08
Jul 11

Parados y ministros

Durante el mes de junio, el paro en la Comunidad de Madrid descendió en 6.365 personas. Una golondrina no hace verano, pero una bajada en la lista de desempleados, aunque sea con un raquítico porcentaje del 1,3 por ciento, permite respirar un poquito de optimismo. Sabemos que es paro estacional, que el verano, el veraneo, el turismo y el ocio en su conjunto, se alían para dar ocupación a muchos de quienes durante el resto del año están de brazos cruzados porque no les queda otro remedio. Ese optimismo no debe impedirnos ver el bosque de la realidad, compuesto por 469.511 árboles secos de productividad, que es el número de parados registrados en la región madrileña.

Es probable que en estos días, Alfredo P. Rubalcaba reciba 469.511 cartas solicitándole esa receta que tiene guardada en una de las mil mangas de sus cientos de chaquetas, en la que se contiene la fórmula mágica para crear empleo, tan bien guardada que no ha sido capaz de encontrarla en casi ocho años de compartir responsabilidades de gobierno.

Un dicho anónimo asegura que “el verano es el mejor amigo de los pobres”, y a ello se ha apuntado la ministra Pajín, que en compañía de sus padres, se ha hecho un fin de semana en la isla de Menorca, en una residencia reservada a los funcionarios del Ministerio de Sanidad, a precios de ganga. Buen gesto el de la ministra, que ha querido descender de su pedestal y ponerse a la altura de los “congelados” funcionarios y disfrutar de unas mini vacaciones económicas, sin lujos, sin gran despilfarro del bolsillo propio, aprovechándose de la oferta pública. Y encima la critican. Qué país más injusto.