Empezando en LinkedIn (I): la foto

Hoy en día no es suficiente con tener una presencia activa en redes sociales. Para potenciar nuestra marca personal es necesario gestionar de forma eficaz la actividad virtual que generamos. Si además buscamos potenciar una marca personal basada en nuestra profesión, LinkedIn es la plataforma idónea. Para empezar con buen pie y evitar errores lanzo la serie de entradas «Empezando en LinkedIn».

photo_about_us_hero_646x220_v1La foto.

Soy de los que piensan que una imagen vale más que mil palabras…así que lo tengo claro. Sí a la foto, pero no cualquiera; que sea profesional (hablamos de LinkedIn ¿no?), es decir, con buena resolución, actual, con una presencia impecable y en línea con nuestra actividad: si acudes a trabajar con traje (puestos directivos, abogacía, banca, seguros, inmobiliaria…) tu foto puede ser con corbata; si eres un creativo, está permitido tener alguna licencia más artística y si tu perfil es generalista, es mejor usar una foto ‘normal’. Lo ‘no normal’ es colgar la foto de tu boda por muy guapo/a que fueras ese día, la del día de la graduación en la facultad con ese ridículo birrete, la del Facebook en la playa luciendo moreno o escote, la que tienes en el whatsapp tan mona con tu gato o la de la última maratón que acabaste.

Otra opción interesante es colgar una imagen tuya con un fondo corporativo, propia de un photocall o roll up con el logo de la empresa detrás. De esta manera se vincula tu perfil a tu empresa, con todo lo bueno y malo que eso conlleva.
Y si no te convence ninguna de las anteriores o te consideras una persona muy muy fea: antes de dejar el perfil sin foto, puedes usar el logo de tu empresa o hasta el escudo del colegio profesional de tu titulación. Quedará bastante cutre, pero tu sabrás qué imagen quieres transmitir, ¿es mejor ser cutre o no ser nada?

No olvides que poner cara a un nombre es clave a la hora de establecer relaciones laborales de confianza y que la foto y la cabecera son lo más visto en LinkedIn.

Recuerda que si no pones tu foto en tu perfil, la imagen que transmites es del tipo:
– Persona acomplejada, insegura, que esconde algo. ¿Confiarías en alguien así?
– Usuario torpe que no sabe ni subir una foto en LinkedIn. ¿Eres un analfabeto digital?
– Profesional sin marca personal propia incapaz de diferenciarse y sacar valor a sus habilidades.

Como estrategia más avanzada, si deseas unificar tu marca personal en redes sociales, puedes usar la misma foto en Twitter, en el avatar de tu blog, Foursquare, etc.

Siguiente entrada: La cabecera

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/xc5d

Etiquetas: , , ,

votar

3 Comentarios Dejar comentario

  1. Mariu #

    Me he reído un montón…. tienes mucha razón. Me voy a plantear lo del logo de la empresa para mi Linkedin….me has hecho pensar con eso de que quedará bastante cutre…..

  2. Otra opción es usar la foto del DNI 😉

    • No es muy recomendable Leandro: ya sabes que nadie es tan feo como parece en su foto del DNI ni tan guapo como en su foto de perfil de Facebook

  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.