Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 26, 2014 in Destacados, El objetivo | 0 comments

¿Progresas adecuadamente o necesitas mejorar?

¿Progresas adecuadamente o necesitas mejorar?

Acudir a una entrevista de trabajo, realizar una exposición en clase o enfrentarse a un examen. Estas tres situaciones cotidianas tienen en común la presión de saberse evaluados. Te damos las claves para que puedas afrontarlas con éxito controlando los nervios y dando lo mejor de ti mismo

ENTREVISTA DE TRABAJO

Cuantas más entrevistas hagas, mejor te saldrán. Lo más importante es transmitir la imagen deseada sin caer en excesos. Confía en ti, ve seguro, con la lección aprendida y con las expectativas claras.

· Anticípate con FAQs: Todas las entrevistas suelen estructurarse de forma similar. Piensa en las posibles preguntas que te vayan a realizar y ensaya las mejores respuestas.

· Actúa con naturalidad: Nada de artificios intentando aparentar lo que no eres. Si no encajas en el puesto vacante por ser tú mismo, es que la oferta no era para ti.

· No seas tramposo: Si tu currículum cojea, busca solución antes de adornarlo con conocimientos o experiencias irreales. Recuerda que siempre estás a tiempo de mejorar y seguir aprendiendo.

· Cuida tu imagen: Tu estilismo y tu forma de expresarte te definen mucho más que tu currículum. Elige prendas sencillas de estilo clásico, pero con tu toque personal. No olvides que no hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión.

· Aprende de los errores: Si no resultas elegido, no se acaba el mundo. Tómate cada entrevista como una prueba de nivel. Sé autocrítico y ten en cuenta los fallos que has cometido para la próxima.

entrevista

EXPOSICIÓN EN CLASE

Quien padece de pánico escénico probablemente preferiría aprenderse de memoria doscientas páginas de apuntes antes que tener que exponer ante un auditorio el texto más sencillo del mundo. Si es tu caso, toma nota:

· Nada de coletillas:  Si no puedes evitarlo, piénsalas en silencio, pero no las pronuncies porque transmiten inseguridad. No hay nada peor que una persona que empieza a hablar en público con un «Bueno, pues…». ¿Qué tal sustituirlo por un «Buenos días»?

· Ensaya pero sin pasarte: Lleva aprendida la lección, pero no la memorices al detalle porque la memoria juega malas pasadas. La espontaneidad siempre es un buen recurso cuando se domina un tema.

· Esquema de apoyo: Anotar los principales puntos de tu intervención te ayudará a seguir un orden coherente y a controlar el tiempo.

· Ponte guapo/a: ¡En serio! Vas a ser el centro de atención de la clase durante unos minutos. Vestir con alguna de tus prendas favoritas te ayudará a sentirte seguro y a proyectarlo.

· El truco del boli:  Si crees que tener algo en la mano te puede ayudar a estar más cómodo, ¡adelante! Un boli es la mejor alternativa, antes que te dé por chascar los dedos, jugar con un anillo, meter las manos en los bolsillos o morderte las uñas en plena exposición.

examen

EXAMEN

Todavía no es época de exámenes. Pero como, inevitablemente, van a llegar, y sabemos que entonces no tendrás tiempo para nada, hemos preferido adelantarnos con estos consejos que también deberías estudiarte.

· Planifica el tiempo: Cuando recibas la hoja con las preguntas, tómate un par de minutos para leerlas todas y distribuir el tiempo del examen en función de tu dominio de la materia.

· Propiedad conmutativa: En este caso, el orden de las respuestas sí afecta al resultado de tu nota. No contestes las preguntas desordenadas a no ser que no tengas más remedio. Seguir el orden marcado por el profesor es síntoma de que dominas la asignatura.

· No inventes: Si no sabes la respuesta a una o varias preguntas, no pasa nada. Es preferible dejar una en blanco que contestar por rellenar. El profesor te lo agradecerá.

· Controla la situación: Piensa muy bien qué dudas preguntas al profesor durante el examen y evita tachones o correcciones con típex. Los tres comportamientos son prueba inequívoca de tu inseguridad.

· Ortografía y caligrafía: Revisa el examen antes de entregarlo con faltas ortográficas, de puntuación, con letra ilegible o frases inconexas. La forma es tan importante como el contenido.

Be Sociable, Share!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *