Promesas que no valen nada

En mi anterior entrada cometí la imprudencia de comprometerme prometer que publicaría en esta bitácora con una frecuencia semanal.

Además de un reto personal, supone un compromiso con los seguidores. Sí, contigo, que empleas un par de minutos de tu valioso tiempo en leer mis ocurrencias. Que has llegado hasta aquí por ser mi amigo, por una recomendación, por un tuit o quién sabe por qué extraña razón. Al fin y al cabo estamos a golpe de un kclick (sí, kclick con k de karmacracy)

Hace dos años  escribí aquí sobre los propósitos del nuevo año, que casi siempre son viejos propósitos que vamos añadiendo a la lista de tareas pendientes. Tras releer ese post me di cuenta que escribir en mi blog me hace feliz. Y con eso me basta.

Además es una de esas promesas que no valen nada. O sí. Igual es de las que valen mucho. Pero eres tú quien le vas a dar valor a mi promesa. Yo te daré el contenido. Prometido (otra vez).

Y de propina, una de mis canciones favoritas:

‘Promesas que no valen nada’ Los Piratas – Poligamia (Warner 1995)
“Sabes que lo digo de verdad,
que no voy a fallarte en nada
que tengo mucha fuerza de voluntad…”

Imagen de previsualización de YouTube

Enlace corto para compartir: http://kcy.me/wobs

Etiquetas: , , , ,

votar

1 comentario Dejar comentario

1 Trackbacks

Escribir un comentario





  • Pinterest
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Instagram
Fui becario antes que empresario. Enredado en lo virtual y enredando en la vida real.