Le Tour

Cuando estés leyendo esta entrada ya estaré en suelo francés. Mañana cumpliré una ilusión que me persigue desde niño: ver una etapa del Tour de Francia en vivo. Además, aprovecharé el viaje para visitar el Santuario de Lourdes, así casi completo la ‘ruta mariana’ tras visitar Torreciudad, Montserrat y El Pilar, me queda Meritxell (Andorra).

Mis recuerdos solo alcanzan a la edad de 9 años, cuando era fiel seguidor de las hazañas del irlandés Sean Kelly (mi corredor favorito), del carismático Perico Delgado y de Peio Ruiz Cabestany. Jugábamos a las chapas con las caras de nuestros ídolos en la campa de arena rojiza que hoy es un parque repleto de hormigón. Desde entonces he soñado con vivir dos jornadas de ciclismo: una, los Pirineos en pleno Tour y otra, la clásica adoquinada del infierno del norte: la París-Roubaix. Mañana cumplo con una: además en la que se ha considerado la etapa reina de esta edición de la ronda francesa. En mi opinión, demasiado para un recorrido de apenas 125 km. aunque con cuatro puertos, tres de 1ª y uno, el final en Saint-Lary, ‘hors catégorie’.

Prometo una entrada contando la experiencia. La deportiva y la religiosa.

Etiquetas: , , , , , ,

votar

3 Comentarios Dejar comentario

  1. Raúl #

    ¡Qué chulo! ¡Cómo me gustaría! Yo llego hasta Arroyo y la eterna promesa: Gorospe

    • ALVARO #

      Me vas a perdonar, pero todo el mundo sabe que la eterna promesa del ciclismo español ha sido y sera por siempre ALVARO PINO (y de lejos le sigue un tal Abraham Olano).

  2. Gorospe, efectivamente eterna promesa, pero discrepo en lo de Olano. Coincidir con la era post Indurain fue muy mala suerte para él, pero fue un ciclista ganador: una Vuelta (con permiso del Chava Jiménez), plata en CRI de los JJOO, campeón del mundo en ruta y en CRI, maglia rosa en Giro y muchas carreras de una semana.

  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.