Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Oct 19, 2015 in Tiempo libre | 0 comments

«Hay más oferta que nunca en las series de televisión y, sobre todo, mucha más calidad»

«Hay más oferta que nunca en las series de televisión y, sobre todo, mucha más calidad»

La voz de Alberto Nahum es una de las más autorizadas a la hora de hablar de series de televisión. Es profesor de la Universidad de Navarra y su blog, ‘Diamantes en serie’, es de visita obligada para todos los seriéfilos. Títulos imprescindibles y otros por descubrir. Todo, bajo su experimentado prisma.

¿Qué es lo que te ha llamado la atención de la ficción televisiva para dedicarte a esto?
Acabé llegando al mundo de las series por casualidad. Cansado de la tesis doctoral, necesitaba algo que me incentivara, no sólo intelectualmente, sino también a nivel emocional. Abrí el blog y a partir de ahí fue un proceso de retroalimentación, viendo series como aficionado y compaginándolo con la investigación.

¿En qué momento a engancharte a las series?
Siempre me han gustado las series y los relatos, pero si tuviera que cifrarlo en algún momento concreto, a finales del año 2000 me enganché mucho a la serie ‘24’. Más adelante, me operaron de la rodilla en 2007, tenía que estar tres semanas con cosas que me gustaran. Ahí empecé con The Wire o Lost.

¿Estamos ante la época dorada de este género?
Al final siempre es un poco tópico y la gente quiere poner una fecha de muerte digamos de la época dorada, como cuando acabó Los Soprano, The Wire, Breaking Bad o Mad Men. Yo no quiero etiquetarlo de una manera u otra, pero sí puedo decir que ha sido una época fértil, en la que se ha demostrado que se puede llevar la televisión como medio narrativo, estético e incluso ideológico a niveles que se desconocían hace 20 años. En muchas ocasiones a la crítica le encanta abrir nuevos terrenos. No sé si se ha terminado la edad de oro, lo que sí es evidente es que el relato televisivo ha alcanzado, en general, un nivel de complejidad y fertilidad que era impensable. Todo forma parte de un proceso continuo y quizás dentro de unos años digamos que el final de esta época llegó cuando terminó Breaking Bad. Hay más oferta que nunca y también más calidad.

«El relato televisivo ha alcanzado una fertilidad que era impensable»

 

¿Qué papel han jugado las nuevas tecnologías en este auge?
Han sido clave para el boom seriéfilo en la globalización de este fenómeno. Internet ha popularizado los contenidos en todo el mundo, dejando a un lado cualquier debate ético o de legalidad, de tal modo que la gente ha podido seguir una serie a ritmo americano, digamos. Internet ha roto barreras, ha creado un archivo ingente… la tecnología ha contribuido mucho porque ha cambiado las formas de consumir series. Ahora, cada uno es, digamos, su propio programador, uno decide cuándo ver las series, cuántas ves, y todo esto genera una especie de círculo donde se retroalimentan la oferta y la demanda, las formas de ver estos productos y la ubicuidad del contenido. Internet a través de las redes sociales ha potenciado que las conversaciones de barra de bar sean ahora más globales, ampliando la información que se comparte sobre estos productos.

Entonces, podemos decir que la piratería ha sido, en este caso, positivo
Sí, ha tenido un sentido positivo, porque lo que ha hecho es multiplicar el altavoz. Por ejemplo, Lost era una especie de fiesta en la que había que estar. Luego ha habido muchas plataformas que han emitido lo que pedía el público, como Netfix. Por supuesto que la piratería ha contribuido a esta edad de oro, pero una vez que los distribuidores se han puesto las pilas hay ofertas muy razonables para ver las series que quieres a la hora y en el momento que desees.

¿Qué les falta a las series españolas para dar el salto que les sitúe en el mismo escalón que las anglófonas?
No todas las series españolas son malas, simplemente juegan en otra liga. En primer lugar, le falta alguien que abra camino, como lo está haciendo El Ministerio del Tiempo o, en su día, Crematorio. Faltan esas dos o tres series que generen una marca propia, más allá del mercado nacional, ir a un público de nicho. En España lo intentó Canal Plus. En Gran Bretaña lo hizo la cadena pública. Si nos sirve como consuelo ya hay otros mercados europeos que están consiguiendo sacar la cabeza con dos o tres producciones de calidad, como sucede en Italia con Gomorra o 1992. En este entorno globalizado que las ideas viajan con facilidad, los españoles vemos series de otros rincones y eso va calando en las ideas de los productores, porque las series de calidad generan espectadores de calidad y que esto es muy valioso desde el punto de vista publicitario. Refugees de laSexta fue una jugada que no salió bien, pero quizás más adelante sí pase.

«No todas las series españolas son malas, simplemente juegan en otra liga»

Tres series que te hayan marcado
Decir una es muy difícil, por decir tres: The Wire, Breaking Bad y siempre reivindico The Shield, una serie poco menos conocida en España, pero con la misma adrenalina que Breaking Bad y una visión parecida a lo que es la sociedad que en The Wire.

Y, por último, ¿qué series hay que seguir en estos momentos?
Es complicado decir cuáles van a funcionar y cuáles no. Recomendaría en todo caso alguna serie que vuelve. Ahí destacaría una serie de la que tenía pocas expectativas The Leftovers y junto a esa espero mucho de The Affair.

Be Sociable, Share!

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Las series toman el mando | Muyfan.es - […] “Hay más oferta que nunca en las series de televisión y, sobre todo, mucha más calidad” De aquí o…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *