Archivos de la categoría Docencia e Ilusión

Una vida entregada a la docencia.

¡Todo nuestro reconocimiento y amistad para Marisa!

Sigue leyendo

Se jubila Marisa rodeada de compañeros y amigos.

¡Para que nos recuerdes, amiga!

¡Hoy celebramos la jubilación de Marisa!

¡Enhorabuena, amiga!

Foto realizada en junio de 2008

Docente, compañera y amiga.

Pincha AQUÍ para ver el Slide.

SLIDE para una gran ocasión

Chelo, ésta es mi sorpresa.

*

Pincha en el enlace de arriba

¿Te gusta?

Chelo: "He llegado a la estación del Campo Grande"

¡Ay, cuánto pierde Castilla, cuánto gana Olmedo y cuánto recupera Laureano!

¡Algunos y algunas tienen por delante tanta mili como Cascorro!

¡Aquí nos tienes, Chelo! No podíamos faltar

Te jubilas como profesora del Centro de adultos de Muro, pero no te jubilas como amiga de tus amigos y, menos aún, como compañera de tus compañeros. Vuelve cuando quieras, pero sin horario, sin prisas, sin libros y con esa sonrisa.

Esta vista parcial de la mesa es un claro ejemplo de amistad y reconocimiento. Y si alguien lo duda,… ¡que pregunte en Olmedo! ¿Recuerdas aquel alumno que te nombró Dama de Olmedo? ¿Por qué iba a tener Caballero solamente?

Aquí tienes a Javier, compañero y director de Muro. Él apenas te ha conocido unos años y, sin duda, sabe lo que pierde la educación de adultos. Pero tan bien como él lo sabemos otros. Piensa que algunos te conocemos desde la época de los ‘Pollos Mojados». Ha llovido un poco, pero no creas que tanto.

Siempre has presumido con talante de haber casado a más de un compañero. Aquí tienes a uno de ellos. Un poco más abajo aparece el otro.

Aquí tienes al otro compañero que casaste. ¿Pensaste en algún momento que lo íbamos a olvidar? Claro que, dicho así, alguien no lo entenderá; pero es igual, ya lo entendemos nosotros.

No podía faltar ese canto a la amistad que Marisa glosa con elegancia y maestría. Además de gran profesional docente, no le faltan dotes de reportera gráfica y reconocida mantenedora de encuentros como el que nos ocupa.

—   ***   —

Querida  amiga y compañera Chelo: el reportaje no acaba aquí. Piensa que toda la prensa del corazón se volcó en el evento y hay fotos suficientes para darte varias sorpresas. Reporteros como Maxi, Asun, Marisa, Laureano,.. han dejado muestras de su trabajo bien hecho.

Parte de las fotos se las venderé a la prensa especializada y las demás las explotaré amistosamente. Ya sabes, vamos a medias. Cuando vuelvas de vacaciones hacemos cuentas.

DOCENCIA: Hoy es un gran día, Chelo.

Poco a poco se le va lo mejor  de la profesión a ‘Juanvi’ Herrera. ¡Y Chelo está entre lo mejor! ¡Que nadie lo dude!

De funcionaria docente a funcionaria de Hacienda. De la Hacienda de Solbes y de la de hacer lo que te plazca, que te lo has ganado a pulso.

Hoy puede haber sido tu última lección como docente; pero siempre llevarás contigo el ejemplo que has pregonado: la amistad, la sensatez, la ilusión y la sonrisa. Sin duda, por esas y por otras lecciones reconoceremos tu labor.

Esa sonrisa ha sido y sigue siendo tu aval, como lo ha sido tu trabajo. Nunca un mal gesto, ni una palabra malsonante, ni un desplante. Mucha mano izquierda y elegancia en el trato.

Saber sonreír como tú lo haces, es jugar con ventaja en la profesión y en la vida. Puedes estar segura que esa limpia sonrisa también nos ha amparado, en más de una ocasión, a quienes en tu sombra nos hemos cobijado, por interés, conveniencia o amistad.

Y como prueba de esa lección de amistad y saber estar, aquí tienes un ejemplo de amistad real y leal. Has sabido elegir. Quien te conoce, lo sabe.

Aquí tienes otra prueba de amistad, cariño y reconocimiento.

Quienes te conocemos, sabemos que profesionalmente has quedado como Curro Romero en sus mejores tardes o como Casillas ante Italia.

Has ‘toreado’ en las mejores plazas y siempre con éxito. No lo dudes: sal al centro del ruedo, brinda mirando al tendido, eleva tu mirada al cielo y recuerda  con entereza a quienes no pudieron darte ese aplauso que siempre mereciste. Pero, quédate tranquila, piensa que muchos lo hicimos por ellos, con la misma amistad e idéntico reconocimiento.

¡Qué joven eras cuando te conocí en el CENEBAD! ¡Qué joven sigues siendo! ¡Cómo pasa el tiempo!  ¡Manda h….., como dijo el otro!

Un beso. Un abrazo. Mi amistad.