SUPERMAN VS. MUHAMMAD ALÍ, de O’Neil y Adams

Artículo publicado den Faro de Vigo el 15 de Julio de 2011

Curiosa recuperación de un añejo clásico de los setenta, este “Superman vs. Muhammad Alí” de Denny O’neal y el dibujante Neal Adams: justo en estos tiempos en que el cine 3D está dando bríos cinematográficos de bolckbuster total al subgénero de los hombres superpoderosos (con películas en cartel como Thor”, la recientemente estrenada “Green Lantern”, o el venidero “Capitán América”), Planeta de Agostini edita un cómic que en su día fue verdadero cine panorámico, tres dimensiones y todos los efectos sensacionalistas imaginables, trasvasados al papel. Lo que usualmente eran pequeños cuadernillos grapados pasó, en este título bautizado como “el combate más grande de todos los tiempos”, a ser un álbum gigante, del tamaño de un diario como este mismo que el lector sostiene en sus manos (jeje… lo dejo, no lo toco). Lo dicho, el extravagante enfrentamiento entre el mejor boxeador de la historia (y en un momento dulce, los setenta, cuando se comía el ring y el mundo) con el icono Superman, no podía ser un tebeo más, sino un circo de tres pistas. Sólo faltaba la banda sonora.
Tras un argumento casi chusco (una raza alienígena amenaza a la tierra si los humanos no enfrentan a su mayor campeón en un combate de boxeo contra su proipio peso pesado… en fin, todo un despropósito), este cómic esconde unas páginas mayúsculas, con un dibujante, Neal Adams, en su mejor momento, creando escenas tan espectaculares como esa en que el hombre de krypton detiene un tsunami, o por supuesto el despliegue narrativo a la hora de hacer de un combate de boxeo algo vibrante en las páginas de un tebeo.
En definitiva, lo que hay es lo que se ve, una historia maravillosamente dibujada que además participa del “sense of wonder” de los superhéroes pero amplificado, con una historia épica, loca, ideal para disfrutar como un chaval o para introducir a un niño del siglo XXI en el mundo del Hombre de Acero con una historia de 1978.

ADENDA: me lo he pasado muy bien leyendo, releyendo tras décadas en el olvido, este tebeo de superhéroes para chavales. Absurdo en su idea, desmedido en su forma (más en su tamaño original, mucho mayor que el de esta edición), una simplonada a mayor gloria de la industria (en el fondo, un caramelo con la presencia,marciana, imposible, del mayor boxeador de la historia en su momento histórico de mayor gloria, dentro de las páginas de un icono popular de la cultura norteamericana) que funciona, sobre todo, por su ausencia de pretensiones (robo los Skrulls a la editorial de al lado, y orquesto un combate de boxeo…) empaquetadas en un despliegue gráfico apabullante por un Adams dinámico, con ganas de jugar con las páginas (viñetas panorámicas a doble página, páginas orgánicas que prescinden de viñetas, encuadres imposibles… una fiesta de diseño temperada con un dominio del dibujo realista marca de la casa, un Adams que vive su momento de gloria mediática)

 

Vertical vs. horizontal, cuestión de diseño y drama

 

Be Sociable, Share!

Etiquetas: ,

1 comentario Dejar comentario

1 Trackbacks

  • Octavio Beares - Superman y Classius Clay a hostia limpia, sí señor: http://t.co/TEcS1DH