Sobre “Zooropa”, de U2

Lo dije sobre este reportaje publicado en Jot Down: he leído pocos artículos sobre U2 con tantos errores como este. Y he leído unos cuantos. Jot Down me pidió en Twitter que les apuntase los errores, y aquí accedo a su petición.

Vaya por delante que a mí su autor me merece todo el respeto, máxime cuando en Twitter ha transmitido una idea totalmente contradictoria con la tesis de su artículo: “A mí me gustaban desde el principio pero esa reinvención 1991-93 me pareció prodigiosa…”, admite Guillermo Ortiz, @guilleortiz_77. Se conoce que para conseguir “clicks” y lecturas hay que escribir como Julián Ruiz, con poco respeto y menos precisión, y que poner a parir a U2 vende, como sabe Quico Alsedo: los “odiadores” de los irlandeses devorarán el texto, igual que los amantes de U2 (entre los que me incluyo), por motivos opuestos.

Vayamos por partes, señalando una a una y por orden en el texto las incorrecciones y falacias (en negrita). Intentaré evitar criticar, en lo posible, los juicios de valor o posibles incorrecciones gramaticales como la del titular: “El año que U2 dejó…”

“U2 decidió abrazar la modernidad en 1991”. Toma ya. Primera afirmación lapidaria… y falsa. Creo que no peco de talibán (o “talibono”) si digo que “Boy” (1980) y “The unforgettable fire” (1984) fueron dos álbumes rabiosamente modernos e innovadores en su momento, por no hablar de “The Joshua tree”. Sostener que U2 abrazó la modernidad en 1991, como si antes hubiese sido un grupo de rock tradicional, sin ninguna influencia del punk rock y del post punk, es totalmente absurdo.

Se alude a The Edge como “David Howell”. En realidad The Edge se llama David Howell Evans o, más corto, David Evans. Su apellido es Evans, vaya.

“Island Records, la discográfica de toda la vida de los irlandeses, decidió presentar el disco a la prensa como «un proyecto de música de baile»”. No es así. En realidad fue parte de la prensa la que presentó el disco como de baile, debido a una mala traducción de un periodista, creo que alemán (lo de la nacionalidad no lo tengo seguro). Bono le comentó en una entrevista que el álbum iba a ser denso, palabra que en inglés (“dense”) suena prácticamente igual que “dance” (“baile”). De ahí la confusión.

“…baladones adolescentes tipo «One»”. Hombre, presentar “One” como un tema adolescente… Ni en el fondo (letra) ni en la forma (música) tiene nada de adolescente.

“«Light My Way»”. Obviamente se refiere a “Ultraviolet (Light my way)”.

“Las distorsiones acompañaban a cada canción”. “One” y “Ultraviolet (Light my way)”  son dos canciones de “Achtung Baby” en las que prácticamente no se usa la distorsión.

“Aquello fue un bombazo. Llegó al número uno en las listas de todo el mundo”. En realidad el éxito de “Achtung Baby” fue de cocción lenta. En muchos países no llegó al número uno, como se puede comprobar fácilmente en la Wikipedia anglosajona. Muchos fans de U2 se bajaron del carro ante el nuevo sonido. Bono se llegó a referir a los fans que habían perdido como los “pop kids”. Con el tiempo (el álbum necesitaba muchas escuchas para ser asimilado) “Achtung Baby” fue un éxito, pero no puede compararse al bombazo que sí fue “The Joshua tree”, todo un fenómeno social en muchos países. En San Sebastián, primer concierto de U2 en España tras la gira de “The Joshua tree”, quedaron entradas sin venderse hasta el último día. El gran salto mortal de U2 fue “Achtung Baby”, no “Zooropa”. Ahí estuvo la reinvención y el mayor riesgo.

“De grupo «comprometido» y a menudo coñazo, U2 pasó a ser una banda de rock digna de ese estatus”. U2 nunca dejó de ser una banda comprometida ni a dar el “coñazo” con sus causas. Que se lo pregunten a George Bush (padre) y a Bill Clinton. Abrían la gira “Outside Broadcast”, el Zoo TV en Estados Unidos, con un vídeo del presidente George H. Bush, al que llamaron por teléfono y le intentaron decir que empezarían a molestar a (el siguiente presidente) Bill Clinton. En cuanto a la temática “coñazo”, que algunos identifican con los U2 “evangélicos” (sic), nunca se fue de las canciones: véase “Until the end of the world”, con esa alusión a Judas y Jesucristo, “One” (Jesús y los leprosos) y “Mofo” (“intentando llenar ese agujero con la forma de Dios”). Por no hablar del apoyo constante a Amnistía Internacional y Greenpeace. En apoyo a esta última se implicaron personalmente en una acción de la ONG contra la central nuclear de Sellafield, en Inglaterra, en plena gira Zoo TV.

“Ni un solo escándalo que confirmara la intención más allá de la fallida boda del bajista con la modelo Naomi Campbell”. O sea, que para ser una banda de rock digna de ese estatus hay que protagonizar escándalos. Ya. Malas noticias para los buenazos Bruce Springsteen y Paul McCartney, faltos de pedigrí rockero, según esta curiosa tesis. Pero tampoco U2 estuvo exento de algún otro escándalo: Adam Clayton fue condenado en 1989 (cuando U2 aún era un “coñazo”) por posesión de marihuana. ¿Eso cuenta como escándalo? Y en 1993 el mismo bajista no pudo tocar en un concierto en Sídney por estar demasiado pasado. ¿Es ya U2 una banda de rock digna?

“U2 prometía diversión y el público se divertía, entre confusas apelaciones a la unidad de Europa que pintaban más bien poco”. Hombre, apelaciones a la unidad de Europa… Lo que transmitía “Zooropa”, especialmente la canción que daba nombre al disco, era incertidumbre ante el futuro de Europa, una incertidumbre que “podía ser una luz que guiara”, como reza la letra. Mientras nacía la Unión Europea con el tratado de Maastricht, Yugoslavia se desangraba en una guerra y U2 conectaba con Sarajevo.

“… la clandestinidad de su publicación: en medio de una enorme gira, sin anuncio previo”. No es cierto. Sí hubo anuncio previo de la publicación de “Zooropa”, con fecha incluida, de la discográfica “Island”. Yo mismo conservo una octavilla original de aquel año, parecida a la que ilustra esta entrada, con la fecha anunciada del 5 de julio de 1993.

“Si Achtung Baby era un disco «obligatoriamente» raro por las circunstancias de la industria y del grupo, Zooropa era un gustazo que se daba la banda para darles en las narices a todos los críticos”. Es difícilmente sostenible que la industria pidiese un disco como “Achtung Baby”. Es cierto que bebía de influencias que estaban de moda en la música alternativa (no demasiado comercial), como el sonido Mánchester (o “Madchester”), pero el paso lógico comercialmente, lo que la industria deseaba, era un disco en la línea de “The Joshua tree” y “Rattle and hum”.

“Por primera vez en su historia, el cantante no era Bono sino The Edge”. Aquí el autor, que se refiere a “Numb”, se olvida de “Van Diemen’s Land” (1988), cantada en su totalidad por el guitarrista en el álbum “Rattle and hum”, por no hablar de “Seconds”, del álbum “War” (1983), en la que The Edge canta una parte significativa de la canción.

“The Flood, su ingeniero de sonido fetiche”. El pseudónimo profesional de Mark Ellis no es The Flood sino Flood, a secas. En otra parte del texto vuelve a escribir “The Flood”.

“…cantando toda la canción en falsete. Otra vez, más de cinco minutos”. Se refiere a “Lemon”, que en realidad no está cantada en su totalidad en falsete. Y que “Lemon” durase más de cinco minutos no es novedad. “Where the streets have no name” y “Bad” también duraban más de cinco minutos y fueron éxitos. La propia “With or without you”, éxito comercial mundial, dura casi cinco minutos.

“Veinticuatro años de palos de ciego”. Es un juicio de valor y una opinión, y como tal difícil de rebatir, pero descalificar así todo el periodo 1993-2017 de U2, incluyendo discos arriesgados como “Pop” y “No line on the horizon”, es algo que difícilmente se sostiene.

“Solo que era imposible volver a lo de antes si lo de antes era «I Still Haven’t Found What I’m Looking For» y las búsquedas espirituales de Dios, la patria y la justicia”. Estaría bien que explicase lo de la búsqueda de la patria, porque hay pocos grupos menos nacionalistas y “patrióticos” que U2. ¿A qué patria se refiere? Durante muchas décadas Bono rechazó enarbolar enseña alguna salvo la bandera blanca.

“… en 1995 incluyeron «Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me» en la banda sonora original de Batman Forever, que ya apuntaba a un giro hacia lo convencional”. La canción “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me” nació precisamente en las sesiones de “Zooropa”. Incluso su título aparece escondido en la portada del álbum “Zooropa”. No tiene mucho sentido afirmar que apuntase a un giro hacia lo convencional si procedía de una etapa tan rompedora como la de “Zooropa”.

“…a la vez el título dejaba claro que aquello no iba a ser demasiado excéntrico”. El título de “Pop” es irónico y no se refiere al género “pop” entendido como música comercial y de consumo rápido, sino al “pop art” y a la acepción “explosiva” e inmediata de la palabra “pop” en inglés (como “pop corn”, palomitas de maíz).

“El intento por recuperar a los posibles fans perdidos con el experimento Zooropa fracasó: los conciertos se llenaron pero estuvieron repletos de pequeños fallos técnicos y de infraestructura”. Dos errores en una frase. “Pop” no fue en absoluto un intento por recuperar a los posibles fans perdidos con el experimento “Zooropa”. Primero, porque “Pop” no era un disco especialmente comercial, y se gundo porque ese tipo de fans se perdieron ya con “Achtung Baby”. Segunda imprecisión: los conciertos no se llenaron. En Estados Unidos hubo muchos estadios (la mayoría, de hecho) que se quedaron bastante lejos de colgar el cartel de “no hay entradas”. En el resto de países la asistencia fue mejor. Por otra parte, hubiese resultado paradójico que U2 hubiese intentado recuperar a los posibles fans perdidos con el experimento “Zooropa” con un disco como “Pop”, también experimental, y que incluía cuatro canciones concebidas durante las propias sesiones de “Zooropa”: “If you wear that velvet dress”, “Wake up dead man”, “If God will send his angels” y “Last night on earth”.

“Bono se perdió en causas benéficas y conciertos de Pavarotti”. Bono ya actuó con Pavarotti en septiembre de 1995, casi dos años antes de la publicación de “Pop”, por lo que esta afirmación no concuerda cronológicamente en este relato. Llama también la atención que no se mencione el disco “Original Soundtracks 1” (1995), proyecto experimental de U2 con Brian Eno (bajo el nombre de Passengers) que desmiente también la tesis central del artículo, que después de “Zooropa” se acabó el riesgo y la experimentación en U2.

“Aunque el talento de Bono dejaba algunas buenas canciones, el resultado era un disco mediocre. No malo, simplemente vulgar, algo mil veces oídoya. La diversión pasaba definitivamente a un segundo plano y volvían los años de plomo”. Llamar “años de plomo” a todo lo anterior a “Zooropa” o “Achtung Baby” no hace justicia a uno de los mejores grupos de rock de los años 80, según el consenso de la crítica internacional. Es tan exagerado como llamar a toda la etapa de los Beatles anterior a “Revolver” “años de plomo”.

“Sin embargo, no parece que hayan conseguido conectar con las siguientes generaciones ni que hayan mostrado empeño alguno en volver a renovarse”. Otro juicio de valor y una opinión que comparte, esta vez sí, un número no pequeño de gente. Gente que quizá no ha escuchado “No line on the horizon” (2009), un disco innovador lastrado por un mal primer primer sencillo, “Get on your boots”.

¿Mostrará U2 empeño en renovarse de nuevo con “Songs of experience”, el nuevo álbum para el que todavía no hay fecha? Apuesto a que sí.

Be Sociable, Share!

Etiquetas: , , , ,

votar

Escribir un comentario





Rafael Rodríguez López (Rafa López)
Periodista + información

Escribe tu correo: