POLINA de Bastien Vivès

Con todo lo que ando charlando por redes sociales y blogs ajenos sobre ‘Polina’, tenía que recopilarme, retocar y transformar mis ideas en un post. Este es…

Tras el desconcierto que supone pasearse por «Por el imperio», tocaba descubrir la nueva obra en solitario, y por tanto intuíamos que más personal, autoral, del responsable de «En Mis ojos». ‘Polina‘ estaba llamada a ser la gran obra maestra del joven dibujante, aunque va a ser que no. Hay muchas torpezas argumentales en ‘Polina’… pero también mucha buena forma en su autor, lo que hace que, al menos a mí, la lectura termine resultándome emocionante. Y es una pena que muchísimas páginas abunden en tópicos que hacen la lectura generalmente previsible: pasan las hojas, acumulas páginas y páginas, y tienes la sensación de que lo contado ya lo sabías y lo que vendrá ya lo intuyes: te da lo que te puedes esperar de un relato iniciático sobre una bailarina clásica… al menos durante su primera mitad. Hay también situaciones argumentales pedestres (a veces, parece que la niña tiene encima al Ángel Custodio para sacarle las castañas del fuego, colocando en su camino la gente, la institución, la llamada que necesita en ese preciso momento para avanzar en su vida y su carrera). Y en fin, podemos seguir dando razones a la imperfección, y cuadrarían con ‘Polina’, trabajo en absoluto redondo.

Pero cómo construye las cosas Vivès a golpes de elipsis, o cómo hace hablar más allá de palabras a su ‘actriz’, o cómo dibuja el baile de los cuerpos, o cómo crea escenas brillantes (en mejor ejemplo, la de las gafas del viejo profesor). Y pocos dibujan como él. Además, poco a poco se va quitando el lastre del efectismo como leitmotiv de sus obras, y por otro lado, también es positivo que en Polina haya mirado nuevas fronteras temáticas (que esto quizá sea también parte del problema de la obra, se sale de sus márgenes de chicas monas y urbanitas y chavales tímidos enamorados -que también los hay-, nos quiere hablar de la vida de una bailarina, y no hace un pleno en el intento… pero la intención, y saber que no puede perpetuarse en tres temas eternamente, eso es importante).

Otra cosa, más una curiosidad que una valoración crítica ya; lo he dejado y ha encantado. Le vemos peros, pero un lector ocasional, no un ‘comiquero‘, apuesto que queda deslumbrado y que mi caso de proselitismo no será el único exitoso: es de esos cómics que regalas y quedas de vicio, lo que no es mala cosa tampoco, aunque este sea otro tema y alguien me dirá que lo mismo pasa para obras verdaderamente redondas y que son esas, las de mayor altura, las que debemos publicitar… que sí, pero habrá que mirar lo de «redondo», porque yo he fracasado a lo bestia con cómics en teoría redondísimos, y triunfado con otras que… para el común de los plumillas sobre tebeos (yo incluido) son tramposas y no pasan de potables.

En fin, me estoy enfangando en otros temas, así que recopilo y finiquito: «Polina» resbala mucho, pero cuando sus pasos de baile lucen, lo hacen con ese brillo que tienen los jóvenes con talento. Vivés lo es, sigue creciendo. Lo peor (y ojo, está a punto de ocurrir) sería que se creyese que ha alcanzado su meta. El síndrome Neil Gaiman. Lo peligroso será que se guste ya demasiado, que se abandone al amaneramiento en vez de a la búsqueda, porque Vivés, inclsuo con ‘peros’, es mucho autor, uno de los mejores a día de hoy, que ya ha refrescado el panorama europeo con maravillas como «El gusto del cloro» o «Amistad estrecha»

bailando (y brillando) en la cuerda floja

Be Sociable, Share!

Etiquetas:

2 Comentarios Dejar comentario

  1. Miguel #

    Pues a mi me parece que va más allá de sus obras anteriores y que logra interesar página tras página. Que la historia sea previsible, que lo es, no me resulta un defecto, a veces nos empeñamos en buscar siempre efectos especiales o giros sorpresivos; de hecho una de las virtudes del autor es no contar historias truculentas o increibles, sino la realidad desde su punto de vista. Para mi, es una evolución creible la del personaje y sus andanzas. De todas formas, es la agilidad y estilo con que nos cuenta la historia y como mediante ese trazo tan suelto consigue que nos metamos en la cabeza de Polina, lo que me ha enganchado. Para mi es una obra muy lograda, de lo mejorcito que he leído en mucho tiempo. Por otro lado, se agradece leer tu crítica porque no todo tienen que ser parabienes.

    • octavio #

      gracias por comentar, Miguel, y en todo caso, que no parezca que Polina, en global, no me ha gustado, porque creo que queda dicho que sí,que tiene tanto talento que el balance general es positivo pese a verle sus fallos. Aunque desde luego, menos que el gusto del cloro o Amistad estrecha, que veo más redondas aunqeu en aperiencia más ‘pequeñas’.

1 Trackbacks

  • Octavio Beares - Polina en mi blog (refrito de comentarios en blogs, más que nada) http://t.co/lUZXhTT