20
Dic 10

Esperanzas en la huelga general de enero

El pasado 29 de septiembre los sindicatos UGT y CCOO convocaron una huelga general contra las medidas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Recuerdan? Sí, la bajada salarial a los funcionarios públicos, la congelación de las pensiones, el drástico recorte de los fondos de Ayuda al Desarrollo,… Los sindicatos se habían comportado durante demasiado tiempo como verdaderos ilusos ante las ilusiones y dictados de los que desde el Gobierno central negaban la crisis y se convertían en sus aliados ante los malos augurios de un PP descaradamente interesado en desgastar a los que mandan para preparar la llegada de Mariano Rajoy como mal menor ante el caos existente. Llamaron a la movilización general y la respuesta fue la esperada, no la necesaria ante las políticas de derechas del PSOE al mando de España. Ahora, cuando el paro sigue siendo el drama número uno de los españoles y no se venmás que nubarrones en el horizonte laboral, de nuevo se prepara una huelga general contra las nuevas acciones del Gobierno para reformar el Sistema de Pensiones, quitar los famosos y escasos 426 euros para los parados de larga duración y privatizar para hacer caja y reducir el déficit.
Podría llevarse a cabo el 26 de enero, dos días antes de que se apruebe una reforma del Sistema de Pensiones que incluye la jubilación a los 67 años, dos más que ahora, y todavía caben esperanzas para que lamovilización popular pare estepaquete demedidas y se consigaque la crisis de los banqueros y financieros que nos está empobreciendo a todos se pague no sólo apretando el cinturón de los más perjudicados, si no también con asaltos a las carteras de los que más tienen y más se benefician de los desequilibrios económicos. Si hay otra huelga, el día señalado puede servir para mostrar a los poderosos que desde la acción cívica del paro se pueden cambiar las cosas. Amejor, claro.


03
Dic 10

Los sindicatos contra Zapatero y Aguirre

La huelga general de pasado 29 de septiembre fue la primera batalla de los sindicatos contra las medidas de ajuste del Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Atrás quedó el rechazo a la reducción salarial de los funcionarios, la congelación de las pensiones y otras acciones para intentar la recuperación económica, aprobadas por el Congreso de los Diputados antes de las movilizaciones de UGT y CCOO.

La reforma de las pensiones tampoco cuenta con el visto bueno de los representantes de los trabajadores y la reforma laboral no agrada a muchos de los interesados. Se suponía que el PP, tan reacio a todo lo que hace Zapatero, sea lo que sea, haría cosas distintas a lo criticado al PSOE en su proyecto de Presupuestos para 2011. Las Cuentas de la Comunidad de Madrid, además de contar con un casi un 10% menos de euros para gastar en atender las necesidades de losmadrileños, entre ellas, las demandas de losmás de medio millón de parados, es decir, empleo o ayudas hasta que tengan una nómina, recogen recortes importantes en Sanidad, Educación y Servicios Sociales y en el número de liberados sindicales y de empresas u organismos públicos.

Han sido criticadas por el PSM y por IU, cuyo portavoz, Gregorio Gordo, recibió a los primeros espadas de UGT, José Ricardo Martínez, y CCOO, Javier López, para hablar de los próximos Presupuestos regionales. Los sindicalistas criticaron las políticas de Aguirre y dejaron bien claro que ya no van sólo contra las políticas de Zapatero. Martínez adelantó que la movilización del 18 de diciembre tiene otro destinatario, además del presidente delGobierno de España: la neoliberal Aguirre, a la que acusaron de poner, no hace mucho, como ejemplo de modelo de desarrollo el de Irlanda, cuya economía de bajada de impuestos y libertad para las empresas está en fase de rescate por parte de los organismos internacionales.

UGT y CCOO aseguran que no van contra los gobiernos sino contra sus políticas de ajustes duros a los sectores más necesitados de todo y aclaran que las de Aguirre y Zapatero sonmuy parecidas. ¿Y qué dicen de esto socialistas y populares?