Oct 252013
 

El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, han acordado este viernes pedir a Estados Unidos que negocie antes de final de año un pacto para acotar la actividad de los servicios de espionaje a ambos lados del Atlántico y evitar que se repitan las escuchas masivas norteamericanas a ciudadanos e instituciones de la UE.

La iniciativa franco-alemana, a la que podrá sumarse cualquier otro país que lo desee, ha obtenido el respaldo del resto de líderes de la UE, según ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al término de la primera jornada de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

Los Veintiocho han pedido además “progresos rápidos y constructivos” al grupo de trabajo sobre protección de datos de la UE y Estados Unidos que se creo antes del verano, cuando trascendió por primera vez el espionaje masivo de Estados Unidos en Europa a través de Internet.

Los líderes europeos han expresado su “profunda preocupación” por la actuación de Estados Unidos y han resaltado que la “estrecha relación” entre la UE y Estados Unidos “debe basarse en respeto y confianza, incluyendo lo que se refiere al trabajo y cooperación de servicios de inteligencia”.

En este sentido, los Veintiocho han subrayado que “la recogida de inteligencia es un elemento vital en lucha antiterrorista” y han avisado de que “la falta de confianza podría perjudicar la necesaria cooperación en este campo”.

Van Rompuy ha asegurado que Reino Unido –cuyo primer ministro, David Cameron, ha eludido hacer declaraciones– está “completamente de acuerdo” con estas conclusiones, pese a mantener “relaciones especiales” con Estados Unidos.

Por su parte, el presidente francés ha explicado que el objetivo de la iniciativa franco-alemana es “provocar el debate” con la contraparte norteamericana, pero también obtener “aclaraciones (sobre lo ocurrido en el pasado) de aquí a finales de año” y establecer un “código de conducta” para los servicios de inteligencia y vigilancia.

Hollande ha recalcado la necesidad de que estos contactos “den resultados” y contribuyan a recuperar la confianza entre “aliados”, en especial si se quiere colaborar en la lucha contra el terrorismo y la protección de los ciudadanos.

El presidente francés, que ha dicho usar un teléfono protegido, ha admitido no tener “elementos de información” sobre si su nombre figura entre los 35 líderes que fueron objeto de escuchas, según lo publicado por el diario ‘The Guardian’, que no revela las identidades de los espiados.

También Merkel ha hablado de la necesidad de “reconstruir la confianza” entre la UE y Estados Unidos porque “ha sido sacudida severamente” por el escándalo. “Para el futuro tenemos que cambiar algo”, ha recalcado, y se ha declarado convencida de que “el presidente americano ve también la necesidad de esto”.

Be Sociable, Share!

Sorry, the comment form is closed at this time.