HOY ES EL ÚLTIMO DÍA DEL RESTO DE TU VIDA, de Ulli Lust

El valor de la verdad personal.

Perfecta sinceridad imperfecta

 

La lectura de “Hoy es el último día del resto de tu vida”  trae inherente una cuestión: ¿es la verdad, la exposición sincera de las vivencias y anhelos personales un valor en sí mismo? Hay en esta voluminosa novela gráfica editada por Ediciones La Cúpula una tensión entre una realización acaso demasiado plana, poco sobresaliente, y la evidencia de una sinceridad absoluta por parte de su autora, la austríaca Ulli Lust fundadora de la editorial de libros electrónicos “electrocomics.com”.

Por un lado, la resolución de este diario de la adolescencia resulta mayormente rutinaria. El dibujo es seco y busca una franqueza vivaz que se queda en cierto grado de torpeza resolutiva bien patente, por ejemplo, cuando la dibujante quiere indagar en los rostros y sus expresiones como reflejo de estados emocionales. En un sentido parecido, la puesta de página no deja de ser funcional, sencilla, eficaz narrativamente pero pocas veces brillante (sí destacan algunos trucos oníricos, donde se deja volar la imaginación del personaje y esta toma protagonismo escénico… no es algo nuevo en el mundo del cómic, y desde luego tiene precedentes mucho más notorios). Tan solo, en fin, un interesante empleo del bitono propone cierto grado de refinamiento, así como unos diálogos notables, cercanos y veristas.

Pero si bien es cierto que en un frío análisis formal “Hoy es el último día del resto de tu vida” no sobresale, hay que reconocer que bajo su deslavazada estructura de diario personal brilla la sensación de que estamos leyendo una confesión íntima, una verdad profunda. Las penurias de una punki de diecisiete años que vagabundea por Italia conociendo todo tipo de gentes (muchos lobos y algunos corderos) se ven plasmadas desde un tono casi confesional que transparenta la fobia de la joven Ulli hacia los varones que actúan como aves rapaces hacia su persona (y su cuerpo), la emoción de lanzarse al mundo con una mano delante y otra detrás, el valor de la auténtica amistad, el crecimiento personal, incluso el retrato de la sociedad siciliana en el último tramo del cómic. Son valores ofrecidos desde una clara honradez personal que puede hacer la lectura adictiva.

ADENDA (¡más extensa que el propio artículo? Jesús…): me interesaba en este texto breve (obligaciones de espacio) trasladar, sin enfatizar (quizá sea una idea un poco «especializada» si tiramos más del hilo) cómo el nuevo paradigma de modernidad en el cómic, sobre todo en eso que llamamos novela gráfica que tan bien ejemplifica Lust, no se encuentra en la excelencia artesanal de una grafismo «dotado», ni siquiera en un dominio poderoso de los recursos del medio.

Hoy y cada vez más (o de un modo mas visible) interesa al nuevo lector (creo yo) una lectura sincera, confesional, transparente, que a su juicio dota de cierta «trascendencia» a la obra. Esto no es bueno/malo, simplemente creo que se está imponiendo en esto de los tebeos (mientras en cine o en literatura, pues no, el zeigeist va por otro sitio).  Y hablo, ojo, no de ventas (seguramente el manga vence por goleá) sino de eso, un zeigeist, un cierto espíritu que lleva al comprador nuevo a valorar algo de un depertimado modo o por ciertas características, y a lo smediso menos especializados a poner el acento también en esos valores concretos. Transparencia, verdad, parece que son las nuevas varas de medir, o una de ellas, que nos está trayendo la novela gráfica. Muchas veces ello no es suficiente (recuerdo ‘Stitches’, un despropósito lleno de verdad y honradez) pero cuando otros mínimos son colmados, caso de Lust, esa sinceridad absoluta parece otorgar puntos. Más que nunca; más, desde luego, que en unos ochenta/noventa, donde la tendencia pasaba antes por el artificio. Ojo, no digo que aquello sea peor o mejor, simplemente, otro baremo, de otra época; otros gustos en los lectores de entonces, o en algunos de ellos que, sin estadística alguna, conste, diría que eran mayoría entonces (¿me equivoco? bueno, quizá, esto no es una tesis :D). Y que en fin, la historia del cómic va mutando, como ocurre en la de cualquier arte)

Be Sociable, Share!

Etiquetas:

0 Comentarios Dejar comentario

2 Trackbacks

  • Octavio Beares - tirando la casa por la ventana, otra reseña, tras la de ayer (Nemesis ayer, Lust hoy) Ully Lust - http://t.co/CIKlYvT7
  • gentedigital - HOY ES EL ÚLTIMO DÍA DEL RESTO DE TU VIDA, de Ully Lust http://t.co/isq5hDrB

Escribir un comentario