Conversaciones

Hay momentos propicios para conversar: una sobremesa, un paseo, un día de playa o un terraceo con amigos. Alrededor de una cerveza, un GinTonic, un whisky-cola o una copa de vino se conversa mejor. El alcohol nos socializa. Nos soltamos. Los abstemios suelen ser peores compañeros de tertulia. Aunque lo contrario tampoco es bueno: los borrachos hablan demasiado y casi siempre, también, con demasiada sinceridad. Y hay verdades que duelen, y el dolor hace que algunas palabras más que verdades parezcan ajustes de cuentas. La teoría aristotélica de ‘in medium virtus est’ que Horacio y San Agustín desarrollaron es una verdad universal.

Pero a veces el equilibrio es imposible, como nos recuerdan Iván Ferreiro y Santi Balmes.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Etiquetas: , ,

votar

1 comentario Dejar comentario

1 Trackbacks

  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.