El prejubilado

viejo

La semana pasada me encontraba esperando en la consulta del urólogo para una revisión rutinaria. Enfrente mío había  un hombre de sesenta y tantos años. Miraba al suelo, mano sobre mano, como aburrido, como desilusionado y abatido.

Me quedé mirando su cara fijamente. Cada gesto por pequeño que fuese me lo fui interiorizando, y caí en la cuenta: debía ser uno de esos hijos de puta jubilado que habían puesto en la calle, y ahora añoraba sus años como jefecillo de alguna empresucha de poco monte, donde impunemente habría hecho la vida imposible a sus empleados, y ahora, amargado por no poder hacerlo, se le había revelado la próstata.

¿Qué si yo estaba allí por lo mismo? Naturalmente que no. Es que ahora estoy prejubilado y para no aburrirme me voy a los hospitales a entretenerme un poco hasta la hora de la comida, porque si no mi mujer me tiene en casa sin parar de ordenarme cosas.

A mí, con lo que yo he sido…

Sobre pramirezprg 176 Artículos
Soy, creo, una persona normal. Me gusta escribir cosas que veo o que me vienen a la cabeza y me apetece transmitir con mayor o menor fortuna. Empecé este blog hace algún tiempo y he conseguido rondar las 16.500 visitas, lo que me anima a seguir haciéndolo. Casi siempre escuchando música, hago pequeños relatos y disertaciones. He publicado dos libros llamados "Relatos para reír y llorar casi a la vez" y "El barrendero de almas".

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.