Archivo | crímenes contra la humanidad RSS para esta sección

Buscando a Kony

Esta campaña es real, no se trata de publicidad comercial. KONY 2012 es el nombre de una vídeo campaña impulsada por Invisible Children con el objetivo de hacer famoso -visible- al que se han atrevido a catalogar como el peor criminal de guerra de nuestros días: Joseph Kony. Se le hace responsable del secuestro de miles de niños ugandeses a los que separa por sexos, colocando en las manos de los varones un arma con la que entrar en combate mientras las niñas son obligadas a formar parte del mayor ejército de prostitutas infantiles del mundo.

Hasta la fecha nadie ha conseguido poner rostro a Kony. Jason Russell, impulsor de la iniciativa y director de la cinta, quiere acabar con ese anonimato y para ello pide la colaboración de todo el mundo hiperconectado. Reclama la ayuda de los cientos de millones de internautas que en todo el mundo publican contenido en sus perfiles sociales, para que difundan esta campaña que ayude a poner cerco al genocida más buscado del momento.

En tres días el vídeo ha sido visualizado más de 55 millones de veces. No tienes excusa. Resérvate 30 minutos de tu tiempo para verlo y compartirlo. Vale la pena por un par de clics…

Imagen de previsualización de YouTube

Nunca descansaréis en paz

Tengo una incontinencia temperamental que se ha apoderado de mí en las últimas horas. Van a juzgar a Ivan Demjanjuk por la exterminación de 27.900 judíos en el campo de concentración polaco de Sobibor.

El cuerpo me pide que solicite audiencia privada con el zagal, con el propósito de encerrarme con él en una habitación de dos por dos para calzarle una manta de galletas en dolby surround hasta decir basta. Y al concluir la faena, pasarle la llave del zulo, uno a uno, a cada uno de los descendientes de las víctimas, para que tuvieran una charla manual con el excremento humano en cuestión.

Después, una vez reposado el guiso, me doy cuenta de que la civilización tiene el camino marcado para evitar que se reproduzcan este tipo de atrocidades y basta seguirlo al pie de la letra, sin desfallecer. Qué nunca prescriban los crímenes contra la humanidad y que cualquier tribunal de cualquier país pueda iniciar el proceso judicial, deben ser las bases para que cuando algún “paquito” de turno decida jugar al tiro pichón sepa que acabará en galeras, antes o después.

Os dejo un vídeo ilustrativo sobre la pro activa vida que llevaba recientemente el exterminador en EEUU, y los repentinos impedimentos físicos de los que se ha servido para posponer una y otra vez sus causas pendientes con la justicia.

Vía Factual