y por cierto, a mí escroto me suena fenomenal.

    Un saludo.

    • Marikazetari 18 febrero, 2011 en 8:54 #

      Escéptico, no entiendo lo de la puñalada en el corazón. ¿Quieres decir que te parece una puta mierda de post, que no hay por dónde agarrar?

      El principal objetivo del lenguaje es entendernos. Sí, estoy de acuerdo. ¿Nos entendemos mejor cuando usamos “el hombre” pero en realidad estamos hablando del ser humano? ¿O cuando decimos que “los trabajadores de la residencia Ariznavarra están en huelga”, pero resulta que como el 99% son mujeres, y así lo muestran las fotos? Me parece una premisa falsa pensar que el uso no sexista del lenguaje complica y empeora el objetivo de entendernos.

      Respecto a LGTB, puedo estar de acuerdo. Pero joe, no nos ha costado mucho entender y pronunciar DVD. Vale, no sé si es un buen ejemplo. Y también de acuerdo en lo de sexofobia. La cuestión es que el lenguaje se tiene que adaptar a nuestras necesidades comunicativas. Y es una necesidad hablar de la discriminación que sufren las personas por su orientación sexual o identidad de género. Y todas las palabras que se proponen, como “heterosexismo”, son calificadas de palabros. ¿Qué hacemos? Pues ir probando nuevas poco a poco, a ver si alguna es viable normalizar.

      Pero si el objetivo es entendernos, si hablas de homosexualidad la gente no va a entender que también hablas de transexualidad (claro, es que no es lo mismo), a no ser que sean de los que meten todo en el mismo saco, a lo Intereconomía

      • escéptico 18 febrero, 2011 en 9:21 #

        Lo de la puñalada en el corazón lo digo porque soy un talibancillo de la ortografía y el lenguaje, y has pinchado donde duele.
        A mí me parece perfecto que se diga “Las trabajadoras de la residencia…”, siempre he dicho que prefiero mil veces que se use sólamente el femenino a andar duplicando palabras o poniendo arrobas. Y además la RAE lo permite.
        No digo que el uso no sexista empeore siempre la comunicación, me he referido a dos casos que citas que para mí sí lo hacen.
        El ir probando palabras poco a poco me parece bien, pero igual hay que reflexionar un poco antes de lanzarlas, porque se pierde credibilidad y al final nos lo acabamos tomando todo a risa. Si a mis padres les cuesta pronunciar DVD no quiero ni pensar en LGTB.

        Me parece que a veces se intentan imposibles, como inventar una palabra o sigla que englobe a varios colectivos y que eso cale en la sociedad. Pues igual no se puede y hay que andar enumerando, como tantas otras cosas.

        Un saludo.

        • Marikazetari 18 febrero, 2011 en 9:29 #

          Escéptico, yo también soy una talibancilla del lenguaje. Me gusta hablar y escribir bien (intento dedicarme a ello, de hecho), y no puedo con la mala ortografía, con la gente que dice “subrealista”…

          A ver, y esto va para todo el mundo: no se trata de hacer un debate en plan: “Uso no sexista del lenguaje: ¿a favor o en contra?” Sino de que entre talibanes del buen castellano (en este caso) lleguemos a consensos que permiten hablar mejor y, de paso, sin discriminar.

          Tal vez tengas razón con lo de los imposibles. Pero bueno, no veo pegas en intentar innovar con el lenguaje. Es como “violencia de género” y “violencia machista”. Era necesario inventar un término nuevo para una realidad que hemos reconocido y entendido en la última década.

  3. El Jukebox 18 febrero, 2011 en 9:22 #

    En este tema no tengo nada claro, así que me sirve para darle vueltas a la cabeza inagotablemente. Ahora, estando de acuerdo con que el principal objetivo del lenguaje es entendernos, también lo estoy con que el principal objetivo de la ropa es protegernos del frío, pero ya adelanto que no me voy a poner un polo de la marca del cocodrilo al margen de cuáles sean las condiciones climáticas.
    El lenguaje ahora se utiliza no sólo para enmascarar cuestiones de género, sino en cualquier tema, para retorcerlo, doblarlo, contorsionarlo, llevarlo hasta sus límites y construir ahí auténticos muros impenetrables de forma que no haya manera de ver nada, como las celosías de los conventos. Vamos, que es un mal generalizado.

    Saludos

    • Marikazetari 18 febrero, 2011 en 9:48 #

      Jukebox, me interesa tu reflexión. Dices que el lenguaje se utiliza “ahora” para construir muros que no permitan ver nada. ¿Algún otro ejemplo? ¿Por qué es algo nuevo?

      En todo caso, por supuesto que no es algo que afecte sólo a cuestiones de género. Otro día podemos hablar del racismo en el lenguaje. He leído barbaridades en prensa como que los detenidos eran de “nacionalidad magrebí”. ¿Qué nacionalidad es esa? Pero el tema de género me parece especialmente sensible, porque no se discrimina a un colectivo, sino a más de la mitad de la ciudadanía.

      Escéptico: Se me olvidaba; estoy completamente de acuerdo en lo de usar el femenino en vez de duplicar. Creo que se puede hablar de “los bomberos” y de “las enfermeras”. Pero ojo: hay un peligro. Que esa elección no se deba a qué sexo es mayoría, sino a estereotipos. Porque es frecuente oir hablar de “las enfermeras”, pero dentro de poco (viendo los porcentajes de las Facultades) las médicas también serán mayoría. Y veo difícil que la gente vaya a generalizar en femenino.

  4. Arantza Gomez 18 febrero, 2011 en 9:46 #

    Como aportación, esta guía del lenguaje no sexista de la Universidad de Catabria:

    http://www.um.es/estructura/unidades/u-igualdad/documentos/guia-lenguaje-no-sexista.pdf

  5. escéptico 18 febrero, 2011 en 11:15 #

    Como dice Jukebox, a veces por el lenguaje nos la consiguen meter doblada, hay muchos ejemplos en varios ámbitos.
    “Violencia de género” me parece un disparate, en cambio “violencia machista” se entiende a la primera.
    No estoy en contra de introducir nuevas expresiones en el lenguaje, lo que digo es que no puede colar cualquier cosa.

    Un saludo.

  6. jabokatu 18 febrero, 2011 en 20:16 #

    Por una parte, no puede obsesionarnos de forma permanente el uso de formas imperfectas en el lenguaje escrito o en el oral. Especialmente dificil resulta cuando se escribe o habla para un público ámplio. Lo digo por experiencia, querer ser políticamente correcto con unas ideas (no con las formas impuestas) nos lleva a cuidar la forma y perder el hilo argumental y el esquema de un buen discurso ameno y atractivo con respecto al contenido.
    Creo que con el tiempo se aprende a usar mejor el lenguaje, a recibir críticas de las expresiones mejorables, a asumir críticas respecto a usos demasiado inovadores o fórmulas rimbombantes. La clave esta en avanzar en el fondo con una forma en la que se exprese el plural de las personas(inclusivo que dices como esta de moda), tanto en género, sexualidad, raza, ideología, etc.
    Lo importante es dar ejemplo en la palabra, el lenguaje y en los hechos, especialmente en la enseñanza, los medios y las instituciones, pues de ahí, la conciencia puede calar y tener un efecto rebote hacia otros sectores o personas del gremio.
    PD.- Caer en tentaciones de todo tipo no es cosa poco seria. Hablar del tópico (bastante real, por otra parte) de que en Euskadi no se folla, ya seas vasco o vasca, tendría más visitas y comentarios, quien sabe si sesudos o humorísticos y graciosos, llenos de arte y chispa. Lo importante es entretener, penar el alto, y aportar algo. Si ese comentario parte de una chica seria, y avanzamos en soluciones, aunque fuesen parciales, o en afrontar el rato y el tema del erotismo y el sexo con humor, buen logro del reto sería. Podemos pasar de chica seria a un reto que sería encomiable.

    • Lucía 18 febrero, 2011 en 22:07 #

      Me gustaría aportar algo distinto y de interés, pero está muy disperso esto.
      Casi me apetece más entrar a eso de que algunas palabras son muy feas. Hace dos años, el ‘Taller de escritores’ organizó un concurso para elegir la palabra más bonita del castellano. Recurrieron para ello a personas de relieve, provenientes de muy distintos ámbitos. La mayor parte de las palabras que se consideraban bonitas lo eran en relación al concepto más que a la sonoridad o la propia grafía. Creo que fue Bono, o Rajoy, o Aznar, quien propuso ‘madre’.
      Si nos olvidamos de lo que significa, la verdad es que es una palabra tirando a feucha.
      Pero bueno.
      A ‘visibilizar’ no voy a entrar porque lo más sorprendente del término es que a Reverte le parezca un palabro, cuando está perfectamente construido. Y, además se entiende a la perfección, lo mismo que ‘invisibilizar’. Vamos, que sigue el mismo esquema de construcción que potabilizar y el académico nada dice del verbo que le permite beber agua en su barco.

      ‘Empoderar’ es palabra antigua, con una tradición vieja en el castellano. Ahora no rula el tesoro léxico, pero mañana, si me acuerdo, ya os diré en qué año se introdujo en los diccionarios. Nunca más tarde del siglo XVIII. Si las palabras nos suenan mal es porque nos son ajenas, extrañas. Pero el concepto de ese verbo viejo es perfectamente reivindicable. Por cierto, ya se usa para cuestiones que nada tienen que ver con el feminismo.

  7. June Fernández 18 febrero, 2011 en 22:57 #

    Escéptico: De acuerdo en lo de “violencia de género” vs. “violencia machista”. No sólo porque se entiende, sino porque deja claro que la causa es el machismo. De todas formas, no veas el tiempo que perdemos discutiendo lo matices de esas y otras expresiones. Y las broncas que tuve con mi exjefe, que al editar el tío me ponía “violencia ¡conyugal!”. En fin…

    Jabokatu: Lo del sexo y ser una chica seria era broma, hombre. Quien me conoce sabe que ando siempre de cachondeo, que hablo mucho de sexo, y vaya, por algo he montado una revista que se llama Pikara (un sacrilegio para algunas feministas ortodoxas). Así que tranquilo (o tranquila; no sé por qué me pega que eres hombre) que pronto tocara post erótico-festivo.

    Lucía: A mí siempre me ha gustado “anhelo”, por la hache intercalada. De las diez más bellas, me gustan “azahar” y “libélula”. Interesante lo que cuentas de “empoderar”. Yo estaba convencida de que era un calco del inglés importado desde la sociología y las ciencias políticas en el último medio siglo.

    • Lucía 19 febrero, 2011 en 12:28 #

      Hoy ya he podido mirarlo. La RAE lo introdujo en los dicconarios en 1925, y entonces, cuando lo hace, lo considera ya en desuso. De modo que es palabra vieja aunque en el primer cuarto del s.XX no se usara mucho.

    • jabokatu 22 febrero, 2011 en 21:50 #

      que sea hombre no quiere decir que pegue (ironias de las palabras) y sí soy jabi abokatua, jabokatu, un tipo que curiosea con palabras, y que te oye en ondas libres, lee y creo que hemos coincidido en causas nobles. Por cierto, soy patatero ex Sos.

  8. Ander Izagirre 19 febrero, 2011 en 22:20 #

    Llego muy tarde pero al menos quiero decir, como el inaugural Roberto, que da gusto leeros.

    June, lo de las murallas del lenguaje es un tema muy Jukebox, y lo entenderás mejor cuando leas lo que ha escrito en su columna de hoy:

    http://www.diariovasco.com/v/20110219/san-sebastian/como-locos-20110219.html

    Sobre la belleza de las palabras: es un asunto subjetivo que no tiene nada que ver con su validez. “Empoderar” es correcto pero no me gusta, como no me gusta “realizar”, un verbo al que le tengo manía y que procuro no escribir nunca. Tampoco escribo nunca, pero nunca nunca, la conjunción mutante “e”, que me da calambre. “Escroto”, en cambio, me parece buenísima.

    Y me acuerdo del difunto Peter, que en su blog habló de esa horripilante lista de las palabras votadas como las más bellas. Fíjate, June, en la primera de sus observaciones. La has clavado, je. Los comentarios posteriores de los lectores tampoco tienen desperdicio.

    http://www.bestiario.com/letras/d.php?id=207

    ¿Amor? ¿¿¿Libertad??? ¿¿¿¿¿Madre????

    ¡Saltimbanqui! ¡Coloproctólogo! ¡Gutapercha, flatulencia, visigodo, pelafustán, bobo, molicie, dispepsia, protozoo, sapristi!

  9. June Fernández 19 febrero, 2011 en 22:50 #

    Gracias, Ander. Pues sí, muy de acuerdo con El jukebox. Cuando alguien habla de “innovación”, “excelencia”, “crear un cluster” y demás mamarrachadas, malo. Y me he pasado tres años escuchando esas cosas a diario, hasta el punto de que a veces se me olvidaba que son términos absolutamente vacíos y publicitarios.

    A mí me gusta “pizpireta” porque se dice sonriendo. Y, como comentábamos antes, “piscolabis” me parece super simpática. Y en euskera “pimpilinpauxa”. Bueno, y en Mungia “aspertuta” se dice “abrozidute”. Y quiqui (del que llevan las niñas en la cabeza) “potxorroseta”. Me encantan. Pues sí, yo pensé lo mismo en su día: ¿qué parte de “palabra más bonita del castellano” no entiende la gente? Amor. Puajjjjj

  10. El Jukebox 20 febrero, 2011 en 9:40 #

    Vuelvo un poco tarde a la charla, pero allá voy.
    Decía lo de retorcer el lenguaje y construir muros con las palabras porque me resulta un fenómeno fascinante: hemos alcanzado cimas terribles, como ERE -aún peor en su versión extendida: “expendiente de regulación de empleo”- que enmascaran lo que quieren decir de una forma extraordinaria. Pero hay otras: “cambio de modelo de negocio”, “nuevo paradigma”, “no respondes al perfil requerido”, “interdisciplinar”, “multicultural”, “transversal”, “nicho de mercado”… Para mí que todo esto lo inició Felipe González cuando puso de moda lo de “obsoleto”. ¿Por qué ahora? Supongo que porque han florecido los gurús, los especialistas en la nada, los consultings, los no sé qué managers, los ‘coachers’ -o como se diga-, los comisarios de arte, los expertos en tendencias, los asesores de imagen… gente especializada en dotar de discursos ininteligibles cualquier según tarifa. Para que no se entienda nada y el negocio prospere al margen de sus resultados deben parapetarse en lo intangible, el compromiso con el significado de las palabras ha de ser lo más tenue posible.

    Entre mis palabras favoritas están “amable”, “sí” y, sobre todo, “no”, una expresión por la siento devoción.

    Perdón por la chapa.

    Saludos

  11. Ander Izagirre 20 febrero, 2011 en 12:27 #

    El rey del envasado al vacío: http://www.proverbia.net/citasautor.asp?autor=233

    • Aitziber 22 febrero, 2011 en 18:44 #

      tarde? qué rápido va esto…

      June, un gusto que hayas retomado tu dinamismo bloguero. Parece que con esta nueva dirección, llegas a gente más diversa, supongo que eso es bueno.

      No me paro a comentar,solo una cuestión que me ha llamado la atención: tras tu estupendo análisis sobre el lenguaje sexista, al final queda reflejado: AUTOR: JUNE, me ha salido una sonrisilla inevitable.

      Y una reflexión desde lo personal, yo empezaría a utilizar el femenino genérico que cada vez me cuesta menos, midiendo los espacios. Sorprende pero casualidad, casi siempre el público suele ser mayoría femenino, por lo que mi respuesta en caso de interpelación es bien clara y comprensible, al revés no supone resquemor. Y es que como no reinventemos, nos quedamos estancadas y tal como está el panorama, eso no sería nada alentador.

      • Marikazetari 22 febrero, 2011 en 19:20 #

        Politta! Nunca es tarde si la dicha es buena. Oye, pero no me jodas con lo de Autor, que eso yo no lo puedo cambiar. Es el seximo de WordPress. (Miraré si hay forma de poner autora, pero lo dudo). Respecto al femenino genérico, estoy de acuerdo para hablar, como hacemos la mayoría en SOS. En todo caso, a mí cada vez me mola más el sistema arbitrario y caótico que defiende Ziga: hablar indiferentemente en femenino o en masculino. Como me sale del coño, vaya (con perdón)

  12. elisenda 17 abril, 2011 en 19:31 #

    hola!

    hay q tener en cuenta q en tema de la homosexualidad también los hombres se han quedado con la hegemonía.

    si no lo entiendo mal, homosexual es una persona que se relaciona con su mismo sexo; heterosexual, el que se relaciona con el sexo distinto al propio.

    así que igual son homosexuales los gais como las lesbianas.

    muchas veces al hablar de homosexuales se sobreentiende que se habla de gais (como en el mismo artículo se confunde)

  13. Stella Restrepo 3 febrero, 2012 en 15:47 #

    Hasta hoy te encuentro , que bueno este lugar , No voy a comentar mucho hasta que me contextualice de lo que han trabajado .

    Un abrazo veo como un lugar que me dará alegrías….

Trackbacks and Pingbacks

  1. marikazetari - 18 febrero, 2011

    "Visibilizadas y empoderadas". Defiendo que se puede hablar bien, con gusto y de forma inclusiva. #marikazetari http://bit.ly/gyjKhv

  2. June Fernández - 18 febrero, 2011

    "Visibilizadas y empoderadas". Defiendo que se puede hablar bien, con gusto y de forma inclusiva. #marikazetari http://bit.ly/gyjKhv

  3. Pikara Magazine - 18 febrero, 2011

    Debate sobre uso no sexista del lenguaje en Marikazetari. ¿Cómo hacéis para hablar de forma clara e inclusiva? http://fb.me/V2GoZCVP

  4. angeles briñon - 18 febrero, 2011

    @Concilia2 @marikazetari Estupendo post sobre lenguaje no sexista con debate sensato incluido, por increíble que parezca http://ow.ly/3YUB9

  5. ciudaddemujeres - 18 febrero, 2011

    Visibilizadas y empoderadas http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/02/17/visibilizadas-y-empoderadas/

  6. Vicenta - 20 febrero, 2011

    http://gentedigital.es/comunidad/june/2011/02/17/visibilizadas-y-empoderadas/

  7. Palabras que levantan muros | Mari Kazetari - 27 febrero, 2011

    […] dos comentarios de El Jukebox en mi post sobre uso no sexista del lenguaje. Y le dedico esta entrada. El lenguaje ahora se utiliza (…)  en cualquier tema, para […]

  8. Emilio Rodríguez - 18 abril, 2011

    RT @marikazetari: Visibilizadas y empoderadas http://bit.ly/fowfll

  9. Olivia Tena - 16 febrero, 2012

    Debate sobre uso no sexista del lenguaje en Marikazetari. ¿Cómo hacéis para hablar de forma clara e inclusiva? http://fb.me/V2GoZCVP

  10. Sexismo lingüístico | Mari Kazetari - 4 marzo, 2012

    […] en el lenguaje y las resistencias ante nuevos usos, escribí otro post que os invito a releer: Visibilizadas y empoderadas. Comparte esta […]