Archivo | Mundo RSS para esta sección

Dos ancianos sin estudios que anticiparon la crisis antes que nuestros políticos

A veces basta con escuchar a nuestros mayores. En este fragmento de apenas cinco minutos de un documental que jamás vio la luz, dos abuelos de Soria hablaban en 2007 de las duras condiciones de vida del pasado, de los privilegios contemporáneos y de la debacle que anticipaban para un futuro inminente, esa que estamos padeciendo -casi- todos desde hace unos años cuando llamó a nuestra puerta, mostrándose desde entonces entusiasmada con nuestra hospitalidad.

Vale la pena… [Vía ShowU]

Buscando a Kony

Esta campaña es real, no se trata de publicidad comercial. KONY 2012 es el nombre de una vídeo campaña impulsada por Invisible Children con el objetivo de hacer famoso -visible- al que se han atrevido a catalogar como el peor criminal de guerra de nuestros días: Joseph Kony. Se le hace responsable del secuestro de miles de niños ugandeses a los que separa por sexos, colocando en las manos de los varones un arma con la que entrar en combate mientras las niñas son obligadas a formar parte del mayor ejército de prostitutas infantiles del mundo.

Hasta la fecha nadie ha conseguido poner rostro a Kony. Jason Russell, impulsor de la iniciativa y director de la cinta, quiere acabar con ese anonimato y para ello pide la colaboración de todo el mundo hiperconectado. Reclama la ayuda de los cientos de millones de internautas que en todo el mundo publican contenido en sus perfiles sociales, para que difundan esta campaña que ayude a poner cerco al genocida más buscado del momento.

En tres días el vídeo ha sido visualizado más de 55 millones de veces. No tienes excusa. Resérvate 30 minutos de tu tiempo para verlo y compartirlo. Vale la pena por un par de clics…

Imagen de previsualización de YouTube

La globalización de la pobreza, el negocio de unos pocos

Imagino que tú te levantas cada mañana para ganarle la batalla al día. El objetivo es discreto: llenar el plato de alpiste -a media altura nos vale- y sobrevivir dignamente. Para algunos, muchos me temo, eso supone un auténtico desafío en cada jornada. Y, entre otras causas, ¿sabes por qué?. Pues por cosas como las que explica Josef Ajram en el siguiente vídeo, en una clase práctica de cómo cualquiera puede comprar bonos desde casa con dos golpes de ratón, apostando en contra de nuestras economías. De esta forma consiguen dos cosas: primero, crédito bancario que a ti y a mi nos niega cualquier banco y además en condiciones inmejorables; segundo, hundirnos cada día unos milímetros más en el barro. Y mientras tanto, ahí tienes a nuestros políticos contemplándolo todo desde el palco como meros espectadores, haciendo gala de una censurable inacción -punible, diría yo-, de forma insultante y sin escrúpulos…

Imagen de previsualización de YouTube

 

Atajos digitales que sortean la extorsión de intermediarios

Te podría explicar que la tecnología digital te permite, a ti que estás sentado en el sofá de tu casa, que después de que le des al intro te puedan leer en cualquier parte del planeta; o que mientras ves un partido en la tele y mencionas a un futbolista que está lesionado en uno de tus tuits, éste te responda. Te podría contar que cuando haces una fotografía de la última tormenta, un medio de comunicación la recoge en la cobertura que hace de la noticia en su edición digital. Pero nada de esto te sorprendería a estas alturas.

Sin embargo, que un tipo y su amigo emprendan una aventura empresarial equipados con sus agallas y algunos miles de euros, esquivando la usura de los intermediarios que les comisionan hasta por respirar y les vaya fenomenal, ya no es tan corriente. Hernán Casciari narra en el siguiente vídeo como logró romper todos los vínculos que le unían al mundo editorial creando, editando y distribuyendo sus propias publicaciones. Tras el éxito de su revista Orsai en 2011, ahora prosigue su aventura en compañía de sus socios/aventureros esta vez poniendo en funcionamiento su propia editorial. El papel de los suscriptores anónimos desperdigados por todo el globo, el sistema de distribución o cómo se enteró de que sus agentes le engañaban, son sólo algunas de las perlas de esta charla. No lo dudes, dale al play…

Imagen de previsualización de YouTube

Comerse el mundo desde casa

Para estos días de viajes, descanso, cambios de rutinas, hábitos, dietas y qué sé yo, os dejo tres cortos de un minuto cada uno que forman parte de “Move, eat, learn” del director independiente australiano Rick Mereki.

Tres tipos -el protagonista es el actor Andrew Lees-, 44 días, 11 países, 18 vuelos, 38.000 millas en los que conocer lugares, gastronomía y aprender de sus culturas. Buen gusto, imágenes cuidadas y recuperando la idea de aprender de las diferentes culturas que se visitan… [Vía Off Broadway]

Que viene el lobo

“Creo que todos nosotros debemos repensar lo que estamos haciendo. Bien está que nos divirtamos, que vayamos a la playa, a la fiesta, al fútbol, que esta vida son dos días, y quién venga detrás que cierre la puerta. Pero si no nos decidimos a mirar el mundo gravemente, con ojos severos y evaluadores, lo más seguro es que nos quede un día solo por vivir, lo más cierto es que dejaremos la puerta abierta a un vacío infinito de muerte, oscuridad y fracaso”.
Eso que acabas de leer es lo que José Saramago nos contaba en 1997 en “Cada vez más solos” de su libro De este mundo y del otro. Toda una profecía fácilmente imaginable por cualquiera de nosotros, si no fuera porque ya teníamos decidido por entonces darle la espalda al sentido común y devorar nuestro día a día a mordiscos, sin echar la vista a atrás para poder ver más adelante después.
Saramago seguía denunciándolo con contundencia en 2008.