linkedin

Empezando en LinkedIn (y III): la trayectoria

Tras una buena foto y una cabecera atractiva, llega el momento de desglosar nuestra experiencia y estudios.

linkedin

La trayectoria.

El extracto debe ser un buen resumen de qué somos y qué ofrecemos, en línea con lo expuesto en la cabecera pero sin repetir lo mismo.

En la experiencia profesional hay que ser transparentes y precisos en fechas, puestos y empresas, destacando logros e incluyendo proyectos actuales: quien contrata o busca establacer una relación comercial a través de LinkedIn quiere eliminar dudas. Si hay alguna, huirá hacia otro usuario más claro.

En el apartado de educación, la misma receta. También si el título académico habilita para una colegiación o registro oficial, se puede añadir en la sección de certificaciones, incluyendo el nº de colegiado o registro.

En principio, parece el paso más sencillo, ya que podría valer con trasladar nuestro tradicional currículo en papel al formato digital de LinkedIn. Y precisamente ahí está la diferencia: en aprovechar las herramientas 2.0 añadiendo enlaces, videos y presentaciones en nuestro perfil.

Para completar el perfil es recomendable entrar en grupos de debate y seguir páginas de empresas que se ajusten a nuestros intereses por profesión, localización o sector.

Además, hay que recordar que como en toda red social, aunque enfocada a un uso profesional, para sacar jugo a nuestra presencia es imprescindible interactuar: contactar, compatir enlaces, participar en debates de los grupos y escribir recomendaciones.

Fin de la serie “Empezando en LinkedIn”. La próxima será “Avanzando en LinkedIn”. Antes, recomiendo leer el artículo de Enrique Dans: Pero… ¿qué significa exactamente estar en LinkedIn?

Enlace corto para compatir: http://kcy.me/yqzt

Entradas de la serie “Empezando en LinkedIn”:
I – La foto
II – La cabecera
y III – La trayectoria

1

Empezando en LinkedIn (II): la cabecera

¿Qué es lo más importante de nuestro perfil en LinkedIn? ¿La foto? No. La foto es lo más visible de un perfil en LinkedIn. Pero lo más importante es la cabecera.

La cabecera.

¿Por qué?
Porque es nuestro escaparate y podemos utilizarlo en función de nuestros objetivos.
Porque nos segmenta en las búsquedas de contactos.
Porque nos posiciona en Google.
Porque es parte de nuestra marca personal y se asocia a nuestro nombre.

¿Qué poner?
Se recomienda describir qué sabes hacer o en qué eres especialista pero no describir exactamente el puesto actual. Ese puesto actual y anteriores se verán en la trayectoria.
Si tienes tu propia empresa y quieres que tu figura se relacione con ella puedes vincular la cabecera a tu negocio: gerente, socio, CEO, director…de “empresa X”
Si eres un profesional liberal colegiado (abogado, arquitecto, ingeniero, economista…) y trabajas por cuenta propia lo mejor es citar tu profesión y en qué estás especializado: abogado urbanista, arquitecto especialista en rehabilitación energética, ingeniero en mejora de procesos, economista experto en auditoría de cuentas…y puedes añadir tu empresa, siempre y cuando no se llame como tú, para no ser reiterativo.
Si trabajas por cuenta ajena, el mismo consejo: periodista deportivo, delineante industrial, project manager…en este caso mejor omitiendo el nombre de la organización.
Para todo lo demás, bien sean profesiones generalistas, muy técnicas o incluso menos tradicionales, es conveniente centrarse en algo destacable y ponerle el título “profesional de” o “experto en”: administración, recursos humanos, marketing, redes sociales, comunicación corporativa, desarrollo de nuevos negocios…
Cuando la situación es en búsqueda activa de empleo, no es conveniente publicarlo en la cabecera. Los reclutadores seleccionan perfiles de profesionales, expertos o especialistas con habilidades y competencias definidas. Tu perfil se verá penalizado en las búsquedas.

Complementando a la cabecera, hay dos detalles más que cuidar: los datos de contacto y la url del perfil.

Los datos de contacto son una tarjeta de visita virtual: deben ofrecer facilidad para contactar. Es decir, un correo electrónico que revises regularmente, un móvil y la cuenta de Twitter, siempre y cuando el uso tuitero sea profesional.

La url del perfil se puede debe personalizar. En lugar de un algoritmo de números y letras mezclados con tu nombre del tipo: es.linkedin.com/pub/nombre-apellido1-apellido2/77/b58 siguiendo unos sencillos pasos obtendremos nuestra url personalizada que podemos, por ejemplo, utilizar en la firma del correo electrónico.

Siguiente entrada: la trayectoria

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xl0m

0

Empezando en LinkedIn (I): la foto

Hoy en día no es suficiente con tener una presencia activa en redes sociales. Para potenciar nuestra marca personal es necesario gestionar de forma eficaz la actividad virtual que generamos. Si además buscamos potenciar una marca personal basada en nuestra profesión, LinkedIn es la plataforma idónea. Para empezar con buen pie y evitar errores lanzo la serie de entradas “Empezando en LinkedIn”.

photo_about_us_hero_646x220_v1

La foto.

Soy de los que piensan que una imagen vale más que mil palabras…así que lo tengo claro. Sí a la foto, pero no cualquiera; que sea profesional (hablamos de LinkedIn ¿no?), es decir, con buena resolución, actual, con una presencia impecable y en línea con nuestra actividad: si acudes a trabajar con traje (puestos directivos, abogacía, banca, seguros, inmobiliaria…) tu foto puede ser con corbata; si eres un creativo, está permitido tener alguna licencia más artística y si tu perfil es generalista, es mejor usar una foto ‘normal’. Lo ‘no normal’ es colgar la foto de tu boda por muy guapo/a que fueras ese día, la del día de la graduación en la facultad con ese ridículo birrete, la del Facebook en la playa luciendo moreno o escote, la que tienes en el whatsapp tan mona con tu gato o la de la última maratón que acabaste.

Otra opción interesante es colgar una imagen tuya con un fondo corporativo, propia de un photocall o roll up con el logo de la empresa detrás. De esta manera se vincula tu perfil a tu empresa, con todo lo bueno y malo que eso conlleva.
Y si no te convence ninguna de las anteriores o te consideras una persona muy muy fea: antes de dejar el perfil sin foto, puedes usar el logo de tu empresa o hasta el escudo del colegio profesional de tu titulación. Quedará bastante cutre, pero tu sabrás qué imagen quieres transmitir, ¿es mejor ser cutre o no ser nada?

No olvides que poner cara a un nombre es clave a la hora de establecer relaciones laborales de confianza y que la foto y la cabecera son lo más visto en LinkedIn.

Recuerda que si no pones tu foto en tu perfil, la imagen que transmites es del tipo:
- Persona acomplejada, insegura, que esconde algo. ¿Confiarías en alguien así?
- Usuario torpe que no sabe ni subir una foto en LinkedIn. ¿Eres un analfabeto digital?
- Profesional sin marca personal propia incapaz de diferenciarse y sacar valor a sus habilidades.

Como estrategia más avanzada, si deseas unificar tu marca personal en redes sociales, puedes usar la misma foto en Twitter, en el avatar de tu blog, Foursquare, etc.

Siguiente entrada: La cabecera

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xc5d

3

Diez claves para que tu evento sea perfecto (I)

Cada vez asistimos a más actos: ponencias, charlas, presentaciones, jornadas, galas…y la organización de algunas es excelente, mientras que otras dejan mucho que desear. En base a mi experiencia como asistente y como organizador, comparto diez claves, cinco en esta primera parte, para que un evento sea perfecto.

1.- El lugar.
Elegir el sitio que acoge un evento es como decidir la localización de un negocio: un alto porcentaje de éxito se consigue con una buena decisión. Lugar accesible a pie y en coche (parking cercano), capacidad suficiente para la previsión de asistencia (no hay nada más triste que ver 20 personas en un salón de actos para 250), asientos cómodos y con tomas de corriente para portátiles, smartphones y tablets, buena acústica y correcta iluminación, son las características que garantizan una buena elección.

2.- Inscripción previa.
Aunque parezca una obviedad, todo evento debe tener un proceso de registro. De esta forma, los organizadores conocerán el número de asistentes y su perfil (clave para el posterior seguimiento y fidelización), así como la adecuación y la capacidad del lugar previsto. El proceso de inscripción debe de ser sencillo y rápido. Hay muchos servicios on-line, pero Ticketea destaca por ser completo, justo (si tu evento es gratis, los servicios de Ticketea también) y sencillo. Además permite la impresión de acreditaciones, o su uso como e-tickets a través de la app CheckPoint para dispositivos iOs.

3.- Acreditaciones XXL.
Si el momento clave del evento es el networking, identificar a las personas será más sencillo con acreditaciones tamaño XXL. Junto al nombre y empresa, se puede añadir los perfiles en Twitter o LinkedIn para mantener el contacto post evento. La cartulina con un imperdible no sirve salvo como recurso de emergencia.

4.- Zona lounge.
La zona de relax es imprescindible si el evento dura más de tres horas. Debe disponer de unos sofás o pufs cómodos (en Pufmanía los personalizan con el logo del evento o empresa), tomas de corriente eléctrica (a menudo se ocupa la zona lounge para cargar el smartphone y realizar alguna llamada), algo dulce (para cargar las otras baterías, las nuestras) y música chill out. Si además se dispone de una pantalla para seguir el evento, mejor.

5.- Conexión wifi gratuita.
En el mundo de los smartphones y las tablets, asistir a un evento sin conectividad es uno de los fallos más comunes hoy en día. Ofrecer una conexión estable y con el ancho de banda suficiente es lo mínimo que se pide. La contraseña puede ser el propio nombre del evento para evitar confusiones y asegurarnos que al acabar el mismo se elimina el acceso a esa red.

Continuará…

Enlace corto para compartir: http://bit.ly/10clavesI

0

Ocho consejos para un networking eficaz (I)

Desde hace dos años están proliferando los eventos de networking. Durante mi etapa en el servicio de empleo de la universidad ya se mencionaba al networking como la herramienta más eficaz para la inserción laboral, la mejora de empleo y el establecimiento de contactos para hacer negocios. Con mi experiencia acumulada como Co-organizador de Iniciador Burgos, evento de networking de emprendedores para emprendedores, y como participante en otros similares, ofrezco ocho prácticos consejos (en esta 1ª parte del post van los cuatro primeros) para participar con éxito en reuniones profesionales y conseguir resultados online y offline:

1) Mantener actualizados los perfiles en redes sociales.
Muchos de los eventos de networking tienen su origen en las redes sociales, generalmente en Twitter y LinkedIn. Mantener el perfil actualizado y con una foto reciente es clave. Ser cuidadoso al elegir los nombres de usuario y las fotos en redes sociales es muy importante, ya que son tu carta de presentación. Y no mientas. No todo el mundo puede ser gerente, CEO, director general o ingeniero jefe. Si no ocupas puestos relevantes en tu vida laboral, seguro que tienes una buena formación o unas habilidades que te aportan esa diferenciación. Dedicar cinco minutos al mes a completar o actualizar un perfil profesional no es un tiempo relevante y nuestra marca personal saldrá fortalecida.

2) Llegar diez minutos antes de la hora de inicio del evento.
Es una forma de conseguir visibilidad, elegir buen sitio y sobre todo tener la posibilidad de hablar brevemente con los organizadores o invitados. Preséntate sin miedo e incluso haz alguna pregunta al ponente. Además es una actitud que demuestra respeto hacia los demás y una buena organización de tu tiempo.

3) Preparar presentaciones.
Y digo bien presentaciones en plural, es decir varias. Habitualmente se conceden turnos para la presentación de perfiles y empresas pero en función del tipo de evento y del número de asistentes, la presentación será corta, de apenas 30 segundos o más extendida, tres o cuatro minutos. Y dependiendo del perfil de los participantes, si es un networking sectorial o si al contrario los networkers son heterogéneos, la presentación será diferente. En ocasiones esos detalles no se conocen hasta el momento de llegar al evento por lo que es necesario llevar preparadas distintas alternativas y otras veces se dispone de una web para colgar la presentación con anterioridad y que los asistentes lleguen con ellas vistas previamente.

4) Mostrar una actitud participativa.
Si acudes a un evento de networking es para ver y ser visto. Sé participativo, interactúa y comunícate pero no monopolices las conversaciones: escucha, tu “discurso” es bueno pero siempre se aprende más del resto que de uno mismo (excepto de tus propios errores). Una actitud de comercial agresivo que solo quiere vender no suele ser la más apropiada: el networking es un evento para conocerse, las ventas pueden llegar en un contacto posterior.

Continuará…

PD: Si te han parecido útiles los consejos anteriores, seguro que te interesa este post de un experto en networking activo, Emilio Márquez: 7 consejos para asistir con éxito a una reunión de networking.

Enlace corto para compartir: http://bit.ly/8consejosI

2

Mis redes sociales y su uso

Se acerca el congreso iRedes, en su segunda edición de nuevo en Burgos, y toca hacer balance de mi presencia social media. No mido el tiempo que dedico a las redes sociales (ni me importa). No voy a hablar del cuánto sino del cómo.

Facebook lo uso, casi exclusivamente, con amigos. Es cierto que si bien entro prácticamente a diario desde 2008, cada vez interactúo menos; este otoño decidí hacer limpieza y me cargué más de 60 amigos. Sobre todo eliminé perfiles que no eran personas, que para eso están las páginas. Creo que en breve haré otro barrido. ¿Será el llamado síndrome de fatiga social? No sé. Me interesa también la información que comparten las páginas de empresas y organizaciones que me gustan, y creo que el potencial de los grupos está sin explotar. Últimamente uso bastante Facebook para compartir los enlaces a las entradas de este blog.

Twitter me tiene absolutamente enganchado desde el verano de 2010. Lo utilizo para informarme, para opinar y también para divertirme. Es genial tener un resumen de noticias breves en el Timeline. Es maravilloso, por ejemplo, poder leer los consejos de Jesús EncinarMartín Varsavsky o descubrir blogs interesantes. Y si consigues mantener un diálogo virtual con una persona que crees inaccesible, ya es la leche. O ver contenidos en primicia por ese reciente vicio periodístico de lanzar bonus para twitteros. Y cuando sigues la etiqueta de un evento, la experiencia es muy enriquecedora: se unen las opiniones de los participantes junto al resumen del propio acto. También uso bastante los mensajes directos pese a la limitación de los 140 caracteres. Generalmente accedo desde los clientes oficiales para iOs o Mac, ya que no termino de desenvolverme bien con HootSuite, TweetDeck y demás aplicaciones.

Instagram es una maravilla. Un perfecto ejemplo de start-up americana. Hoy en día tiene diez empleados (el uno de enero solo eran siete) y más de once millones de usuarios. Ni siquiera tiene página web, tan solo un blog. Y es una aplicación imprescindible si tienes un iPhone. La iphonegrafía es más que una moda. ¿Para que llevar otra cámara de fotos adicional si ya tienes una en el móvil? Es el nuevo paso que van a dar (o ya están dando) los smartphones: revolucionar el mundo de la fotografía a través del móvil. Yo soy un Instagramer. Sus opciones son sencillas de usar. Y engancha. Su conectividad con Twitter es otro de sus puntos fuertes. Limitaciones: solo sirve para usuarios de iPhone, al menos de momento

Foursquare es para mi, hoy en día, solo diversión y hasta con cierto pique sano por tener más mayors (alcaldías) entre los amigos. Pero es una bomba que puede explotar en cualquier momento si entran en juego los propios lugares con recomendaciones y ofertas asociadas a la geolocalización.

LinkedIn es una muy buena herramienta profesional que no estoy exprimiendo. Tengo presencia, pero no desarrollo una estrategia. Y es un error que intentaré enmendar. Los debates de los grupos es uno de sus activos más importantes, y una participación activa exige tiempo y conocimientos. Pero creo que incluso sin una estrategia clara, al menos hay que estar con un buen perfil que potencie tu marca personal y formar parte de grupos de interés.

Pinterest me parece interesante, aunque llevo apenas dos semanas y no he cogido el truco. Es la red de moda, así que algo tendrá.

Google+ no me gusta. No termina de engancharme.

Skype, WhatsApp, iMessage o FaceTime no son redes sociales en sí mismas pero su uso es 100×100% social. Skype apenas lo utilizo; iMessage no me convence y solo es un recurso desde el iPad cuando el destinatario no tiene WhatsApp, que me parece, si no la mejor App, una de las mejores para móviles: completa, sencilla y con toda la información necesaria (confirmación de recepción de mensajes, hora de última entrada…) a pesar de sus problemas de seguridad; FaceTime es una estupenda herramienta de videollamada wifi entre dispositivos Apple que uso con gente muy cercana, sobre todo con mi mujer desde el iMac de la oficina.

Tan relevante como su uso es el dispositivo de entrada: LinkedIn desde el iMac; Facebook desde el iPad; Instagram y Foursquare, obviamente, desde el iPhone; y Twitter…¡desde todos!

Y tú, ¿cómo, por qué y dónde usas las redes?

NOTA: Lo más importante de la presencia 2.0 es generar contactos de confianza, y esos solo se consiguen en la vida real, así que nos vemos en iRedes.

2

Seis (6) millones

De parados. Sí, seis (6) millones. Eso aseguran estos días expertos como AFI-Analistas Financieros Internacionales presidida por el otrora ministrable Emilio Ontiveros. Pero el anuncio no nos pilla por sorpresa, pues el pasado otoño ya lo predijeron algunos analistas económicos.

Si detrás de cada parado hay un drama personal, lo que hay detrás del millón y medio largo de familias que tienen en paro a todos los miembros de la unidad familiar en edad de trabajar, es un auténtica tragedia.

Estar en paro no es estar inactivo. O no debería de serlo. Más bien al contrario, un parado tiene que, al menos, dedicar ocho horas diarias a la búsqueda activa de empleo. Y por búsqueda activa de empleo me estoy refiriendo a personalizar y adaptar su currículum a cada puesto al que opta; a explotar su red de contactos; a formarse y/o a reciclarse; a navegar por las páginas web de empleo; a participar activamente en redes sociales profesionales como Linkedin; a asistir a algún networking, foros de debate profesionales, ferias de empleo y eventos similares. Y por supuesto, debe dedicar un valioso tiempo a la barra del bar. En España, una gran arma es dejar caer en un bar una idea o situación para que se corra la voz. A casa no te van a ir a buscar. Propagar que necesitas un trabajo no es algo malo.

Otro paso imprescindible es acudir a un intermediario laboral. No son muy efectivos en la búsqueda del empleo, ¡qué contradicción! pero sus servicios de orientación suelen ser muy útiles para buscar puntos fuertes y eliminar débiles mediante una una tutoría personalizada con un técnico, normalmente con formación en psicología o similar. Universidad, sindicatos, ayuntamientos…hoy en día se multiplican los intermediarios, duplicando servicios y costes. Elige en función del colectivo al que perteneces y te identifique más con el prestador del servicio.

También es importante tener tu marca personal. El parado tiene que venderse como si fuera un producto. Y para ello hay que diferenciarse de la competencia, es decir, del resto de parados o personas trabajando que quieren cambiar y que competirán por un puesto de trabajo. Tu marca personal tiene que hacer ver al oferente del empleo que con tu incorporación vas a aportar un valor añadido a la organización. La marca personal se crea y se cultiva, pero no se inventa.

Desde el otro punto de vista, lo complicado con la situación actual es poder ofrecer empleo. A quienes estamos en el lado de la oferta nos encantaría crear puestos de trabajo, pero a corto plazo apenas se ve más destrucción si cabe.

2
  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.
  • ALVARO en Le Tour:
    Me vas a perdonar, pero todo el mundo sabe que la eterna promesa del ciclis…
  • Raúl en Le Tour:
    ¡Qué chulo! ¡Cómo me gustaría! Yo llego hasta Arroyo y la eterna promesa: G…
  • Samuel Casado en Las listas:
    Lo tuyo es vicio Leo ;-)