La sociedad virtual

¡Bienvenido!, cuando estés leyendo estas líneas, estarás participando de la una nueva etapa de “El micrófono” y como consecuencia de ello, en mi nueva etapa de bloguero. Estimado “amigo lector”, no quiero cansarte con una larga presentación –para ello tienes la página “Sobre este blog”-, sólo quiero dar las gracias a “Gente Digital”, por la oportunidad que me da para crecer como bloguero, espero no defraudar a nadie.

Es el momento de comenzar…

No hace muchos días, decidir comenzar una nueva entrada en el blog y como muchas veces acudí a una web que suelo visitar para recabar información y de esta manera tener como una base inicial para argumentar. Cuestión que no me da ningún tipo de reparo hacer público. Pues aunque a veces busco “defender o atacar” algún tema en particular, otras, lo que busco es que la persona que visite mi blog, «pare en su ajetreo diario, y haga una pequeña reflexión» sobre un tema en particular.

En la citada web –para más señas ACEPRENSA, la tienes en “sitios de interés”-, descubrir uno de esos “artículo solo para suscriptores”, donde el titulo de por sí para mí era atrayente, “La Luz roja de una conducta descontrolada”.

El argumento principal del citado artículo es una pregunta, ¿existe algún tipo de adicción a Internet y a las redes sociales? Y la respuesta a dicha pregunta, es llevada a cabo con los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Chicago, en la que un gran número de encuestados considera, que tanto internet como las redes sociales son “adictivos”, y es que, ¿quién no tiene un familiar o amigo que no puede pasar ni un minuto conectado a su smartphone, iphone, tablet, etc.?

Hace unos pocos días en la oficina escuche a un compañero comentarle a otro, que tenia un cuñado que –palabras textuales- “…que era un mal educado, siempre enganchado al móvil, incluso durante la comida” Es evidente que algo de cierto lleva el tema.

No obstante, ¿son conscientes de que están enganchados a Internet y las nuevas tecnologías?, ¿cuáles son los síntomas de esa dependencia?, ¿de esa posible “adicción”?

En este articulo se comenta “un caso real” sobre un joven alrededor de 21 años que poco a poco va focalizando su actividad a Internet o incluso en la red social y a la vez va descuidando o abandonando el estudio, el trabajo, las obligaciones, la familia, etc., lo único real que esta haciendo, es alejarse progresivamente del mundo físico que le rodea.

Ese “caso real”, ¡puede tener remedio!, solo que quizás después de un largo periodo de trabajo por parte de la persona en cuestión y de todos los que le rodea. Lo que si es primordial y vital, es que los padres seamos cautos a la hora de saber detectar todo esto problemas que pueden surgir sin que lleguemos a darnos cuenta.

A su vez hemos de ser capaces de educar, para que nuestros hijos pongan límites al uso de Internet y las redes sociales, pues nadie me puede negar el gran número de horas que pueden llegar a invertir en la utilización de toda esta tecnología. Por otro lado, es vital que la escuela apoye “la jugada”, ya que nuestros hijos pasan muchas horas en el colegio y esto debe de servir como arma socializadora para ellos.

No quiero seguir avanzando en el tema pues repito, hoy quiero que los lectores hagan un pequeño trabajo reflexivo, y máxime cuando hoy comenzamos la andadura en la “Comunidad de blogs de Gente Digital”.

En definitiva, ¿no nos estará arrastrando Internet a una simplificación de nuestra forma de vida?, ¿no nos llevará a modifica nuestra estructura social?, ¿dónde queda entonces la “racionalidad” y “el control”, para luchar contra esas posibles adicciones?, las cuestiones están sobre la mesa, ¿Tú qué dices?