Archivos de la categoría PORTILLO en escena

PORTILLO promocionado por el mundo

PORTILLO ha sido promocionado recientemente en el Vaticano, New York Times, L’Osservatore Romano, The Guardian, TVE…

https://www.facebook.com/SalAloJe/videos/1530202700712789

cARLOS

Mantecados

ENLACE CON EL CORTE DEL PROGRAMA «Saber y Ganar»

Mantecados ‘portillanos’ bendecidos «Urbi et Orbi»

Promoción de los mantecados de PORTILLO en la Ciudad del Vaticano.

pAPA1

Papa2

Papa3

Papa4

Papa5

El Papa, Francisco, contribuye a la promoción de PORTILLO

‘Zapatillas’ de Portillo para el Papa

Un sacerdote vallisoletano obsequia a Francisco con una caja de los populares mantecados de la localidad vallisoletana

Papa

VALLADOLID, 04.02.2022 / ABC CASTILLA Y LEÓN / El Papa Francisco recibió al finalizar la audiencia del miércoles un regalo muy particular, dulce y, sobre todo, vallisoletano: una caja de mantecados de Portillo, las típicas pastas de la localidad vallisoletana conocidas tradicionalmente como ‘zapatillas’.

Tan dulce obsequio fue entregado por Francisco Javier, un sacerdote vallisoletano residente en roma, al que una famillia de confiteros artesanos de Arrabal de Portillo pidió que hiciese llegar al Santo Padre una caja de ‘El Garnacho’.

Al término de la audiencia de los miércoles y mientras el Papa hacía el recorrido de salida, el joven sacerdote se ha pudo acercar a él y mantener una breve conversación. «Santo Padre, le traigo unas ‘zapatillas’», le dijo Francisco Javier, a lo que Francisco, con su habitual gracia y buen humor contestó: «Pero, éstas son para comer ¿no?».

Los mantecados de Portillo son una pastas de forma elíptica muy típicas en la provincia de Valladolid donde se conocen popularmente como ‘zapatillas’, ‘bollo blanco’ o ‘portillanos’. Están elaboradas a base de huevo, harina de trigo, vino y manteca de cerdo, que después recibe una capa gruesa de azúcar que da su característico color blanco.

pAPA1

El Papa, Francisco, recibiendo una caja de ‘zapatillas’ de Portillo de manos de un sacerdote vallisoletano.

LEER NOTICIA COMPLETA

Hoy falleció don Esteban Garrote / “La Zarragona”

Hoy ha fallecido en Arrabal de Portillo don Esteban Garrote. Durante años representó  digna y elegantemente el personaje de “La Zarragona”. Muy querido y admirado por quienes le conocimos. ¡Que Dios le bendiga!

La zarragona (Esteban Garrote, en el centro) acompañado de dos danzantes a cada lado. Todos ellos jóvenes del pueblo. Foto.: Benigno López Martín.

Por Jesús Salamanca Alonso / Durante muchos años, los danzantes iban acompañados por un personaje muy popular en el pueblo, a quien cariñosamente se denominaba “Zarragona”. Mi generación recuerda con sumo cariño la figura del señor Esteban Garrote: iba vestido con un traje de arlequín, con colores variados, colgando de las mangas graciosos adornos.

“Hoy, cuando el destino ha puesto punto final a su camino terrenal, nos quedan muchos recuerdos vividos con él durante la infancia y la juventud”.

Siempre portaba un látigo, en cuyo extremo había un trozo de cola de conejo. Los niños y menos niños se dirigían a él con bromas y éste corría tras ellos haciéndolos pasar un grato agradable y cariñoso. Hoy, cuando el destino ha puesto punto final a su camino terrenal, nos quedan muchos recuerdos vividos con él durante la infancia y la juventud. Y, a decir verdad, alguna que otra de sus cariñosas regañinas cuando nos arbitraba en los entrenamientos; con el tiempo, muchos hemos comprendido que esas regañinas eran educativas y lo hacía por nuestro bien. No hace falta ser pedagogo titulado para decir cómo educar: algunas personas llevan intrínseco ese don y, puedo prometer y prometo, que el señor Esteban estaba entre ellas. Sigue leyendo

Hoy falleció don Esteban Garrote / “La Zarragona”

Hoy ha fallecido en Arrabal de Portillo don Esteban Garrote. Durante años representó  digna y elegantemente el personaje de “La Zarragona”. Muy querido y admirado por quienes le conocimos. ¡Que Dios le bendiga!

La zarragona (Esteban Garrote, en el centro) acompañado de dos danzantes a cada lado. Todos ellos jóvenes del pueblo. Foto.: Benigno López Martín.

Por Jesús Salamanca Alonso / Durante muchos años, los danzantes iban acompañados por un personaje muy popular en el pueblo, a quien cariñosamente se denominaba “Zarragona”. Mi generación recuerda con sumo cariño la figura del señor Esteban Garrote: iba vestido con un traje de arlequín, con colores variados, colgando de las mangas graciosos adornos.

“Hoy, cuando el destino ha puesto punto final a su camino terrenal, nos quedan muchos recuerdos vividos con él durante la infancia y la juventud”.

Siempre portaba un látigo, en cuyo extremo había un trozo de cola de conejo. Los niños y menos niños se dirigían a él con bromas y éste corría tras ellos haciéndolos pasar un grato agradable y cariñoso. Hoy, cuando el destino ha puesto punto final a su camino terrenal, nos quedan muchos recuerdos vividos con él durante la infancia y la juventud. Y, a decir verdad, alguna que otra de sus cariñosas regañinas cuando nos arbitraba en los entrenamientos; con el tiempo, muchos hemos comprendido que esas regañinas eran educativas y lo hacía por nuestro bien. No hace falta ser pedagogo titulado para decir cómo educar: algunas personas llevan intrínseco ese don y, puedo prometer y prometo, que el señor Esteban estaba entre ellas. Sigue leyendo

Humilladero y ermita (PORTILLO)

Humilladero y ermita del humilladero, más conocida como del Santo Cristo del Socorro, ubicados en la entrada de Arrabal de Portillo (Valladolid)

Una cruz de término o cruz de humilladero es un tipo de monumento con forma de hito o mojón que se colocaba antiguamente a la entrada de las ciudades, villas o pueblos. Era una muestra de pìedad cristiana por parte del pueblo y para su fomento entre los viajantes.

Dice la RAE que un humilladero (De humillar y -dero) es un lugar devoto que suele haber a las entradas o salidas de los pueblos y junto a los caminos, con una cruz o imagen. En la edición de 1826 ya nos lo definía de esa manera.

Ejemplo de cruz de término

Al parecer, según el lugar donde esté enclavado el  humilladero, incluso del autor que aborde el asunto, la estructura de ese concepto puede variar aunque siempre reciba el mismo nombre: “humilladero“.

En concordancia con lo anterior, puede ser una ermita de pequeño tamaño, un pular o varios de piedra, una cruz de término, un crucero, una picota… Elementos como pequeñas ermitas, pilares de piedra, cruces de término, pairones (o peirones), esconjuraderas, cruceros o incluso picotas  y suelen incluir una pequeña edificación en torno a la característica cruz. (Ver)  Según he podido comprobar en numerosa bibliografía de Cantabria, los humilladeros reciben el nombre de “santucos”

Ejemplo de Picota

Las picotas son columnas con más o menos ornamentación y sobre ellas se exponía a los reos, incluso las cabezas y/o cuerpos de los ajusticiados por la autoridad civil. La mayoría de las picotas proceden de los siglos XVI y XVII como consecuencia de las exenciones que se otorgaban a todos aquellos lugares que hicieron aportaciones económicas a la Corona para sufragar los cuantiosos gastos de la guerra. Se supone que se destruyeron muchas picotas pero algunos ejemplares fueron reconvertidos en cruceros para evitar la demolición. Por estos y otros indultos hoy todavía se ven algunos en pie.

Sigue leyendo

Memoria de la Alfarería de Portillo

Cartel sobre «Memoria de la Alfarería de Portillo»

PORTILLO: Plaza del obelisco antes de su destrucción

Foto antigua, perteneciente a D. Benigno, de cómo era la actual Plaza del Obelisco, antes mal llamada “Cruz de los Caídos”. Nuestro barrio de los años más jóvenes. Hoy destruida por las hordas comunistas del lugar, fruto de su pobreza y podredumbre ideológica.

Símbolo y recuerdo a todos los caídos de Portillo en la contienda civil y fratricida, 1936-1939. Una contienda que el ejército nacional dejó a medias y con fatales resultados. ¿Quieren más pruebas que lo que hoy estamos viviendo?

Origen de la Villa y Tierra de Portillo

En la Web de “Valladolid, rutas y paisajes”, en el apartado dedicado a Portillo nos dice lo siguiente:

andaluz_jinete_siglo11“Esta zona vallisoletana cuenta con un pasado lejano, pues los primeros datos históricos con los que contamos se refieren a la aceifa (expedición militar sarracena que se hacía en verano) que realizó Abderramán por estos territorios en el año 939, cuando se dirigía hacia la localidad de Septimancas, donde fue derrotado por los ejércitos cristianos. Este  ejército musulmán partió de Córdoba hacia Toledo, Coca, Íscar y Alcazarén, arrasando Portillo y sus aldeas, destruyendo cosechas, trastocando mojones y borrando sus vestigios”.

alfonso-vip“Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI se intentó poblar estos amplios territorios al sur del Duero, formándose la Comunidades de Villa y Tierra, en las que se agrupaban un conjunto de aldeas en torno a una villa principal, en este caso Portillo. Su gobierno se organizaba mediante un concejo, en el que participaban todas las villas que lo componían, aunque con un mayor peso de la principal, rigiéndose por unas mismas normas (fueros)”. Sigue leyendo

Encierros camperos desde el corral del ‘Comeso’

encierros_portillo

Jesús Salamanca Alonso

Jesús Salamanca Alonso

Los encierros camperos de Portillo son de los que más y mejor fama tienen en nuestra región. Hace mucho tiempo que se celebran y suponen un extraordianrio atractivo para visitantes y lugareños. Datan de la época celtibérica-prerromana, momento en que NIVARIA era el nombre del actual Portillo, 1º Distrito (como hemos dicho en otro sitio, estamos pendientes de documentar estos encierros con anterioridad al siglo X). Durante muchos años se celebraron con vacas y posteriormente se prohibieron, celebrándose exclusivamente por las calles.

Escena en el corral del 'Comeso', con un novillo en actitud desafiante.

Escena en el corral del ‘Comeso’, con un novillo en actitud desafiante.

Desde primeras horas de la mañana el trayecto del encierro y aledaños comienzan a tomar colorido. Los más madrugadores se acercan al corral del “Comeso”, donde está encerrado el ganado bravo. Desde un par de horas antes, las tapias del corral están abarrotadas de jóvenes que han madrugado o empalmado con el día anterior.

Gente esperando al encierro en la carretera de Segovia.

Gente esperando al encierro en la carretera de Segovia.

Quienes solo pretenden ver el encierro o participar cuando llega la manada al pueblo, ocupan el cerro donde está el enclave del primer distrito; otros se reparten por el tramo de carretera de Segovia que atraviesa el pueblo; muchos pueblan los alrededores de la gasolinera, junto a la ermita del Santo Cristo,… entre todos aportan ese colorido especial que requieren los festejos taurinos propios de esta zona y del estío.

No faltan vehículos de motor que se acercan hasta “la cotarra” para ver un poco más cerca la salida de las reses del corral. Precisamente desde el punto de “la cotarra” se vislumbra un colorido sin igual en lo alto de la colina que ocupa Portillo. Desde las laderas de Portillo, muchos esperan tranquilos y pacientes la llegada del encierro. Merece la pena ver y recorrer la zona hasta el momento de la llegada de la manada y de los cientos de jinetes que acompañan a esa entre nubes de polvo descontrolado.

Momento del encierro: toro en las laderas de Portillo, junto a la carretera de Segovia.

Momento del encierro: toro en las laderas de Portillo, junto a la carretera de Segovia.

Es asombroso el colorido que tiene la histórica colina durante los preparativos del encierro: gente que corre buscando una mejor vista del recorrido, vehículos que atraviesan las tierras, peñas de jóvenes que buscan su propia diversión y, en el fondo del horizonte, un corral blanquecino que apenas se distingue entre la masa forestal del termino que da nombre al corral: el comeso.

Desde lo alto del primer distrito se puede seguir con precisión el deselvolvimiento del encierro desde el mismo momento en que se abren las puertas del corral y se da suelta a la manada. Perfectamente se aprecian los bruscos movimientos de gente, caballistas, toros y cabestros.

Manada de reses y caballistas tras subir la cotarra que separa los corrales del pueblo.

Manada de reses y caballistas tras subir la cotarra que separa los corrales del pueblo.

Ganado bravo en el corral del Comeso para su suelta en los encierros.

Ganado bravo en el corral del Comeso para su suelta en los encierros.

Una vez que ha salido la manada del corral, todos juntos avanzan lentamente envueltos en una nube polvorienta que solo deja ver parte del grupo. Apenas unos minutos después ya se vislumbra el avanzar sereno y mañanero de toros y caballistas. Esa mancha confusa de imágenes ecuestres entre pinos, zarzas y caminos poco transitables deja de serlo a medida que se acerca a la cotarra.

Iniciada la subida de ésta, desaparece durante un largo rato la manada. Apenas descubren la cotarra, llega el momento del descanso, el aguardiente y el mantecado de Portillo. Aproximadamente a mitad de camino se paraliza unos minutos el avance de la manada. Como decíamos, es el momento del refrigerio mañanero: larga tradición que forma parte del desarrollo integral del encierro campero de Portillo.

Encierro de Portillo en las proximidades del pueblo, en el momento de iniciar el paso ligero.

Encierro de Portillo en las proximidades del pueblo, en el momento de iniciar el paso ligero.

Cuando inician de nuevo la marcha se oye un murmullo generalizado y, en ocasiones, un ‘griterío controlado’ si se aprecia que algún toro va alejado de la manada. Los caballistas más hábiles pican a las reses y es en ese instante cuando el encierro adquiere mayor brillantez y vistosidad.

A pocos metros del lugar donde han descansado, un regato y una bifurcación de caminos sirven para que alguno de los novillos quede descolgado de la manada, mientras que el resto continúa su camino hasta la falda de la histórica colina. Gritos y más gritos se suceden de forma ininterrumpida. Es hermosa la estampa que se dibuja en la ladera del cerro; unos suben y otros bajan, pero todos buscando un lugar seguro donde seguir viendo el desarrollo del encierro.

Recortador en la explanada de Gascón, durante las fiestas de 2012.

Recortador en la explanada de Gascón, durante las fiestas de 2012.

Hay ocasiones en que la manada acaba desperdigada y el gentío se reparte en grupos. Los encierros han vivido momentos excepcionales cuando algún toro se ha quedado en la explanada de Gascón y ha dado juego a la juventud. En decenas de ocasiones se han vivido momentos vistosos en ese punto; unas veces a cargo de los caballistas y otras por el juego que han dado los toros a los recortadores.

Cuando la manada, o lo que queda de ella, se reconduce hacia la plaza se da por finalizado el encierro. Portillo tiene muchos encierros camperos. Posiblemente, el hecho de ser dos distritos hace que las fiestas deban dividirse por igual, lo que eleva el número de encierros, aumenten los días de fiesta y también se disparen los gastos para el Consistorio.

Panorámica de la explanada de Gascón. Vista desde Portillo, 1º Distrito.

Panorámica de la explanada de Gascón. Vista desde Portillo, 1º Distrito.

Panorámica del encierro de Portillo, momentos antes de acelerar el paso de la manada.

Panorámica del encierro de Portillo, momentos antes de acelerar el paso de la manada.

Panorámica de la ladera del pico, durante el transcurso del encierro campero.

Panorámica de la ladera del pico, durante el transcurso del encierro campero.

Encierro por las calles del Distrito 1º.

Encierro por las calles del Distrito 1º. Foto reproducida del programa anual de fiestas de Portillo.