TwittBU 23: La conspiración

Escrito por santanattor. Publicado en Blog

Plublicado en febrero 15, 2013 con Sin Comentarios

Se palpo nervioso los bolsillos. El móvil no dejaba de vibrar. Un nuevo mensaje del misterioso Jorge de Burgos que le contactó por correo electrónico. Ya tenia la fecha y la dirección de la cita. Viernes 22, a partir de las 20 horas en un local que se llamaba algo así como “La casa de las musas. Allí es donde se celebraría el cónclave de la enigmática sociedad que llevaba persiguiendo desde hacía casi dos años.

Esa organización clandestina era muy escurridiza. Se habían estado reuniendo en distintos establecimientos hosteleros de la ciudad, sin repetir más de las necesarias en el mismo sitio. Desde que habían sido detectados hace 22 meses, se sospechaba que estaban detrás de una serie de acciones, aparentemente inconexas, pero que respondían a un patrón que todavía no había sido capaz de descifrar.

Un abuelete con la nariz amoratada por el morapio le había dicho que habían colaborado con la acampada que se había hecho en la Plaza Mayor. Mientras hacia cola en la carnicería, una mujer vestida con chandal y tacones le había susurrado que habían propagado una información relativa a los consumos de telefonía de un concejal. Un funcionario de la Subdelegación del Gobierno, que estaba tomándose el café de media mañana, sospechaba que estaban infiltrados en los medios de comunicación…

Apuró el chupito de aguardiente y dejó el café a la mitad. Echó una mirada con el rabillo del ojo al periódico que hablaba de la renuncia del Papa de Roma. Volvió a recordar la conversación que había escuchado por casualidad en las inmediaciones de San Lesmes entre un cura y una monja. Comentaban como los miembros de la organización se habían enterado mucho antes de la decisión del pontífice que miembros de la jerarquía eclesiástica local.

Mientras paseaba por debajo de los esqueléticos plataneros del Espolón fue repasando mentalmente los indicios que tenía. Los miembros de la sociedad se reconocían con nombres crípticos que los no iniciados apenas llegaban a comprender. Se comunicaban con mensajes cortos, nunca más de 140 caracteres, en los que intercalaban claves secretas precedidas de un símbolo que semejaba una cruz superpuesta a otra. Pero seguía sin saber cual era el objetivo de sus reuniones o si más allá de aquellas había contacto entre los distintos integrantes.

Tenía indicios sobre uno de los integrantes, que había fotografiado las vistas desde su casa durante al menos un año seguido. Otro utilizaba el nombre de su perra para transmitir informaciones a sus seguidores. Había uno que, a pesar del frío que asolaba la ciudad, acudía a las reuniones siempre en sandalias. Varios de los participantes en los encuentros habían puesto en marcha diversas empresas, dedicadas a los menesteres más variopintos. Había quienes aprovechaban los contubernios para sacarse fotos comunitarias en retretes. Gente bastante peculiar.

Se rasco con insistencia la descuidada barba de tres días que poblaba su cara. El desasosiego en el que le había sumido la investigación le había hecho descuidar su imagen personal. Continuó rememorando como algunos de los expertos en sectas que había consultado le habían sugerido que tal vez fueran unos frikis excéntricos, pero había desechado esta hipótesis casi de manera instantánea. Le parecía tan simple… No. Tenía que haber algo más detrás de esas reuniones.

Con un gesto casi instintivo ante la pertinaz cellisca que azotaba a los viandantes, se subió los cuellos del abrigo y se caló la boina. Se encendió un ducados y metió las manos en los bolsos del gabán. En el izquierdo volvió a palpar el frío móvil. Si quería desentrañar las incógnitas de esta peculiar ecuación que le atormentaba desde hacía ya varios meses, no tenía más remedio que acudir a la próxima cita de la organización…

Reuníon clandestina (alto secreto NO pinchar)

Escrito por @J_d_Burgos

Foto de portada por @luisjobur

Nota informativa:

  • Como muchos sabéis #TwittBU es algo que surgió a partir de la primera iRedes que se celebró en Burgos, del mismo modo sabéis que las diferentes quedadas que se han celebrado no tienen ninguna vinculación con las distintas reuniones alrededor de la red que se organizan en la ciudad; quedando esto claro y ante el ofrecimiento que han tenido para con esta «secta» los organizadores del III Congreso iberoamericano sobre redes sociales, Antonio José MencíaCristina Pérez VillegasLeandro Pérez MiguelMiriam Erviti os dejo aquí el código para aplicar el descuento a la entrada a iRedes 2013 para los miembros de la «organización clandestina #TwittBU»
 TWITTBU2013IR
¿Quieres compartirlo?

Compartir

Sin Comentarios

Comentarios para TwittBU 23: La conspiración están cerrados ahora.