21
Abr 16

Fina epidermis

La concejala del Ayuntamiento de Madrid Rita Maestre habló de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y dijo que, desde su anterior cargo al frente de la Delegación del Gobierno, se dedicaba a “pegar” a madrileños como “jefa de los que apaleaban a quienes se manifestaban en Sol”, durante el 15-M. Lo que no deja de ser una frase panfletaria se convirtió en toda una afrenta a Cifuentes, quien exigió a Maestre una rectificación y anunció que estudia acciones legales contra ella. Aclaró que nunca ha pegado a nadie, dejando bien claro que tiene la piel fina y todo daña su sensibilidad. Después de dimes y diretes sobre este asunto, una persona sensata y sensible, la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, pidió disculpas a Cifuentes por las palabras de Rita, recordó que hay una sentencia contra la policía por actuar con malos modos contra manifestantes en una protesta concreta y señaló que se pudo producir una mala interpretación de las palabra de Maestre. Según el diccionario, la dermis es la “capa conjuntiva que forma parte de la piel de los vertebrados, más gruesa que la epidermis, y situada debajo de ésta”. También explican los académicos que tener la epidermis fina o sensible es parecido a “ser quisquilloso”.


17
Jun 11

Los “indignados” sobrevuelan la investidura de Aguirre

El discurso de investidura de Esperanza Aguirre, celebrado en la Asamblea de Madrid durante dos días seguidos, que tenía como gran novedad su oferta de reforma de la Ley Electoral para crear distintas circunscripciones electoral y desbloquear las listas, comenzó mostrando comprensión con los ciudadanos que muestran “insatisfacción respecto a los políticos” y señalando que “no seria lógico ni honesto desdeñar esas criticas, que además pueden no estar exentas de razones”.

A continuación, tras rechazar el comportamiento de los que se manifestaron delante de los ayuntamientos el día de su constitución, acusó a los mismos indignados con los que se mostró comprensiva al inicio su disertación, de ser los precursores de los movimientos totalitarios. Acusó a estos indignados de gritar a los políticos y contra la democracia, olvidando que su “insatisfacción respecto a los políticos”, con la que se muestra tan de acuerdo, es el germen de su nacimiento para democratizar esta democracia bipartidista y bastante alejada de la ciudadanía que coloca a la clase política como su tercera preocupación.
Desde el principio los “indignados” sobrevolaron el hemiciclo, y sin estar presentes, estuvieron en los discursos de todos. También en la segunda jornada, en la que se produjo la votación (72 diputados del PP a favor y 57 del PSM, IU y UPyD en contra de la investidura de Aguirre) y la intervención de los portavoces Gregorio Gordo y Tomás Gómez. El líder de la coalición aseguró que los “indignados” “forman parte de la democracia” y que muchas de sus reivindicaciones son parte de la esencia e identidad de IU. El portavoz socialista dijo que “no podemos olvidar lo que este movimiento representa en cuanto a sus demandas sociales y de mayor autenticidad de la vida democrática”. A continuación, pidió la creación de una comisión parlamentaria para dialogar con los “indignados”.

Hasta el portavoz del PP, Iñigo Henríquez de Luna, lanzó un guiño de austeridad y anunció que renuncia a su coche oficial, siguiendo el ejemplo del portavoz de UPyD, Luís de Velasco, quien pasó de él desde el primer día. Luego hubo de todo, Aguirre defendía su liberalismo sin apellidos y presumía de que los datos económicos y de paro de Madrid son mejores que en España, aunque nada ofreció a los parados y demás víctimas de la crisis económica; Gómez defendía lo suyo en la Mesa y ponía verde a la lideresa por ser la más de derechas de todo el PP, y Gordo defendía un acercamiento con el PSM para cambiar juntos las políticas de derechas. Los “indignados” sobrevolaron la Asamblea de Madrid, pero nadie se preguntó por qué sus razones tienen menos motivos de reflexión que las actuaciones irreflexivas de los que creen que fuera de la no-violencia hay vida. Sólo odio, resentimiento y descontrol.


23
May 11

Democracia Real Ya y No-Violencia

Los responsables de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid y del Gobierno central decidieron levantar el campamento de los indignados ante lo que está sucediendo. No sirvió de nada porque se volvió a levantar un día después. Eso me llevó a mí a solidarizarme con ellos, con los que están hartos de ser las víctimas de la crisis económica y de la complicidad del bipartidismo con los poderosos.

Democracia Real Ya es un movimiento en el que caben todos los indignados y al que ahora unos quieren demonizar porque son antisistema y manipulables (¿ellos no lo son por el FMI y el resto de siglas que violan nuestros derechos?) y otros conseguir sus votos. Sé que hubo algún altercado con los medios de comunicación televisivos  e incluso algún pasote desagradable. Los que llevan la cámara al hombro y el micrófono en la mano son, en muchas ocasiones, explotados e indignados con sueldos de miseria y no los que editan la pieza que vemos. Vi muchos carteles en los que ridiculizaban las pegas para acampar por la dignidad y la democracia democrática, en comparación con los acamparon a la espera de ver el concierto de Justin Biber, y otros en los que se pedía rebeldía desde la no-violencia. En algunos se leía “violencia es cobrar 600 euros al mes”.

Quizá no salieron en las teles. Yo los vi porque estuve allí. Muchos gritos contra el bipartidismo y muchas ganas de ser tenidos en cuenta. También por los que se presentan a las elecciones. Es necesario llenar las urnas el 22 de mayo, cada uno votando según su criterio y su conciencia. Yo acabo de decidirlo, pero no lo diré porque podría dar la sensación de que apoyando este movimiento, anunciando a quién,  podría desvirtuar el sentido mayoritario de los indignados acampados.

Pensaba hacerlo en blanco porque la partitocracia hace poco bien a la mayoría social y a la propia democracia. A última hora, después del desalojo policial, consideré oportuno prestar mi voto temporalmente.  La violencia de los salarios de mierda y otras muchas, sibilinas, sin duda, como  la de los desahucios por no pagar las hipotecas, la de los que se creen algo por estar  mamando del poder que les pone a dedo o la del desempleo que arrasa familias enteras, no puede tener otra respuesta que la no-violencia. Criticar los excesos del sistema y a los que se aprovechan de él -desde la resistencia no violenta- no es ser antisistema y pedir participación en lo que nos atañe, tampoco.