Al final fuegos de artificios

Fuegos de artificialesYa ha finalizado el curso escolar, un curso con bastante movimiento-sobre todo con muchas algaradas y protestas callejeras-, y todo por la entrada en virgo de otra “nueva ley de educación”, aunque la verdad, eso de “nueva”, yo no lo tengo tan claro. Y no lo tengo claro, pues en su momento intente leer esa “nueva ley” y descubrí que de nuevo no tenía nada, que era un corta pega y que básicamente venia a lavar la cara a la anterior reforma llevada a cabo por el partido ahora en la oposición y nada más.
Triste, pero cierto, tanto tiempo “esperando” una ley realmente acorde con las necesidades del sistema educativo y al final fuegos de artificios. De hecho, a los chicos del PP, se les “llenaba la boca”, diciendo que su partido seria respetuoso con la libertad de educación y que procurarían eliminar todas aquellas tropelías que a su juicio había llevado a cabo los gobiernos de Rodríguez Zapatero en materia de educación.
Y realmente, no han sido capaces de llevar a cabo ningún tipo de avance en cuestiones de financiación, tales como pudiera ser el famoso “cheque escolar”, es más quieren cambiar el sistema de becas por otro invento que ellos sabrán.
Dijeron que eliminarían la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) y que procurarían una escuela menos ideológica y al final han impuesto su ideología. De hecho la asignatura “continua” con todos sus principios y ahora de una forma más “sibilina”, ya que forma parte de lo que se conoce como “materia transversal”. Y sin contar con las Comunidades Autónomas como pueden ser Asturias, Cataluña o Andalucía que ya han confirmado que continuarán impartiendo la citada asignatura. Al final, más de lo mismo, dejando de lado la libertad de pensamiento y de conciencia, que tanto han cacareado estos señores.
Sin abandonar la famosa EpC (Educación para la Ciudadanía), no han creado ningún artificio o sistema de compensación o reconocimiento para aquellos alumnos que objetaron a esta asignatura y que tantos quebrantos sufrieron en su momento.
Otra cuestión que también era muy esperada y al final ha sido otra desilusión, tiene que ver con la asignatura de religión, cuya oferta en todos los niveles ha sido peor que la ofertada el PSOE y para colmo la regulación de la misma la han dejado en manos de las comunidades autónomas, lo que implica, de hecho, una total disparidad de criterio a la hora de aplicarse la enseñanza de la citada asignatura, que en algunos caso, puede llega a ser algo testimonial, por no decir residual. Algo parecido ocurre con el estudio del castellano en comunidades donde es lengua cooficial, pocas opciones tiene una familia que quiera que sus hijos estudie en castellano, un “suma y sigue” de despropósitos que difícil solución tienen.
Como podrás comprobar amigo lector, poco han hecho y lo que han hecho, mejor que no lo hubieran tocado. En cuanto a las Asociaciones de Madres y Padres, junto con la figura del profesor, pierden peso específico en esta ley. Y eso que el papel que estaban jugando las AMPAS en la Comunidad Educativa era más bien en su mayoría, el de un apéndice de los partidos políticos, o sindicatos.
Por otro lado, se ha intentado presentar la enseñanza concertada, como una autentica complementariedad dentro del sistema, pero poco más. E incluso el modelo educativo diferenciado se ha quedado sin blindar.
Tampoco veo que se haya procurado ayudar lo suficiente a la diferencia para eliminar todos perjuicios que la discriminación por la opción pedagógica que asume. Se podría escribir todo un manual sobre el tema pero no es mi intención, solo quiero hacer ver como en parte muchos nos sentimos defraudados por no decir engañados.