ajustes

Los sueldos en la cosa pública (I)

El Gobierno ha limitado los salarios de los directivos en empresas públicas. Me parece una buena medida pero insuficiente, porque nuevamente los políticos ven la paja en ojo ajeno y no ven la viga en el suyo.

Los directivos de empresas grandes cobrarán como máximo 105.000 euros al año, los de medianas 80.000 euros al año, y las de menor dimensión, 55.000 euros al año. Además, se limita el número de consejeros en 15, 12 y 9 respectivamente, con un ahorro de apenas 1 millón de euros por la reducción de los consejos de administración. Falta estimar el ahorro derivado del  recorte salarial. Estas medidas, enlazan con el anuncio de eliminar unas 450 empresas públicas.

Los sueldos públicos se han ajustado a la baja dentro de la realidad del mercado laboral, alejándose bastante de la media en la empresa privada. Según un estudio de la consultora ICSA y Laboris.net el salario medio de directivos en Cataluña es de 67.000, 108.000 y 171.000 euros en función del tamaño de las compañías. Si comparamos estas retribuciones con las de la banca o las empresas del IBEX, las diferencias son abismales.

Entendiendo el ejercicio de lo público como un servicio vocacional, el ajuste a la baja no es escandaloso ni mucho menos, pero sorprende que el directivo de una pyme pública tenga una retribución inferior a la mayoría de los diputados y senadores de nuestro país, quienes, en el caso de la Cámara Baja, tienen unos ingresos mensuales repartidos en:
– Sueldo base: 3.483,46 euros
– Indemnización por alojamiento de 1,762,18 euros (841,12 si vive en Madrid)
– Hasta 250 euros/mes de gastos en taxi o 0,25 euros/km si usan su vehículo particular
– Dietas diarias de 120 euros para viajar por España y 150 por el extranjero
– Kit tecnológico (valorado en más de 1.550 euros): tarifa adsl en su domicilio, iPad y smartpphone (iPhone o BlackBerry a elegir)
– Billetes gratis de avión, tren o barco.

Eso sin incluir los complementos mensuales en función de sus labores parlamentarias: el presidente de una comisión recibe 1.536,56 euros más al mes y el portavoz, 1.123,43. Además los miembros de la mesa cobran adicionalmente: el presidente 3.483,46 euros, más 3.782,76 euros en gastos de representación, más otros 3.101,53 de libre disposición. Los vicepresidentes perciben por los mismos conceptos 1.328,06, 1.109,84 y 776,35 euros mensuales, respectivamente. Casi ná, que diría un castizo.

Y todo lo anterior sin el más mínimo control del absentismo, siendo compatible con una segunda actividad (profesor, tertuliano, conferenciante…) y con un régimen fiscal favorable que les retiene un 37% del sueldo base mientras el resto de ingresos quedan exentos de retención, por lo que la media es de un 17% en lugar de aplicarse el tipo máximo de IRPF. Sueldo alto y retención de mileurista. Al menos, se ha dado un paso en la transparencia de sus señorías y se han publicado sus declaraciones de bienes, aunque sirvan más para el cotilleo y el amarillismo que para otra cosa.

El único gesto destacable de austeridad que se ha aplicado a los parlamentarios de ambas cámaras ha sido la congelación de sus sueldos y la suspensión de la aportación al plan de pensiones. Qué menos, ¿no?

Continuará…

cerrados

La reforma laboral

La reforma laboral ya está aquí. Tras la falta de acuerdo en las negocaciones previas entre sindicatos y patronal, el Gobierno ha legislado.

Y tras la reforma, ¿qué hay? Una promesa incumplida y más destrucción de empleo a corto plazo.

La ventaja de prometer que no se va a cambiar algo que es necesario y urgente cambiar es, que en la necesidad del cambio se diluye la promesa incumplida. Pero ya van dos: 1) No subiremos los impuestos y 2) No abarataremos el despido. Y eso a medio plazo se paga…en las urnas.

Pese a la reforma laboral, el paro crecerá con el horizonte de los seis millones de parados. Sí. Las empresas y autónomos necesitan liquidez. Las familias también. Pero el sistema bancario está dificultando el acceso a la financiación. Y no hay consumo interno. Para crecer hay que vender en mercados exteriores, y las pymes tienen grandes barreras a la exportación; la primera, en la cabeza: no se creen nos creemos capaces. Además, la morosidad está ya en el 8,51%, hace un año rondaba en 5,30% frente al 2,6% de media en Europa, y el incumplimiento de los plazos de pago previstos en la Ley 15/2010 (medias de 98 y 162 días para empresas privadas y AA.PP. respectivamente frente a los 75 y 40 que exige la ley) asfixian la tesorería de las empresas. Por no hablar del desastre de tener que adelantar el IVA de las facturas no cobradas. O de las deudas de AA.PP. que no se pueden compensar. ¿Por qué una empresa ha de pagar un impuesto al ayuntamiento o comunidad autónoma que le debe dinero? O de las insensatas reivindicaciones sindicales de hacer cumplir los convenios firmados en épocas de bonanza. Por ejemplo, el del metal de la provincia de Burgos: IPC + 1%= 3,4% de subida salarial para 2012. Una locura. Un suicidio. La ecuación es sencilla: menos horas de trabajo y más salario igual a menor productividad, menor competitividad y más trabas, ya no a la creación de empleo, sino al mantenimiento de las plantillas.

Mariano Rajoy anunció en campaña que reformaría el mercado laboral. También anunció la compensación de deudas entre empresas y AA.PP., o la modificación fiscal que no obligue a adelantar el IVA facturado no cobrado. Creo sinceramente que era más urgente lo segundo que lo primero. ¿Quién va a crear empleo sin liquidez para poder pagar esas nóminas? Ojalá me equivoque.

La reforma es un buen primer paso, pero insuficiente. Se sigue fomentando la discriminación (esa mal llamada positiva) entre trabajadores: si tienes 30 años es más fácil que te contraten que si tienes 31; o si eres parado de larga duración más fácil que si llevas solo un mes en la cola del INEM; o si eres mujer en un sector tradicionalmente masculino más fácil que si eres mujer en un sector femenino. Lo justo sería la libre contratación, con medidas de apoyo para todos los contratos o para ninguno.

El abaratamiento del despido, priorizar los pactos de empresa sobre los convenios colectivos y la agilidad en la tramitación de los ERE´s eran medidas tan esperadas que no han sorprendido a nadie. La flexibilidad es una de las mejores medidas de la reforma. Si en todos los procesos de selección se requiere “adaptación al cambio” y “polivalencia” ¿por qué luego la normativa laboral lo impide? Ahora se da un paso para adaptar las plantillas a las necesidades cambiantes de la realidad dentro de las organizaciones.

La lucha contra el absentismo y el fraude es una declaración de intenciones que necesita una amplia dotación de recursos para ser eficaz. Bienvenido sea de todas formas ese cerco a la economía sumergida.

Algunas voces han echado de menos medidas más drásticas como el despido libre y los mini jobs. Este es un primer ajuste, ya veremos como queda el mercado laboral a finales de año porque el BOE vía papel (o pdf) lo aguanta todo, pero para ver su eficacia tendremos que esperar unos meses.

cerrados

Bye bye 2o11. Wellcome 2o12?

Se acaba el año 2o11, nefasto para la mayoría de los españoles y las previsiones para 2o12 no son nada esperanzadoras. Desaceleración, tijeretazo, decrecimiento, recesión, recortesajustes…Desgraciadamente, parece que en el primer trimestre semestre lo único que subirá son los impuestos y el desempleo. A los malos augurios de los analistas económicos se suman la incertidumbre (el peor enemigo de la economía) y la crisis del euro.

En el primer consejo de ministros no se han aprobado ninguna de las medidas anunciadas para incentivar la economía como la compensación de deudas de AA.PP. con las empresas, no adelantar el IVA no cobrado o la ley de emprendedores, pero en cambio se ha recortado el presupuesto para I+D+i. Malas noticias que van a provocar un masivo éxodo de talento, una fuga de cerebros, de científicos que son el mayor valor que tenemos para el futuro; ha costado mucho esfuerzo y mucho dinero formar a nuestros investigadores y ahora se aprovecharán en otros países de su capacidad. Adiós al retorno de parte de lo que se invierte en educación.

Poco originales las medidas marianas ya que existen otras alternativas para recortar gastos antes de buscar ingresos vía subida impositiva. ¿Nos dan gastos por liebre?

En fin, ya lo hemos oído muchas veces, pero en The New York Times nos lo recuerdan: In Spain, the party is over. Se acabó la fiesta.

Para algunos será mejor pensar ya en 2o13 (2o12 + 1 para los supersticiosos del número 13) porque dan por perdido el año entrante. Otros vamos a luchar, ¡qué remedio!

¡Feliz 2o12! (“A pesar del gobierno”, que diría el doctor Rodríguez Braun)

4
  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.