10
Jun 11

Y Tomás, al Constitucional

El secretario general del PSM, y ahora portavoz de los suyos en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, se estrenó el mismo día que lo hicieron los 129 parlamentarios de la IX Legislatura. Antes de sus primeras palabras, el presidente de la sesión constitutiva, Luis de Velasco (UPyD), el de mayor edad acompañado de los dos más jóvenes, uno del PP y otro del PSM, había leído el nombre de todos los elegidos el 22 de mayo antes de que depositasen su voto para elegir los nuevos miembros de la Mesa de la Cámara regional. El líder del PSM, que dejó el “invictus” en los cárteles del pasado electoral, temía que sus planes se truncaban, por lo menos en cuanto a su capacidad de dar salidas decentes, así llaman ellos a esto de la colocación, a sus personas de confianza.
José Ignacio Echeverría (PP) salió elegido presidente de la Cámara regional; Juan Barranco (PSM), Cristina Cifuentes (PP) y Antero Ruiz (IU) son ya los nuevos vicepresidentes. Y Carlos González (PP), Jacobo Beltrán (PP) y Enrique Normand (UPyD), los secretarios de este órgano que se dedica a ordenar las peticiones e iniciativas parlamentarias.

Los planes de Tomás Gómez de situar a Matilde Fernández en la Mesa de la Cámara se truncaron porque todos menos el PSM se mostraron de acuerdo en que estuviesen representados todos los grupos parlamentarios. Al considerarse maltratado por todos, Tomás anunció cuando el reparto de cargos ya había concluido, que llevará este asunto al Tribunal Constitucional. Los demás partidos reaccionaron a esta reacción de Gómez pasando de él descaradamente. El portavoz de IU, Gregorio Gordo, recordó que un acuerdo de socialistas y populares dejó a su formación, en la pasada Legislatura, sin un senador y se lo quedó el PSM. El más educado, Luis de Velasco, dijo que Tomás está en su derecho de decir lo que le convenga en cada momento. El líder socialista arremetió contra UPyD por pactar con la derecha y contra el PP por colocar al frente de la Portavocía a Iñigo Henríquez de Luna, imputado en un caso de golferío hasta la misma mañana del pleno parlamentario. Ya está libre de toda sospecha el que fuera edil de Aguirre en el Ayuntamiento de Gallardón, pero a Tomás le trae sin cuidado. Se va al Constitucional y se niega a que su realidad difiera de la realidad. Sus cosas empiezan a interesar poco a los que quieren cambiar las cosas de la política y de la vida.


06
May 11

Debates electorales ya

La campaña electoral ya está en marcha. Durante 15 días los candidatos de los partidos políticos con representación parlamentaria recorrerán los pueblos de la región para dar a conocer sus propuestas políticas y sus primeras actuaciones en caso de acceder a la gobernabilidad. El socialista Tomás Gómez, la popular Esperanza Aguirre y el aspirante de IU, Gregorio Gordo, además de los que aspiran también a entrar en la Asamblea de Madrid, entre ellos Luis de Velasco, del partido de Rosa Díez, es decir, UPyD, expondrán en sus actos políticos qué harán para reducir el escandaloso número de parados, garantizar que los servicios públicos sanitarios, educativos y de servicios sociales no sufren las embestidas de la crisis económicas y no se producen más recortes. Además, hablarán de todo un poco y siempre con palabras que a veces son difíciles de entender sin intérprete y que, sin duda, recibirán los aplausos de los ya convencidos, que son los que acuden a estos mítines.

Pero falta algo tan necesario como el oxígeno para respirar: la celebración de debates televisados en los que los espectadores sentados en sus casas puedan conocer, de primera mano, las opiniones de los candidatos sobre estas u otras cuestiones y puedan contrastar las diferencias entre unos y otros. No se ponen de acuerdo porque normalmente el partido que gobierna es el que decide si le interesa o no debatir con los otros aspirantes, hurtando de esta manera a los ciudadanos la posibilidad de ver en directo qué ofrecen realmente unos y otros, sin intermediarios amigos. Aguirre dice que no quiere debates en los que estén presentes Gordo y Gómez, porque considera que, si pierde el PP, PSM e IU gobernarán juntos y se convertiría en un dos contra una. Gómez quiere debates con Aguirre porque cree que IU no tiene posibilidad de ganar y Gordo, que acepta cualquier formato aunque no esté de acuerdo, considera que tiene tanto derecho a participar como Aguirre y Gómez.

Lo lógico sería regular esta cuestión de los debates, necesarios sin duda para que el votante se aclare un poco más que siguiendo las consignas de cada partido, para que no quede todo en manos de dos y a última hora. Debates ya y que quede todo aclarado de cara al futuro.


01
Abr 11

Votar en mayo, pero sin arcadas

Esperanza Aguirre firmó ya el decreto de convocatoria de elecciones municipales y autonómicas. Se celebrarán el 22 de mayo. La nueva Asamblea autonómica, que contará con 129 diputados, algunos más que en la actualidad porque hay más habitantes, se constituirá el 7 de junio. La campaña electoral comenzará el 6 de mayo y finalizará un día antes de la votación, que debería ser masiva. Los aspirantes a gobernar son, además de la mandataria regional, el socialista Tomás Gómez, Gregorio Gordo (IU) y Luis de Velasco (UPyD).

Llevan ya muchas semanas anunciando qué harán en caso de ser los elegidos por los votantes. Todavía no han hablado de sus propuestas para ayudar al crecimiento económico y del empleo. Tampoco sabemos mucho cómo garantizarán que el Estado de Bienestar, al que todos citan en sus discursos, no se recorte, alegando que sigue la crisis que machaca más a los que menos tienen, es decir, que no habrá copagos o privatizaciones de servicios educativos, sanitarios o sociales, ni nos los meterán por la puerta de atrás.

Cuantos más madrileños acudan a los colegios electorales a depositar la papeleta electoral que más les convenza, mejor, pero sin miedo, sin arcadas y sin tener que hacerlo tapándose la nariz. No sólo se presentan el PP y el PSM, por lo que no hay que votar para que no ganen los contrarios. ‘No me gusta Rajoy, pero antes de que salga Zapatero’, es la consigna de algunos de la derecha. Otros socialistas se apuntan al ‘con tal de que no gobierne Rajoy, mejor apoyar al Zapatero de turno’.
Se puede votar sin sentir ese movimiento violento del estómago, anterior o simultáneo al vómito. Si ningún candidato convence, siempre existe la posibilidad de votar en blanco, ejercicio de responsabilidad y de participación similar al recorrido por el mercado que concluye cuando te vas de vacío porque los alimentos en venta no tienen la calidad que cada uno exige a sus guisos.