BASTIEN VIVÈS: «HOLLYWOOD JAN»

[artículo breve publicado en Faro de Vigo el 9 de Diciembre]

Tránsito a la adolescencia.

Continúa la editorial Diábolo amortizando el éxtido de Bastien Vivès recuperando obras inéditas del autor francés. En “Hollywood Jan” comparte autoría con Michaël Sanlaville sin que ello repercuta en su estilo más personal, en una novela gráfica sobre del delicado salto de la infancia a la adolescencia en la vida de un niño tímido y dotado de gran imaginación. La capacidad para fantasear es el soporte emocional para un niño inseguro y solitario, claramente inadaptaodo a ese entorno a menudo hostil que es la escuela. Y Vivès capta ese punto crítico en que el chaval muda a algo más próximo al adulto: el joven Jan va a descubrir el amor (o el deseo, y en todo caso, la fascinacion) por las chicas, va a encontrar la seguridad de “el grupo” y las nuevas amistades, va, en fin, a aprender a crecer solo, y a desprenderse de sus fantasías infantiles, unas encarnaciones “bizarre” de musculados goliats cinematográficos bien conocidos y que, como aquel Bogart/Rick en “Sueños de un seductor” (Woody Allen) están ahí siempre, para apoyar al niño frente a las adversidades del mundo real. Pero los problemas llegarán cuando el niño gane experiencias y comienza a aceptar (y a ser aceptado por) ese mundo real, algo incompatible con fantasías y ensoñaciones para la autoayuda.

Este cómic se situa cronológicamente justo antes de “El gusto del cloro”, primera obra realmente virtuosa del autor, y hay más de tanteos que de logros plenos. El truco fácil pesa demasiado, pero por otro lado Vivès ya demuestra sus dotes prodigiosas como dibujante (hasta nos hace imaginarnos cómo sería un “Hulk” en sus manos, después de ver su representación abrumadora de Arnold Schwarzenegger). Y pese a lo sencillo de la propuesta consigue la empatía con el lector gracias, sobre todo, a su facilidad para captar con gestos y silencios lo que otros autores sólo logran con desarrollos argumentales. Es sencillo de entender; basta mirar con detenimiento la imagen de la portada, la expresión del niño, su gesto, para darnos cuenta de cuán fácilmente logra el autor dotar de contenido a su trazo

 

Be Sociable, Share!

Etiquetas:

1 Comentarios Dejar comentario

  1. Octavio,

    ¡Felices Fiestas!

1 Trackbacks