Frivolizar con la educación.

En el “post” anterior prometí seguir comentando un articulo de una catedrática de universidad, pero no es menos cierto que en el transcurso de los días  y tras lo ocurrido con las jornadas de huelga convocadas por “estudiantes y padres”, he decidido aplazar de momento la publicación de dicho comentario.

Y es que recientemente la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha hecho publico cual es su postura con respecto a las reformas anunciadas por “el ejecutivo” de Rajoy y en particular el equipo del Ministro de Educación. Aunque no es menos cierto que a la vez presentan sus propuestas.

Este documento que consta de siete folios aproximadamente, contiene como dos parte muy definidas. La primera podría ser considerada como el análisis de la situación según CEAPA y la segunda las propuestas que ha su juicio se deberían de llevar a cabo en la citada reforma.

Tras una detenida lectura de dicho documento, no puedo más que decir, que estamos ante una serie de propuestas que por desgracia ya son demasiado conocidas. No obstante y sin que sirva de precedente, reconozco que al menos en dos aspectos, si que estoy totalmente de acuerdo con dicha Confederación. La primera cuestión es la necesidad de dar “estabilidad normativa” al Sistema Educativo Español, y la segunda, la necesidad de un Pacto Educativo, donde toda la Comunidad Educativa lo apoye sin fisuras. Otra cuestión es llegar a un punto de consenso. Fuera de esos dos puntos, creo que son más las cuestiones que nos separan, que las que nos puedan unir.

Se llega a criticar a las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular y se les  tacha de haber llegado a desarrollar políticas educativas conservadoras. Se olvidan rápidamente de la manipulación llevada a cabo por parte de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y la eliminación de un plumazo de la ley de calidad de la señora Pilar del Castillo,  que hizo al igual que ahora, que toda la izquierda se movilizó para impedir que dicha ley fuera aplicada.

Por otra parte, olvidan que la reforma que pretende llevar a cabo el partido popular, es por desgracia un paño caliente. Ya que no son capaces de llevar a cabo un cambio radical en la actual Ley Educación. Sino que al contrario de lo que se podría esperar, “modifican” algún que otro articulo o párrafo y no se va más allá. Es decir, la esencia de la LOE, que en definitiva es LOGSE pura y dura sigue en la misma.

En cuanto al apartado de los derecho en general, pongo en duda lo que tan claramente aseveran; “…la nueva ley supondría un adelgazamiento del derecho a la educación, un punto y final en la concepción de la educación pública como instrumento de ascenso social y del que se benefician sobre todo las clases medias y bajas, una regresión sin precedentes en nuestro país, y que podría tener efectos devastadores en las generaciones que ahora mismo están escolarizadas o comenzarán en breve a escolarizarse.” ¿En que sentido van a sufrir las consecuencias nuestros jóvenes?, ¿No es suficiente haber perdido prácticamente una generación, como la actual de los ninis?

Se llega incluso a decir; “No compartimos los análisis catastrofistas de los sectores más conservadores de la sociedad, de los que bebe este Gobierno, sobre el rendimiento académico del alumnado y la convivencia escolar”. Es evidente que la botella se puede ver medio llena o medio vacía ¿no?

La cuestión nos es “progresismo, si o conservadurismo, no”, la cuestión es que  estamos hablando de “personas” que han de adquirir una capacitación que les asegure el futuro y no les hipoteque el mismo.

Sin embargo a la hora de realizar las propuestas, tampoco se quedan cortos y demuestran su concepción ideológica de la cuestión educativa. Como suele ser habitual en los colectivos afines a la izquierda, no puede faltar el tema de la ideología de género, con la propuesta tan absurda como la de paridad entre padres y madres, profesorado y alumnado.

En cuanto a la “participación de los padres y su posterior formación” lo veo bastante difícil, pues es ahora, y los mismos apenas participan del Sistema Educativo. Y claro, si hablamos de ideología de género, ¿por qué no introducir la laicidad al más puro estilo socialista?, a la vez que pretenden pasar por defensores de la libertad de conciencia, ¿cuál?, ¿la que ellos han defendido con la Educación para la Ciudadanía?

Es evidente que sus propuestas, ya son demasiado conocidas, son la continuidad de lo que tenemos ahora mismo, pero con la agravante de que no queremos ver los problemas reales.  Educación de muy baja calidad, alto índice de fracaso escolar y falta de libertad de enseñanza. Cuestiones muy serias para frivolizar con ellas.