12
Jul 13

La corrupción según Aguirre

Johann Sebastian Bach compuso La Pasión según san Mateo. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, interpretó el día en el que un periódico colocó en su portada más datos sobre el ‘caso Bárcenas’ y sobre los sueldos en sobre que recibieron, presuntamente, líderes del PP, entre ellos, el gran jefe Rajoy, su versión sobre la corrupción. Habló de la pasión, pero de otra, aquella que significa apetito o afición vehemente a algo. Ganas de llevárselo crudo es lo que padecen los corruptos. Después de lo conocido sobre casos de golferío palmario de militantes del PP en demasiados lugares antes de que un tal Bárcenas hablara de irregularidades en las entradas y salidas de dinero desde su llegada al partido, hace más de 20 años, Aguirre habla de este mal que está desangrando el cuerpo de la democracia como si fuese algo etéreo o de los dioses y que los humanos no entendemos. Pidió a los dirigentes del PP no mirar hacia otro lado ante las denuncias barcenianas, no permitir que los afiliados de su partido se avergüencen de ser del PP ni que “nos metan a todos en el mismo saco”. A cada uno le avergüenzan cosas que para otros son normales, sean de un partido u otro, por lo que muchos no es que estén avergonzados es que están hasta las narices de que todos condenen la corrupción, pero del adversario. Sobre dónde mirar cuando habla Bárcenas es difícil saberlo porque hay muchos que se hacen los ciegos para no ver. Y es verdad que no todos son iguales de corruptos. Unos se amparan en unas siglas y otros en otras.


05
Jul 13

El PSM no quiere nada con el PP

La Asamblea de Madrid se mantiene inhábil, a la espera de que la Diputación Permanente, máximo órgano parlamentario en periodos inhábiles, decida, si el PP, partido mayoritario, consiente algún acto en pleno mes de julio. Los partidos se reunieron para ultimar el funcionamiento de la Comisión de Reforma de la Ley Electoral de la Comunidad de Madrid, que se reunirá los días 9 y 17 para tratar de sacar algo en claro que ayude a la regeneración de la clase política y a la implementación de la democracia en sus decisiones y prácticas. El socialista Tomás Gómez asegura que “no es momento de acuerdos y pactos con la derecha” y con cierta ironía se pregunta si el entendimiento con el PP tiene que ser para reformar el sistema de pensiones o privatizar un poco más la sanidad y la educación públicas. Quizá por este motivo se negó a acordar una reducción del número de diputados regionales, y quizá por la misma razón, o la contraria, apoyó poner en marcha algún tipo de reforma electoral, que debería incluir, sin duda, las primarias, abiertas o no a los simpatizantes, para todos los partidos y los derechos del parlamentario a ser puesto en una lista con más apoyos que los que rodean a los mandamases de las cúpulas de la organizaciones y a preguntar y pensar por cuenta propia sin necesidad de atender los mandamientos y rezos diarios ordenados por los capos de turno. Tomás Gómez, que lleva demasiado tiempo persiguiendo a los que están pringados en casos de corrupción del PP, cada vez habla menos de otras corrupciones como las relativas a los ERE de Andalucía, cuyo presidente ha anunciado unas primarias con nombre fijo, el de la persona elegida a dedo por los sostenedores del régimen, aparentando con un gesto democrático lo que parece ser una huida hacia adelante. No será que el destinatario de sus mensajes es Rubalcaba, que recientemente acordó con Rajoy no sé qué sobre Europa, la marca España y la juventud parada. Todo puede ser pero da la sensación que Gómez habla cada vez más para sí mismo como si fuese el centro de la nada.