Penitencias de Cuaresma

La baalla  de Carnaval y Cuaresma, de Peter Brueghel el Viejo

A principios de la Cuaresma, le pregunté a Catita cuál iba a ser su sacrificio durante los próximos cuarenta días.

– Papi, no voy a ver la tele…

Me sorprendió tan estricta penitencia para una niña de su edad (ocho años ahora), pero me pareció un gran ejemplo de mortificación.

– Papi, solo veré el Apple TV…

Hoy, se me ocurrió preguntarle cómo iba con sus privaciones cuaresmales.

– Catita, ¿cuál es tu sacrificio de Cuaresma?

– No me acuerdo papi. Mi sacrificio está en mi corazón, no en mi cabeza.

Be Sociable, Share!

votar

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Lion

    Ya era hora maestro, desde el 2011 no escribìas nada!!

    Feliz dìa!

    • allendegui

      Ufff, demasiado tiempo Lion. Gracias por el comentario. Espero prodigarme más este año.

  • Tia Mo

    jajajjaj brutal! Es muy buena la respuesta: donde está tu tesoro allí estará tu corazón :)

  • http://twitter.com/JesusMartos Jesús Martos Gómez

    Me alegro de tu vuelta al blog. ¡Tu hija es una crack! :)