Empezando en LinkedIn (II): la cabecera

¿Qué es lo más importante de nuestro perfil en LinkedIn? ¿La foto? No. La foto es lo más visible de un perfil en LinkedIn. Pero lo más importante es la cabecera.

La cabecera.

¿Por qué?
Porque es nuestro escaparate y podemos utilizarlo en función de nuestros objetivos.
Porque nos segmenta en las búsquedas de contactos.
Porque nos posiciona en Google.
Porque es parte de nuestra marca personal y se asocia a nuestro nombre.

¿Qué poner?
Se recomienda describir qué sabes hacer o en qué eres especialista pero no describir exactamente el puesto actual. Ese puesto actual y anteriores se verán en la trayectoria.
Si tienes tu propia empresa y quieres que tu figura se relacione con ella puedes vincular la cabecera a tu negocio: gerente, socio, CEO, director…de «empresa X»
Si eres un profesional liberal colegiado (abogado, arquitecto, ingeniero, economista…) y trabajas por cuenta propia lo mejor es citar tu profesión y en qué estás especializado: abogado urbanista, arquitecto especialista en rehabilitación energética, ingeniero en mejora de procesos, economista experto en auditoría de cuentas…y puedes añadir tu empresa, siempre y cuando no se llame como tú, para no ser reiterativo.
Si trabajas por cuenta ajena, el mismo consejo: periodista deportivo, delineante industrial, project manager…en este caso mejor omitiendo el nombre de la organización.
Para todo lo demás, bien sean profesiones generalistas, muy técnicas o incluso menos tradicionales, es conveniente centrarse en algo destacable y ponerle el título «profesional de» o «experto en»: administración, recursos humanos, marketing, redes sociales, comunicación corporativa, desarrollo de nuevos negocios…
Cuando la situación es en búsqueda activa de empleo, no es conveniente publicarlo en la cabecera. Los reclutadores seleccionan perfiles de profesionales, expertos o especialistas con habilidades y competencias definidas. Tu perfil se verá penalizado en las búsquedas.

Complementando a la cabecera, hay dos detalles más que cuidar: los datos de contacto y la url del perfil.

Los datos de contacto son una tarjeta de visita virtual: deben ofrecer facilidad para contactar. Es decir, un correo electrónico que revises regularmente, un móvil y la cuenta de Twitter, siempre y cuando el uso tuitero sea profesional.

La url del perfil se puede debe personalizar. En lugar de un algoritmo de números y letras mezclados con tu nombre del tipo: es.linkedin.com/pub/nombre-apellido1-apellido2/77/b58 siguiendo unos sencillos pasos obtendremos nuestra url personalizada que podemos, por ejemplo, utilizar en la firma del correo electrónico.

Siguiente entrada: la trayectoria

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xl0m

Etiquetas: , , , ,

votar

  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.