No entiendo de cómics

(Tenía que llegar algún día… hoy, mi versión cascarrabias)

Voy a confesarles, que diría la Pantoja, una leve frustración: a menudo en mi entorno cuando salta el tema de que “he escrito en el periódico el otro día”, que me han leído y eso (no voy publicitándome entre mis cercanos, claro, pero el Faro de Vigo se lee bastante, en mi zona), suele acompañarse la noticia de una frase:

“Está muy bien, escribes muy bien, pero claro, como yo no entiendo de cómics…”

Traducimos:

  1. Educado mensaje laudatorio que me importa un bledo (o lo justo, digamos: lo agradezco, faltaría más).
  2. Reconocimiento de que lo escrito  no se entiende…
  3. …y que no se entiende, porque no se es lector de cómics.

"Hotel Harvour view" de Taniguchi: el arte de la lectura

Lo cual sinceramente me deja algo alucinado. Cuando alguien lee una crítica a una peli, pongamos “El discurso del Rey”… ¿qué se supone debe conocer de antemano para ‘entender’  esa crítica?

  • ¿Los mecanismos propios del lenguaje cinematográfico?
  • ¿la historia del cine?
  • ¿la historia del cine británico en particular?
  • ¿las monarquías europeas y la británica en concreto?

Una crítica viene a resumir y recomendar algo (o avisar del desaguisado) según gustos y apreciaciones, entre lo subjetivo y lo objetivo. Punto. Da igual que el objeto tratado sea un programa de TVE 1 al alcance y conocimiento de todos, o teatro alternativo submarino surrealista y minoritario. O cómics, claro.

Les confieso que básicamente escribo en un diario intentando que cualquiera pueda entenderme, haciendo malabares para poder guiñar el ojo también al lector “entendido”con algún aporte que le enriquezca los minutos dedicados, pero ¿hacer referencias “cultas” al cómic, su historia, estilos, formas narrativas…convierten el artículo en ininteligible? No podemos rebajar el nivel, llevar lo que consideramos un arte a una simple descripción de argumentos. Ware no es grande sólo por lo que cuenta. Lo que cuenta es importante también, claro, y conscientemente lo usaré de reclamo para atrapar al lego en cómics, pero… ¿bajar el nivel suprimiendo cualquier referencia a la revolución que supone Ware para el lenguaje del cómic… porque “no se va a entender”? Mal camino sería.

 

Merecen atención, sí (Chris Ware: Lint)

En fin, que lo sé,  lucho contra los elementos. Siempre va a vender primeras planas algo así como “Spiderman sale del armario”, que además como noticia (falsa, tranquilos, es falsa) llama a la condesdendencia del mass-media, mientras que “Clowes parte de modelos de la daily-strip para deconstruir el concepto de Novela Gráfica” parece que no es reclamo, y además, claro, a priori “no se entiende” (de hecho es un ejemplo exagerado, y cierto, así contado no se entendería sin unos conocimientos previos… pero me siguen, ¿no?, hablo de lo que hablo)

"Wilson" de Clowes: metacómic... no se entiende

 

Pero también sé que el cómic tiene que estar en la prensa generalista y hacerlo en el grado que se merece, el de 9º arte, junto a la literatura, el teatro y el cine (artes narrativas, en general) . Es su lugar natural, hoy más que nunca, porque está escalando posiciones de la manera más pura, desde la mirada adulta ajena a endogamias (ya saben… los tebos sólo gustan a quienes leen tebeos, y esas cosas en desuso) o clichés (ahora el verdadero cliché es el ciudadano que desprecia la narrativa gráfica como algo menor, infantil, adolescente… porque está dejando de serlo, amigos). El cómic es cultura.

Por eso seguiré en la brecha escribiendo (con fallos y aciertos) del modo que creo les hace justicia (y al tiempo, para todos los públicos).

Aunque “no me entiendan”.

El cómic... hace pensar (Mazzuchelli: Asterios Polyp)

"Asterios Polyp", de Mazzuchelli: merecen que no bajemos el nivel para hablar de ellos.

(Bien. Modo cascarrabias off. En realidad me consta que una reseña en un diario a toda página, a ver, no provoca procesiones carnavaleras a las librerías, pero sí pequeños movimientos singulares, personas con el título anotado, o con el artículo doblado que acuden a su librería -o a la especializada más conocida- preguntando por ese cómic… esto es lo único importante de todo este asunto, la verdad. Poner mi granito, y que de algo pueda servir, aunque sea de poquito.)

Be Sociable, Share!

12 Comentarios Dejar comentario

  1. A menor nivel: tengo unos cuantos amigos que leen mi blog. A veces alguno me dice que le gustan mucho mis entradas y cómo escribo. Que se divierte leyéndolo y que aprende muchas cosas. Pero, casi invariablemente, que las entradas sobre comics se las salta. Y es curioso, porque yo sé de buena tinta que casi todos esos amigos leen reseñas que hago sobre películas, discos y libros que no conocen y que en muchos casos tampoco piensan ver/escuchar/leer. Pero sobre comics no les interesa siquiera leer la reseña. Pasan. Y yo creo que es porque las referencias que (inevitablemente) manejo en esas entradas se les escapan. Que les gusta más leer que tal peli de Aronofski se parece a tal otra de Polanski, porque el nombre de Polanski les suena (aunque no hayan visto la película que cito) y así sienten que viven en el mismo universo que yo. Pero cuando escribo que Mazzuchelli hace propios los recursos de Ware, les suena a dialecto minoritario del chino cantonés. Y se aburren.

    De todos modos, es una suerte que los periódicos apuesten ahora por dar espacio al comic en su sección de cultura. Sólo así se llegará, sin prisa pero sin pausa, al momento en que estos artículos se lean con la misma naturalidad, sin poner caras raras, que los de cine, música o teatro. Así que tú sigue en tus trece, Octavio 🙂

    • octavio #

      había quitado una frase del texto que recupero porque me lo pones a huevo, Jero: si no se sabe de algo, hoy, con la red… manda huevos, está muy fácil: tenemos google, la wiki, luego buscas (en Google images, en You tube, en ivoox…hay miles de uentes para completar lagunas, No para “hacerte un experto”, pero sí para “completar blancos” cuando lées algo. yo mismo leyendo reseñas recurro a la red cuando se me escapa una referencia. Hace poco leí una crítica al “Frank” donde se citaron influencias que desconocía. Ahora, las conozco. Es fácil, en el s XXI.
      El fondo del asunto creo que pasa, cierto, por ese “sentirse ajeno”, pero también (venga, socio política al debate!) por una actitud mercantilista, ultracapitalista, que potencia el tener al saber. es así, se compra ropa innecesariamente, se cambia de tele por otra mayor, pero si se lee tres referencias a (y vamos al cine) Tarkovsky, “La Madre” de Pudovkin y “Ordet”, sencillamente se deja el texto de lado, no se insiste, porque no se considera “necesario”. Invertimos en memeces, despreciamos la cultura como si fuese un bien superfluo o secundario que no genera beneficio inmediato (y en el ultracapitalismo de marras, todo será aquí, ahora, claro). Así nos va.
      ¡Uau! 🙂

      • octavio #

        me se ha escapao un acento mal, y como el blog es nuevo no sé rectificarlo.. bueno, se disculpe la velocidad y el despiste.

        • Por un lado, totalmente de acuerdo en eso que dices sobre googlear lo que no se sabe. Yo hace poquito empecé a interesarme por el jazz (género musical poco asequible donde los haya) y no tuve más que acudir a la red para informarme un poco, recabar reseñas y anotar algunos nombres más o menos imprescindibles. Por supuesto, eso no me ha convertido en un experto de la noche a la mañana (¡ni muchísimo menos, vamos!), pero es la demostración evidente de que, al contrario que hace, por ejemplo, 20 años (cuando si no tenías un amigo o un familiar metido en el género era muy difícil aproximarte por tu cuenta), ahora para adentrarte en una materia desconocida sólo necesitas curiosidad y una conexión a internet. Y yo cada día, leyendo otros blogs y portales, descubro decenas de referencias nuevas y desconocidas que amplían mis conocimientos sobre cine, música, tebeos, literatura…

          Respecto al tener sobre el saber: algo de eso hay, sí. Está claro que en general medimos (me incluyo como parte de la sociedad occidental, no porque defienda la postura) el triunfo vital de una persona por aquello que materialmente posee. Casi nadie quiere parecerse a Diógenes; muchos sí a Paris Hilton. El conocimiento, en la actual sociedad de la imagen (entiéndase “imagen” en su sentido más amplio) parece algo reservado a la intimidad. Es decir, si sabes mucho sobre muchas cosas, mejor para ti. Pero no serás un auténtico “triunfador” si ese conocimiento no te permite tener coches, ropa y casas más caras. La productividad está mejor valorada que el cultivo del imaginario personal. (Qué cosas: acaba de venirme a la cabeza el personaje protagonista de “Zeke cuenta historias” de Cosey).

          Y luego está el hecho de que el intelecto humano, igual que un músculo de nuestro cuerpo, es por naturaleza vago. Las ideas nuevas, los conceptos que se salen de las áreas del conocimiento que manejamos, suponen un “ejercicio extra”. Es mucho más cómodo quedarnos en lo que ya tenemos asimilado y no enfrentarnos a lo desconocido, no sea que acabemos teniendo “agujetas intelectuales”…

          • octavio #

            “Casi nadie quiere parecerse a Diógenes; muchos sí a Paris Hilton”

            ¡por dios, patenta esta frase, que nadie te la robe! qué bueno…

  2. 'No entiendo de cómics', para saber un poco más sobre el mundo de las tiras gráficas en nuestro blog 'serie de viñetas' http://bit.ly/hp2xeH

  3. Ja ja, desahógate, Octavio, desahógate, que conozco la sensación que expones y es un problema al que, por más vueltas que le des, no encuentras la solución. Salvo lo que ya dices: seguir adelante creyendo en tus criterios y en tus principios. Por lo menos, con la honestidad por delante nadie te podrá recriminar nada, empezando por ti mismo.

    La verdad es que esa misma duda la he tenido yo cada vez que he escrito en prensa, y también cuando doy alguna charla. Una vez le oí decir a Vigalondo, precisamente en las charlas de UCMCOMIC, que el público de cómic era el más difícil de todos, porque en la sala solo había dos tipos de personas: los que no saben nada, absolutamente nada de tebeos, ni lo más mínimo, y los que saben más que tú de lo que vas a hablar. ¿A quién te diriges? Al final, muchas veces caemos en el mal de que cada texto o cada conferencia sobre cómics es un texto o una conferencia introductoria, llena de generalidades, y nunca pasamos a profundizar en conocimientos más específicos, más valiosos, en los que realmente nos harían avanzar en el estudio y la difusión de nuestro medio. Y eso no puede ser. Así que, como dices, creo que va llegando la hora de tratar el cómic con el mismo rigor que cualquier otra cosa y no como si fuera una excepción. Como decía un profesor mío: no hay que rebajar el nivel para que te entienda el alumno. Hay que mantener el nivel adecuado, y que el alumno suba hasta ahí.

    • octavio #

      “desahógate, Octavio, desahógate”

      jajaja, se notó, ¿eh?

      he visto en el tubo la conferencia (bueno, vía mandorla, claro), es un tío brillante, desde esa posición de “common people”, tiene ideas y es un cachondo.
      Por lo demás, es así. No bajar, subir, subir!!!!

  4. En mi opinión, lo de “yo no entiendo de cómics” no quiere decir lo que literalmente dice sino “yo nunca o casi nunca me he aproximado a un cómic con la misma intención con la que leo un libro o veo una película y por el momento no tengo intención de hacerlo”. Si es así y estoy en lo cierto, la solución no pasa por rebajar el nivel del discurso, porque la respuesta sería la misma si te limitaras a llenar la página de epítetos laudatorios y sin entrar en detalles técnicos, referencias, etc. Columnas como la tuya, tan necesarias, sólo funcionan si el lector está dispuesto a aproximarse a los tebeos con la misma actitud que a otros medios (lo que no implica necesariamente ponerlos en el pedestal de las bellas artes, sino simplemente considerarlos productos culturales homologables a otros). ¿Hasta qué punto es posible conseguir este fin desde tribunas como la tuya? Yo creo que sí se consiguen cosas, pero la labor es lenta y el fruto tarda en verse, además de depender de que se generalice la tendencia a reseñar cómic en prensa generalista.

    Recuerdo que hace años la gente del mundillo se alegraba porque babelia o algún otro suplemento dedicaba un “especial” al cómic; entonces yo decía que la célebre “normalización” pasaba no por los “especiales”, sino porque en Babelia y demás fuese habitual encontrarse con críticas de cómic junto a las de literatura, teatro y música. Se ha avanzado por ese camino, es de suponer que alguna capacidad de arrastre tendrá…

  5. ¿Sabes realmente de cómics? http://fb.me/E0tcTvc5

  6. Skarloc #

    Comprendo el cabreo. Y lo comprendo porque desde mi perspectiva, tus artículos en el Faro de Vigo, tienen en cuenta a un receptor generalista, aunque cuentan con rigor y con guiños al aficionado (y con añadidos de agradecer en el blog).

    Pero es que creo que no deberías perder esa perspectiva. Hablar de comics en un periódico no es lo mismo que hacerlo en una publicación especializada. Y esto pasa con cualquier otro tema específico. Supongo que un artículo sobre un descubrimiento científico publicado en un periódico me resultará extraño a mí, y simplista u obvio a un científico. Creo que el tono generalista o introductorio debería ser tomado como una restricción, pero es mérito del escritor llegar a dar pasos en reflexiones más profundas respetando esas restricciones. Me resulta análogo con esos artistas que consiguieron expresar más de lo aparentemente posible burlando a la censura.

    Pero lo dicho, comprendo el cabreo 🙂

    • octavio #

      Hola Skarlok,
      no, si eso lo tengo claro. Modestamente, creo qeu la línea la he conseguido perfilar, entre el generalismo (que no generalísimo, uy) y poder dar ese picante que nos gusta leer a los que tenemos tablas en el asunto. dentro de mis posibilidades y conocimientos.
      Ergo, desde luego, mis artículos no van a cambiar porque cuatro parientes me suelten la frase del post 😉