Ene 192012
 

El juicio contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón se reanudará este jueves con la exposición por parte de los tres abogados de las acusaciones –José Luis Choclán, Ignacio Peláez y Pablo Rodríguez Mourullo–, el representante de la Fiscalía Antolín Herrero y el letrado que representa al juez acusado, Francisco Baena, ante la Sala de sus informes de conclusiones, que todas las partes han elevado a definitivas.

Al término, Garzón podrá ejercer su derecho a la última palabra y dirigirse al tribunal presidido por el juez Joaquín Giménez si considera necesario realizar alguna precisión o nueva aportación que pueda servir a su defensa.

El juicio ha sido señalado para tres días, lo que supondría que la última jornada se desarrollaría hoy. Es previsible que el alto tribunal cumpla este calendario.

Durante la segunda jornada del juicio la Sala ha escuchado la declaración del ex fiscal de la Audiencia Nacional y abogado del empresario José Luis Ulibarri Ignacio Peláez, autor de la querella inicial que dio lugar a este procedimiento.

Peláez ha desmentido que los abogados de la Gürtel se coordinaran para blanquear capitales y ha denunciado que el juez, los policías y el Ministerio Fiscal conocían todos los “movimientos” de las estrategias de defensa. Las acusaciones piden pena de multa y 17 años de inhabilitación para el juez.

A continuación, ha testificado el Jefe del Grupo de Intervenciones y Análisis de Comunicaciones de la UDEF en el “caso Gürtel”, Manuel M.T., que fue quien ejecutó la grabación de los encuentros que los cabecillas de la trama mantuvieron en prisión con sus abogados.

El agente ha manifestado que Garzón le dijo expresamente y “de qué manera” debía preservar el derecho de defensa de los imputados al realizar las escuchas.

Durante la tarde ha prestado declaración el comisario jefe de la UDEF que ha puesto de manifiesto que el juez de la Audiencia Nacional les comunicó que el derecho de defensa “debía prevalecer sobre cualquier cosa” cuando intervinieron las conversaciones en prisión.

Por último ha testificado el funcionario del Juzgado Central de Instrucción número 5 Vicente Maroto, que ha recordado las horas previas al dictado del auto por el que se intervinieron las conversaciones. “Baltasar, Baltasar, hay que hacer algo”, dijo al juez la fiscal Anticorrupción Myriam Segura, según este testigo.

El alto tribunal ha procedido a continuación a la audición, durante poco más de quince minutos, de las grabaciones de las conversaciones intervenidas por orden de Garzón.

Be Sociable, Share!

Sorry, the comment form is closed at this time.