18 de diciembre de 2012. Archivado en Homeland. Comentarios: 26 Comentarios

‘Homeland’: secretos y mentiras

“¿No sería un consuelo dejar de mentir?”.

Si tuviera que elegir una frase, me quedaría con ese lamento de Carrie ante un Brody destrozado emocional, psicológica y físicamente. Preguntas y respuestas. “Questions & Answers”. Un bálsamo: dejar de mentir.

(Fuente: TV.com)

Sobre esta dicotomía verdad-mentira se edifica la fortaleza emocional de Homeland (en España por Fox). La grandeza de “New Car Smell” (2.4.) y “Q&A” (2.5.) -los dos mejores episodios de la temporada y en el top 5 del año- se asienta en dos personajes que se aman con máscara y disfraz. La gracia está en detectar las semillas genuinas que se emboscan en el juego de gato y ratón que caracteriza a Carrie y a Brody.

(Espoilers de la segunda temporada) ¿Cuánto hay de estrategia amatoria en Carrie para romper las defensas del ex-marine? ¿Cómo sabemos si la fragilidad de Brody con la analista de la CIA no es una excusa para acercarse de nuevo a un objetivo “militar”? Este claqué identitario que cruza infinidad de veces las esferas íntima y profesional de cada uno ha insuflado a la relación entre Carrie y Brody una ambigüedad que, aunque suene paradójico, ha multiplicado el vigor afectivo a base de hacerle repetir al espectador una y otra vez la misma pregunta: ¿son reales estos sentimientos o están mintiendo(nos) para lograr algo? Lo más pejiguero es que en cada encuentro siempre hay amor y mentira; solo varían los porcentajes.

Sin embargo, lo que durante la primera mitad de esta temporada ha ofrecido uno de los mejores tramos de la ficción televisiva de los últimos años, empezó a dar volantazos en su carrera hacia la posteridad. La blogosfera estadounidense, azuzada por las trampas narrativas de la serie -mejor dicho, por sus exageraciones en la verosimilitud- ha entrado en una curiosa espiral de amor-odio hacia Homeland (en el Huffington enlazan todo; merece la pena seguir el rastro). Está muy justificado y, en parte, tiene que ver con la urgencia que impera en las reseñas semanales: lo que ahora es blanco, la semana que viene puede tornarse sepia e ir despistando conspiraciones con tinta de calamar. Abu Nazir se mata de forma estúpida… porque estaba inmolándose por el timo de largo recorrido. Así tiene más sentido esa estética excesiva de peli de terror ochentera con la que se despide el sanguinario terrorista. Andaba teatralizando su adiós para asegurar credibilidad y CNN; una forma más de que el enemigo baje la guardia.

Tras tocar el cielo con una tensión emocional y una narrativa suicida, durante varios capítulos, Homeland ha luchado contra su talón de Aquiles: la verosimilitud. Partamos de lo evidente: el pacto de lectura de Homeland, como buena serie de espionaje, nos impone un salto de credibilidad al proponernos un soldado que regresa ocho años después con la misión de asesinar al vicepresidente de los EE.UU. Díganlo en voz alta en la cena de Navidad y verán lo absurdo que resulta fuera de contexto. Mas ahí no reside el problema. Firmamos la propuesta aceptando esa hipótesis genérica y sus inevitables jardines (la facilidad de los líderes terroristas para entrar en suelo americano, los chalecos explosivos que fallan en el clímax o los congresistas que hacen de todo menos atender labores congresuales…).

El problema llega cuando se rompen las propias reglas del juego que Homeland ha establecido y en la que ha educado a sus espectadores desde el piloto. Hace catacrac. Si nos fijamos, durante el año pasado tragamos varias licencias narrativas porque la potencia dramática no descansaba en ellas. Eran excusas, adornos, empujones para llevar a los personajes al límite, al cuerpo a cuerpo psicológico y sentimental donde se zurraban con mentiras, jódetes, alientos, desalientos, melancolía Coltrane y ataduras (ese es el término preciso, como explica Mittel) imposibles.

Esta segunda temporada ha comenzado por la misma senda. Un ejemplo: el pinchazo del coche con el sastre o las pastillas de Carrie vomitadas a tiempo. Minucias a las que no pretendías exprimirles el tuétano porque, en el fondo, eran solo música de acompañamiento. La verosimilitud de la trama no estorbaba a la más decisiva: la verosimilitud emocional, ésa en la que Homeland ha alcanzado el sobresaliente -la matrícula de honor, incluso- con unos personajes contra las cuerdas, siempre a punto de explotar. Lo importante era escuchar a los sabuesos cercar a Brody, dolernos con Saul al rebajar los gemidos de su ojito derecho o ver cómo Carrie se dejaba la piel consolando al que, en otras circunstancias, debería ser su mayor némesis. Lo sabroso era asistir, atónito, a una serie que se lanzaba en un descenso narrativo sin precedentes ni tiempos muertos, escalando en una barra de bar y en una habitación de hotel un Everest que, en cualquier otro relato seriado, se habría dilatado hasta seis o siete capítulos después.

Lo ocurrido desde “The Smile” (2.1.) hasta el desollamiento afectivo -pura catarsis- de la sala de interrogatorio evidencia la energía que catapulta al relato televisivo, siempre dispuesto a dezbrozar nuevos caminos y cuestionar sus propias reglas de forma brillante. ¿Estirar la intriga sobre la grabación suicida encontrada en Beirut? ¿Jugar al despiste con Estes y otros posibles Salieris? No. Homeland se ha tirado a tumba abierta a explorar sus propias consecuencias, adelantando al final del cuarto capítulo un clímax que podría haber valido para cerrar temporada. Yo no puedo más que aplaudir la osadía.

Sin embargo…

Imagen de previsualización de YouTube

Siempre hay una puñetera adversativa. La que iba camino de convertirse en una de las mejores temporadas de la historia de la televisión ha ido derrapando en las últimas curvas, por culpa de la dichosa credibilidad. La parte más 24 de Homeland se ha impuesto sobre el drama psicológico, el thriller paranoico y el ensayo geopolítico.

¿Qué ha ocurrido en la segunda mitad? Que elementos marginales a los que permitíamos manga ancha por el efecto emocional que lograban… han ido colonizando el centro de la trama. La peripecia argumental se ha hinchado hasta atraer todas las miradas. Aún diré más: hasta restar fuerza dramática al eje Brody-Carrie, vector principal de toda la serie hasta anteayer.

Recordemos algunas cabriolas: el buscadísimo Abu Nazir entra sin muchas trabas en suelo estadounidense; seis agentes estatales son masacrados en Pittsburgh y la prensa ni se entera; un helicóptero sobrevuela alegremente los alrededores de Washington, el espacio aéreo más vigilado del planeta; Brody se mueve como Pedro por su casa por el despacho del vicepresidente del país más poderoso del mundo; es posible provocar un paro cardíaco manipulando un marcapasos a cientos de kilómetros (!!); Carrie regresa a su lugar de cautiverio, atestado de marines armados hasta los dientes, y le basta una explicación de urgencia a Quinn para no contar nada de su complicidad con la muerte de Walden; tropecientos GIJoes han peinado la zona pero, ay, se les ha olvidado esa esquinita de la que solo se percata Carrie; en pleno cuartel de la CIA, alguien es capaz de mover el coche de Brody (amenaza gigantesca hasta hace dos días) hasta el centro de la plaza; la pareja escapa del armaggedon en Langley con inaudita facilidad y, ayay, Carrie resulta sacarse de la manga un plan B para escapar del país con pasaportes, puntos Iberia y billetes sin marcar.

¿No es un poco demasié? Vale. Aceptemos que muchos de estos saltos se justifican por el maléfico plan del suicida Abu Nazir, tan inteligente y calculador que -además de tener colaboradores dentro de la propia CIA- ha sabido prever todos las reacciones emocionales y los movimientos de sus marionetas en un fraude propio de El golpe. En ese caso, es muuuucho prever porque vale que con Brody ha tomado la merienda en la madrasa y conoce su alma atormentada… ¡pero ser capaz de anticiparse al vaivén bipolar de la imprevisible Mrs. Mathison!

Este rosario de casualidades y excesos deja un regusto agridulce, empañando una temporada espectacular que día sí, día también, nos dejaba el corazón en un puño y la mandíbula por los suelos. El guaperas de Quinn -aparte de obsequiar esponjosas réplicas “pinchando” a Carrie- ha sido una adición interesante al reparto. Su concienciada lata de atún final casa con el personaje: él, siguiendo la lógica que Brody lleva al paroxismo, sacará del mapa a todo aquel que quiera dañar a los Estados Unidos. Incluidos sus superiores.

Además, su personaje zurce complejidad política y moral en la telaraña, puesto que esas black ops (que lidera el personaje de Murray Abraham) vuelven al disparo de siempre: ¿el fin justifica los medios? ¿Puede un estado, escudándose en la lógica de la guerra, saltarse sus propias leyes y mecanismos jurídicos para salvaguardar la democracia? ¿Hasta qué punto la excepcionalidad del terrorismo habilita “soluciones excepcionales” para combatirlo? ¿Libertad o seguridad? ¿Saul Berenson o David Estes? ¿Saul Berenson o Dar Adal? En este punto, más que en ningún otro, no es casualidad que Homeland sea una adaptación de un formato israelí, una sociedad que cada mañana se hace esas difíciles preguntas durante los krispies.

Por eso, a pesar de sus agujeros de guión, el salvaje atentado final resulta interesante y polémico en su proyección ideológica, mucho más maquiavélica (¿realista?) de lo que parece. Más, si cabe, tras la inesperada discusión entre Nazir y Carrie en “Broken Hearts” (2.10.). En una serie acusada de anti-islámica por el Guardian (y hasta de “glamourizar la tortura“), el resultado de la batalla es desolador para la democracia. El Estado de Derecho (en España lo hemos visto durante décadas, por desgracia) siempre lleva las de perder. El nihilismo terrorista las de ganar. Aquí se constata. Saul pierde. Carrie también fracasa, con el añadido de haber ocultado su complicidad en el atentado de Walden. Los 200 asesinados en el atentado, por supuesto que pierden. Solo gana el terrorismo y su sangrienta postal. Y eso también resulta devastador.

(Fuente: Fox España)

En efecto, una premisa tan extrema tenía fecha de caducidad. El prisionero de guerra ha cerrado su círculo, incluso volviendo a esa cabaña donde tan feliz fue con Carrie. No se puede estirar más, por mucho que Brody haya quedado con vida (los que aventuraban finales apostaban por su muerte; no habría sido mala decisión, puestos a relanzar la serie). Ahora, tras el ajetreo de la season finale, queda claro que Homeland ha de dar un golpe de timón. Los productores no anticipan demasiadas pistas: compartirá aroma, personajes y género, pero nos espera algo distinto. Con muchos interrogantes, como escriben en ABC, pero muy distinto. No se puede sostener más si no quieren tirar definitivamente por la borda todo lo extraordinario que nos ha regalado en esta temporada de secretos, amores, muertes y mentiras.

————

Otras observaciones sueltas:

-Un ejemplo de cómo un elemento inane de la trama puede integrarse siempre que no se chiclee es el accidente de Finn y Dana (una excelente actriz, no se me enfaden). Inicialmente lo vi como un estúpido  borrón en el fascinante “Q&A” y me temí una insufrible subtrama adolescente de culpa y chantaje bastante a desmano. Sin embargo, los guionistas tenían claro la función de ese incidente: probar la corrupción institucional y las “reglas del juego” entre la élite política y sus esferas de influencia. Al mismo tiempo, servía un doble propósito: desde el punto de vista dramático, supuso un acicate para ver crecer (decrecer más bien) la relación de Dana con su padre; desde el punto de vista narrativo, servía para reconectar, por enésima vez, a Carrie con Brody, con aquella conversación en la puerta de la comisaría. En todo caso, se trata de un ejemplo de cómo una línea argumental pobre se emplea con fertilidad para empujar otras cuestiones del rompecabezas. Ocupa dos o tres episodios, cumple su misión y listo. Así sí.

-No sé si es algún tipo de broma interna, pero el cameo del año es para Seth Gilliam, el Carver de The Wire: una frase en la tienda del sastre y ¡pum! Casi tan certera como la de ascender al bueno de David Marciano a personaje regular; juraría que aparece más en el primer año.

-El año pasado ya dije que mi favorito es Saul. El minimalismo gestual de Mandy Patinkin -especialmente luminoso en su infortunado viaje a la prisión (2.7.) y en la contención dolorida de la season finale- queda habitualmente eclipsado por el terremoto emocional que transmiten Claire Danes y Damien Lewis. Los dos están estupendos, sobre todo en esos capítulos donde no aciertas a distinguir cuánto hay de anzuelo y cuánto de sentimiento genuino. Por eso, por ejemplo, resultan tan excelentes momentos como el de Brody quitándose el antifaz y revelando todo su odio al moribundo Walden. La verdad es que es una serie con un nivel actoral impresionante (aunque las muecas de llanto de Danes empiezan a resultar más que previsibles).

-Homeland arrasará en los Globos de Oro.

———–

Cortesías (Yo disparé a JR y Treme)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

26 Comentarios

  1. Alberto, tu análisis es excelente. Escribir con sentido común y objetividad parece fácil pero no lo es. Felicidades por lo clavas en cada serie.
    No voy a escribir nada respeto a la temporada , es absurdo, está ya todo escrito en esta entrada.

    #18 de diciembre de 2012 a las 16:51

  2. clap, clap, clap, clap, clap, clap!!!!!!

    #18 de diciembre de 2012 a las 19:31

  3. Enhorabuena, me ha gustado mucho tu post. Y estoy con Aquiles, poco que añadir porque lo dices todo. La serie ya había apuntado esos deslices de verosimilitud. Y es una pena que esos elementos hayan colonizado la trama principal. Han llevado la verosimilitud hasta el extremo del último minuto: ¿200 muertos y 27 heridos? Más bien sería al revés. Un solo coche bomba, las paredes de un edificio que, literalmente, desaparece. Demasiado cemento para tan poco coche.

    Los guionistas han llevado la serie hasta el límite con todos esos elementos que, solo la enumeración que haces, debería hacerles reflexionar. Pueden recuperarla para la tercera temporada o seguir por el mismo camino y hundirla definitivamente.

    #18 de diciembre de 2012 a las 19:44

  4. amen! no sabía si era cosa mía, pero veo que algunos piensan lo que yo, esto cada vez es mas inverosímil, de hecho, no os recuerda un poco a lo que paso con “breaking bad”? los últimos capítulos ya era rizar el rizo demasiado.

    #18 de diciembre de 2012 a las 20:07

  5. sorry quise decir “prison break”, si es que esto de ver tanta serie… : )

    #18 de diciembre de 2012 a las 20:08

  6. Buen análisis. Especulando un poco, creo que el topo en la CIA es Saul:
    1) si atendemos a la conversación que mantiene con Carrie . Carrie le echa en cara que siempre estará sólo y Saul contesta que no entiende nada.
    2) en la primera temporada no supera la prueba del polígrafo.
    3) trata de evitar que Quinn mate a Brody.
    4) esta en el funeral de Abu Nazir y sabe que con la bomba va a eliminar a toda la cupula de la CIA y va a quedar como director de la organización.
    5)El rezo de la última escena(ya había aparecido en algún capitulo anterior rezando también) y sobre todo la cara que pone al ver que Carrie está viva.
    6)Encontró y sacó la tarjeta micro sd con el video de Brody de Beirut.

    #18 de diciembre de 2012 a las 22:11

  7. (Contiene spoilers de la PRIMERA temporada, que como todos han visto ya, lo mismo da).
    ESE PEDAZO DE ESPÍAS:
    -nenes, hay que renovar esto, pero ya.

    -¿lo cualo?

    -amos a ver, el dexter, cómo anda?

    - jodío. Nos mata de aburrimiento ese tío.

    -y hank mudi?

    -más soso que un viernes sin pan.

    -y la del cáncer?

    -ni palante ni patrás

    -y la de los porros?

    -fumá.

    -pos algo hay que sacar.

    ….

    ….

    (brainstormin)

    -pues no se me ocurre, padre, ¿la quiere con sexo?

    -con sexo y algo moderno, siglovintiuno. Tú, mira a ver qué hacen los ingleses.

    -siguen con el titani.

    -pos les vamos a dar pal pelo. Una de espias morunos. Y vamos a decir ahora que los terroristas son buenos.

    -pero no eran malos?

    -pos van a ser medio buenos medio malos, y una rubia loca, pa acabar de rematarlos.

    -ah pos yo conozco un actor ingles muy apañao, que no sabes si viene o si va.

    -pues pa la rubia

    -que no sea house, que te conozco

    Y demás diálogos, que ya conocemos, snifff, raya va, raya viene, etc de los ejecutivos de SHOWTIME el día que se juntaron en la mid season, o después de la season, o una de esas reuniones entre la season. Cómo no les faltan perras, la cosa salió cojonuda. ¿Quién no va a creerse que una rubiaca que tiene su tipillo y que se mete más pastillas que medio pelotón del tour de Francia en sus buenos tiempos, es la más valiosa agente secreto que tiene la inteligencia estadounidense en Afganistán?

    Eso para empezar a hablar.

    -¿a ver, usted se lo ha creído?

    SI MI COMANDANTE. Y también me creo que vas a California y salen rubias hasta de las palmeras. Y que en Miami hay más asesinos turulatos que cubanos tocando las maracas.

    -y también me creo que el de la mirada torcía es un buen padre y un musulmán y un machote.

    -¿y se ha creído que viene 8 años de estar secuestrao con el binladen? que parece viene de crucero por las griegas.

    -TAMBIEN ME LO HE CREIDO SEÑOR!

    - y que el de las barbas tiene cara jeque y le deja la esposa que no se fía un pelo, señor!

    - y que el amigo del mudy folla más que el putero de mi cuñao, señor!

    -ya, ya, pero eso que el machote llega a hacerse colega del prisidente, se lo han creído de verdad o no?. No tiene síndrome estocolmo ni ná? ni se ha vuelto gayer ni ná de ná?

    -es que es un héroe, señor!

    - ¿y se creen que el polígrafo rula bien?

    - bueno… yo es que… yo es que vi anoche cuarto milenio y salió el doctor cabrera que decía que si aprietas el culo….

    -cuarto milenio! Eso solo lo ven los zumbaos! Somos marines de los estados unidos o no somos marines de los estados unidos! cagoenlaleche!

    -SEÑORSISEÑOR!
    -pos nos tragamos lo que haga falta! Menos la rubia loca, esa que no se lo trague, que va a acabar más trastorná que ruizmateos. Qué nos falta?

    (NOTA: hay quienes aseguran, por ejemplo el Dr. Cabrera, Eduard Punset y otro que hablaba alemán, que si contraes el esfínter, como cuando tienes diarrea, así fuerte, y pones cara de estreñío y dejas de respirar, el polígrafo se vuelve loco y no mide bien las reacciones fisiológicas, y puedes soltar, un ejemplo, que España se va a recuperar mañana por la tarde de la crisis porque estamos haciendo lo que tenemos que hacer y hemos tomado las medidas que tenemos que tomar y blablabla y el poligráfo ni flores. FIN DE LA NOTA).

    Y así estuvieron un rato: ay que buenos actores tenemos, ay qué buenos, qué buenos son, qué buenos. Qué buena parejita, ay qué buena, ay qué pedazo espías, ay qué química mas buena, ay qué bien han quedao pa la foto, ay, ay…

    Y además, añadieron una FAMILIA.

    -¡ahí le has dao, chaval! sin familia no nos ve ni cristo, por mucha patria. Y de regalo les metes un crío moruno con cara lastimica, que lo pillen bien.

    -sexo, familia y espías, llamad al camello de nuevo!…

    Y fin, más o menos. Luego flecos.

    Que en todas las familias todos sabemos que hay una esposa abnegada y que cuando quiere despegar, le asaltan las dudas. Y un hijo atontolinao que le dice una cosa su padre y será verdad. Y una hija en esa edad entre púber y adolescente que lo mismo te la lía, pero no.

    -pos la cosa ya me va cuadrando, bueno lo demás lo de siempre. Varios negratas, rifles y tres despistaos pa rellenar, y malos malosos y buenos buenosos pocos. Que sean todos que ni chicha ni limoná. Que vuelve la moda del fuera de Vietnam y tal.

    -y sexo, eh. El piloto ya me sacan a la brasileña, queso vende mucho en los blos

    -y para más adelante, lío del bueno

    -y pal último capítulo lo que les salga de los cojones. que así se quedan con las ganas otro añico. Que se lleven movistar al búnker, eh, que da cobertura.

    #19 de diciembre de 2012 a las 0:15

  8. Buenísimo el análisis, como siempre. Sí que es verdad que hay que dar mucho por cierto y cuesta un poquito… Pero ¿de verdad alguien cree que Brody se ha convertido al bien? Yo especulo que la temporada que viene (ay Carrie, que el amor es ciego) versará sobre el intento de limpiar la reputación de Brody fugitivo… Pero para mí que desde que lo secuestró Nazir, todo era un plan para este gran ataque. No me creo que Carrie se escapara tan fácilmente, no me creo que para Brody fuera suficiente matar a Walden, y no me creo que sacara a Carrie en el momento justo por casualidad del memorial ni que se pusiera tan nervioso con lo del coche. Yo creo que ha estado usando a Carrie desde el principio y que algo siente por ella también. Y lo de Saul yo creo que debe ser que tiene nombre árabe o alguna cosa así. De hecho me decepcionaría mucho que Saul fuera el topo. Es de lo mejor de la serie. Y ya lo dice claramente, el que es un terrorista es siempre un terrorista.
    Pero si es así, que hermosa temporada nos espera, ver a Carrie destruida de nuevo si descubre que esto es verdad. Destruida pero renacida. Que algo bueno le tiene que pasar.
    Y espero que Quinn siga apareciendo con su peculiar sentido de la justicia.

    #19 de diciembre de 2012 a las 0:29

  9. Alfonso, Saul no es el topo. El rezo de la última escena es en hebreo, ya que él es judío. Que un hebreo sea un topo del terrorismo islamista en la CIA es mucho más de lo que cualquier espectador sin trastorno bipolar puede soportar.

    Soy de la teoria de Aglaia, aunque Homeland ha jugado de tal forma con la verosimilitud, como bien apunta Alberto, que desgraciadamente podemos esperar casi cualquier cosa. En su post de hace un año, ya hice un comentario sobre la poca verosimilitud de la casualidad en el búnker: primero falla el interruptor y, después, Brody recibe la llamada de su hija. Ese tipo de licencias son tremendamente arriesgadas, como se ha demostrado. Comienzan sacándote de un apuro y terminan siendo la vía de escape habitual.

    Pero volviendo al tema que plantea Aglaia, hay una escena que no sé si todos recordamos. Brody está siendo interrogado por la CIA después de haber sido secuestrado por Nazir en helicóptero. La última pregunta que le hacen es algo así como, cito de memoria, “¿Hay algo más?”. Entonces, hay una breve escena en la que Brody y Nazir rezan juntos. “No”, responde él. El rezo no me parece relevante, sino el mensaje: Brody no lo cuenta todo. Sin embargo, hasta ahora, todo lo que ha dicho Brody (y lo dicen hasta dos veces en el último capítulo) ha sido cierto. Pero, entonces, ¿a qué se debe esa escena del rezo? O sobra, o significa algo.

    Por otro lado, tenemos las corazonadas de Carrie: siempre son ciertas, aunque Brody, en más de una ocasión, ha logrado convencerla de que, más que corazonadas, son impulsos irracionales.

    También me gustaría añadir que toda la segunda temporada, o al menos casi toda, la hemos visto a través de los ojos de la CIA. Rara vez hemos sabido algo que la CIA no estuviera al tanto, por lo que si Brody ha logrado engañar a Carrie y a la CIA, no debería extrañar que nos haya engañado a nosotros. A mí el primero.

    Brody es un personaje condenado. Ya no puede salvarse. Su vídeo ha sido visto ya por todo el planeta. Las policías de todo el mundo lo buscan. Aunque se lograra demostrar que él no tuvo nada que ver, le harían la vida imposible hasta en el más remoto y diminuto pueblo de Arkansas.

    Sin embargo, por otro lado, están las corazonadas de Dana, que también aciertan. “Él no lo hizo”, dice. Y según lo dice, la creemos, estamos con ella.

    ¿Quién ha filtrado el vídeo de Brody? Solo lo sabían unos pocos de la CIA, ¿no? Y lo tenían a mano aún menos. Y salvo Saul, están todos muertos.

    Hay interrogantes interesantes, desde luego, pero me da la sensación que los guionistas se han dejado las puertas abiertas para escribir cualquier cosa… aunque, en beneficio de la historia, no valga cualquier cosa.

    #19 de diciembre de 2012 a las 6:11

  10. entonces, si al final resulta que Brody es realmente un terrorista, la escena en la que discute telefónicamente con Abu Nazir sobre si darle el número del marcapasos del vicepresidente ¿es todo puro teatro de cara a Carrie?

    #19 de diciembre de 2012 a las 10:22

  11. ¿Porqué no siendo yo un fanático de los romances, me impresionó una escena del episodio The Weekend?. En ella Carrie suplica a Brody que la perdone, que se equivocó…cuando él arranca el coche para irse, su cara se descompe, las piernas le flaquean….vuelve a la cabaña noqueada. Me dejo sin aliento. Mi opinión vale lo que vale la opinión de un mero espectador que adora el cine, pero pienso que es una de las mejores escenas románticas que he visto. A partir de esa momento, en mi opinión, Homeland pasó de ser un excelente thriller, a ser algo más que no sé como definir. En un artículo americano hablan de un “powerfull romance” entre Carrie y Brody. Creo que la excepcionalidad de Homeland reside en que en un thriller han introducido una historia de amor que a ella sola habrái valido un film. Cada encuentro entre Carrie y Brody es eléctrico, lo espero con ansias, y están magnificamente interpretados y escritos.

    #19 de diciembre de 2012 a las 14:01

  12. Genial crítica Alberto. De acuerdo prácticamente en todo.
    Me empiezan a mosquear esas líneas que dejan abiertas (como lo de Murray Abraham o el tema “topo” o dónde está Quinn al final…).
    En general, una temporada de sobresaliente, con el primer tercio a todo gas (impresionante) y luego decayendo sobre todo por la historia amorosa que ha tenido excesivo protagonismo para mí.
    En menos de un año comprobaremos si se suicidan o consiguen mantener el nivel cada vez más exigente y difícil.
    Saludos!

    #19 de diciembre de 2012 a las 15:44

  13. Como siempre, brillante análisis de una de las temporadas del año.
    La verdad es que en lo general estoy muy de acuerdo, especialmente en las “Anotaciones finales” en las que haces referencia al estupendo trabajo de Mandy Patikin. De hecho, tan es así, que a mí me hace dudar muchísimo más que hasta el propio Brody.
    Quería aportar además, que no sé si habéis leído este artículo del New York Times en el que se comenta que podría estar basado el asunto del marcapasos:
    http://nyti.ms/12rt2tG

    #20 de diciembre de 2012 a las 15:56

  14. Chicos, perdonad que no conteste hoy uno a uno. Demasiado lío. Sobre lo de Saul como posible “mente maestra” detrás de todo (una teoría que ha cogido fuerza en los últimos días), os dejo mi larga respuesta en el blog de Toni de la Torre:

    “Toni,

    Como te dije, me gusta, como idea maquiavélica, eso de que Saul sea el “mastermind” del asunto. Me parecería un giro demasiado Shyamalan, pero como concepto mola.

    Aún así, dándole alguna vuelta (quizá no es mala la idea que propones de volver a verlo todo bajo ese prisma, buscando pistas) creo que resulta imposible. No solo porque hay muchos detalles cogidos con pinzas: desde que rece un kaddish (¡un hebreo como topo del terrorismo islámico en USA es demasiado!) hasta que llame a Carrie tan preocupado, pasando por sus continuas discusiones con Estes…

    Pero, más que detalles de trama, creo que lo de “Saul-culpable” sería una cagada porque supondría una traición al relato gigantesca. Digamos que el relato se ha focalizado a través de él en múltiples ocasiones y, si fuera el urdidor de todo, siempre dando pistas falsas. Es decir, no es un personaje al que se nos ha mostrado desde una narración en tercera persona, sino que hasta le hemos visto rezar por los muertos y sentir por Carrie. Si, de repente, en esas esferas íntimas resulta que el tipo también ha estado maquinando atentados, sería una traición a las propias reglas narrativas de “Homeland”. Y engañar así al espectador resultaría inaudito, un conejo de la chistera de lo más barato. Una pifia, vamos.

    Y, con sus problemas de verosimilitud, creo que Homeland al menos ha jugado limpio (solo nos ha ocultado algunas horas de Brody e, incluso en esos momentos, el “meganarrador” nos aportó el detalle de verle rezar con Abu Nazir para sugerir que su relato sobre sus “horas perdidas” no era del todo confiable).

    Y otra cosa: en el caso de que Saul fuera el responsable, es tal la cantidad de movimientos que ha de prever que, ejem, la justificación sería intragable. Demasiadas variantes que no puede controlar para que todo salga según lo previsto. La plausibilidad del relato se haría trizas, más aún.

    Es decir, yo creo que Saul, simplemente, tiene una visión mucho más rigorista de la democracia y de la lucha antiterrorista que, pongamos, un Estes y un Dar Adal. Por eso se opone a sus métodos. Pero de ahí a ponerlo como sanguinario terrorista capaz de limpiarse a centenares de civiles va un trecho. ¿Lo de no estar en la matanza? Hombre, si la serie ha de seguir y ya van a dejar a Brody fuera de cobertura, al menos que no se carguen al tercer protagonista. Me parece una sensata idea de guión lo de llevarlo a acompañar el cadáver de Nazir, es una excusa narrativa más que aceptable para mantenerle con vida.

    Saludicos. “

    #21 de diciembre de 2012 a las 13:06

  15. Aún sigo alucinada porque hice la misma lectura que tú en mi blog; hasta las comparaciones con 24, me alegro de haberte leido a posteriori, así se que no me influenciaste :)

    Solo difiero contigo en lo de Dana; me encanta la actriz y su personaje me parece fundamental, considero que la escena del monumento a Washington fue enorme, pero la trama adolescente del atropello no me convenció. Debe ser la primera adolescente tan obsesionada con asumir las consecuencias de sus actos. Me gustaba la idea de que generase una trama que le afectase a ella, más alla del habitual rol de los niños en las series, que es forzar situaciones de sus padres. Por una vez era texto, y no pretexto, pero se lo cargaron de un plumazo con lo del atropello.

    Por lo demás sigo considerando dificil que logren no convertir la tercera temporada en un delirio absurdo como sucedio con prison break, pero les doy un voto de confianza porque ya en esta temporada nos mostraron su capacidad para reinventarse.

    feliz navidad

    #22 de diciembre de 2012 a las 12:13

  16. Alberto,
    ¿Y qué opina de las comparaciones con 24? Creo que 24 era un serie que era menos realista pero justamente esa era su intención: entretenimiento puro y duro. En ese sentido es más sincera. Homeland sí pretende ser una serie “dura y realista”, por lo que su “veintricuatroalización” le resta muchos puntos. Ahí Homeland pierde consecuencia y sinceridad.

    Richard

    PD: Escuche nuestro podcast, hablamos largo y tendido de Homeland, con opiniones parecidas y otras no tantas:

    http://www.ivoox.com/el-stream-mato-al-cable-tercer-programa-audios-mp3_rf_1667117_1.html

    #24 de diciembre de 2012 a las 5:30

  17. Fantastico final de temporada.
    Fantastico final de capitulo de final de temporada.
    Ese hangar lleno de cadaveres, esa oracion, esa musica de fondo (¿de quien es?), esa plegaria atendida, esa interpretacion de Mandy Patakin… En fin, que ha merecido la pena el haberse tragado algun que otro sapo increible para haber llegado hasta aqui. Y desde aqui lo que se otea es muy interesante: Saul como motor de la 3ª temporada. El personaje de Brody esta ya mas que amortizado; salvo genialidades, ese chicle ya no da mas de si. Era perentorio el cambio de caballo para mantener la intriga so pena de caer en el ridiculo, y poner el foco en un personaje carismatico como el de Saul me parece un enorme acierto. Lo siento por Carrie, las va a pasar pu.. canutas la proxima temporada: el tipo al que ama es un terrorista, a su manera, confeso, y su referencia, su guia, su mentor va a convertirse en un personaje turbio cuanto menos.
    Me encuentro entre los que piensan que Saul no trabaja solo para la CIA, pero no por ello pienso que trabaje para los sospechosos habituales. Hay otras agencias casi tan famosas como la CIA, pero mucho mas efectivas. No se si se me entiende.
    Se va a hacer largo.

    #24 de diciembre de 2012 a las 16:37

  18. De nuevo mis felicitaciones al magnífico análisis de Alberto. Y sobre Homeland, no voy a desmarcar de la línea de la mayoría: una gran serie, una excelente temporada, algo inferior a la primera en mi opinión, y también, una serie con fecha de caducidad. Francamente, no veo mas de allá de una tercera temporada para atar hilos suelos: ¿es Brody un tremendo traidor o un pobre hombre zarandeado por el destino? ¿hay un topo en la CIA y se descubrirá quién es? ¿dejarán a Saul mandar o se iniciará una tremenda batalla por conseguir el poder? Depués de estos interrogantes poco mas recorrido le veo a Homeland excepto reconvertirla en 24, serie de la que soy fan absoluto, pero creo que esta serie es otra cosa y que ya ha dado casi todo lo que tenía que dar.

    #4 de enero de 2013 a las 20:13

  19. Hola Alberto,

    Soy Patricia Escribano, bueno ya sabes quién soy. La verdad es que nunca había entrado en tu blog hasta ahora y, lo cierto es que esta crítica de “Homeland” ha suscitado en mí un gran interés. Así que, he decidido plantearte algunas cuestiones para comprender mejor tus argumentos, con los que no siempre estoy de acuerdo. Eso sí, quizás el motivo sea que no he entendido totalmente tu mensaje, o que mi análisis de la serie no resulte ser tan profundo como el tuyo y se me hayan escapado cosas importantes que me gustaría que me aclararas.

    En fin, sin más dilaciones, me estreno:

    En primer lugar, no entiendo la razón por la cual te parece tan increíble la premisa de la serie. Está claro que Brody sufre el llamado “Síndrome de Estocolmo”, algo perfectamente comprensible después de 8 años de cautiverio. Además, los guionistas, para aportar mayor credibilidad a la conversión tan radical del personaje, así como para no ensuciar al coprotagonista de esta serie, utilizan el vínculo emocional con el hijo de Abbu Nassir: un inocente que morirá a manos de otro villano: el vicepresidente de EEUU.

    Supongo que, a partir del atentado que acaba con la vida el hijo de Abbu Nassir y de otros niños, se puede hacer otra lectura,( además de la puramente emocional): Brody, que marchó a la guerra para defender su patria, la democracia y demás los valores norteamericanos, se siente traicionado y engañado por el hombre que debería encarnar esos principios en los que él siempre ha creído y por los que ha luchado y sufrido . De ahí, su sed de venganza y su radical conversión, así como el despertar a una nueva percepción del mundo: también los norteamericanos hacen el mal.

    Por otro lado, tampoco entiendo el motivo por el que planteas que seis agentes estatales son masacrados en Pittsburgh y la prensa no se entera. Quiero decir: ¿En qué manera habría influído que la prensa se hubiera enterado de la masacre para el desarrollo de los acontecimientos?

    También me pregunto por qué te choca que Brody pueda moverse como “Pedro por su casa” por el despacho del vicepresidente, si ya se ha sembrado durante dos temporadas que el soldado es su mano derecha y que confía plenamente en él.

    En cuanto a la manipulación del marcapasos, si bien es cierto que puede resultar algo bastante increíble, como dices, a mí personalmente me pareció un recurso muy original, y sinceramente me cuesta creer que los guionistas hayan logrado dar con tal idea, si no fuera posible.

    Por último, sólo añadir que, estoy de acuerdo contigo en que bastante increíble que alguien haya podido mover el coche de Brody y colar unos explosivos en un acto donde se presupone que las medidas de seguridad son excepcionales. No osbtante, habrá que esperar a la tercera temporada para que los guionistas nos los expliquen y decidamos así, si es convincente y verosímil.

    Dicho esto, te mando un saludo y espero tu respuesta.

    Gracias!!

    #22 de marzo de 2013 a las 1:35

  20. La premisa me parece exagerada: entiendo el Síndrome de Estocolmo, claro, pero de ahí a convertirlo en algo tan sofisticado como una célula durmiente cercana al vicepresidente de USA, uf, hay un salto.

    La prensa se entera de lo de Pittsburg (inevitable en las democracias occidentales, sometidas a la opinión pública) y se crea cierta alarma social que, a la postre, puede servir para acorralar a Brody o, por ejemplo, hacerle incrementar la presión de su familia sobre él (se me ocurre).

    Lo del despacho del vicepresidente sigue sin convencerme. Por mucha mano derecha que sea, me cuesta mucho pensar que es tan fácil pasearse por uno de los despachos con mayor información confidencial por milímetro cuadrado del planeta. Y más aún cuando los Servicios de Inteligencia han demostrado estar sobre la pista del tipo. No sé, algo no cuadra: ¿tienes a Saul y cía pensando si este hombre es un terrorista y ni siquiera tomas ciertas precauciones con su acercamiento a documentos secretos? Yo, que tengo un despacho de mierda, no tengo a mis compañeros de departamento entrando por aquí con facilidad. ¿Ni siquiera hay llaves o qué?

    Lo del marcapasos lo ponen más arriba (y hasta lo dicen en la serie, si no recuerdo mal): se puede hacer.

    Como ves, muchas de tus sugerencias me parecen muy acertadas, porque son debatibles. Saludicos.

    #26 de marzo de 2013 a las 13:24

  21. Gracias por tu respuesta. A continuación, dejó otros comentarios y reflexiones:

    - En cuanto a la premisa, creo que la falta de credibilidad puede depender de un elemento: la celeridad con que se cuentan las cosas en esta serie. Lo que quiero decir con esto, es que el espectador que ve “Homeland” tiene que hacer el esfuerzo de construir la historia del pasado de Brody y su conversión, a partir de pocas escenas, para poder entrar en la serie.

    Desde mi punto de vista, este es el primer reto que nos plantea la serie, ya que el tema en sí (la conversión del protagonista) es tan complejo, que podría dar lugar a otra serie: la llegada de Brody a la guerra, su rapto, su cautiverio, su conversión, su vuelta a los EEUU y el intento de asesinato del vicepresiendente, entre otras cosas.

    Dicho esto, yo personalmente me quito el sombrero, porque a pesar de que la celeridad puede ir en detrimento de la credibilidad en esta serie, creo que los guionistas han conseguido extraer los elementos más importantes de la conversión de Brody para que el personaje resulte convincente, así como los acontecimientos que van sucediendo a lo largo de la serie. Incluido, a mi parecer, la relación que se establece entre Brody y el Vicepresidente.(Brody quiere acercarse a él para poder acabar con su vida y el vicepresidente quiere acercarse a Brody porque lo considera un hombre leal, patriótico y mediático).

    Por otro lado, en cuanto a lo Pittsburg,entiendo lo que dices, pero yo pensaba que te referías a una “trampa guionística” en toda regla. Pero a ver si logro explicarme correctamente porque tampoco recuerdo el capítulo en su totalidad. Es más, ahora me entra dudas de si es la escena en la que mueren tiroteados unos agentes en la tienda del hombre que preparó la bomba de Brody. Si es esa y no otra, a mí no me canta mucho que no se enteren los medios de comunicación porque es una operación secreta y no se realiza a plena luz del día ni a la vista de todos. Además, creo que si el elemento prensa no va a servir para detonar algo muy importante en la serie o traer unas consecuencias nefastas al protagonista, y éstas vienen por otro lado, es decir: a través de los agentes de la CIA, los terroristas etc., yo lo achaco más a una decisión narrativa que a un despiste de los guionistas, o lo que es peor, a que los guionistas hayan decidido obviar el elemento prensa porque no les viene bien en ese momento. Pero como te digo, no sé si nos referimos a la misma escena.

    En cuanto a lo del despacho me entran algunas dudas.En parte estoy contigo y en parte no. Tienes razón en que Brody lo tiene muy fácil para entrar en el despacho del vicepresidente, cuando está en el punto de mira de muchos. Pero si no hubiera sido así, como lo plantean los guionistas, creo que Brody igualmente podría haberle asesinado con relativa facilidad y sin ser visto por nadie, porque insisto: Brody es su hombre de confianza.

    De todas formas, aunque no lo parezca, no me pagan por defender esta serie y yo también le veo fallos . Para empezar, alucino con que una agente de la CIA sometida a estrictos controles médicos (tanto físicos como psíquicos), pueda tener engañados a todo el mundo con su enfermedad (incluso el polígrafo le delata cuando le preguntan si toma drogas). Pero bueno, independientemente de eso y de otras cosas que no me convencen, creo que es una serie con muchas virtudes y de calidad.

    Saludos, Alberto y ya comentaremos más.

    #26 de marzo de 2013 a las 19:54

  22. ¿Problemas de verosimilitud?
    – Salir de una sede de la CIA después de un atentado como ese, sin ningún problema, sin que nadie estuviera controlando la entrada.
    – Ayudar al terrorista (o sospechoso) más buscado del mundo a escapar del lugar del atentado, dejarle en la frontera con Canadá, y seguidamente volver a la CIA a colaborar… Me supongo que la siguiente temporada Carrie debería pasarla en la cárcel, vestida de naranja.
    – El sube y baja sentimental del matrimonio de Brody, con tío Mike dando vueltas sin ninguna personalidad, con un entrar y salir de camas más que llamativo.
    – El atropello, digno de la hija de Jack Bauer, y sobre todo lo rápido que todo el mundo se olvida de él (hasta Dana, que sufrió tanto al principio).
    – La capacidad de Abu Nazir de adelantar tanto sus jugadas…
    – Que Brody se creyera asesino de su compañero de prisión y sufra realmente por ello; que casi mate al contacto con Nazir cuando se entera de que está vivo porque se siente engañado y ha sufrido; que de pronto sean colegas de atentado, en una relación con la que Nazir contaba desde el principio; que se lo cargue sin ningún remordimiento de conciencia; que nunca deje huellas en sus asesinatos.
    – Que nadie interrogue a Carrie sobre su liberación.

    Y me ha encantado el papel de Saul (desprende humanidad por todos los poros, en la relación con su mujer, en su piedad hacia la chica americana terrorista, en la sonrisa final tras el reencuentro con Carrie -que, insisto, debería conducir a un arresto inmediato-).
    -No me gusta tanto Carie Danes en el papel de Carrie, por histriónica, pero quizá también por ser un personaje tan hiperactivo.
    -Me resulta llamativo que nos desnuden en varias ocasiones a la mujer de Brodie, por donde no pasa ninguno de los demás actores principales.
    -Me encanta cómo lo hace el hijo pre-adolescente, desconcertado, con una sonrisa beatífica, refugiado en los videojuegos. Es una pena que no se le dé algo de peso.
    -Me gusta la hija, la forma en que pone cara de compungida cuando va a visitar a la hija de la atropellada, y la voz tan cerrada que tiene en la V.O. Curioso que en la segunda temporada todo el tema de drogas desaparece.
    -Flojo el jefe de la CIA, y arquetípico el Vicepesidente (actores y personajes): la insistencia de convertir a la ‘nobleza’ de Avalon en una mezcla de caballeros medievales con corruptos maquiavélicos es un lugar común en demasiadas series. Y encima (bastaba ver la casa) son horteras y ostentosos.

    Siento mi retraso en introducir esta comentario. Y felicidades por el blog, extraordinario!

    #18 de mayo de 2013 a las 18:09

  23. me encantan tus recomendados, los vídeos que compartes,gracias.

    #19 de septiembre de 2013 a las 20:17

  24. Me parecería poca serie si jugasen con Saul de topo, me niego a esa posibilidad que veis todo el mundo. Creo que la jugada maestra iría más lejos: Brody agente de la CIA desde antes de entrar en los marines, posición que solo conoce Saul, y para el que trabaja. En cuanto a espionaje, el “reconvertirse” sería lo máximo, Saul trabajaría como “falso topo” con todo lo evidente que hemos visto, asumiendo que para ganar la guerra al terrorismo se deban perder algunas batallas.
    Me resulta muy raro que Brody se encuentre en Venezuela cuando están investigando en dicho país. casualidad? no creo.
    Spoiler…Episodio 3×03: cuando Brody es capturado y encerrado justo antes de que entrase en escena la chica dice “no fue saul” y la mandan a callar. Serán contactos de Saúl para proteger a su delfín Brody?

    #11 de noviembre de 2013 a las 16:50

  25. Do you mind if I quote a few of your posts as long as
    I provide credit and sources back to your weblog?
    My blog site is in the very same niche as yours and my users would definitely benefit from a
    lot of the information you present here.
    Please let me know if this alright with you. Thanks a
    lot!

    #3 de mayo de 2014 a las 21:22

Trackbacks & Pingbacks

  1. Diamantes en serie
  2. RodrigoSoto
  3. Isart
  4. DjAlfa®
  5. LetyOutlet
  6. Alberto N. García
  7. Antonio Rodilla
  8. Antonio Rodilla
  9. Bitacoras.com
  10. Yessica Coro
  11. Jose García
  12. Loren
  13. carlos risu
  14. Isidro López
  15. Jose M Romero
  16. Alberto N. García
  17. Cine & TV Sphera
  18. Cecilia García
  19. Algerino Marroncelli
  20. Almu P.G.
  21. Yermalí A. Ceballos
  22. Ψ Laura Ψ
  23. Natalia
  24. Álvaro Quintana
  25. Luis A.
  26. Gabi Hey
  27. Jarroson
  28. TaPTC?
  29. Iñigo Zendegi
  30. Alfonso Jiménez
  31. egarrido
  32. Rubén
  33. ‘The Americans’ debuta con matrícula de honor | Diamantes en serie
  34. Demasiado tarde para ‘Homeland’ | Diamantes en serie

Dejar un Comentarios