La piel ecológica

Foto de Memekode

Antonio es un cazador meticuloso, y por eso le gusta mucho cazar osos. Un día quiso hacer un experimento: vendió la piel del oso antes de cazarlo. La puso a subasta en eBay y en cuestión de horas recibió un aluvión* de ofertas. Todos querían comprar la piel del oso que Antonio todavía no había cazado y que, además, no le daba la gana de cazar para fastidiar a todos los que pujaban. Fue tal el éxito que Antonio salió en todos los periódicos exhibiendo la piel del oso que no había cazado. Incluso le llamaron de varias asociaciones ecologistas para hacer carteles y campañas de publicidad.

– Esto es un gran invento. Una piel de oso que no requiere diezmar la población de plantígrados. ¡Qué osadía!, decían los ecologistas ahítos de la emoción.

Las peleterías también estaban entusiasmadas porque le veían mucho potencial como negocio. Y empezaron a estudiar la posibilidad de vender otras pieles antes de cazar visones, nutrias, camellos y hasta jabalíes. Las calles se inundaron enseguida de gente vestida con estas prendas ecológicas y Antonio estaba muy contento, tan contento, que fue al bosque y mató un oso.

* Con el aluvión luego se preparó una fabada estupenda.
Be Sociable, Share!

votar