05 de junio de 2012. Archivado en Game of Thrones. Comentarios: 29 Comentarios

‘Juego de tronos’ pierde el norte

Hay un grave problema en la segunda temporada de Juego de tronos: los libros.

Solo he leído los dos primeros tomos de George R. R. Martin y no voy a entrar en disquisiciones ni comparaciones argumentales. No toreo esas plazas. Analizo la serie televisiva como entidad dramática propia, como debe ser. Incluso cuando hablo de tetas y espadas. Aún así, he de referirme al material literario del que proviene porque ahí emerge el espolón donde encalla esta fanfarria visual de la HBO. Lost in translation, friend-o.

(Fuente: HBO)

A partir de aquí, espoilers de toda la segunda temporada

Si la televisión -en especial la de cable- es el nuevo paraíso del escritor, las adaptaciones literarias se topan con su espejo. Y eso supone un problema. ¿Cuántas de las olímpicas americanas se aúpan sobre una novela previa? Ninguna. The Wire, The Sopranos, Battlestar Galactica, Mad Men, Breaking Bad, Lost, The Good Wife, Six Feet Under, 24 o The Shield rastrillan terreno argumental virgen. Aún diré más: Justified es grandiosa, pero tan solo adopta el aroma Leonard; The Walking Dead ha mejorado cuanto más se ha alejado del cómic original. Conclusión: la adaptación literaria in extenso -al menos en la televisión americana, los hijos de la Reina corretean otras praderas- constituye una asignatura pendiente. Era la prueba de fuego para Juego de tronos (en España por Canal Plus): traspasar a imágenes un universo despampanante en su fantasía estética y denso como el chocolate negro en personajes, linajes, mapas, alianzas, traiciones y escaramuzas.

Lo primero: chapeau, a pesar de los puretas que reniegan de la espectacularidad de las batallas. Esto sigue siendo televisión, no cine, y me parece razonable que los estándares de producción sean más bajos que un blockbuster spielbergiano. Pero, vamos, la cantidad de espacios que recrean es para aplaudir con las orejas. Por no hablar de las escenas heladas, ese prodigio de localización y fotografía. ¿Que Qartz podía resultar más chachi piruli? Puff, vale. ¿Que la naumaquia contra el ambicioso Baratheon no alcanza las cotas del abismo de Helm? Puff, revale. ¿Y? Es como quejarse del café amargo tras un fastuoso banquete en Diverxo.

El verdadero problema llega con la transposición del ingente argumento y, de rebote, ha salpicado a la caracterización de un puñado de personajes. Querer contar tanto ha generado una sensación de apresuramiento, una narrativa de saltos, deslavazada, impresionista. Un relato deshilachado que ha carecido de centro gravitatorio. Muchas tramas argumentales han hecho la guerra -nunca mejor dicho- por su cuenta, como si Juego de tronos contuviera en su interior cinco o seis series diferentes, con líneas de acción que no llegan ni a rozarse: los casos más evidentes serían los “spin-offs” de Danaerys y Jon Snow.

(Fuente: mtvgeek)

Oiga, pero esto también ocurre en teleseries con muchos roles, como The Sopranos, Deadwood o The Wire. Sí. Y no. Tanto en la famiglia como en el western de la HBO existe una jerarquía de personajes que ancla el relato. Hay multitud de tramas auxiliares, pero en última instancia todo gira en torno a las paranoias de Tony. En Deadwood más de lo mismo -dividiendo el protagonismo entre Bullock y Swearengen-, con un añadido: el pueblo del título ejerce de pegamento narrativo, pues los personajes se espían, se cruzan, se pelean y se felacionan en cuatro calles en construcción.

The Wire, por su parte, sería lo más parecido a Juego de tronos, puesto que su coralidad esquiva el protagonismo absoluto. Y, sin embargo, la empatía narrativa y dramática -con el consecuente apego emocional que arranca del espectador- resulta muy superior en Baltimore que en Poniente. ¿Por qué? De nuevo, en The Wire hay un caso criminal que otorga unidad a cada temporada, en Juego de tronos no existe tal cosa. Pero, sobre todo, la propia esencia (y el estilo) de la epopeya realista de David Simon se obliga a detenerse en tiempos muertos, en conversaciones aparentemente intrascendentes, en investigaciones que llevan a callejones sin salida, en la estética del procedimiento. Por el contrario, Juego de tronos siempre tiene que estar narrando sucesos memorables: batallas, asesinatos, revueltas, duelos, sometimientos, ligoteos, torturas, etc. Esto obliga a Benioff y Weiss a saltar de un castillo a otro con evidente ansiedad mientras que la pasma de Simon y Burns profundiza calmadamente en el yo. Los personajes necesitan tiempo para crecer.

Por eso no es casualidad que el mejor capítulo de la temporada fuera el penúltimo, el de la tunda de “Blackwater” (2.9.). El único que ha mantenido la unidad espacio-temporal este año. Había más carrete para explorar los miedos de los hombres y dejar respirar sus miradas, para jugar con los cambios de ritmo y estirar la tensión dramática hasta sus últimas consecuencias.

Semejante dislocación se evita en las novelas, puesto que la disposición estructural -cada capítulo se consagra a un personaje- nos permite tener tiempo para “entrar” en cada historia. En la adaptación televisiva cuando has calentado ya te han cambiado de paisaje y de climatología dos veces, de modo que nunca sabes qué ponerte.

Dicho problema estructural arrastra la coherencia de algunos personajes. Algunos han quedado con profundidad de culebrón. De los nuevos, Brienne o Ser Loras han destacado en su afán de cartón-piedra. De los veteranos, Danaerys, por ejemplo, ha disuelto complejidad y se ha convertido en una niña mimada, sin iniciativa, que durante semanas solo ha sabido gritar “¡quiero mis dragones!”; qué cansina. Su cierre fue deslumbrante en su imaginería visual, pero muy sacado de la chistera; a este “temible” Pyat Pree le han faltado bollycaos.

Jon Snow, antaño un tipo atormentado y grave, ha quedado como un ser bastante plano y estúpido en su aventurilla con Ygritte. Lo mismo ocurre con Theon Greyjoy: de acuerdo en que no era un personaje tan perfilado como los dos anteriores, pero su comportamiento es más bufonesco que otra cosa. Un tipo tan dubitativo y zarzo no puede ejercer semejante poderío sexual (recordemos que aquí el sexo es el arma más efectiva de dominación y poder); en cualquier civilización decente pasaría por el tonto de la clase y esos… esos no se comen ni un colín. Desde luego, un padre realmente fierro jamás le confiaría ni un ejército de damiselas a semejante mequetrefe. Le redime, eso sí, su poderoso speech final y el garrotazo posterior, la mayor carcajada de la temporada.

(Fuente: screenrant)

El último pescozón en el dibujo de personajes para el regio Joffrey Baratheon. No se puede ser un sádico que compite con Jigsaw para, en cuanto llegan las bofetadas, hacerle caso a mamaíta y refugiarte en la cocina del castillo. Acepto que es un cobarde que oculta sus miedos mediante la violencia gratuita, vale que es un niñato movido por Cersei… ¡pero no que es un gilipollas XXL! En un castillo donde desayunan napalm con los Corn Flakes, donde la mitad del pueblo se ha rebelado tres capítulos antes, donde el Perro escupe en la cara a sus superiores, en un sitio así, decía, el gesto desertor de Joffrey habría sido recompensado con un lindo tajo en el cuello. No cuadra, sorry. Así no hay manera de opositar a mejor villano de la tele.

A cambio, muchos otros personajes han seguido agrandando su leyenda. Entre las novedades, me quedo con Ser Davos, una pena que haya desaparecido en combate, y Margaery, esa Maquiavelo del amor. Jaqen H’ghar era un mecanismo narrativo algo tramposo -una suerte de genio de la lámpara que saca a Arya de cualquier aprieto- pero el tipo ha demostrado humor y presencia. De los clásicos, han dado un gran salto adelante Ser Varys, un tipo viscoso que consigue caer demasiado bien, y Twyn Lannister, gracias al ambiguo magnetismo de Charles Dance. Su química con la pequeña Stark es de lo mejorcito del relato. De hecho, se ha confirmado que las dos grandes esperanzas de este show son Arya y Tyrion Lannister. ¡Andan tan sobrados de talento, son tan capaces de cambiar de registro y emocionar! Tyrion se desenvuelve igual en una arenga épica a la multitud, en un movimiento de ajedrez con Meñique o en una dolorida confidencia amorosa con Shae, ya enano y deformado.

(Fuente: mtvgeek)

Si la primera temporada me pareció soberbia, esta segunda ha revelado problemas que no parecen fáciles de resolver. Incluso ha tenido capítulos aburridos, algo ortopédicos: especialmente moroso el tramo entre “Garden of Bones” (2.4.) y “The Prince of Winterfell” (2.8.). Es mucho el material y parece imposible la renuncia por parte de los adaptadores.

Ojo, no quiero decir que la temporada haya incurrido en desastre ni nada parecido. Simplemente es de notable. De 7’5. Ha cosechado varias secuencias inolvidables (vean, vean), sigue anudando un plantel actoral sin parangón, hay un grupete de personajes deliciosos y su disertación en torno a los mecanismos del poder permanece intacta. Ah, y es el drama más feminista de la actualidad; para que los académicos de los Cultural Studies se pongan las botas en su disección ideológica.

(Fuente: afterelton)

Valar Morghulis” (2.10.) ejercía tanto de epílogo como de puente hacia la tercera. Bien está. Espectacular ese último plano: se avecinan tiempos salvajes en el Muro. El Norte se tambalea y ha comenzado la política de tierra quemada¹. Ojalá que los creadores no pierdan de vista que la gracia del juego, a pesar de todo, sigue estando en los personajes. Porque hay algo más peligroso que perder el Norte: perderlo en minúscula, como metáfora del relato.

———

(1) Por cierto, ¿qué pasa en Invernalia antes de que Hodor y Bran salgan de su escondrijo? ¿No eran 50 contra 500? ¿Cómo puede saberlo el espectador no-lector? En general, hay algunos agujeros de la trama -no muy grandes, también es cierto- que parecen difíciles de llenar para quien no haya leído los libros. Insisto en que no pretendo entrar en la comparación, pero ahí hay un temita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

29 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Creo que a lo largo de la temporada ha habido tramas completamente superficiales: es posible que muchas de ellas hayan sido creadas para que el público no se quede en esta temporada sin su ración de personajes queridos (Robb, Jaime…), ya que en el libro apenas aparecen. Nada que objetar a eso, ya que hablamos de una serie con un público al que se necesita fidelizar. Pero han sido tramas vacuas, inexistentes. Casi mejor dejarlos ahí, sin hablar.

    De Daenerys no hablo, porque se ha convertido en la copia de su hermano repelente. En cuanto a Jon Snow, no sólo es un personaje plano y bobalicón, sino que a lo largo de la temporada ha desaparecido el tono épico que le caracterizaba en la primera. SIn llegar a ser un anti-héroe, se ha convertido en un no-héroe. Al igual que Indi en el Templo Maldito, no podemos decir que sea un personaje que mueva la acción: en todo caso, es alguien a quien le van sucediendo cosas y él se va librando (o no) de ellas.

    Y, como dices, Arya y Tiryon han sido lo mejor. ¿Para cuándo los Emmys a la mejor interpretación infantil?

    Una última nota CON SPOILER: aparte de no explicar bien el asedio a Winterfell, tampoco dejan demasiado claro cómo logra Stannis escapar de King’s Landing.

    Abrazos.

    #5 de junio de 2012 a las 12:16

  2. Por el título pensaba que ibas a llegar con las antorchas encendidas, pero tras leerte veo que más que disgustado, has quedado bastante satisfecho con la temporada, pese a los “peros” puntuales que comentas.

    Soy “no lector”, o por lo menos “no lector al día”, dado que acabo de empezar con el primer libro. Por eso mismo tengo la opción de valorar y analizar lo visto en la 2ªT como ente independiente sin saber qué cosas se han cambiado u omitido. Entiendo que tú también lo has hecho así, pero es inevitable que al haber leído los dos primeros libros, haya cosas que te escuezan y al final te salpiquen al escribir sobre la serie.

    Y pese a que hay cosas como lo que comentas de Invernalia (tampoco me quedó muy claro cómo es que acaba devastada si eran 20 contra 500), tengo que decir que no me he perdido en ningún momento de la temporada y aunque me hubiera gustado echar el ancla más a menudo para que no todo pareciera ir pasado de revoluciones, creo que se ha hecho un gran trabajo teniendo en cuenta la cantidad de personajes (veteranos y nuevos) y de tramas abiertas. Además, considero que el principal objetivo de esta entrega, no es otro que el de servir de puente entre la primera y la tercera. Tengo esa impresión.

    Una serie del nivel de Juego de Tronos sólo puede recibir halagos. Es de las que hace aún más grande a la TV (a nivel de producción supone un antes y un después), y sí, quizás su mayor enemigo es precisamente basarse en una saga literaria y no poder volar en total libertad, pero si la saga es tan buena como todo el mundo dice, tampoco hay que pensar en ello como un lastre, sino como en una oportunidad para mejorar lo que ya está genial de por sí.

    Sea como sea la 2ªT me parece que ha vuelto a clavar la lanza con decisión y me ha venido a confirmar que en ella he encontrado mi particular “nueva serie ojito derecho”, en el sentido de que la disfruto al máximo semana tras semana y me deja con un “quiero ver y saber más… y más” que pensaba que tras el final de cierta serie que tú ya sabes, no se volvería a repetir.

    Perdona el tocho que me he marcado.

    Saludos Maestro.

    #5 de junio de 2012 a las 12:23

  3. Aún no la he acabado de ver, pero ya me conoces. Hasta donde estoy coincido contigo, tanto en lo bueno de la serie como en lo que debería mejorar.

    Uno de los aspectos que me resulta molesto es que a cada personaje le sacan una parejita. “Juego de Tronos” parece “Juego de URST”.

    #5 de junio de 2012 a las 12:24

  4. Yo fui de los que devoró la primera en 48 horas y la segunda me ha dejado un sabor agridulce

    Para empezar, me he perdido demasiadas veces. Entiendo que es una serie coral y hay muchas familias y nombres raros pero… Como dices, en ocasiones saltaban de un castillo a otro… y los espectadores nos caíamos en el mar :)

    Creo que el libro está estructurado de forma que cada capítulo “sigue” a un personaje. Así es mucho más fácil… Claro qe eso es imposible de trasladar a TV.

    Por otra parte, a mí me sobran personajes. Es mejor eliminar ramas de la historia y fortalecer el tronco…

    Coincido en que el mejor capítulo fue el de la batalla; el resto… pscha

    Seguiré la tercera, pero no me gustaría tener que leer los libros para enterarme de algo

    Un saludo

    #5 de junio de 2012 a las 12:38

  5. Curiosamente, un crítico estadounidense (no recuerdo cuál) decía que los capítulos de Juego de Tronos unían todas esas subtramas (contadas siguiendo la estructura de las telenovelas) alrededor de un mismo tema, ya fuera el poder, el tirón de la familia, el miedo a escapar de un lugar que conoces, aunque sea malo, en lugar de unirlas siguiendo sólo a dos personajes (y siendo realistas, un sólo capítulo siguiendo sólo a Jon y Dany tal y como los presentan en el libro habría sido un aburrimiento supino)…

    Paradójicamente, los libros es, como bien dices, el mayor problema de la serie, porque Martin no deja de introducir personajes y escenarios nuevos, y salta de unos a otros con las mismas escenas cortas que emplea la serie.Los libros cada vez se hacen más tochos, mientras la serie nunca pasará de 10 capítulos por temporada (sus responsables dicen que, logísticamente, es imposible hacer más).

    Dicho esto, justo la segunda temporada me ha parecido un paso por encima de la primera porque se ha visto más segura en sí misma, más confiada en sus posibilidades como serie y no sólo como adaptación de los libros. Y si no has leído el tercer libro, Alberto, la tercera temporada te va a parecer interesante, como mínimo :)

    #5 de junio de 2012 a las 12:42

  6. A mí Pyat Pree me ha parecido lo suficientemente siniestro, lo único que me parece es que en la serie tienen miedo a la parte fantástica y de ciencia ficción, porque ya ha habido voces en contra, George la introdujo poco a poco con mucho tino, pero en la serie tienen dos frentes el público que no la acepta, y el presupuesto que la fuerza a quedarse en unos mínimos razonables, la temporada para mí notable alto.

    #5 de junio de 2012 a las 13:11

  7. A Theon le hemos visto follando con una prsotituta, una criada y la hija del capitan de un barco. Para eso no hace falta ser un portento intelectual solo ejercer el poder que daba el dinero y el linaje sobre las desvalidas vasallas.

    #5 de junio de 2012 a las 13:12

  8. A mí en general me ha dejado buen sabor de boca. Curiosamente uno de los personajes que según mi opinión ha ganado en densidad con respecto a los libros ha sido Theon Greyjoy. Patetismo, victimismo pero también tragedia familiar y unas motivaciones que me han ayudado a identificarme con él (más que en los libros, donde llegué a odiarle bastante). Las tramas de Daenerys y de Jon han sido las que más han perdido con respecto a los libros.

    Hay algunas otras decisiones dudables, y tramas que entiendo que son bastante importantes para la trama (el romance de Robb) pero que están escritas con cierto aroma a tópico y cliché. Apenas han tenido fuerza. Pero otras sin embargo sí me han parecido más interesantes, todo lo que sucede en Harrenhal, la relación entre Tyrion y Varys, el mayor perfilado de los aspectos humanos de Cersei o Shae…

    No va a ser de las grandes (para eso están los libros) pero tenemos entretenimiento (de calidad) para rato.

    #5 de junio de 2012 a las 13:20

  9. Los problemas que mencionas de esta temporada podían intuirse en la primera si se habían leído las novelas, pero el hilo conductor de Eddard Stark (lo más parecido a un protagonista principal que ha tenido esta saga) prevenía momentáneamente contra la dispersión de las tramas.

    La separación del grupo de héroes es una característica común en el género fantástico. Toma como ejemplo las películas (o los libros) de “El señor de los anillos”: “Las dos torres” equivale al clásico nudo en el que todos los personajes eligen su propio camino; de ahí que sea la parte más inconexa de las tres, sin un principio ni un final definido. Aplicado a “La canción de Hielo y Fuego” ese nudo comenzó en el segundo libro y, según tengo entendido, sigue en el quinto con consecuencias algo estresantes para ciertos lectores (yo llevo el tercero a la mitad y, por el momento, he decidido detenerme). La adaptación de HBO tan solo refleja fielmente esa narrativa, para bien y para mal.

    Como ya has comentado, la novela de Martin facilita profundizar en las tramas mediante el punto de vista en capítulos razonablemente largos. Al desglosar esos puntos de vista e intentar narrar todos los eventos que se suceden de forma simultánea se crea la temida sensación de salto constante. A largo plazo quizá hubiera sido más provechoso dedicar cada capítulo a un solo personaje y desarrollar su línea con tranquilidad, o trabajar por zonas geográficas, como hace el propio escritor, no lo sé… Aunque eso, ahora, es hablar por hablar.

    ¡Un saludo, Nahum!

    PD: coincido totalmente contigo en que, generalizando, la narrativa que mejor funciona en cine o televisión es la creada específicamente para el medio. Ahí no hay traición posible.

    #5 de junio de 2012 a las 13:22

  10. Se te ha colado una errata. Donde dices “la pequeña Lannister” deberías decir “la pequeña Stark”.

    Aparte de eso, buen análisis, aunque discrepo.

    Para empezar, estoy de acuerdo en que el empeño de los guionistas en meter a todos los personajes en todos los capítulos para que los espectadores no les perdieran de vista ha sido contraproducente, con tanto salto de trama a trama. El problema es que están adaptando una “novela río”, con una trama que se desenvuelve a lo largo de siete libros (si al autor no le da por decidir que necesita más para resolver el lío que tiene armado), y con una base de fans tan fundamentalista que se dedica a calificar la serie como “truño” en cuanto a los guionistas se les ocurre cambiar una coma del libro.

    Han intentado darle un poco de emoción a la historia de Daenerys inventándose el tema del robo de los dragones y les ha salido mal. Pero es que si cuentan lo que ocurre en la Casa de los Eternos igual que en el libro, los gritos histéricos de “¡¡SPOILEEER!!” se oirían en Andrómeda…

    Los defectos que les achacas a Joffrey y Theon están en el libro (aunque es cierto que allí, al no tener punto de vista de Joffrey no sabemos si de verdad está tan asustado como se le ve en la serie). Y yo espero que lo que pasa en Invernalia se mencione aunque sea de pasada el año que viene.

    En resumen (y dejo de comentar que aún tengo que escribir mi entrada), yo creo que la serie es mejorable, desde luego (en este mundo hay pocas cosas perfectas). Pero también que los guionistas han hecho un buen trabajo, teniendo en cuenta con todo lo que tienen que lidiar (talifans, productores que no querían rodar la batalla, etc…)

    #5 de junio de 2012 a las 14:07

  11. Muy buen análisis, y en general estoy de acuerdo con lo que comentas, y en especial, con el comentario de MacGuffin. La mayoria de pegas que se le pueden encontrar, son pegas que se le encuentran a los libros, como las tramas de Dany o Jon, pero en otras muchas cosas creo que ha funcionado mucho mejor que el libro, o que lo han logrado adaptar de un modo bastante adecuado y acertado (el personaje de Margaery, por ejemplo), sin perder la esencia de gran cantidad de personajes y tramas paralelas. No todas funcionan al mismo nivel, pero incluso puede ser en cierto modo positivo. Si no, decidselo a mi padre, que para él, lo que menos le interesa es la trama Lannister y agradece las de Jon o Dany.

    #5 de junio de 2012 a las 14:17

  12. Es increíble. Coincido casi palabra por palabra con tus argumentos Alberto. No sólo en lo referente a la narración (algo fallida por acumulación) sino sobre los propios actores/personajes: Charles Dance tiene una presencia tremenda y, para mí, ha sido uno de los personajes que más fuerza emanaba en cuanto aparecía en pantalla.

    Ese “agujero” que comentas también me ha rechinado, ya que no he leído las novelas. Y bueno, en general, las tramas de esta temporada se han cerrado de forma muy apresurada, seguramente por falta de minutos: el 2×09 puede que en sí mismo esté bien y sea el capítulo más sólido formalmente (también es verdad que Neil Marchall es el mejor director que ha pasado por la serie), pero en conjunto no le ha hecho ningún favor a la trama, ya que gastar una hora de narración en una sola línea narrativa ha impedido que otras (como la de Dayneris o la de Jon Snow) no se cierren bien. No sé, el bajón es más que evidente, y como dije hace unas semanas, creo que ‘Juego de Tronos’ no va a llegar a ser una gran serie; sí un buen divertimento masivo, pero nada más. Ojalá me equivoque y en la tercera se arreglen los problemas de esta segunda y fallida temporada (un 7,5 es una nota demasiado generosa para mí XD).

    Saludos.

    #5 de junio de 2012 a las 14:27

  13. Estoy de acuerdo en gran parte con tu post Alberto. Sigue siendo “la serie” del momento, aunque esperaba más del cierre de temporada. Según iban pasando los capítulos, creí que la finale iba a ser bárbara, pero fue un buen chasco. Algunos apuntes:

    - Lo de Danaerys es un escándalo. Comprendo que su momento álgido se vivirá cuando toque adaptar el tomo de “Danza de dragones”, y que en estos momentos la salsa está al otro lado del océano, pero no puedes sembrar una amenaza enigmática con los magos locomía y resolverlo con un soplo de dragóncillo. Menudos inútiles. Y no contentos, en un acto estúpido se carga al posible único aliado que tiene. ¿No se remarcaba en algún momento que Danaerys necesitaría ayuda?

    - Defiendo a Theon y Joffrey. Durante siglos reyes estúpidos e incompetentes han reinado impunes hasta que los libros de historia les hicieron justicia. Me interesa ver como la gente realmente válida (Yara y Tyrion respectivamente), tienen que lidiar con ellos. Me gustaría ver más en acción a la Greyjoy en la siguiente temporada.

    - Pensaba que tras la imperturbabilidad de Sansa había algo más que una niña asustada. Si Arya es tan guerrera y como su padre, pensé que la mayor sería capaz de jugar a los tronos igual de bien que su madre (otro mito que se cae, creí que por ser la mejor amiga de Meñique no caería en sus trucos, pero le pudo su amor maternal). Supongo que era necesario que se quedara en la corte para dejarle alguna baza a los Lannister contra Robb Stark, pero podría lucirse más que unos simples vaciles con Joffrey. Cersei me gusta cada vez más, menuda perraca.

    - Espero que Jon Snow se espabile un poquillo, porque va camino de pintar menos en esta serie que Negredo en la selección. Y eso que tanto uno como el otro han gozado siempre de mi confianza, pero tras parecer el primero salido de la loca academia de policía (Sam y él parecen atascados en una buddy movie) y el segundo del torneo de Brunete igual se caen de mi convocatoria de intocables.

    #5 de junio de 2012 a las 14:30

  14. Como espectadora no iniciada en los libros, comprendo muchas de los puntos que comentas. Pero, al contrario de lo que te ha ocurrido, tuve más esa sensación de indefinición y saltos en la primera que en la segunda temporada. Sí es cierto que el tramo medio de esta perdió intensidad pero, como Miss Macguffin, en esta entrega he visto a la serie más segura de lo que deseaba contar, y con un par de temas principales que han servido para unirlo todo.

    Saludos!

    #5 de junio de 2012 a las 14:37

  15. Solo decir que hay muchos agujeros de trama que en el libro tambien te dejan sin resolver (al menos a la altura del segundo libro, claro)
    Y en los libros también se sufre el sindrome spin-off de Dany y Jon, es normal que en la serie se refleje esto.
    No veo ningun comentario en tu artículo para Sansa. La verdad es que la actriz que la encarna lo hace genial, para mí ha sido la sorpresa de esta temporada sin duda.
    Para todos los que no os habéis leido los libros… con la tercera temporada creo que no os quedaréis defraudados. El primero y el tercero son los mejores de toda la saga. Supongo que saber esto no me hizo esperar una gran finale este año…

    #5 de junio de 2012 a las 14:54

  16. Ayer, en cuanto acabó el capítulo, mi mujer y yo empezamos a hacer un repaso de lo mejor y lo peor de esta temporada, coincidiendo ambos en que el nivel había bajado ligeramente con respecto a la primera. Pues bien, básicamente estamos de acuerdo con todo lo que tú comentas.

    El mejor capítulo ha sido Aguasnegras (2×09), probablemente por esa falta de dispersión que supuso unas dosis de ritmo trepidante no antes vistas en esta temporada.

    Los mejores personajes han sido, de calle, Tyrion y Arya, que se han comido al resto con patatas. Cada momento de estos dos monstruos de la interpretación ha sido impagable. Aunque metería aquí también a la zorra de Cersei y y al hijoputa de Joffrey, que para mí sí es un personaje coherente en lo narrativo. Al fin y al cabo es el Rey y él quita y pone a su antojo, no tiene que demostrar nada a nadie mientras la Guardia Real esté de su lado. Así que el haber huido de la batalla de Aguasnegras no me parece para nada que no cuadre en el relato.

    El mayor problema, efectivamente, ha sido la falta de interés de varias de las subtramas. Mientras que todo lo acaecido en Harrenhal y Desembarco del Rey ha sido de lo más interesante, la aventura de Jon al otro lado del muro ha dejado bastante que desear, al igual que todo lo relativo a Daenerys, que da la sensación que de no es necesario en estos momentos y está metido con calzador. Aunque eso sí, siempre es una delicia ver a la bellísima Emilia Clarke.

    En definitiva, una buena temporada, entretenida, con algunos momentos gloriosos y con más humor del habitual, pero que por querer abarcar demasiado se ha resentido en el aspecto del ritmo narrativo.

    P.D. Deberían salir más desnudos, que apenas ha habido… :P

    #5 de junio de 2012 a las 15:00

  17. Qué comentario más delicioso el que has hecho. Hace algunos días discutíamos con unos amigos sobre el brillo especial en la serie: sus personajes. La muerte de Edd Stark me recordó mucho a la de William Wallac. Existen muchos guiños hacia otras películas y relatos. Aún así, se mantiene por la complejidad y buen manejo de sus personajes y los detalles.

    Saludos!

    #5 de junio de 2012 a las 17:36

  18. ERNESTO: Me gusta lo de “no-héroe” para Snow. En el libro esos detalles que se escapan en la serie sí están explicados. Y, por lo visto, también hay cosas que anticipan del 3º, pero ese yo no lo he leído aún.

    MOLTI: ¡Qué gusto leerte por aquí, amigo! No, no creo que un no-lector se pierda, tan solo algún detalle. Y está toda fuera de duda que GoT ha llevado los niveles de producción a otra dimensión. Yo no termino de entender las quejas al respecto, francamente. En cuanto a lo de ojito derecho, fíjate, me quedaría ahora mismo con “Boardwalk Empire” como emblema de la HBO. Aunque, claro, el fandom que arrastra Martin es acojonante.

    JAVIER: ¿Qué es URST?

    RAÚL: Ah, sabía que coincidiríamos, jeje. No, la estructura del libro resulta imposible de trasladar. Quizá deberían recortar más tramas y personajes, pero entiendo también que es muy arriesgado. Son límites que hay que asumir. El caso es que falla la narración con tanto salto.

    MACGUFFIN: ¡Es que los libros son gigantescos, tienen tantísimo acontecimiento! Pensé que el formato serie les iría bien pero resulta que, si quieren fidelidad, les falta tiempo. Al menos con los dos tomos que he leído. Con lo que he leído sí he visto que ha habido cambios con respecto a la segunda novela (Danaerys la que más), pero espero, como hasta ahora, leer el tercer tomo antes de que comience la tercera. Ahí lo tengo, esperándome los tres tomitos en bolsillo para el verano.

    SATRIAN: Sí, sí, si el brujo estaba conseguido. Lo que no me gustó es la facilidad de Dany para deshacerse de él. No sé, un poquito más de resistencia, ¿no? Que parecía un tipo muy poderoso…

    FRINGEBEL: Totalmente de acuerdo. Tienes toda la razón. razón. Debería expresarlo de otra forma. Como el sexo siempre se ejerce como elemento de poder, dominación y fuerza, no le pegaba esas polvadas salvajes que se metía… ¡comparado con lo alelado que se muestra luego! Pero, vamos, que lo peor es lo último que digo: todo un señor de las Islas del Hierro debería avistar la blandenguería de su hijo. Sí lo hacen evidente una y otra vez en sus conversaciones, pero aún así Theon acaba liderando un grupo de hombres para conquistar Invernalia. Da la sensación de que cualquier de sus subordinados lo habrían hecho mejor.

    ROBERTO: Reconozco que con Greyjoy he tenido un problema de actuación. El tipo que lo encarnaba me parecía el único discutible de todo el reparto. Por eso se me acentúa su contradicción entre lo que aparenta y lo que es. Hay otro personaje detestable, e incluso contradictorio (Joffrey Baratheon) y, sin embargo, la repulsión cobarde con la que lo interpreta el joven Jack Gleeson lo aúpa. Eso no me ocurre con Theon. Y sí, aunque yo le ponga algunas pegas, sigue siendo una de las series imprescindibles. A ver qué tal remonta en la tercera entrega.

    #5 de junio de 2012 a las 18:31

  19. JM: Pues fíjate que yo leí la novela antes de la primera temporada y no vi tantos problemas como ahora. Quizá porque, al ser el inicio de un universo tan vasto y complejo, asumía la lentitud expositiva como parte del pacto. Recuerdo mucho cambio, pero tengo la sensación de que la familia Stark hacía de centro gravitatorio, ¿no? Por cierto, muy bien traído lo de la separación del grupo de héroes. El problema aquí es que la separación viene de fábrica…

    CONDESADEDÍA: Leñe, es verdad. Ahora mismo lo cambio. Casi me da pudor llevarte la contraria, que sé que eres toda una experta en Poniente. A ver si argumento mi posición (¡habiendo leído solo los dos primeros libros, claro!). Joffrey creo que está mejor conseguido en la serie, precisamente por lo que citas del punto de vista (y porque la brutalidad aquí es más gráfica: no solo mata animales por diversión, ejem). Mi problema con él es que se les ha ido la mano al final y han creado una caricatura con la deserción. Han ido alimentando una bestia que, al final, era más mansa que la vaca que ríe. Lo de Danerys, como dice MCGUFFIN, sí lo alabo como intento de buscar su propia personalidad televisiva, pero les ha salido rana. Entiendo lo de los espoilers de Andrómeda, claro (aparte de que la producción habría sido mucho más complicada). Y sí, estoy de acuerdo contigo en que los guionistas están haciendo un trabajazo. Pero, bueno, la gracia de la crítica (que es muy cómoda, siempre lo digo) es alentar el diálogo constructivo.

    PIEMAN815: Jo, pues no recuerdo tan, tan quejica e insoportable a Danaerys, la verdad. Quizá es que las escaramuzas de su séquito le restaban protagonismo, qué sé yo. Y con respecto a Jon, lo mismo, le tenía en la mente con mucho más empaque. Quizá es que la imaginación del lector llena huecos que el visionado no te deja, qué sé yo.

    LUISSS: Me alegro de coincidir, Luis. Ojo con el 2.9., que me da que el mérito está más en el guión, escrito por el propio Martin… A mí me gustó tanto ese capítulo y eché tan poco de menos el resto del elenco (tan solo a Arya y Tywin) que no me chirrió de cara a la finale. ¿Qué nota le pondrías tú?

    ANDRÉS: Jaja, lo de los magos Locomía es todo un hallazgo. Me lo apunto. En cuanto a Theon y Joffrey tienes razón: los reyes estúpidos siempre han tenido su mano en la sombra. Pero, joer, con tanta gente peleando por el trono y el pueblo sublevado, no sé… Cersei y Sansa están también muy bien, que no las he mencionado. Pero de Cersei no es nuevo: nació siendo hijaputa, ¿no?

    BEGOÑA: Es lo que le decía antes a Satrian. Quizá entonces la absolví porque entendía que necesitábamos tiempo, mucho tiempo (6 ó 7 capítulos) para poner todo sobre la mesa. Pero este año que ya nos hemos hecho con el entorno de Poniente, yo no he terminado de ver esa seguridad. Demasiada trama (Jon y Dany, principalmente) con falta de fuerza. ¿Te animarás a escribir sobre la finale?

    TARU: Por eso insistía en que solo he leído los dos primeros y en que considero que una serie tiene que ser entendible por sí misma. Precisamente la gracia de la primera temporada fue arrastrar hasta aquí a muchísimos espectadores ajenos a la fantasía épica. Lo de Sansa tienes toda la razón. No me cabe todo en la reseña, pero sí creo que ha sido uno de los personajes que más (y mejor) ha crecido. Incluso desde el punto de vista de la actuación, se nota esa madurez. Una grata sorpresa.

    MACKEY: Solo en lo que discrepamos: como decía más arriba, Joffrey me ha parecido un personaje muy conseguido hasta ese final de desertor. Se les va la mano en la caricatura. Siguiendo la lógica de la propia serie (“el poder reside donde los hombres creen que reside”), no termino de ver cómo la Guardia Real permanece leal a Joffrey, sobre todo tras Aguasnegras y el escupitajo de un Perro. Un tipo que les está llevando a la muerte… Incluso lo llegan a decir en algún momento del capítulo 2.9.: todos estos no dudarán en cambiar de bando en cuanto llegue alguien más fuerte. Por cierto, fíjate que hasta he visto más fea a Emilia Clarke… Será que el rictus de niñata le queda mal. Y, coñe, se me olvida tu postdata: me ha sorprendido que fue escribir aquel post y dejar de aparecer tías en bolas. Eso sí, en cuanto a sangre han tenido sus raciones gratuitas, eh. ¡Esa cabeza hecha pulpa! ¡Una pena que no nos hubieran enseñado cómo Brienne le corta los webs al tipo de la ribera del río, jeje! Eso sí habría sido transgresor.

    RICARDO: Gracias. Al final los personajes son los que nos atan a la serie. Por eso me decepcionaban algunos, porque casi han conseguido que me importen poco sus destinos…

    #5 de junio de 2012 a las 18:57

  20. Saco a colación el dato de Neil Marshall porque en las series que no tienen un showrunner claro (como la serie que nos ocupa, donde la personalidad no es su fuerte) la puesta en escena suele ser bastante funcional, muy plana; y si bien en las escenas dialogadas esto no se nota tanto, cuando hay que planificar una escena de acción sí que se nota, y bastante. Por eso la decisión de dar el timón del capítulo más importante de la temporada a un director sólido como Neil Marshall (‘The descent’, ‘Centurión’) es un gran acierto, pues creo que Van Patten o Kirk la pifiaron un poco en este aspecto la temporada pasada. Y bueno, creo que sería una buena idea contar con un solo realizador para los capítulos (máximo dos), porque daría más solidez a la serie. De los habituales, mi candidato sería Alan Taylor, que es el que mejor ha llevado los capítulos que ha dirigido de todos los que están en nómina.

    Mis quejas sobre el 2.9, como he apuntado, no se encuentran en el propio capítulo, sino en cómo ha repercutido a la hora de cerrar por esta temporada alguna que otra historia. En el último capítulo se notaban demasiado las prisas, y puede que fuera por no haber dado al resto de personajes algunos minutos de más. La serie me entretiene y me gusta, pero eso no es suficiente para obviar una narración algo defectuosa durante esta temporada. A un producto que me ha parecido fallido no puede darle un notable. Le pondría un 6,5 ;-)

    Saludos.

    #5 de junio de 2012 a las 19:34

  21. Estoy de acuerdo con el diagnóstico, y lo peor es que es algo que sucesivamente se irá agudizando porque Martin en lugar de hacer avanzar la trama hacia adelante ha decidido ensancharla, caminar en círculos y acumular cada vez más personajes y más escenarios, de forma que la relación entre los distintos focos de trama es cada vez más tangencial, si es que en el algún momento llegan a tocarse.

    A mí me parece que JDT es un hito a nivel de producción y es de agradecer que se intente una propuesta de este tipo en la tele de pago de forma seria, pero ni es una de las grandes ni lo será porque el lastre del material novelesco no le va a dejar. Y ojo, la tercera novela a nivel ak menos de golpes de efecto es apabullante, pero a partir de ahí cuesta abajo y sin frenos.

    #5 de junio de 2012 a las 22:22

  22. Qué buen análisis de la segunda temporada. Algunos apuntes respecto a todo lo que comentas. Coincido en que el mosaico no es, ni mucho menos, tan impresionista (o impresionante) como el de The Wire o Los Soprano. Tampoco creo que lo que se busque sea eso.

    Sin embargo, yo sí tengo la sensación de que hay un centro gravitatorio en esta temporada: la casa Lannister. Es más, si si en la primera temporada “Ned” Stark ejercía como la aguja que hilvanaba el telar, en esta creo que es Tyron el epicentro de la cuestión. Su desarrollo, la dedicación exclusiva al ascenso emocional del personaje hasta el 2.9 y su aparición en todos los capítulos (con bofetada a Joffrey incluida y URST de por medio) le convierten en el personaje que consigue darle sentido a esta segunda temporada. La casa Lannister gana fuerza, interés y presencia en todos los capítulos (no solo en Desembarco del Rey sino también en las luchas de Tywin Lannister y la exclavitud de Matarreyes)

    Coincido en que Jon Snow y Daenerys Targaryen quedan deslabazados, inconexos, como si fueran parte de otra serie. Algo que se me muy propiciado (y así lo recibimos como espectadores) por las diferenciación cromática en la puesta en escena. Sus historias se alejan del resto de las tramas, pero donde se aprecia un error que yerma la serie, veo una virtud con cierto riesgo. Es decir, estamos tan acostumbrados a que todo tenga relación entre sí, que cuando se nos plantea un escenario con tramas diferentes sin conexión alguna, pedimos que sea como en otras series de ficción. Bienvenida sea esta desestructura al estilo “El señor de los anillos” con una comunidad dividida. En este caso, sin nada que las una de por medio, a excepción del Trono. Ya llegará el momento en el que estos trailers ganen sentido en futuras temporadas. Y eso que hay un par de capítulos de la 2º que son un verdadero muermo. Yo de momento, sigo con paciencia para la explosión definitiva en las siguientes temporadas.

    Todo queda redimido con el 2.9. Una joya televisiva. Un verdadero disfrute (no solo de producción sino narrativo). No habíamos presenciado algo igual desde Band of brothers. El fresco narrativo quizá no esté conjuntando, pero en su conjunto (valga la redundancia) sigue siendo satisfactorio. Y sí, Ayra y Tyron son los dos grandes personajes de esta serie porque son los dos más inteligentes. O aquellos en los que al menos, no podemos adiviniar todo lo que van a hacer. Su construcción es maravillosa y su coherencia pasmosa.

    A la espera de la 3º.

    ¡Saludos!

    #6 de junio de 2012 a las 12:54

  23. Con cara de idiota me he quedado cuando Hodor, Bran y demás han salido de Invernalia y el supuesto ejercito se había marchado de allí sin asomarse a ver si había alguien. Entiendo por el comentario que esto si se explica en el libro, no lo se porque no lo he leído pero me parece un fallo bastante considerable a nivel de serie.

    Eso, junto con el momento en el que Kaleshi se carga con sus dragones al supuesto mago superpoderoso de la muerte han sido dos momentos que han reducido mucho la credibilidad de la serie.

    Aun así, coincido en que es una serie de notable, pero nada más, como bien dices.

    #7 de junio de 2012 a las 0:53

  24. Yo he leído todos los libros. Pero ya se han terminado. Así que ahora me toca aguantar como puedo con la serie hasta q el bueno de Marin se decida a sacar la siguiente entrega. Pues veréis, a mí me ha pasado lo siguiente con la serie: la primera temporada, q era bastante fiel a la trama de las novelas, me llegó a aburrir: ya sé quién muere, cuándo y por qué. Sin embargo, la segunda que se aleja más de las novelas, me ha interesado más porque me aporta otro enfoque. Espero que mantengan vivos a algunos de mis personajes favoitos porque Martin tiene muy mala leche y no le pasa nada bueno a nadie!

    #7 de junio de 2012 a las 14:03

  25. Concuerdo con mucho de lo que dices, pero no en lo referido a Theon, precisamente es un niño mimado y así es en libro. Genial la interpretacón de Alfie Allen que no me gustaba en la novela y ha logrado que senta algo de empatía con este.

    De resto, es cierto que deberían concentrar los capítulos geográficamente, porque el poner una sola escena de Daenerys en un capítulo de una hora es una blasfemia (Tampoco es que el segndo libro le de mucho que rascar).

    Las siguientes temporadas serán peroes respecto a coralidad (cada vez hay más personajes) pero por lo menos el tercer libro lo dividen en dos temporadas.

    #9 de junio de 2012 a las 0:04

  26. ¿Es cierto eso de que Tormenta lo dividen en dos? Si es así es un error tremendo, porque la primera mitad del libro es básicamente paja reiterativa.

    #10 de junio de 2012 a las 21:25

  27. Sí, lo dividen en 2 partes, pero no creo que la primera mitad sea paja, tiene grandes momentos, sobre todo con Jaime y Brienne y en el viaje de Arya. Además, sabiendo que dividen el libro en dos partes podrán jugar mejor con las tramas y modelarlos como ellos quieran.

    Ten fé ;)

    #11 de junio de 2012 a las 9:43

  28. Es muy interesante lo que nos comentas, sinceramente no he tenido la oportunidad de leer los libros. Sin embargo puedo decir que la serie funciona como entretenimiento y lo logra bastante bien, prueba de ello es la actual Game of Thrones tercera temporada que mezcla elementos que sin duda a la gente le gusta ver. Es una serie buena pero no deja de ser sólo para pasar el rato.

    #17 de diciembre de 2013 a las 21:49

  29. Yo creo que el que pongan tanto a Theon es porque el George ha dicho que lo hagan porque algo del o que hemos visto pasará en los libros…

    Saludos!

    #18 de abril de 2014 a las 21:26

Trackbacks & Pingbacks

  1. Diamantes en serie
  2. Ernesto Filardi
  3. Javier Meléndez
  4. MoltisantiCarru
  5. maiol
  6. Isart Armengol
  7. Alberto N. García
  8. Alberto Fernandez
  9. Iker Huarte
  10. Jarroson
  11. Rosa Longobardi
  12. Basura and TV
  13. Basura and TV
  14. coldwind
  15. Marta Amanda García
  16. Bitacoras.com
  17. MAC (cocoom)
  18. Jorge Insomnia
  19. gentedigital
  20. Merce merchi mer
  21. Aitor Arriaga
  22. JM
  23. Rubén Ortega
  24. Super Series
  25. Rhaegar Targaryen
  26. Poliptoton
  27. Alberto N. García
  28. Paloma Hernandez
  29. Javier Solano Marzo
  30. Iñaki Agirre
  31. Alberto N. García
  32. Mis Emmy 2011-12 (y III) | Diamantes en serie
  33. Luis
  34. La sangre de los héroes | Diamantes en serie
  35. ‘Juego de tronos’: entre el caracoleo y el gol | Diamantes en serie

Dejar un Comentarios