07 de mayo de 2011. Archivado en Fringe. Comentarios: 14 Comentarios

Fringe y la guerra de los mundos

No soy un tiquismiquis ni un talifán. Así que, aunque me apene, siento que Fringe ha perdido fuerza. Evidencia personal: no me hervía la sangre por ver la season finale de una serie que, durante semanas, ha sido de las citas más esperadas. Un relato que siempre se ha caracterizado por la consistencia narrativa, por mirar al espectador de frente y mandarle siempre hacia adelante. La de Abrams y cía no es de las series que hace catacrac. Así que indaguemos por qué, Zavalita.


(Espoilers de todo el año)

Esta tercera temporada ha tenido dos partes. La primera mantuvo la brillantez de la inercia: los nueve primeros capítulos ofrecían un propósito narrativo nítido, con la evolución de las “Olivias alteradas” y su reflexión sobre la identidad. Esa tanda ponía la guinda a uno de los mejores tramos de la televisión contemporánea, aquel terremoto que comenzó en Jacksonville, pirateando los ochenta (2.15.). Hasta el 3.9. Fringe combinó una intriga calculada, muy original, que se sustentaba sobre un clásico de la ciencia ficción: los universos paralelos. A pesar de una imaginería muy potente, lo esencial de ese arco argumental no eran las frágiles costuras de cada mundo o las simpáticas variaciones entre aquí y allá, sino la psicología de unos tipos que se desdoblaban, jugando a espejos cóncavos. Los personajes de cada universo mantienen algunas características y deforman otras, lo que convierte el reflejo en una delicia de juego comparativo.

Aunque suene paradójico, esa duplicación adulterada ha servido para completar a los personajes de uno y otro lado, en una sugestiva revisitación del mito de Jekyll y Hyde. Así, Walter se volvía más maduro y contradictorio al entender el dolor que impulsa la villanía de Walternate (¡¡qué actor más espléndido es John Noble!!); Broyles, en una continuidad emocional muy bien trabajada, acaba inmolándose; y Olivia, el gran tiburón blanco, lleva el juego de la identidad hasta tal extremo que ahora son indistinguibles una de la otra. Por ahí la serie ha dejado sus mejores momentos, con episodios muy trabajados y dos líneas de acción que, sorteando muchas curvas, avanzaban hacia una meta definida. Pero esa claridad argumental y esa dirección férrea se han ido desvaneciendo en la segunda parte de la temporada. ¡Si esta serie no tuviera obligación de 22 capítulos!

Mi mayor problema no es el misterio, que de eso trata una propuesta como ésta. No. Mi inquietud radica en no saber qué demonios pasa y, sobre todo, en la sensación de que la trama gira en espiral y pasa varias veces por la casilla de salida. Por eso no me gustó el embarazo acelerado de Olivia o la súbita aparición de los observadores en el otro lado; tampoco le vi sentido, más allá del juego de manos, a la encarnación de William Bell en esa Olivia con gaznate de legionario. La consecuencia ha sido que los personajes han perdido capacidad emotiva, empatía con el espectador. ¿Cuáles son, a la vista del final, las motivaciones de Peter? ¿Por qué me han de interesar? ¿Alguien se ha emocionado con -ni más ni menos- la muerte del personaje central? (Por cierto, muy a desmano ese entierro vikingo que le dedican a Olivia, ¿no?).

Los dos capítulos finales han ahondado en la “deriva lostiana” que tanto temo. Lo repetiré para evitar el ámbar: Lost es una serie espléndida, importantístima, pero se alargó y perdió pie… y sentido. Frente a la casualidad y la magia de la isla, Fringe se diferenciaba porque siempre ha trabajado la causalidad y ha respetado las reglas que se iba imponiendo, sin rehuir las explicaciones (pseudo) científicas. El tramo final de la serie de la FOX, desde el muy ingenioso capítulo animado, ha coqueteado con esa espina del “todo vale”. Abrir una nueva dimensión quince años después, en un futuro distópico y amenazado por el terrorismo (qué inquietante es Brad Dourif, demonios), se antoja como jugada muy peligrosa. No solo por el futuro, que exige nuevas reglas al relato, sino por ese Peter bisagra que se convierte en un viajero omnipotente que hace y deshace allá donde pisa. No me convence.

Porque las paradojas temporales resultan chispeantes al inicio, pero acaban provocando dolor de cabeza. De hecho, el momento cardinal de la season finale se sustenta en una tontería no solo lógica, sino también lingüística. En los últimos minutos del vistoso “The Day We Died” (3.22.), el Walter del futuro le explica a Peter cuál es su misión para evitar la guerra de los mundos:

“Es una paradoja. No puedo cambiar lo que pasa porque ya ha pasado. Pero tú puedes tomar una decisión diferente dentro de lo que ha pasado. Simplemente tengo que encontrar una forma de llevar tu conciencia al futuro para que puedas ser testigo de lo que pasará si tomas la misma decisión (…) Podemos burlar las reglas del tiempo”.

Demasiado. Al ver ese diálogo no puedo evitar acordarme de Faraday y esas constantes que luego, cuando el relato lo requería, se convertían en variables por arte de birlibirloque. Ahí se confirmó el catacrac de Lost que con tanta dureza ha criticado George R. R. Martin.

Con todo esto no pienso que Fringe esté arruinada ni nada por el estilo. Matices, matices, querido lector. Simplemente digo que Fringe ha enfilado una senda inestable, selvática, en la que preveo que los problemas arrumbarán con los aciertos. En lugar de una televisión de sobresaliente, este año se ha quedado en notable. Necesita más respuestas para no traicionarse.

Pero, desde luego, mantiene esos golpes de efecto tan factoría Abrams que dejan anodadado al personal. El primero, una nueva intro alternativa. El último, el final a la yugular. Racionalmente, el cliffhanger me dejó con mucha pereza; emocionalmente me dije: “joer con estos tíos, mira que son buenos”.

Ya se ve que yo también debo arreglármelas con mi yo del otro lado del espejo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 Comentarios

  1. Creo que este año han probado de todo para intentar atraer a la audiencia con ideas innovadoras y espectaculares, que han funcionado con más o menos acierto, esto ha provocado vaivenes en la trama que ha dificultado una lectura lineal de la temporada, para que hagamos un análisis de ella más bien por partes que otra cosa, pero no siento que haya perdido emotividad por el camino, sigo emocionándome con los personajes igual que lo hacía antes, y espero que sigan arriesgando en los guiones acierten o no, pero todas esas nuevas visiones de la ciencia ficción que nos traen cada semana siguen iluminando mi mirada, sigamos retando a los chicos de Fringe a ir más allá sin que su nave se resquebraje por las costuras.

    #7 de mayo de 2011 a las 11:30

  2. La finale me ha gustado mucho, pero comparto contigo esa separación entre lo emocional y lo racional que comentas. Tuve que ver el pasaje de la "paradoja" tres veces para intentar entender algo. Y aún no lo entiendo muy bien, vaya. Un as en la manga que no sé muy bien si ha sido improvisado, un poco torpe o yo soy muy tonta. Con el cliffhanger me ha pasado un poco lo mismo, necesito que alguien me lo explique. Y aún así me ha encantado.En términos generales me ha parecido una gran temporada, aunque creo que el arco "Olivias" (los nueve primeros capítulos que citas) está a un nivel muy superior al resto, ya que indaga en aspectos muy interesantes de la dualidad y la existencia, como comentas. Más tarde bajó el ritmo, que para mí decayó demasiado con el tema de William Bell. Veremos por dónde salen en la cuarta.

    #7 de mayo de 2011 a las 11:57

  3. Creo que entiendo a qué te refieres y los problemas que tienes, pero yo he quedado encantado, he recibido respuestas prácticamente a todo lo que quería y me han abierto nuevas líneas por las que interesarme. Me ha parecido muy hábil el uso del futuro y en la conversación que citas, Walter dice "Puede que esté ocurriendo ya", y así es, y me pareció un buen momento. Además, aunque es cierto que la cosa es un poco Deus Ex Machina, el final creo que deja todo preparado para algo muy interesante con buenos conflictos de personajes.Dicho todo eso, no puedo ser objetivo con esta serie. Creo que si miro desde fuera de mi cuerpo, imparcialmente, casi puedo compartir la mayoría de los problemas que comentas pero, no puedo, realmente la serie me llega emocionalmente, técnicamente, con sus detalles y con sus personajes y ya hasta capítulos que pueden no ser los mejores que pudiéramos esperar, yo salgo dando saltitos. No con eso digo que no sabré reconocer los problemas más grandes si aparecen, así me pasó con Lost, que me tenía loco y que en su último año y con el final, creo que dejó claro que los guionistas habían hecho algo mal: si la serie era de personajes y no se trataba de dar respuestas a nada, calcularon mal las dosis de misterios sin resolver, vendieron una serie diferente de la que querían hacer y, durante casi toda su andadura, la hicieron muy diferente de la que (dicen después, claro: otro de los problemas es que realmente te dejan con la sensación de que no sabían qué hacer para terminar ni sabían cómo responder muchas cosas y eso a muchos les destrozó) querían hacer. Y aún así, me sigue pareciendo una serie fundamental y vi cosas muy buenas en su final, pero también muchos problemas. Sin embargo, no tengo esa sensación en Fringe. Siendo justos, tampoco en la 3ª de Lost, pero ahora ya veo las series buscando después de esa experiencia, y realmente percibo que se me dan respuestas y que las cosas ocurren dentro de la coherencia que se ha propuesto la serie. Espero no equivocarme.Un saludo muy grande.

    #7 de mayo de 2011 a las 13:23

  4. Más que a Lost (que los que odiasteis el final estáis más obsesionados con él que a los que nos gustó, que ya lo hemos superado), Fringe sigue pareciéndose más a Alias, y también a la saga de libros protagonizada por Thursday Next, que os recomiendo si no habéis leído. Este final era más tipo X-Men, y hasta que no empiece la cuarta temporada yo no soy capaz de discernir si la idea es buena o mala.

    #7 de mayo de 2011 a las 14:57

  5. Oh, y se me olvidaba, el funeral es como el de Obi-Wan Kenobi :D

    #7 de mayo de 2011 a las 14:58

  6. Tengo que revisar toda la temporada con más detenimiento, pero creo que sí que ha habido "bandazos". Tal vez porque, como dije aquí (o no, que ya no sé dónde dejo mis comentarios, jaja), la Fox ha tardado en confirmarles que había cuarta temporada y eso afecta a la labor de los guionistas.Creo que la serie ha perdido parte de su personalidad, como ya comentaba yo en mi blog, y no era necesario. Quiero decir, una vez desvelado todo lo relevante, misterio, lo que se dice misterio, no había. Para que vean que Lost también tenía sus ventajas.Cerrar y responder todo me da que le ha hecho perder interés. ¿Qué nos movía exactamente a seguir viéndola? Saber si salvaban o no el mundo. Uf. Se me antoja un poco "grave", y que eso ha cambiado el tono, y hasta el elemento de ciencia ficción más puro.Pero ya digo, son impresiones; no conclusiones. Para eso, ya revisaré todo, y haré los posts correspondientes.

    #7 de mayo de 2011 a las 19:43

  7. Acabo de ver el finale y la verdad es que a mí me ha gustado. Eso sí, me ha gustado en la medida en que, visto lo visto hasta ahora, Fringe es un show que no puedo tomarme en serio y que veo por puro divertimento y sin demasiadas pretensiones. Como ya he comentado en alguna ocasión, me parece bastante evidente que los guionistas tienen poca idea de cómo piensan solventar la trama y van encadenando giros en plan “what the fuck” para que el público no se aburra (me pregunto si se acordarán en algún momento durante la S4 del (horroroso) cliffhanger del capítulo cartoon, por nombrar uno de los más recientes golpes de efecto fringeanos). Personalmente a mí la cosa ya me empezó a escamar bastante cuando apareció el pergamino con la cara de Peter dibujada (tengo bastante tirria a las líneas relacionadas con profecías, elegidos y demás, básicamente porque siempre suelen solventarlas de forma lamentable), pero de momento no tengo intención de abandonar la serie porque los guionistas se están “conteniendo” (más o menos, veremos cómo llevan este último giro de tuerca) y les he cogido cariño a los personajes (a pesar de que creo que el show flojea bastante en lo que al desarrollo de personajes se refiere, con algunas excepciones). Pero bueno, como siempre digo, con un poco de suerte los cancelarán en la cuarta temporada, los guionistas se trabajarán un final decente atando los cabos sueltos más importantes y dando un happy ending a los personajes, y los espectadores no tendremos que sufrir lo que pasó con Lost (llámame rencorosa, pero a mí aún me hierve un poquito la sangre al recordar semejante tomadura de pelo, jaja).

    #7 de mayo de 2011 a las 22:05

  8. Otra posibilidad es que hayan cometido un 50% del mismo error que Lost: abrir demasiadas puertas.Digo el 50, porque en el caso de Fringe (supongo que han aprendido la supuesta lección) se han apresurado (en mi opinión, demasiado) a cerrarlas todas muy deprisa.Si ya sabemos la respuesta a todos los "qué" (qué demonios es esto o aquello, qué es la máquina, quiénes son los que la crearon, quiénes son los vigilantes, etc), no sé si el suspense podía mantenerse.Y faltaba, no sé, una cierta tensión, que no se reflejaba. Sabían que el otro universo estaba trabajando para destruir el suyo, y los personajes (excepto Walter) no se les veía muy afectados.Y han descuidado la evolución de la Olivia alternativa, y de los otros personajes de aquel universo.

    #8 de mayo de 2011 a las 9:38

  9. Si he entendido bien el cliffhanger… Peter desaparece de Fringe para siempre?Coincido con el análisis. Empezó de manera sobresaliente pero parece que haya acabado como por inercia. Como si no les apeteciera hacer más capítulos pero estaban obligados.

    #8 de mayo de 2011 a las 14:16

  10. Bueno, veo que tienes bastante miedo de los fringe-adictos! Jejeje. Eso sí, pese a ver los matices, discrepo. Para mi los últimos capítulos han sido enormes. De momento.Con esto me refiero a que más que critica, los últimos devaneos temporales me crean duda. Aún están a tiempo de solidificar las paradojas que comentas. Pensad que la última frase aún no se ha explicado. Para mi Fringe tiene aún un voto de confianza que Lost, por ejemplo, no tenía ni en la última ni siquiera en la penúltima temporada.Y dos apuntes. Duro eso de oir la voz de Olivia a lo Chinchón y estraño el funeral vikingo. ¿Alguien lo ha explicado?Venga, tengamos fe. Tengamos fe!Por cierto, y aprovechando para el autobombo, hoy hemos iniciaado en TeleDiscreta el repaso a los finales de esta temporada precisamente con Fringe:http://telediscreta.wordpress.com/2011/05/09/finales-de-temporada-fringe/Perdón por el apunte, no he podido evitarlo ;)

    #9 de mayo de 2011 a las 11:18

  11. SATRIAN: Quizá es que no se han aclarado si querían buscar una audiencia masiva o cerrarse a la cautiva. Se nota (aquí y en tu blog) cuánto te ha gustado. BVALVAREZ: De verdad que lo de la paradoja no se entiende. Eso es lo que me preocupa de estos productos: que la gente, de repente, no pide entendimiento.DANI: Yo tampoco puedo ser objetivo. Bueno, el blog es por definición subjetivo. Pero creo que nos entendemos el uno al otro. Y repito lo dicho: no creo que sea un desastre, simplemente que enfila una senda peligrosa para la trama. MACGUFFIN: No, por favor, no me metas en ese saco, Marina, je. Al revés: al traer a colación el final de Lost realzo su importancia como fenómeno de masas. Y luego, claro, es razonable hablar de Lost cuando Abrams está por medio, ¿no? Sería raro citar Lost para hablar, qué sé yo, de Breaking Bad o The Wire, pero aquí es muy lógico. Ah, lo dicho, ya tengo la primera temporada de Alias. FERNANHUGO: Por lo visto, lo de los bandazos no tuvo que ver con la renovación. Leí (creo que en el blog de McGuffin o de Adri) que la cosa estaba grabada con antelación. Quizá por eso este final de la tercera, con Peter fuera de cobertura. Una cosa abierta que podía funcionar como final, ¿no? COSSETTE: Pero es que eso no era Fringe antes. Se cuidaban muy mucho de no levantar la liebre e iban explicando (más o menos) cada paso. Y cosas más fantasiosas quedaban relegadas a un solo capítulo (como el excelente "The White Tulip"). Aunque suene raro, lo mejor es que la cancelen para la cuarta temporada y se afanen en cerrar el relato. PETERDUB: Ahí está el problema. Han entrado en una senda donde Peter desaparece… pero seguro que "resucita".

    #9 de mayo de 2011 a las 11:22

  12. ARNAU: Más miedo les tengo a los fans de Lost, je. En general, los talifanes son peligrosos. Si alguno vez caigo en ello, avisadme.

    #9 de mayo de 2011 a las 11:24

  13. No puedo estar de acuerdo con esta visión de la serie que tenéis. No creo eso de la deriva, los bandazos o la improvisación. Creo sinceramente que la linea de la trama principal está planeada y cerrada de principio a fin, otra cosa es que se tengan que adaptar a las circunstancias y lo hagan mejor o peor.La introducción de las paradojas y los viajes temporales es un paso lógico. De hecho no es algo que nos planteen ahora, ya lo hicieron en la primera temporada (¡primera temporada!). Capítulo 1×04, aquel supositorio gigante que Walter tenía que proteger. El tipo que quería robarlo y secuestró a Peter venía del pasado, puesto que conocía al abuelo de Peter. En la segunda temporada, un nazi llegado del pasado que quería matar a toda la saga Bishop. Como digo no creo en las casualidades ni las improvisaciones.Ya termino. Esto es una sensación muy personal que a lo mejor no tiene ningún sentido, en el capítulo piloto cuando Olivia llega a la celda de Walter él se gira y dice: sabía que alguien vendría en algún momento. A mi esto me suena más al final de un viaje que a un principio.Por supuesto cuando llegue la cuarta temporada a lo mejor me tengo que tragar todas mis palabras, pero sinceramente lo haré con gusto. No disfrutaba tanto de una serie desde Alias.

    #9 de mayo de 2011 a las 12:29

  14. A menudo me planteo si soy tan "tonto" de dejarme llevar demasiado, porque a colación del final de esta temporada de Fringe, yo he disfrutado "como un enano".Lo que más me ha chirriado (o lo único), ha sido el momento en que Walter le comenta la paradoja a Peter, pero tampoco es que me haya desagradado del todo, ni mucho menos.P.D. No me refiero a ti a título personal, pero que gracia me ha hecho la gran MacGuffin al hablar de "los 2 bandos" a cerca del final de LOST.¡Saludos!

    #9 de mayo de 2011 a las 18:18

Trackbacks & Pingbacks

  1. Regreso al futuro | Diamantes en serie

Dejar un Comentarios