redes sociales

Los tirantes de Pedro Jota y la resaca de #iRedes

La anécdota empieza durante la cena cóctel tras la primera jornada del Congreso iRedes. Durante un intercambio de opiniones sobre el papel de Pedro J. Ramírez como uno de los periodistas de referencia entre gente de mi generación (la generación del Kronen, la generación X, la de los JASP… llaménla como quieran) pasamos de comentar su estilo periodístico a hablar del otro estilo, el del buen vestir. Si en lo primero viví una época de ‘pedrojotismo’ (sí, confieso que fui suscriptor de Orbyt) en lo segundo sigo viendo al ex-director de El Mundo como un dandy: no hay nada más elegante y distintivo que usar tirantes con un buen traje a medida. Si lo unimos a sus atrevidas corbatas y el habitual colorido del resto de complementos (calcetines y gemelos principalmente) consigue un look perfecto con toques fashionistas y equilibrado con trajes y camisas de corte más bien clásico. Y es parte de su marca personal. Guste o no guste, todo un trendic topic.

Yo en cambio destrocé las normas de etiqueta con mi casual outfit: pantalón chino Massimo Dutti, camisa Oxford de El Ganso con tirantes de ScalperS y zapatos de Pedro del Hierro (todo mi look con firmas españolas). Pero mi intención no era marcar estilo, acepto críticas, si no rendir mi particular y simbólico homenaje al periodismo de Pedro Jota con uno de sus signos externos más representativos: los tirantes.

27f7709ca62511e3bb2e12cca25af834_8Autor de la foto: @leopoldoroldanp

Así que después del diálogo de clausura del IV iRedes entre Punset y Pedro Jota, compartimos el almuerzo, intercambiando unas palabras y al final fue él quien me pidió la foto.

La resaca de iRedes también nos dejó:
Una selección de diez tuits por Leandro Pérez y Txema Valenzuela.
La galería de fotos de Victoriano Izquierdo en la cuenta de iRedes de Fickr.
El #selfie como tendencia entre los igers del congreso.
Miles de tuits con la etiqueta #iRedes.
La versión actualizada del mapa de iRedes.
Las más de 11 horas de vídeos en el canal de Agora News en YouTube.
El acierto en la predicción del tiempo por Digitalmeteo con Emilio Rey.
Y lo mejor: como siempre, la desvirtualización de un montón de buena gente.

1

Alternativas enredadas a las 5 cosas que no podrás hacer en Burgos durante #iRedes

Ya he publicado que el Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales iRedes se celebra de nuevo en Burgos en su IV edición, y como seguro que entre tuits, mesas redondas, diálogos y talleres, todavía queda algo de tiempo para conocer Burgos o, mejor aún, alargar la estancia al fin de semana para disfrutar de un destino recomendado por The New York Times, propongo una lista de 5 cosas que no puedes hacer en Burgos y su alternativa enredada:

1) Tomar café en el Starbucks.
No podrás tomar su famoso Frappuccino pese a que un cartel (falso) anunció la apertura para el 10 de febrero pasado de un Starbucks en Burgos. Para nuestro consuelo, en Valladolid sucedió algo parecido. Lo mejor del fake lo recogió @kremaster  en un Storify. Vale que Starbucks mola, y que ya no es de hipsters ir con un Mac y un vaso de Starbucks (salvo que vayas descalzo, eso sí es hipsterismo), pero en Burgos también tenemos lugares cool y puedes hacer check-in en alguna de las cafeterías de la lista en Foursquare creada por Willkonen.

2) Pasear por el bulevar de Gamonal.
Ni por el bulevar ni por las obras del futuro bulevar. Por si había alguna duda, en Burgos sí tenemos un bulevar para pasear: el ferroviario y con el sello de arquitectos premio Pritzquer: Herzog & De Meuron. Podrás colgar fotos de sus luminarias con forma de lágrimas en Instagram.
BURGOS_644x362

3) Ir a una quedada beer-runners.
Todavía no hay un grupo oficial de la red de corredores cerveceros en Burgos pero para salir a correr basta con unas zapatillas y ropa adecuada. Puedes practicar el deporte de moda corriendo por la superficie blanda de la ribera del Arlanzón: río arriba hasta el Parque de la Quinta o río abajo hasta el Paseo de la Isla. Monitoriza tu actividad con una app como Runtastic y comparte tus rutas en Twitter. Y después de correr, te has ganado una Dolina, la cerveza artesana de Atapuerca.

Dolina-Moruba-Contra-pasos

4) Hacer una selfie en la Catedral.
La Catedral de Burgos es tan grande que no cabe en una autofoto. Hay que crear un álbum en Facebook y otro en Flickr para presumir de esta joya gótica con más de 750 años de historia. Si se comparte en Twitter y/o Instagram, recomiendo añadir las etiquetas #catedraldeburgos y #BurgosMola.

5) Dahisfrutar los dulces de una boulangerie.
No hay reposteros galos en Burgos. Lo más parecido a una pastelería francesa se encuentra en ah! del grupo Juarreño, la referencia de la repostería en Burgos, que también cuentan con establecimientos en la Plaza Mayor y en C/ Vitoria-Gamonal. Salir con algo dulce y una sonrisa está asegurado gracias al buen hacer de los hermanos Fidel y Mónica López. Y ya que no hemos hablado de gatitos, al menos compartirás la foto de un cupcake en Pinterest.

Y no olvides revisar la lista que por cuarto año ha publicado Álvaro Varona en su blog: ’10 cosas para no perderse de Burgos en iRedes’.

Entrada relacionada: Nos vemos en iRedes IV

0

Nos vemos en #iRedes IV

El IV Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales se celebra en Burgos los días 6 y 7 de marzo. Después de tres ediciones ya se ha convertido en un referente para gente enredada, así que nos vemos en #iRedes IV.

iRedes

Este año, sus prestigiosos premios han recaído en el periodista Ramón Lobo, el escritor Jordi Pérez Colomé y el Cuerpo Nacional de Policía.

Además se actualiza el mapa de las redes sociales que en su versión 4 sigue y sigue creciendo.

En esta edición, el programa introduce algunas novedades destacando sus talleres prácticos impartidos por expertos.
– Taller sobre emprender en Internet: emprendimiento, contenidos y gamificación.
- Taller sobre comunicación efectiva en redes sociales.
- Taller sobre creación de contenidos en YouTube.
– Taller sobre fotografía en redes sociales.

Serán dos días llenos de tuits, fotos con filtros, diálogos entre directores de cine y novelistas, mesas redondas, contactos offline e interacciones online. Hablando de Twitter, Facebook, Instagram, YouTube, creación de contenidos, emprendimiento digital, viralidad, redes sociales en tv, y sobre todo de personas, que somos quienes estamos detrás de las identidades digitales.

Fuera del programa oficial, ya es un clásico el post ’10 cosas para no perderse de Burgos en iRedes’ que el burgalés Álvaro Varona publicó en su blog con motivo del primer iRedes ¿Lo actualizará?

También Álvaro ha creado una lista en Spotify con música sobre redes sociales. Es colaborativa, así que podéis añadir canciones.

Un último consejo, si tienes la suerte de asistir a #iRedes IV, no dudes en alargar tu estancia y disfrutar del fin de semana en la capital castellana, podrás disfrutar de alguna cosa más que no cabía en la lista de Álvaro.

0

Empezando en LinkedIn (y III): la trayectoria

Tras una buena foto y una cabecera atractiva, llega el momento de desglosar nuestra experiencia y estudios.

linkedin

La trayectoria.

El extracto debe ser un buen resumen de qué somos y qué ofrecemos, en línea con lo expuesto en la cabecera pero sin repetir lo mismo.

En la experiencia profesional hay que ser transparentes y precisos en fechas, puestos y empresas, destacando logros e incluyendo proyectos actuales: quien contrata o busca establacer una relación comercial a través de LinkedIn quiere eliminar dudas. Si hay alguna, huirá hacia otro usuario más claro.

En el apartado de educación, la misma receta. También si el título académico habilita para una colegiación o registro oficial, se puede añadir en la sección de certificaciones, incluyendo el nº de colegiado o registro.

En principio, parece el paso más sencillo, ya que podría valer con trasladar nuestro tradicional currículo en papel al formato digital de LinkedIn. Y precisamente ahí está la diferencia: en aprovechar las herramientas 2.0 añadiendo enlaces, videos y presentaciones en nuestro perfil.

Para completar el perfil es recomendable entrar en grupos de debate y seguir páginas de empresas que se ajusten a nuestros intereses por profesión, localización o sector.

Además, hay que recordar que como en toda red social, aunque enfocada a un uso profesional, para sacar jugo a nuestra presencia es imprescindible interactuar: contactar, compatir enlaces, participar en debates de los grupos y escribir recomendaciones.

Fin de la serie “Empezando en LinkedIn”. La próxima será “Avanzando en LinkedIn”. Antes, recomiendo leer el artículo de Enrique Dans: Pero… ¿qué significa exactamente estar en LinkedIn?

Enlace corto para compatir: http://kcy.me/yqzt

Entradas de la serie “Empezando en LinkedIn”:
I – La foto
II – La cabecera
y III – La trayectoria

1

Tuiteando, declaración de principios

He superado los 1.000 seguidores en Twitter y lejos de celebrarlo, es un buen momento para hacer mi ‘declaración de principios tuiteros’.

twitter_logoblue

1) Compartir mola.
La cita no es mía, es el branding de Karmacracy y supone la base de todo buen tuitero: compartir contenido de calidad pensando en su difusión, en conseguir relevancia y en el interés de los seguidores.

2) El retuit.
Hacer RT no significa estar de acuerdo con determinada opinión o artículo. En ocasiones se retuitea alguna burrada o información falsa para dejar evidencia de ello.

3) Tuits favoritos.
Dar un fav a un tuit significa: me gusta, estoy de acuerdo, gracias. Es cortesía pura y un gesto apreciado, como dar un abrazo, estrechar la mano o esbozar una sonrisa de agradecimiento. También tiene otros usos: recordatorio, archivo de enlaces…

4) Seguir o no seguir, esa es la cuestión.
O más bien, el porqué de no seguir. Los perfiles que se ganan unfollows suelen ser:
– los carahuevo -> son polluelos con perfiles sin foto (el huevo es el avatar que por defecto asigna Twitter a una cuenta si no subes una foto)
– los sinnombre -> esa gente que se esconde en el presunto anonimato, que no es tal, ya que en la red todo deja rastro y si la lías te pillan siempre. Desde esa cobarde posición se dedican a insultar o abrir falsos debates.
– los sabelotodo -> se meten en cualquier asunto, opinan sentando cátedra y hasta se permiten juzgar. Son una especie de tertulianos en Twitter.
– los autobombo -> solo hablan de ellos, de su blog, de su empresa, de su libro… yo, yo y más yo.
– los tuitstar -> se dedican a poner chistes y comentarios graciosos. Tienen miles de seguidores. No hace falta seguirles porque tienen tantos RT que siempre aparecen en el TimeLine.
– los broncas -> están enzarzados en continuas discusiones. Lo peor es cuando te mencionan en alguna de ellas.
– los trolls -> su objetivo es hacer daño y/o llamar la atención. Se recomienda pasar de ellos. Otra técnica es alimentarles, dándoles cancha, hasta que revienten.
– los gili (gili de gilipollas) -> los tontos de la vida real no lo son menos en su imaginario mundo 2.0.

5) Interactuar.
Twitter sirve para informarse, opinar, divertirse… pero siempre con respeto. También un uso educado nos sugiere contestar a las menciones, aunque con excepciones: los sinnombre, los broncas y los trolls suelen ser ignorados y a menudo no reciben contestación.

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/y280

1

Empezando en LinkedIn (II): la cabecera

¿Qué es lo más importante de nuestro perfil en LinkedIn? ¿La foto? No. La foto es lo más visible de un perfil en LinkedIn. Pero lo más importante es la cabecera.

La cabecera.

¿Por qué?
Porque es nuestro escaparate y podemos utilizarlo en función de nuestros objetivos.
Porque nos segmenta en las búsquedas de contactos.
Porque nos posiciona en Google.
Porque es parte de nuestra marca personal y se asocia a nuestro nombre.

¿Qué poner?
Se recomienda describir qué sabes hacer o en qué eres especialista pero no describir exactamente el puesto actual. Ese puesto actual y anteriores se verán en la trayectoria.
Si tienes tu propia empresa y quieres que tu figura se relacione con ella puedes vincular la cabecera a tu negocio: gerente, socio, CEO, director…de “empresa X”
Si eres un profesional liberal colegiado (abogado, arquitecto, ingeniero, economista…) y trabajas por cuenta propia lo mejor es citar tu profesión y en qué estás especializado: abogado urbanista, arquitecto especialista en rehabilitación energética, ingeniero en mejora de procesos, economista experto en auditoría de cuentas…y puedes añadir tu empresa, siempre y cuando no se llame como tú, para no ser reiterativo.
Si trabajas por cuenta ajena, el mismo consejo: periodista deportivo, delineante industrial, project manager…en este caso mejor omitiendo el nombre de la organización.
Para todo lo demás, bien sean profesiones generalistas, muy técnicas o incluso menos tradicionales, es conveniente centrarse en algo destacable y ponerle el título “profesional de” o “experto en”: administración, recursos humanos, marketing, redes sociales, comunicación corporativa, desarrollo de nuevos negocios…
Cuando la situación es en búsqueda activa de empleo, no es conveniente publicarlo en la cabecera. Los reclutadores seleccionan perfiles de profesionales, expertos o especialistas con habilidades y competencias definidas. Tu perfil se verá penalizado en las búsquedas.

Complementando a la cabecera, hay dos detalles más que cuidar: los datos de contacto y la url del perfil.

Los datos de contacto son una tarjeta de visita virtual: deben ofrecer facilidad para contactar. Es decir, un correo electrónico que revises regularmente, un móvil y la cuenta de Twitter, siempre y cuando el uso tuitero sea profesional.

La url del perfil se puede debe personalizar. En lugar de un algoritmo de números y letras mezclados con tu nombre del tipo: es.linkedin.com/pub/nombre-apellido1-apellido2/77/b58 siguiendo unos sencillos pasos obtendremos nuestra url personalizada que podemos, por ejemplo, utilizar en la firma del correo electrónico.

Siguiente entrada: la trayectoria

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xl0m

0

Empezando en LinkedIn (I): la foto

Hoy en día no es suficiente con tener una presencia activa en redes sociales. Para potenciar nuestra marca personal es necesario gestionar de forma eficaz la actividad virtual que generamos. Si además buscamos potenciar una marca personal basada en nuestra profesión, LinkedIn es la plataforma idónea. Para empezar con buen pie y evitar errores lanzo la serie de entradas “Empezando en LinkedIn”.

photo_about_us_hero_646x220_v1

La foto.

Soy de los que piensan que una imagen vale más que mil palabras…así que lo tengo claro. Sí a la foto, pero no cualquiera; que sea profesional (hablamos de LinkedIn ¿no?), es decir, con buena resolución, actual, con una presencia impecable y en línea con nuestra actividad: si acudes a trabajar con traje (puestos directivos, abogacía, banca, seguros, inmobiliaria…) tu foto puede ser con corbata; si eres un creativo, está permitido tener alguna licencia más artística y si tu perfil es generalista, es mejor usar una foto ‘normal’. Lo ‘no normal’ es colgar la foto de tu boda por muy guapo/a que fueras ese día, la del día de la graduación en la facultad con ese ridículo birrete, la del Facebook en la playa luciendo moreno o escote, la que tienes en el whatsapp tan mona con tu gato o la de la última maratón que acabaste.

Otra opción interesante es colgar una imagen tuya con un fondo corporativo, propia de un photocall o roll up con el logo de la empresa detrás. De esta manera se vincula tu perfil a tu empresa, con todo lo bueno y malo que eso conlleva.
Y si no te convence ninguna de las anteriores o te consideras una persona muy muy fea: antes de dejar el perfil sin foto, puedes usar el logo de tu empresa o hasta el escudo del colegio profesional de tu titulación. Quedará bastante cutre, pero tu sabrás qué imagen quieres transmitir, ¿es mejor ser cutre o no ser nada?

No olvides que poner cara a un nombre es clave a la hora de establecer relaciones laborales de confianza y que la foto y la cabecera son lo más visto en LinkedIn.

Recuerda que si no pones tu foto en tu perfil, la imagen que transmites es del tipo:
– Persona acomplejada, insegura, que esconde algo. ¿Confiarías en alguien así?
– Usuario torpe que no sabe ni subir una foto en LinkedIn. ¿Eres un analfabeto digital?
– Profesional sin marca personal propia incapaz de diferenciarse y sacar valor a sus habilidades.

Como estrategia más avanzada, si deseas unificar tu marca personal en redes sociales, puedes usar la misma foto en Twitter, en el avatar de tu blog, Foursquare, etc.

Siguiente entrada: La cabecera

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xc5d

3

Karmacracy ¿otra red social?

Hace un mes se celebró en Burgos el III Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales, el iRedes, y como hace un año publiqué en esta bitácora una entrada sobre el uso que hacía de mis redes sociales he pensado en revisarla. Tras releerla me he dado cuenta de que apenas han variado mis costumbres y sigo haciendo más o menos lo mismo. Sí, y digo lo mismo, aunque con distinta intensidad y resultados. Y confirmo que Google+ sigue sin gustarme.

Aunque algo ha cambiado: Álvaro Varona (@kremaster en Twitter) me invitó a probar Karmacracy.

kcy_logo

Leer más

3

Foursquare, de app lúdica a herramienta de productividad

Ya he hablado en esta bitácora de mi presencia en redes sociales y su uso. En esa entrada, al hablar de Foursquare decía que, de momento, lo utilizaba de forma lúdica: acumulando mayors y desbloqueando badges en una sana competición 2.0 con mis amigos virtuales. Pero ya comenté que era la red con más posibilidades de crecer en los próximos años meses.

Leer más

1

Cinco razones por las que tú y tu empresa tenéis que estar en redes sociales

En este espacio ya he escrito sobre las ventajas de vivir conectado y enredado y sobre el uso que realizo de las redes sociales. Ahora, para algunos escépticos, enumero las cinco razones por las que un emprendedor y su organización tienen que estar presentes activamente y con una estrategia predefinida en redes sociales.

1) Difundir tu marca personal, tu proyecto, tu start-up, tu empresa.
Solo entre las dos mayores redes sociales (Facebook y Twitter) hay casi 1.000 millones de usuarios en el mundo. A muchos de ellos te será imposible llegar si no es a través de las redes.

2) Recibir feed-back.
El modelo unidireccional donde solo se comunica desde un lado (el de la oferta) está agotado. Hay que escuchar al otro partícipe del mercado (la demanda) e interactuar.

3) Fidelizar a usuarios y potenciales clientes.
Las campañas virales y la comunicación directa harán que tus clientes se sientan parte de la estrategia de tu organización. Se convertirán en embajadores y prescriptores de tu marca.

4) Mejorar el posicionamiento en Internet de tu empresa.
Google incluye los resultados de las redes sociales y la calidad de su uso en sus parámetros de posicionamiento y respuesta a criterios de búsqueda.

5) Vender más.
Es muy difícil medir la procedencia de los clientes y vincular esos ingresos con el retorno de la inversión en publicidad, ya sea en medios tradicionales o en medios 2.0, pero a medio plazo se deben conseguir contactos que pueden traducirse en ventas. En caso contrario, toca revisar la estrategia. Algo hacemos mal.

Si todavía crees que el social media marketing es para grandes empresas y diriges una pyme, te interesa este artículo de Julio Pomar: soy pyme, ¿de qué me sirven las redes sociales?

Si estás empezando con una star-up y no sabes cómo utilizar las redes sociales, lee este post de Javier Martín de Loogic: 10 razones para usar social media en una start-up.

Enlace corto para compartir: http://bit.ly/TuEmpresaEnRRSS

0
  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.
  • Luis Conde en Aquí no hay playa:
    La playa de aguas santas o Playa de las catedrales, Ribadeo. ;)
  • Gurru en Aquí no hay playa:
    Hola Samuel. Personalmente la playa de Prellezo, entre San Vicente de la Ba…
  • Samuel Casado en Le Tour:
    Gorospe, efectivamente eterna promesa, pero discrepo en lo de Olano. Coinci…