El baile de la cabra

cabra

La otra mañana me desperté sobresaltado. Desde la calle provenía una música estridente a todo volumen. Me dirigí hacia la habitación contigua a la mía y abrí la ventana. Allí pude ver un grupo de personas de etnia gitana. Uno de ellos tocaba el órgano mientras otro sacudía con violencia sus pulmones para dejar salir el aire por su maltrecha y descuidada trompeta. El resto daba vueltas por aquí y por allá, con gorras y panderetas en sus manos, mientras no dejaban de mirar hacia las ventanas de arriba, donde curiosos como yo mismo se habían asomado.

Solo faltaba algo para completar el escenario de tan animado espectáculo: una cabra. Y allí estaba. El animal giraba sobre sí misma sobre una base depositada a tal efecto y donde, con gran destreza y habilidad, mantenía el equilibrio al ritmo de la charanga.

Al mismo tiempo que esto sucedía, una señora anciana rebuscaba entre los cubos de la basura situados a pocos metros de la escena musical en busca de algo que le fuese aprovechable, y de paso, algún alimento que no estuviese en muy mal estado para poder comérselo.

Me fui a la cama pues creí que lo que estaba presenciando era solo un sueño. Me arropé de nuevo y rápidamente me volví a dormir, acomodándome la almohada a mi cuello.

Solo al volver a despertarme una hora después (esta vez ya sin ruido), y al comentar con mi mujer lo que creía haber  presenciado, y ella confirmármelo,  me di cuenta de que todo había sido cierto.

Fue entonces cuando mi mente volvió de una forma inconsciente a mi niñez, donde estas situaciones eran muy comunes casi cada semana: la vuelta del hambre, el afilador, el vendedor de quesos, el baile de la cabra…

Me entró un sudor frío al recordarlo y me puse a pensar, que en lo más básico, apenas habíamos progresado social y humanamente.

 

Sobre pramirezprg 170 Artículos
Soy, creo, una persona normal. Me gusta escribir cosas que veo o que me vienen a la cabeza y me apetece transmitir con mayor o menor fortuna. Empecé este blog hace algún tiempo y he conseguido rondar las 16.500 visitas, lo que me anima a seguir haciéndolo. Casi siempre escuchando música, hago pequeños relatos y disertaciones. He publicado dos libros llamados "Relatos para reír y llorar casi a la vez" y "El barrendero de almas".

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.