Albert Monteys

Recomendaciones de temporada (Invierno/primavera en el cómic nacional)

Hace unas semanas escribí para Faro de Vigo ()un texto recomendando varias obras de 2018, un tutti frutti para encarar el verano con lecturas variadas, sugerentes, y producto nacional, pata negra. Pincha la imagen para poder leer el texto (nótese pro el mismo que se escribió en mayo pero se demoró su publicación hasta junio, cosas que pasan en prensa generalista, siempre atada a la actualidad):

cerrados

¡UNIVERSO! de Albert Monteys

Con el éxito del Monteys más social o del puramente humorístico (reciente tengo la lectura de Ser un hombre, cómo y porqué), casi me olvido de lo que me atrapó del creador de Tato cuando lo descubrí. Está claro que Albert Monteys es uno de los más potentes autores del cómic de humor de nuestro país, con una capacidad bufa brutal no solo en el planteamiento del gag y su resolución sino en cada trazo, en la expresividad de sus dibujos. Pero además resulta que hace muchos años, en una galaxia muy lejana, el dibujante barcelonés creó un personaje de ciencia ficción (y humor, la sonrisa está presente siempre en su obra) llamado Calavera Lunar.

calavera lunar

 

Cruce imposible entre los cromos Mars Attack, la tradición de las danzas macabras, el cine de serie B y los esqueletos mejicanos, solo ver a este astronauta con calavera flotante dentro de una pecera/escafandra ya me vuelve loco.

Era un gran tebeo. Pero ¡Universo! es mejor.

universo

A la alegría de volver a leer a Monteys haciendo ciencia ficción hay que sumar que aquí estamos ante una aventura con mucha chicha, rica en mensajes, irónica, donde se combinan perfectamente la pasión por el género y el cayo de todos estos años en la denuncia gráfica. Y vemos que lo mejor del barcelonés ha confluido en su proyecto, quizá, más personal, o al menos en uno donde se nota que se entrega a fondo, donde cada página es un logro y donde casi a cada página aporta nuevas ideas.

Lo primero que sorprende es su espectacularidad. Entre Kirby y Kubrik de un modo evidente en los guiños, ahí arriba y sin amilanarse, pero también con mucho de cine B y hasta, bueno… yo he recordado El Dormilón de Woody Allen en sus momentos más tranches de vie. Y mucho Calavera Lunar, cómo no… hasta tenemos un personaje que es un cabezón semi pútrido encapsulado en una pecera, casi un reverso tenebroso de aquel icono amable. Evidentemente Monteys no es un autor tanteando el género sino que lo lleva dentro, se nota que si durante tiempo ha mantenido una línea de actualidad porque la vida le ha llevado a ello (con paradas siempre en esa ci-fi que se nota que adora, recuerda Carlitos Fax), dentro de su cabeza el género también ha seguido creciendo. Por eso esta obra huele madura, rica y se ve fuerte. No hay tanteo sino plenos hallazgos: el tránsito inicial de un primerísimo plano a la nada a la creación de todo, fluye con natural armonía, lo cual no deja de asombrarme; el paso de dicho momento “kubrikiano” a “diecisiete mil millones de años en el fututo”, es sin embargo abrupto y nos descoloca llevándonos a otra ciencia ficción más K. Dick. Contemos: en seis páginas el cómic te asombras unas cuatro veces. Esto no es de recibo y demuestra la altura de enorme narrador de Monteys y la categoría de ¡Universo!.

universopag

Universe!, la english versión

A partir de este montante de noqueos por KO página a página, se construye una historia de saltos temporales y especulación con un ultracapitalismo obsceno de por medio, pero tan delirante que no pierde el poso del humor socarrón marca de la casa. Engarza tonos e intenciones casi divergentes y los sirve en un conjunto sólido, que no rechina ni se ve artificioso: te ríes porque te hace gracia (a ver…) y te hace pensar porque tiene “tela”. Parece fácil que todo fluya. No lo es, es meritorio.

Y el cómic finaliza con un epílogo que descacharrará al lector de aquí y posiblemente dejará descolocadísimo al guiri, porque nos devuelve al Monteys más payaso y en primera persona. Un making off de la propia obra que, por supuesto, no sobra en absoluto, porque explica el proyecto con esa chispa tan suya.

Otro aspecto a tratar: en estos tiempos de cómic on line o webcomics en tanteo de nuevos medios (el digital, claro), creo que este es el tebeo que mejor entiende el medio electrónico para el que se ha creado, de los que he leído. ¡Universo! no se edita en papel, lo vende en formatos digitales y en tres idiomas (inglés, castellano y catalán) Panelsyndicate.com (precursora iniciativa creada para alojar Private Eye, otro tebeo digital, de Brian K. Vaughan, Marcos Martín y Muntsa Vicente). Y está pensado para su lectura en pantalla, tableta (es mi opción) o, supongo, hasta móvil. Pensado y bordado: su diseño de página cambiante logra una lectura dinámica; el color es brillante, de “fantástico” pero también de “brillo”, de emanación, con tonos vivos, expresivos y cuidadísimos que dan un ambiente de maravilla permanente y que además llaman al ojo desde la pantalla.

Vamos terminando, la historia es mejor no desmenuzarla. Se trata de un relato autoconclusivo, envenenado, divertido, que además va a suponer el primero de una serie de cuentos sutilmente entrelazados (un personaje que se repite y cosas así). Lo puedes comprar al precio que te venga en gana, de cero € a lo que quieras (no lo lleves gratis hombre, o si lo haces y te gusta, al menos vuelve a descargarlo una 2ª vez, pagando lo que consideres que se merece), y te llevarás 38 páginas de autoedición para la era 2.0, que son todo magro, y del bueno.

Avisado quedas.

cerrados

SER UN HOMBRE, CÓMO Y POR QUÉ, de Albert Monteys

Ser-un-hombre-Monteys-portadaEl humor, qué cosa tan maravillosa. El cómic de humor, qué cosa tan maravillosísima… hay un algo propio que este medio le otorga a lo de reírnos que lo hace colosal, que a mi juicio supera al género cuando viene practicado por otros artes. Es sutilmente distinto, solo equiparable con el humor gráfico (que en el fondo no deja de ser cómic, como un haiku no deja de ser poesía aunque diste mucho de las características de una oda épica). Es

EL DIBUJO

… combinado con la narrativa.
Por supuesto que con una película como “Arsénico por compasión” te ríes a gusto, como en una novela de Sharpe o en cualquier forma narrativa si hace buen humor, pero la capacidad humorística que posee el trazo del dibujo en sí mismo, trasladado a la capacidad discursiva de la historieta, hacen al cómic un lugar de poder para el humor. La elaboración humorística de un dibujo tiene algo potentísimo. ¿No es descacharante esta caricatura de Albert Monteys?

Ser-un-hombre-Cómo-y-por-qué-Autorretrato-520x245

 

Te ríes porque el mismo dibujo te hace reir, y porque su unión con el texto refuerza la humorada. La fuerza expresiva del dibujo unido a la palabra, eso es lo que tiene a palas Monteys, quien además tiene ese dibujo que me pierde: un dibujo que en sí mismo es humor a carcajadas. Es una apreciación personal, pero yo miro las viñetas, las expresiones que dibuja Monteys y ya comienzo a reírme.

Luego, caro, está lo que se cuenta, porque el autor tiene mucho discurso y siempre desde un humor certero, y ya no os digo en Ser un hombre, cómo y por qué, donde me he encontrado al mejor Monteys que recuerdo. Es este un tebeito lindo, grapado, cuidado por la editorial ¡Caramba! donde el autor clava su ironía en uno de los tópicos más poderosos de España, la de lo macho, el hombre hombrón, el machismo, en fin, que hay en una sociedad que no hace tanto no permitía a la mujer disponer libremente de los ahorros familiares.

Y lo borda en una serie de inspiradísimas andanadas de ideas vitriólicas, un personaje (El Sargento, macho-man que te cagas) y esa batería de recursos humorísticos que Monteys aplicaba en El Jueves y aplica en Orgullo y satisfacción, del cátálogo al test pasando por un desbordante “Mapa del sexo” que vale por un cómic entero, de descacharrante que resulta su lectura (mi lugar favorito del mapa, la “cúpula sagrada de la madre y la hermana”).

masculinidad

Mordaz, profundo entre tanto cachondeo, imaginativo y siempre brillante, esta autoproclamada “guía de luso de la testosterona” es otra perlita en el guardajoyas que es la escena actual del cómic español. Y de paso, aquí os podéis comprar lo nuevo de Monteys, ¡UNIVERSE! un tebeo on line del que terminaremos hablando por aquí, seguro.

 

cerrados