El valor de un abrazo

En estas fechas navideñas nos están bombardeando otra vez. Intentan que compremos un montón de regalos y que nos gastemos un dinero que a veces ni siquiera tenemos porque esta sociedad consumista que vamos alimentando entre todos (sí, tú y yo también) sigue cometiendo los mismos errores que nos llevaron a la situación en la que estamos.

Pero este año conmigo que no cuenten.

Yo ya tengo mi lista de regalos y he pedido un abrazo. Sí, algo tan barato pero tan lleno de significado. ¿Cuántas veces regalamos un abrazo, un beso, una caricia o simplemente una sonrisa a nuestros seres queridos? Esos gestos amables no tienen precio y son lo mejor que tenemos.

Hasta podríamos crear una campaña tuitera con la etiqueta #RegalaAbrazos ¿me ayudas?

Así que esta Navidad regala abrazos.
Yo me pido uno.
Y también voy a regalar unos cuantos.

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/ws9p 

Etiquetas: , , , ,

votar

5 Comentarios Dejar comentario

  1. Luis Conde #

    No me puedo creer q hayas dejado de ser materialista!!!!!!
    De todas formas, espero mi abrazo 😉

  2. Anonimo #

    Y porqué no empiezas a regalar sonrisas? Si, eso que parece tan sencillo pero que en muchos casos cuesta un triunfo. No tienen que ir en sintonia con lo que uno siente por dentro, pero a medida que las regalas, van madurando desde fuera hacia dentro y te cambian el corazón. El tuyo y el de quien las recibe. Seguro que te favorecen mucho. Animo!!!

    • Estoy que lo tiro: también regalo sonrisas, ese gesto nunca falta en mi rostro aunque sea en forma de emoticono 🙂

  3. Mariu #

    Pues me parece estupendo, a mi también me encanta dar abrazos, pero con sentimiento, fuerte y reconfortantes, a veces con un abrazo, se dice todo. 🙂 ahora….unas zapatillas para running…habrán caído de reyes…seguro…. 🙂

    • Gracias Mariu 🙂
      Recuerdo algún abrazo que nos hemos dado muy emotivo y con mucha fuerza. Ni zapas ni nada, este año castigado (esperando a las rebajas)

  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.