Archivo | Periodismo ciudadano RSS para esta sección

Buscando a Kony

Esta campaña es real, no se trata de publicidad comercial. KONY 2012 es el nombre de una vídeo campaña impulsada por Invisible Children con el objetivo de hacer famoso -visible- al que se han atrevido a catalogar como el peor criminal de guerra de nuestros días: Joseph Kony. Se le hace responsable del secuestro de miles de niños ugandeses a los que separa por sexos, colocando en las manos de los varones un arma con la que entrar en combate mientras las niñas son obligadas a formar parte del mayor ejército de prostitutas infantiles del mundo.

Hasta la fecha nadie ha conseguido poner rostro a Kony. Jason Russell, impulsor de la iniciativa y director de la cinta, quiere acabar con ese anonimato y para ello pide la colaboración de todo el mundo hiperconectado. Reclama la ayuda de los cientos de millones de internautas que en todo el mundo publican contenido en sus perfiles sociales, para que difundan esta campaña que ayude a poner cerco al genocida más buscado del momento.

En tres días el vídeo ha sido visualizado más de 55 millones de veces. No tienes excusa. Resérvate 30 minutos de tu tiempo para verlo y compartirlo. Vale la pena por un par de clics…

Imagen de previsualización de YouTube

El periodismo necesitará independizarse del papel

Las pistas de por dónde se mueve la prensa actualmente son evidentes. Y las primeras dos conclusiones también:

1. A pesar de la sangría que día a día conduce a más periodistas al paro, el periodismo como servicio público está más vivo que nunca y así lo indican las cifras de consumo de información. (Así lo indica la 14ª encuesta AIMC a usuarios de Internet)

2. El formato digital es el destino ineludible para la supervivencia inmediata de los medios de comunicación y del periodismo en general. No me refiero a la simple adaptación de las informaciones en papel al entorno online, sino a la concepción de los medios digitales desde su origen adaptándose a todas las herramientas que permiten exprimir al máximo el valor de los contenidos. Esto implica la necesidad de apoyarse en los recursos multimedia de forma camaleónica, que deben asumir roles diferentes dependiendo del dispositivo desde el que se consulten: tabletas, smartphones, ordenadores de sobremesa… El mejor ejemplo de este nuevo modelo es The Daily, el primer diario concebido originalmente para tabletas -lo descubrí gracias al maestro @David_Arraez– editado por News Corporation del amigo, y espía en sus ratos libres, Rupert Murdock.

Entre todo el ajuar de herramientas que hacen reconocible esa nueva idea de periodismo, destaca la utilidad de los “social media” -redes sociales- ya no sólo en las tareas de dispersión de las noticias sino ya, y esto es lo primordial, en el origen y elaboración de las informaciones. Para ello se toman en cuenta las aportaciones de los ciudadanos abriendo nuevas vías de información, profundizando y corrigiendo el rumbo de las ya publicadas o incluso desautorizando a estas últimas. Todo ello siempre, por supuesto, desde con el máximo rigor en el contraste de cada una de las publicaciones. Por eso no es de extrañar que la mismísima BBC acabe de publicar su manual de Estrategia en Redes Sociales.

Para ilustrar todo esto lo mejor es un recurso audiovisual. Y qué mejor que el vídeo que acaba de publicar en su web el británico The Guardian en el que ejemplifica su apuesta por lo que llaman “open journalism” (periodismo abierto), utilizando la cobertura periodística del cuento de Los Tres Cerditos partiendo de su concepción de lo que podríamos llamar el “periodismo total”: digital, colaborativo, participativo, social, inmediato, actualizable, intuitivo, multimedia…

Imagen de previsualización de YouTube

¿Quieres saber hacia dónde camina el periodismo?

No tienes porqué estar de acuerdo, simplemente tienes que comprenderlo y punto. Explicar las diferencias entre periodismo digital y tradicional o el eterno debate del futuro de los medios a veces resulta complicado para quienes no tocan el día a día de la profesión. Hablar de la democratización de la información, el papel de los medios sociales, el poder de la conversación entre periodistas y lectores son algunos de los aspectos que mejor resumen esas diferencias -o complementos-.

Pero como siempre, la mejor manera de entender esta realidad es con ejemplos contundentes como los que aporta Arianna Huffington en la entrevista publicada en El País este pasado domingo. No tiene desperdicio. En sí misma, el propio formato de la entrevista ayuda a comprender de qué estamos hablando cuando nos referimos a periodismo clásico y online. Leyéndola en papel cuentas con la transcripción de sus respuestas acompañadas de algunas los pasajes más destacados a mayor tamaño de fuente. Si te marchas a la edición digital la información redactada aparece complementada con un vídeo de algo más de 2 minutos de una charla de Arianna Huffington ante unos alumnos de periodismo, junto con un podcast de una entrevista radiofónica a la directora del The Huffington Post.

Sin duda, merece la pena reservarse unos minutos para leer y escuchar atentamente cada uno de los documentos de los que resaltamos algunas frases interesantes:

– La nueva realidad social: “Comunicar es el nuevo entretenimiento de la gente”.

– Cómo debe ser el nuevo periodista: “Necesitamos ese tipo de periodistas anfibios para el futuro, porque queremos que abracen por un lado las grandes tradiciones del periodismo clásico, en cuanto a precisión, comprobación, ecuanimidad, búsqueda de la verdad o impacto informativo, y al mismo tiempo nos sentimos muy cómodos con las nuevas reglas del camino, el tiempo real, la tecnología que nos permite interactuar o la participación de los lectores”.

– Modelo The Huffington Post: “Un diseño magnético de la web y la capacidad de fidelizar. Para que nuestros lectores sepan que no somos solo un sitio solo para consumir noticias, sino para compartirlas, para aportar. Más que el final de la conversación, es el inicio”.

– Interactividad: “No consideramos nada como un producto terminado. Algo fundamental es que nuestro equipo de tecnología se sienta junto a los editores. El director técnico está en mitad de la redacción y periodistas y desarrolladores/diseñadores interactúan permanentemente”.

– Alianzas con medios tradicionales: “Una mezcla entre lo culto y lo popular, su capacidad para enganchar, y también de dar relevancia a otros contenidos agregándolos en nuestra web, tiene que llevar a estos medios a crecer. O te expandes o mueres. Además, podemos servir de laboratorio de pruebas para experimentar, y después aplicar ese conocimiento”.

– Participación de los lectores: “No quieren escuchar solo a un grupo de periodistas autoproclamados como la voz de la autoridad. El lector también espera que se le filtren mensajes de Twitter, o de Facebook, ya sea en la Primavera Árabe, o en un terremoto”.

– La crisis del periodismo: “De hecho, creo que el nuevo periodismo va a tener un impacto más saludable en nuestra democracia. Por dos razones: una, si mira a los medios generalistas en Estados Unidos, y no sé cómo será en España, en las dos grandes historias de nuestro tiempo fallaron (la ausencia de armas de destrucción masiva y el origen de la crisis financiera) […]. El otro gran problema es el acceso de los periodistas a los políticos, un proceso en el que básicamente se han ganado su complicidad”.

Las nuevas rutas del periodismo

Arianna Huffington, cofundadora y editora de The Huffington Post, sobre las nuevas fórmulas de promocionar el periodismo de investigación sin ánimo de lucro:
[…] “Hay un montón de webs locales que están investigando, financiadas por fundaciones, particulares, o sea, que ésta es una vía, no solo de preservar el periodismo de investigación, sino de hacerlo mejor. A los medios tradicionales se les escaparon dos de las grandes historias de nuestro tiempo: la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak y lo que nos llevó a la crisis financiera”. [La entrevista completa en ElPaís.com]