Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on May 13, 2015 in Destacados, Vidas paralelas | 0 comments

Adrián Lastra: A qué dedica el (poco) tiempo libre

Adrián Lastra: A qué dedica el (poco) tiempo libre

Hace unos meses recibió la feliz noticia de que encarnaría el personaje del Rey Jorge VI en ‘El discurso del Rey’, una adaptación teatral de la oscarizada película que podremos ver desde el 29 de mayo en el Teatro Español (Madrid). El escenario donde conoció la buena nueva fue el Hotel Wellington. Hemos vuelto con el actor a ese lugar para conocer cómo se relaja de los nervios del estreno, cómo se cuida y a qué dedica su (poco) tiempo libre.

lastra2Nos hace un hueco entre la grabación de la serie ‘Velvet’ (Antena 3), que ya ha comenzado, y los ensayos de ‘El discurso del Rey’. Y es que parte de su tiempo libre está reservada para la promoción de sus trabajos. Sin embargo, en cuanto tiene un ratito, lo aprovecha para tomar una cerveza con su pareja o sus amigos, para ver la televisión, para disfrutar de su gato y para visitar a sus padres. «Aunque lo que más me gusta es no hacer nada», bromea. También es habitual verle disfrutando de un estreno de cine o de una obra de teatro. «Los actores apoyamos mucho la cultura, es nuestra pasión. Vamos al cine y al teatro porque allí también se aprende», explica Adrián. «Es genial ir a ver a los compañeros y un orgullo que estén abajo cuando eres tú el que actúa», añade.

Ahora disfruta de su mejor momento profesional, y eso supone que tiene «muy poco tiempo libre» desde hace algunos años. Reconoce que el éxito ha hecho que se pierda «muchas cosas importantes», aunque tiene claro que son «sacrificios que merecen la pena«. En cualquier caso, es consciente de que, «a veces, se le da demasiada prioridad al trabajo y poco a lo personal», y que eso provoca que se destruya esto último. Por ello, estaría dispuesto a decir que no a algún proyecto si hiciera falta en un caso puntual. De momento, uno de sus trabajos más importantes es ‘Velvet’, donde da vida a Pedro, un personaje que se ganó el cariño del público desde el primer día. Ahora, están grabando la tercera temporada y, entre secuencia y secuencia, también tiene muchos huecos que utiliza «para leer, escuchar música o hacer el gamberro». «Pero, en este momento, sobre todo, para estudiar», señala. Y es que el estreno de ‘El discurso del Rey’ está cada vez más cerca. Cuando no está estudiando es fácil encontrarle pasando un buen rato con sus compañeros de reparto, principalmente, con Cecilia Freire, que encarna a Rita en la serie, con José Sacristán, al que admira profundamente, o con Paula Echevarría, a la que, además, le une su amistad con su marido, David Bustamente, a quien considera un hermano.

«Cuando te dan un papel menor, tu reto es hacerlo grande. no hay papel pequeño, sino actor mediocre»

Es consciente de que la serie es la ‘culpable’ de que le reconozcan en todos los sitios, aunque, más allá de la popularidad, asegura que «‘Velvet’ ha significado muchas cosas». «Hay satisfacción personal de estar en un reparto como ese. A nivel profesional, era un papel muy pequeño y cuando te dan un papel menor, el reto es hacerlo grande», dice, porque, a su juicio, «no existe papel pequeño, sino actor mediocre». Y gracias a que él está muy lejos de esa mediocridad a la que se refiere, su personaje ha crecido en la serie hasta convertirse en imprescindible. Adrián tiene claro que «Pedro es muy cercano, es de la calle y el público se siente identificado con él». También es consciente de la expectación que generó desde el principio la relación de su personaje con Rita. «La gente por la calle quería que estuvieran juntos ya y nosotros también», comenta, y afirma satisfecho que han conseguido que «el público se una a esa relación». Y, en este momento, aprovecha para decir que, «si hay muchos Pedros, les diría que no sean como mi personaje, porque van a sufrir».

Donde el actor no sufre, si no todo lo contrario, ya que disfruta enormemente, es en la playa. Allí le podemos encontrar cuando logra unir unos cuantos días libres. Eso sí, lo de sol y tumbona, solo para un ratito. «Al ser hiperactivo, tirarme cuatro horas en una hamaca tomando el sol no me convence del todo. Lo hago y me gusta, pero al día siguiente ya no. Tengo que meterme al agua, caminar, hacer submarinismo, surf, y eso también es descanso», asegura. Aunque, según explica, donde realmente ha desconectado últimamente ha sido en un viaje a Los Ángeles, ya que allí disfrutó de la tranquilidad que aporta no ser reconocido. «Me gusta mucho hacer el moñas y en España me corto, sobre todo, si veo que alguien me puede estar grabando», explica. Sin embargo, no duda en agradecer a la gente que admire su trabajo como lo hace.

A pesar de que el verano está a la vuelta de la esquina, Adrián no está preocupado por llegar con un cuerpo estupendo a ese momento porque se cuida desde que tenía 16 años. Desde entonces, entrena en el gimnasio con su padre. «No me machaco mucho. En cualquier caso, aunque lo abandonara en alguna ocasión, el músculo tiene memoria y enseguida estoy en forma», puntualiza. Principalmente, le podremos ver haciendo gimnasia deportiva, fondos con paralelas o ejercicios con las anillas. Y es que Adrián no se ha apuntado a la moda del ‘running’. «Correr no me gusta porque soy hiperactivo», comenta. Y esa forma de ser se aplaca mucho cuando está en el gimnasio. «Me viene bien para desconectar», reconoce. Tampoco necesita hacer dieta porque tiene la suerte de ser de constitución delgada y no duda en asegurar que él nunca está pendiente de la báscula y que disfruta enormemente con una buena comida. «Puedo comer lo que quiera, que no gano peso. Es una suerte. Además, si no entreno, adelgazo», cuenta. Y, por si fuera poca esa suerte, añade que come «bastante comida basura».

«Estoy asustado, pero como cuando te enfrentas a cualquier otro estreno»

lastra1A los que tiene más abandonados son a su pelo y a su piel. No es de los que utilizan cremitas y lleva «muy mal» peinarse todas las mañanas, aunque no le quedó más remedio que reconocer durante la entrevista que es un hombre presumido, porque se miró varias veces al espejo mientras le peinaban y maquillaban. De momento, no le hacen falta los cuidados faciales porque, a pesar de llevar a sus espaldas 1.800 funciones y más de 10 años de profesión, todavía es muy joven. Estas cifras le dan «vértigo», pero prefiere no pensarlo y no olvidarse de que llegar hasta donde hoy está ha sido «a base de palos y de muchos no».  Ahora, ultima los ensayos de uno de los últimos sí que ha recibido y reconoce que llegar al Teatro Español le provoca «muchos nervios». «Estoy acojonado, pero como cuando te enfrentas a cualquier otro estreno», añade. Pero éste no es uno cualquiera. Para Adrián Lastra es su primera vez en el teatro convencional, porque hasta ahora sólo había hecho musicales. En el patio de butacas estará uno de los actores más importantes de nuestro país, José Sacristán, al que Adrián admira profundamente y uno de los culpables de ese nerviosismo. «Me inquieta que vaya Pepe. Nos admiramos mutuamente y nos tenemos mucho cariño. Tengo ganas de que venga como amigo, pero sé quién es. Es uno de los más grandes. Igual al empezar paro la obra y le digo: Pepe, lo siento», bromea. Pero no lo hará porque su profesionalidad, a pesar de sus temores, propios de los nervios, está más que demostrada. De hecho, Marcos Cabotá, el que fuera director de la película ‘Amigos’, ha apostado por él para su próximo ‘film’.

Se trata de un falso documental. «Me flipa. Tengo ganas de alejarme de la comedia, sobre todo porque no soy cómico. Soy actor que hago comedia», puntualiza. El rodaje será en verano, por lo que tendrá que cambiar el mar por la piscina y las actividades náuticas por su tan querido gimnasio. Podrá cuidarse, pero, esta vez, entre toma y toma.

Be Sociable, Share!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *